Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
0Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ensayo de un científico sobre la desobediencia civil

Ensayo de un científico sobre la desobediencia civil

Ratings: (0)|Views: 84|Likes:
Published by Ciencia Conciencia

More info:

Published by: Ciencia Conciencia on Jul 20, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/20/2013

pdf

text

original

 
Ensayo de un científico sobre ladesobediencia civil
por Fernando Cervera RodriguezNo hay que confundir ley con justicia. Y no nos llevemos a engaños, el hecho de queexista una ley injusta es la voluntad del Estado, ya que el Gobierno tiene la potestad decambiar las leyes que considera oportunas y adecuarlas a su conveniencia.Hasta ahora hemos vivido bajo la norma de que el desconocimiento de la ley noexime de su cumplimiento, pero al mismo tiempo hemos sido educados para no pensar.También hemos sido educados bajo la premisa de que todas las personas somos iguales antela ley y que todos tenemos derecho a la educación. Pero si objetivamos la realidad nosdaremos cuenta de que las estadísticas muestran que los poderosos, los políticos y las clasesaltas pueden moverse en el sistema judicial casi a su antojo, y además tienen un mayoracceso a los estudios superiores. De todos modos, aunque de verdad se cumpliera que todossomos iguales ante la ley y que todos tenemos derecho a una educación, se estaríancometiendo injusticias, porque no todos los hombres tenemos por que ser iguales. No puedetener la misma responsabilidad un banquero que concede préstamos condenados al fracasobajo conocimiento de causa, que un analfabeto que no sabe escribir y firma con una x suhipoteca. Ahora bien, si las leyes regulan los derechos y las obligaciones del individuo y eldesconocimiento de las leyes no exime su cumplimiento, ¿porqué el gobierno, conociendonuestros derechos, se exime de su cumplimiento? Tenemos derecho al trabajo y a ladignidad, pero la mayoría de los ciudadanos que pueden trabajar viven en un sistema laboralque les quita su dignidad o les impide acceder a un trabajo mejor, y es ahí donde se generanlas verdaderas reglas del juego: nos quitan un derecho y nos los quitan todos, nos quitan elderecho al trabajo digno impidiéndonos el acceso al dinero, y al no tener suficiente dineronos quitan el derecho a una buena educación, a la sanidad y a la justicia, y al quitarnos esosderechos nos impiden vivir nuestra vida con pensamientos propios, salud y justicia.Por otro lado tengo que decir que no existe la verdadera opinión pública. La opiniónpropia nace del pensamiento individual y del análisis crítico de los datos objetivos, y nohemos sido educados para pensar. La opinión del pueblo es la mezcla del pensamiento delpoder gobernante y de los datos manipulados que este ofrece a su ciudadanía. ¿Para quésirve la libertad de expresión si no existe la libertad de pensamiento?. Vivimos en un paísdonde, cada vez que hay un cambio de gobierno, se remodelan las plantillas de los mediosde comunicación públicos. De hecho, en agosto del año 2012, muchos empleados de RTVEfueron despedidos por motivos políticos. También el Director de Servicios Informativos fueremplazado por una persona cercana al partido gobernante. ¿Existe realmente la libertad de
 
pensamiento? Solo diré que el estado acaba de aplicar una reforma que permite elegir alpresidente de RTVE por mayoría simple del Congreso, ¿no debería ser importante garantizarla independencia de los medios de comunicación respecto al poder gobernante? Me niego allamar a esto libertad.Pero, ¿cómo podemos obtener la dignidad y la libertad necesaria? Mediante ladesobediencia civil. La gente se opondrá y dirá que el gobierno es la forma por la cual elpueblo muestra su voluntad, pero nuestra sociedad carece de voluntad propia porque antesde las elecciones se ha sometido a la corrupción, al control de los medios de comunicación yal precario e ineficiente sistema educativo que dirigen los gobernantes. Todos nosotroshemos sido testigos de los recortes en nuestros derechos y el aumento progresivo de nuestrasobligaciones en un estado que, en el mejor de los casos, ha sido incompetente ydemagógico, y en el peor de los casos ha actuado con conocimiento de causa al oprimir alpueblo. Vivimos en un país donde no se nos ha preguntado si queremos un sistema degobierno basado en la monarquía, en las listas cerradas, donde un ciudadano no equivale aun voto, donde los partidos políticos no eligen a sus candidatos de forma democrática ydonde la constitución, que es el contrato que fija los límites y define las relaciones entre lospoderes del Estado con sus ciudadanos, puede ser modificada sin el consentimiento delpueblo al que debería proteger. No tenemos por que pagar los errores de la transiciónpotica española porque los que ahora pagamos impuestos somos nosotros, así quedeberíamos tener derecho a decidir como queremos que sea nuestro país. El gobierno deEspaña tiene menos fuerza que una única persona justa, ya que alguien rico y poderosojamás podría convencer a una buena persona de que hiciera algo en contra de sus principios,y actualmente en España la clase política puede doblegar las leyes y la constitución a suantojo. El sistema de gobierno que tenemos no sirve para lo que fue creado, es solo unaestructura pensada para ocultar al pueblo sus cadenas. El estado sabe que un esclavo que nosabe que es un esclavo jamás intentará rebelarse. Triste pero eficaz.Ahora me gustaría hablar de una forma un poco más práctica. Me considero un buenciudadano y quiero a mi país, no soy anarquista y creo en la necesidad de algún mecanismode gobierno, pero no creo en las dictaduras encubiertas como en la que vivimos. Ante todo,como científico, amo la verdad.En primer lugar la verdad se compone de datos objetivos, y por eso el primer pasopara recuperar la dignidad es conocer la realidad. No podemos vivir en un país donde laciudadanía desconoce los diferentes tipos de gobierno existentes, los poderes que tiene elestado, cómo pueden dividirse esos poderes, la historia política y las diferentes formas deelección que podrían darse, ¿cómo elegir la mejor opción si solo se conoce una opción? Laeducación sobre los diferentes sistemas de gobierno es el primer paso del largo camino parahacernos dueños de nuestro propio destino.
 
En segundo lugar, una vez educados para la comprensión de la política, hay quehacerse una pregunta: ¿Por qué se le permite a una mayoría gobernar al resto de minorías?No es porque la verdad sea democrática ni porque la minoría esté de acuerdo; la tierra nodejó de girar alrededor del sol cuando Giordano Bruno ardió en la hoguera, ni a él le pareciómás justa su condena por ser la decisión de la mayoría. El único motivo para permitir ladictadura de la mayoa es por una cuestión de fuerza, y por esa ran no podemosconsiderar que nuestro gobierno, a pesar de ser elegido por la mayoría, esté basado en lajusticia, porque en primer lugar la mayoría no piensa por si misma, y en segundo lugarporque aunque pensara por si misma hay una mayoría oprimiendo a muchas minorías quejamás tendrán poder de decisión. Henry David Thoureau se planteó algunas preguntasinteresantes sobre este tema en su ensayo
Desobediencia civil
, ¿podría haber un gobierno enel que las mayorías no decidan que es lo correcto y lo incorrecto?, ¿un sistema en el que lasmayorías solamente decidan los problemas para los cuales hay que buscar solución? ¿tiene elciudadano que entregarle siempre su conciencia y su poder de decisión al legislador? ¿paraqué sirve entonces la conciencia individual?. Thoureau concluyó que antes que ser súbditoshay que ser personas, y que no es deseable cultivar el respeto por la ley antes que el respetopor lo que es correcto. Como conclusión de estas preguntas y estos argumentos nos quedauna gran verdad, y es que la única opción de todo individuo ante las leyes que se le imponende forma individual es hacer siempre lo que cree correcto antes que lo que dice la ley. Lasleyes en nuestro modelo occidental no han nacido de la justicia, es más, nuestro país estámucho más atrasado en esta materia. Si revisamos nuestra historia reciente veremos juecescondenados por investigar crímenes de la dictadura y partidos políticos que han ido encontra de uno de los principios más básicos de la justicia; no querer que los gustos de unossean convertidos en ley de todos.Después de todo esto quiero hablaros de un ejemplo de desobediencia civil. En el año1952 el gran matemático y científico inglés Alan Turing, padre de la informática moderna,tuvo que denunciar un robo en su casa. En ese robo había participado su amante, que eraotro hombre, y durante la investigación policial Turing tuvo que explicar que erahomosexual. En Inglaterra había una ley que prohibía la homosexualidad, y a Turing se leimputaron los cargos de
indecencia grave y perversión sexual
. Turing consideraba injustadicha ley, y creía que no había nada malo en su comportamiento, así que decidió que loúnico que podía hacer, como hombre libre, era no disculparse. Turing decidió que no sedefendería porque aceptar defenderse era admitir que el sistema tenía derecho a juzgarle, yeso le robaría su dignidad; prefirió ser antes un hombre que ser un súbdito. Turing fuecondenado y el castigo infligido por el gobierno fue la castración química. Consciente de quela masa no piensa por si misma escribió con gran ingenio un silogismo explicando lo que iba apasar con la falsa opinión pública;
Turing cree que las máquinas llegarán a pensar, Turing seacuesta con hombres, ergo las máquinas no llegarán a pensar.
Turing se suicidó poco tiempodespués, y posiblemente lo hizo por las secuelas psicológicas de ese proceso. A día de hoy el

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->