Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Pedagogía de la igualdad

Pedagogía de la igualdad

Ratings: (0)|Views: 6 |Likes:
Published by Gustavo Moragua

More info:

Published by: Gustavo Moragua on Jul 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/18/2013

pdf

text

original

 
GENTILI,
 
Pablo.
 
Pedagogía
 
de
 
la
 
igualdad:
 
ensayos
 
contra
 
la
 
educación
 
excluyente”.
 
[en
 
línea].
 
Buenos
 
Aires:
 
CLACSO,
 
Siglo
 
XXI,
 
2011.
 
ISBN
 
978
987
629
172
9.
 
“Capítulo
 
5,
 
La
 
educación
 
en
 
Haití:
 
del
 
abandono
 
al
 
caos.”
 
[pp.
 
139
155]
 
 
Red
 
de
 
Bibliotecas
 
Virtuales
 
de
 
CLACSO
 
 
5. La educación en Haití
Del abandono al caos
Haití está en ruinas. Su sistema educativo se encuentraentre las instituciones más afectadas del país como consecuenciadel reciente terremoto que dejó doscientos mil muertos y un ven-daval de calamidad. La información que suministraron el go-bierno local y las agencias internacionales da cuenta de la destruc-ción física de más de la mitad de los establecimientos educativosnacionales, la muerte de cientos de docentes y personal escolar,además de varios miles de alumnos y alumnas en todos los nivelesdel sistema. El Ministerio de Educación ha sufrido también seve-ros daños y la pérdida de técnicos y administrativos que se desem-peñaban en la gestión educativa.El sistema escolar haitiano es la marca emblemática de una na-ción colapsada.La educación de Haití está en ruinas. La ayuda internacionalse apresta a brindarle condiciones para su reconstrucción. Losaportes de un importante número de agencias de cooperación,de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, iglesias, mo- vimientos sociales y universidades de todo el mundo son valiosos y movilizan lo que quizá sea el volumen más importante de re-cursos económicos representado por la ayuda externa ante unacatástrofe. A pocos días de la tragedia, se estima que la comuni-dad internacional podría obtener cerca de 20 000 millones dedólares, percibidos de forma directa o indirecta. Sin embargo,se correrán grandes riesgos de fracaso y frustración, de prepo-tencia y arrogancia, si se desprecia o desconsidera la situaciónque vivía la educación nacional el día 11 de enero de 2010, vís-pera del terremoto que inauguró un nuevo capítulo de desola-ción y muerte en el país. Haití conoce esa prepotencia y esa
 
140pedagogía de la igualdad
arrogancia internacional desde que tuvo la impertinencia de de-clarar su independencia de Francia, en 1804. Entender las con-diciones que enfrentaba el sistema educativo haitiano antes delsismo tal vez pueda ayudar a que una de sus más probables répli-cas deje de amenazar a su ya castigada población: el fracaso denuevas promesas de bienestar que consumen millones de dóla-res y sepultan millones de ilusiones.Después del terremoto, la educación haitiana se encuentra,como el país, en el más absoluto caos. Antes, estaba simplementeabandonada.
raíces del abandono
 Así como el Haití de hoy parece estar condenado al olvido, su histo-ria suele ser despreciada por quienes reducen los procesos históricoslatinoamericanos a una sucesión de gestas heroicas comandadas porhombres ilustres. En este sentido, se ignora que fue la primera na-ción latinoamericana y caribeña en independizarse de un imperiocolonial y la primera del mundo en abolir la esclavitud.La algarabía del festejo bicentenario que invade los países de laregión debería haber comenzado hace ya algunos años, cuando secumplieron en Haití dos siglos de esa lucha por la libertad. Unacontecimiento que parece hoy, en cierta forma, incomprensible:un contingente de esclavos venció a las tropas de Napoleón Bona-parte y asentó en América Latina los principios del reconoci-miento igualitario entre los miembros de una nación, virtud quecasi todos los países del continente aceptaron formalmente sólomedio siglo después y Brasil, nada menos que ochenta y cuatroaños más tarde.La impertinencia les costó cara a los haitianos. Francia estable-ció severas sanciones económicas a su ex colonia e impuso el pagode 150 millones de francos-oro en concepto de reparaciones. Tra-tando de evitar que la insolencia haitiana se expandiera como lapeste, los Estados Unidos, otra nación independiente, también leimpusieron sanciones económicas y demoraron más de medio si-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->