Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Una Ventana a La Edad Del Hielo en Venezuela

Una Ventana a La Edad Del Hielo en Venezuela

Ratings: (0)|Views: 318|Likes:
Published by energia21

More info:

Published by: energia21 on Jul 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOCX, TXT or read online from Scribd
See More
See less

10/12/2013

pdf

text

original

 
Una ventana a la Edad del Hielo enVenezuela
Abraham ZamoranoEl breal de Mene de Inciarte es un gran charco de petróleo, pero tambiénuna ventana al pasado para los paleontólogos.Un joven caballo se acerca a beber agua y cae en la trampa mortal del breal: petróleo puroen la superficie que atrapa como arena movediza, primero al equino y después al tigre condientes de sable que llegó pensando en darse un festín. Y también al buitre, y al escarabajo,todo.Después de 27.000 años, allí siguen, donde el ojo poco entrenado no ve más que un enormecharco de un negro viscoso con pestilentes efluvios de metano burbujeando.Para un paleontólogo, sin embargo, un breal es más bien la entrada a la cueva de Alí Babácuyo tesoro no es otra cosa que un ecosistema completo encapsulado en el tiempo, miles deaños a la espera de ser desenterrado. Y en Venezuela, país petrolero, abundan.A la labor de desentrañar los breales se ha dado el venezolano Ascanio Rincón, paleontólogo del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), en Mene deInciarte, al pie de la sierra Perija en el estado Zulia.Rincón describe el lugar, caluroso, pringoso y apestoso, como algo muy parecido aasomarse a las puertas del infierno. Pero también como una perfecta "ventana para mirar el pasado", su particular mina de oro científica."Todo el ecosistema está ahí atrapado y preservado en el tiempo", le dijo a BBC Mundo.
 
En el lugar, a unos 80 km de Maracaibo (oeste), el equipo de investigadores que acompañaa Rincón, cinco estudiantes, desde 1996 apenas ha podido escavar un metro cúbico y hanconseguido 6.000 fósiles. Con 1,2 por 0,5 km de breal, tiene trabajo para 300 años.
El tigre dientes de sable
Inspirado por el llamativo museo instalado en el breal de Rancho de la Brea en LosÁngeles, Estados Unidos, donde los visitantes pueden ver la excavación, Rincón se animó aaprovechar la riqueza hidrocarburífera venezolana para la paleontología.El equipo de Rincón ha escavado apenas un metro cúbico del breal, suficiente paraencontrar 6.000 fósiles."En noviembre de 1996, mi tutor de pregrado y yo fuimos con un mapa geológico a dondehabíamos visto un muy grande depósito de asfalto. Paramos el carro, caminamos diezminutos y vimos un montículo. A simple vista conseguimos dos dientes de un tigre dientesde sable. Fue lo primero, fue eléctrico, amor a primera vista y nos lanzamos a excavar",recuerda sin poder ocultar su entusiasmo.El hallazgo estaba en un montículo acumulado por una excavación durante las primeras prospecciones de petróleo en Venezuela, allá por 1914."Lo primero que describimos fue el tigre de dientes de sable, el emblemático, lo que iba a pagar nuestras cuentas porque la gente prefiere los carnívoros gigantes que meten miedo, elmuchacho de la película, a los ratones", explica el paleontólogo."Yo estudio ratones, pero no consigo financiación. Entonces, el tigre pagó las cuentas delos ratones", comenta Rincón, divertido, en su laboratorio del IVIC, a las afueras deCaracas.Allí, en poco más de 20 metros cuadrados, entre fósiles de todo tipo, el investigador muestra su entusiasmo con el yacimiento y con sus hallazgos. Además del tigre, presume deun enorme fémur de un mastodonte.
 
El breal
El breal, que tanto abunda en Venezuela, es una emanación natural de hidrocarburos desdelas profundidades a través de fracturas o poros. Una filtración que forma lagunas de petróleo.Uno de los fósiles más llamativos recuperados en Mene de Inciarte es el fémur de un jovenmastodonte.Bajo el tórrido sol venezolano, el breal de Mene de Inciarte, al pie de la sierra Perija en elestado Zulia, resulta algo muy parecido a las puertas del infierno.El lugar es la pequeña mina de oro de este científico y su equipo: "Es un gran sumidero deanimales. Toda la cadena trófica queda ahí para la interpretación del paleontólogo", cuenta."Es adhesivo, todo lo que pasa, potencialmente, puede quedar adherido y el animal puedemorir por inanición o sofocamiento", agrega.Atrapados se encuentran sobre todo animales jóvenes, más inexpertos, víctimas propiciatorias de la trampa pegajosa del crudo, que al ser impermeable acumula agua y seconvierte en un bebedero mortal.Además del de Mene de Inciarte, otro importante yacimiento de este tipo en Venezuela esel de Orocual, en el estado Monagas, cuya investigación cuenta con el aval del Pdvsa LaEstancia, el brazo cultural de la petrolera estatal."Es mucho más antiguo, tiene 2,5 millones de años, nos acerca más al momento en que lafauna de Norteamérica ingresa a Sudamérica, que durante 65 millones de años fue unaisla", dice."El Mene de Inciarte nos acerca a la última Edad de Hielo. Juntos son dos grandes panorámicas sobre el origen de los ecosistemas sudamericanos".

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->