Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Roma La Gran Mentira

Roma La Gran Mentira

Ratings: (0)|Views: 285 |Likes:

More info:

Published by: Juan Antonio Rojas Castillo on Jul 23, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/10/2013

pdf

text

original

 
 1
 
Roma La Gran Mentira
S. Olabarrieta
 
 2
IA MANERA DE PROLOGO
Al correr del año 1981 y con ocasión de la célebre Pastoral de los Obispos Vascos endefensa del terrorismo, leí por casualidad una frase de José Luis de Vilallonga que me hizomucha gracia y que llamó fuertemente mi atención. Comentaba al respecto: «Lo que yo quisieraes que alguien me explicara cómo hay que arreglárselas para dejar de ser Cristiano CatólicoRomano y quedarse sólo en Cristiano.»Yo creo que la contestación se la podemos dar en forma muy sencilla; lo único que hayque hacer es desprenderse del Católico y sobre todo del Romano y entrar de lleno en elCristianismo con mayúscula, que es el auténtico, y que es, desde luego, el que nos legóJesucristo.El escándalo y el anacronismo de las falsas religiones es algo que está en el corazón delmundo civilizado y que, con gran proclividad, ha ido encauzándose y perpetuando dentro delmundo de la idolatría y de la superstición en el campo del cristianismo.Podríamos meter en el mismo cesto a muchas confesiones entre las que, singularmente,destaca la católica con su liturgia romana y sus excrecencias populares: milagros y apariciones,medallas y rosarios, pan bendito, cirios, anillos de amatista, estigmas, grandes misas y bendiciones de montería... es una solemne payasada en donde no se divisa más que irra-cionalidad, superchería, mojigatería, zalemas y sulpiciadas.Entre un hechicero papú y un obispo o dignatario, en plena «exposición» con todo sucolgadizo, encontramos montones de analogías. Tal vez la balanza se inclina a favor del brujo puesto que si comparamos el tam-tam con las procesiones, son más de perdonar las prácticasfetichistas de los pueblos subdesarrollados, que las peregrinaciones y romerías occidentales contodas sus ciencias y adelantos.En medio de los falsos cristianos, dentro de los emperifollados y disfrazados sistemasreligiosos, se encuentra, atrincherado y a la cabeza, el impresionante y deslumbrante cristianismocatólico que es, virtualmente, una religión politeísta: Igual invocan a Jesucristo y a sus cientos devírgenes, que a todos y a cada uno de sus innumerables santos.A lo largo de esta exposición iremos dando respuestas oportunas y cabales para llegar adescubrir, con patente evidencia, toda la trama que sirve de sostén a este conjunto católico-romano. Al mismo tiempo desarrollaremos, con sólidas estructuras y adecuadas herramientas,nuestro alegato y epiquerema para darnos cuenta de la poca base que tienen los argumentos sobrelos que se apoya toda esa máquina descomunal que se llama la Santa Madre Iglesia CatólicaApostólica y Romana, y que a partir de ahora llamaremos simplemente Roma. Nos decidimos a llevar hacia adelante este trabajo con valentía y con entereza. Es posibleque la lucha sea muy fuerte. Imaginamos que nos enfrentaremos con muchas clases de enemigos. No sólo a los que acusamos, que aunque usen todo tipo de disfraces, son reales, de carne y huesocomo nosotros; sino también a otros más temibles, extremadamente numerosos, astutos,invisibles y rodeados de misterio.A pesar de ello procuraremos que no decaiga nuestro ánimo, Dios conoce su potencia, aligual que nuestra debilidad. Nuestra confianza queda pues en sus manos. El sabrá cómoarmarnos para la lucha. Nos fortificamos en el Señor y en el poder de su fuerza. No presumimos de sentirnosfuertes; simplemente creemos que Jesucristo pondrá a nuestra disposición la fuerza necesaria yactuaremos en consecuencia. Nos revestiremos a nosotros mismos por un acto de fe enérgico, sin esperar a que vengaun ángel en nuestra ayuda.
 
 3 Nuestros adversarios no son débiles como nosotros. Esta es la razón de la necesidad deuna armadura divina, de la que no podemos prescindir bajo ningún concepto. Será muy difícil ponernos al abrigo de sus ataques. En lo único que confiamos es en la resistencia y aguante denuestra coraza.Bien ceñidos con esta armadura, estaremos acompañados por el Espíritu de verdad paraque todo aparezca claro como la luz del día, y no como el espíritu de mentira se esfuerza enhacérnoslo ver a fin de inducirnos al error, confundirnos y descorazonarnos.Busquemos la luz y la verdad con paso firme, alerta, y partamos vencedores. Hay personas acorazadas en el egoísmo, la dureza o la indiferencia; la coraza más segura, la más ágily flexible es el amor. El amor es una excelente coraza para sentirnos vencedores de lasusceptibilidad, insensibles a las ofensas, capaces de entrar en la refriega sin miedo a los puñetazos.Como cristianos debemos caminar con la cabeza erguida y enfundada en el casco de lasalvación, sin dejarnos abatir por las contrariedades, los desprecios, las tribulaciones de todogénero: forman parte de nuestro programa y son presagio cierto de la victoria que se avecina.Esta armadura defensiva es completa. Sólo falta el arma ofensiva, la del cuerpo a cuerpo,la espada. El herrero que la forjó y le dio temple es el Espíritu Santo. Es dentro de Su escuela quevamos a manejarla respondiendo con un victorioso «ya está escrito» a todos los sofismas delenemigo.
***IILos Mandamientos
Para empezar nuestra argumentación y razonamiento presentaremos al lector dos tablasdiferentes de los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, una dada por las escrituras Sagradas,que figura en todas aquellas Biblias que han sido traducidas honestamente, y otra que es la quenos ha hecho tragar Roma.
Auténticos
Yo soy Jehová, tu Dios:1. No tendrás dioses ajenos delante de mí.2. No te harás imagen ni ninguna semejanzade lo que esté arriba en el cielo ni abajo enla tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás ante ellas ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso,que visitó la maldad de los padres sobre loshijos hasta la tercera y cuarta generación delos que me aborrecen, y hago misericordia amillares, a los que me aman y guardan mismandamientos.3. No tomarás el nombre de Jehová, tu Dios,en vano; porque no dará por inocente Jehováal que tomare su nombre en vano.4. Acuérdate del día de reposo parasantificarlo. Seis días trabajarás y harás todatu obra; mas el séptimo día es reposo paraJehová, tu Dios; no hagas en él obraalguna, ni tu hijo, ni tu hija, ni tusiervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tuextranjero que está dentro de tus puertas.Porque en seis día hizo Jehová los cielos y latierra, el mar y todas las cosas que hay enellos, y reposó en el séptimo día; por tantoJehová bendijo el día de reposo y losantificó.5. Honra a tu padre y a tu madre para que tus

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->