Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
gernet. -El-Genio-Griego-en-La-Religión-

gernet. -El-Genio-Griego-en-La-Religión-

Ratings: (0)|Views: 214|Likes:
Published by gustavo i.

More info:

Published by: gustavo i. on Jul 14, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/09/2013

pdf

text

original

 
EL GENIO GRIEGO EN LA RELIGIÓN
 
L. GERNET – A. BOULANGER 
INTRODUCCIÓN
Hay que afirmar la existencia de un espíritu griego, patente en las creaciones artísticas y visibletambién en las formas religiosas, que implica ciertas actitudes frente a la vida.
LA PREHISTORIA
Hay que tener presente que la religión prehelénica no pertenece a una población uniforme ni aunen el país donde se difundió; que es posible que haya absorbido elementos heterogéneos; que la penetración fue más o menos profunda, o incluso nula, según las regiones; que existen tradicionesreligiosas múltiples, algunas más bien europeas que mediterráneas; y que el paso de lo egeo a lo helénicono pudo significar en la vida religiosa una revolución súbita y total.Los griegos no perdieron totalmente el recuerdo de la prehistoria egea, pues todavía en la épocahistórica tenemos como una especie de ciclo cretense -cultual y mitológico-, y además, gracias a lassemejanzas que se señalan con las religiones orientales contemporáneas, se puede iniciar la interpretaciónde los monumentos de la religión egea. Pero hay que reconocer que así no se puede ir muy lejos.La religión creto-micénica es una religión muy desarrollada ya, con divinidades múltiples-femeninas sobre todo- plenamente humanizadas (antropomorfismo) y a veces individualizadas en lasrepresentaciones. Son importantes los lugares elevados y las grutas, y ciertos objetos que se repitenconstantemente en la imaginería y a menudo asociados: el árbol, el pilar, los “cuernos de consagración”,la doble hacha y el escudo en forma de ocho. Se hacía un uso votivo de las armas, representadas en lastumbas o santuarios y la misma significación debe atribuirse a ciertos animales (a la serpiente y a las avessobre todo, y quizás también al toro).Con la consagración una eficacia parece que es reforzada mediante el contacto entre objetosdotados de una energía religiosa. Así, el hacha de dos filos se fija sobre árboles o columnas; se guarnecenlos árboles con cuernos de consagración; la sangre de las víctimas de los sacrificios se vierte en unacrátera colocada junto a postes con el hacha de doble filo en lo alto, sobre el que aparecen posadas lasaves sagradas. Entre los
demonios
que se identifican con frecuencia en las representaciones de losanimales merecen una consideración particular los seres semihombres, semianimales, que desempeñan un papel en el culto y que son con toda probabilidad personajes con máscara.La religión presenta dos aspectos: asociada a santuarios campestres tiene como tal un aspectoagrario, y asociada a un palacio ofrece entonces un aspecto más particularmente real. En el primer caso,un cercado delimita el espacio sagrado alrededor del árbol, especialmente sobre una eminencia. En elsegundo, vemos el culto concentrado junto al príncipe, en una parte de su residencia, donde se acumulanlos objetos sagrados. El carácter religioso de la persona real es, por lo demás, uno de los raros datos positivos que poseemos de la religión egea. Parece que se constituyó, en la época más brillante de lacivilización cretense, dentro del marco de una realeza poderosa, una cierta
koiné
en las represtacionesreligiosas, que es la que volvemos a encontrar en el continente contemporáneamente y en los dos siglossiguientes a la caída de Cnosos.La influencia fenicia es posible, pero en una época posterior y de poca importancia. La influenciaegipcia se remonta a las frecuentes relaciones activas que Egipto mantuvo con la Egeida y parece haber desempeñado en el “minoico antiguo” el papel de iniciador. Pero en realidad la investigación de lasmayores influencias debe ser dirigida hacia el Oriente propiamente dicho.Encontramos a veces préstamos de imágenes cuyo origen habría que buscarlo en el Asiamesopotámica, como ciertas representaciones de
demonios
con cabeza de animal y el tipo heráldico deanimales reales o fantásticos afrontados. Pero las afinidades pueden nacer de una analogía o incluso deuna civilización originaria común. Hubo también, al parecer, cruces de población entre la Egeida y elAsia Menor durante la época prehistórica. La comunidad en lo religioso se nos manifiesta sobre todo en elsímbolo del hacha de dos filos.Con la civilización helénica post micénica, a finales del segundo milenio, se produjo lacolonización del Asia Menor. Importantes elementos de la civilización egea debieron ser de esta manerasalvaguardados e incluso reavivados. En fin, el contacto con el Oriente fue mantenido o restablecido por una Grecia asiática que sirvió de intermediaria tanto en lo intelectual como en lo religioso.
 
En este período de formación de la religión griega se puede decir que se produjo una síntesis entreelementos que llamaremos
mediterráneos
(heredados del mundo egeo, con influencias orientales) y
nórdicos
(indoeuropeos).Un vocabulario de origen indoeuropeo se utilizó para la designación de las cosas religiosas. Pudohaber trasposiciones, hasta traducciones, en ocasiones dobletes. Ciertos términos prehelénicos hansubsistido. Debieron producirse contaminaciones: así,
ἱερός
‘sagradose remonta a una lenguamediterránea, pero fue asimilada a una palabra indoeuropea de sentido profano y más o menosconfundida con ella; Jacinto era una divinidad prehelénica de la vegetación que luego los laconiosasociaron a Apolo; es probable que Atenea tenga una etimología
egea
.
CÓMO CONOCEMOS LA RELIGIÓN GRIEGA
Aunque la arqueología y la epigrafía pueden darnos datos, sin embargo las fuentes literarias son lasmás ricas. Pero no dejan de ser documentos
literarios
.Lo que conocemos directamente -si bien con lagunas e incertidumbres- es un determinado sistemareligioso que corresponde a un régimen político definido, el de las ciudades griegas de los siglos V y IV,aunque no sufrió alteraciones sensibles desde el siglo VI por lo menos y sobrevivió, aunque alterado, a laépoca de Alejandro.Los poemas homéricos suponen una sociedad notablemente culta, con sus gustos propios y susaversiones en materia religiosa; van dirigidos a una aristocracia para la que muchas de las formas de lareligión antigua o popular son nulas e inadecuadas, por lo menos, a su idiosincrasia. Existen en Homeroignorancias deliberadas y a veces se traiciona a sí mismo con alguna
 supervivencia
aislada.En su conjunto, los poemas homéricos suponen una Grecia algo anterior a la clásica, pero no profundamente distinta de ella. En lo religioso encontramos una mitología y un culto igualmenteabstractos: un panteón bien organizado, divinidades despegadas las más de las veces de sus bases locales.Se percibe además que existe ya una religión oficial del tipo y en el marco que más tarde observaremos.En resumen, la civilización que estos poemas nos muestran en sus elementos más antiguosrepresenta, a pesar de los trastornos históricos, una cierta continuación de la civilización micénica.Contienen alusiones a etapas antiguas y superadas, y contienen sobre los templos y las imágenes delculto, por ejemplo, datos de orden negativo. Deja entrever una aristocracia de espíritu bastante libre enmateria religiosa en las colonias de Asia. Pero sólo nos presentó un aspecto de la religión y un pequeñomundo dentro del helenismo. Ni uno ni otro son de fecha muy antigua.La herencia egea ha tenido un lugar destacado en la religión griega. Tenemos el culto del árbol ydel pilar, tipos figurativos como los de Zeus y Artemis, una diosa Atenea armada y tenazmente asociadaal ave y a la serpiente y lugares de culto que con frecuencia e interrumpidamente han seguido siendo losmismos. Pero nunca podemos saber en qué ambiente ideológico podemos situar estas imágenes o estas prácticas.Se sabe que ha habido desde fecha muy antigua traspasos de cultos locales, pero es preciso aceptar nuestra ignorancia: ignoramos la historia del ritual y los substratos sociales de la religión en las épocasmás remotas.En el sistema de la época clásica hay un pasado que permanece vivo porque se han conservadovalores antiguos, habida cuenta de las trasposiciones necesarias. Se vislumbra en un tipo de fiestas, unmedio campesino, relativamente simple y primitivo. También existen cofradías
mágicas
de tipoantiquísimo unidas a las
realezas
históricas por la leyenda y el mito .
 
PARTE PRIMERA – LA FORMACIÓN DEL SISTEMA DE LAÉPOCA CLÁSICA
Hay que afirmar la existencia de un espíritu griego, patente en las creaciones artísticas y visibletambién en las formas religiosas, que implica ciertas actitudes frente a la vida.
I.- FIESTAS DE CAMPESINOS
 No podemos forjarnos una idea de la vida religiosa más remota sino por lo que de ella ha sidotrasmitido a las edades posteriores. Por los testimonios no podemos conocer con certidumbre usosespecíficos, creencias definidas, pero quizá podamos reconstruir ciertos estados de imaginación y desentimiento, es decir... algo concreto. Gracias a los usos tradicionales nos remontamos a la humanidadviviente, y es en el mundo campesino donde las encontramos.1. LOS MOMENTOS DE LA VIDA RELIGIOSA “PRIMITIVA”Una gran parte de la religión oficial de la ciudad es herencia de los cultos agrarios. En ella se percibe un fondo primitivo.Los festines colectivos han sido al principio francachelas de campesinos, en el campo, en bosques,fuentes y montañas. Se celebraban fiestas bajo la tienda y sobre yacijas de hojas. Ambos usos se hanconservado, por ejemplo, en las jacintias lacedemonias; las
στιβάδες
(‘yacijas’) son un accesorio de lastesmoforias áticas; y el verbo
σκηνοῦν
(‘estar bajo la tienda’) se convirtió a veces en sinónimo desacrificar con miras a un festín sacral.Las orgías del culto de Dioniso derivan de costumbres muy antiguas. Y el carácter de estascostumbres se esclarece bastante al observar en los ritos que son continuación de aquéllas que lanaturaleza misma de los alimentos está establecida por una tradición ancestral, así las semillas hervidas enlas pyanepsias y anthesterias de Atenas o algunos elementos de las carneias lacedemonias.Los gastos ocasionados se interpretan como un don. El regalo de alimentos ha quedado como una práctica corriente en las costumbres campesinas en ciertos momentos del año en que aparece como práctica religiosa (thargelias de Mileto, fiestas de Cronos en Cirene, las populares Hiakinthias...).La noción de hospitalidad es un concepto que ha persistido en forma de comida ofrecida a losrepresentantes de un estado extranjero. Ello se rastrea en el hecho de que las aldeas campesinas permanecerán con frecuencia agrupadas alrededor de un santuario, y estas asociaciones religiosas prosiguen dando ocasión a fiestas en que cada unidad contribuye y aporta, por ejemplo, una parte alícuotaen vino. Esta organización es muy anterior a la ciudad. Las fiestas primitivas que agrupaban a variasaldeas eran una manifestación e hospitalidad recíproca.También percibimos un ritmo acomodado a las estaciones. Los regocijos populares en la épocahistórica son todavía fiestas invernales por excelencia. Hay un tiempo de descanso y de vida colectivacuyo principio y fin, coincidentes con importantes ágapes, han mantenido además significacionesreligiosas especiales, como las pyanepsias con su
παγκαρπία
(‘ofrenda de todos los frutos’) y lasanthesterias con su
πανσπερμία
(‘ofrenda de todas las semillas’).Asociada a fiestas de tradición antigua está la admisión de nuevos miembros (
kouroi
) en el gruposocial: el recuerdo de los ritos colectivos de mayoría de edad se perpetúa en ceremonias como las Apellaide territorio eolio-dórico o en las Apaturias jonias. Uno de los ritos del paso a la mayoría de edad era laadopción de un nuevo vestido; otro, el del corte del cabello y la ofrenda del mismo.Quizás haya que considerar como uso prehistórico el trueque de los vestidos entre los sexos conocasión del matrimonio, en que se hace patente la preocupación por burlar a los genios hostiles;originariamente tienen el carácter de ritos de tránsito al nuevo estado, tanto para los muchachos como para las muchachas. Los usos matrimoniales y los ritos de la mayoría de edad están relacionados por susanalogías y por su simultaneidad.Esta relación puede explicarse por un elemento esencial de las fiestas primitivas. Ciertastradiciones nos inducen a admitir, en fecha muy antigua, la práctica anual de matrimonios simultáneos para las nuevas clases de jóvenes y ritos nupciales de “primeras uniones” prematrimoniales (
προτέλεια
).Usos muy simples y espontáneos que eran como un preludio en los matrimonios antiguos han persistido posteriormente, en forma de ritos graciosos e ininteligibles, como la recogida de flores que ha subsistidoen los cultos campestres.También subsistirán fiestas colectivas de los muertos; una asociación de ideas obscura, pero persistente, enlaza juntamente las nociones de muerte y matrimonio con la imagen de los ríos.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->