Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
71Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Confucio su obra y pensamiento.

Confucio su obra y pensamiento.

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 30,387|Likes:
Published by Ernesto Casas
Confucio. El gran sabio chino, su obra y pensamiento.
Confucio. El gran sabio chino, su obra y pensamiento.

More info:

Published by: Ernesto Casas on May 18, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/10/2013

pdf

text

original

 
CONFUCIO, EL PENSADOR CUYA PALABRA ES SAGRADA PARA MILLONES DE HOMBRES
Hace aproximadamente veinticinco siglos apareció en China ungran pensador llamado Confucio, quien llevó una vida austera,dedicada por completo al estudio. Enseñó al hombre a dominar susimpulsos y a amar a su prójimo. Sus máximas han llegado a ser ley para millones de sus compatriotas, que lo consideran un semidios y han erigido innumerables templos en su honor.
EL PENSAMIENTO DE CONFUCIO
 Vamos a dedicar ahora nuestra atención al más grande de lospensadores chinos, a quien venera hoy casi una décima parte de lahumanidad, considerándolo uno de los sabios más grandes que jamáshayan existido. Su verdadero nombre fue el de Kung, pero los chinos lellamaron muy pronto “Kung el maestro”, o en su idioma Kung Fu-tze.Hace ya mucho tiempo que se latinizó este hombre y se pronunciaConfucius, o Confucio en español. Pero veamos lo que significa “Kungel maestro”. Acomo la religión que fundó Buda se llama
budismo
, delmismo modo se entiende por
confucianismo
las enseñanzas doctrinas de Confucio. Estudiándolo como a un gran pensador de laantigüedad, no debemos caer en en el error de considerarlodesaparecido en absoluto del mundo de las ideas o como un simplepersonaje de la historia antigua.
 
EL PENSAMIENTO DE CONFUCIO Y SU VALOR  ACTUAL
Las enseñanzas de Confucio subsisten, y casi una décima parte dela humanidad las sigue fielmente, tomándolas como norma de vida.Los que creen en Confucio no son gente bil, ni decadente, niignorante. Se trata de hombres tan inteligentes como los demás; sonfuertes y trabajadores, y, con su esfuerzo y sus creencias, acaso lleguena desempeñar un papel tan importante en el mundo futuro como el delos pueblos s avanzados. Esto debe tenerse muy presente alestudiar a Confucio.Por los pensamientos se rige la acción de los hombres, y losmaestros del pensamiento son los sabios. El chino Kung, nacido hacemás de 2.500 años, no sólo fue un gran pensador en su tiempo, sinoque sigue siendo una potencia de vida intelectual en el mundomoderno, aunque muchas personas supongan, equivocadamente, queConfucio sólo pertenece ya a la historia.
LA VIDA DE CONFUCIO; SUS EXPERIENCIAS Y PEREGRINACIONES
Se supone que Confucio nació en el año 551 antes de J. C. Supadre fue un pundonoroso militar, y, según los chinos, descendía delilustre emperador que, dos mil años antes, había fundado el granimperio de la China. Cuando el niño Kung sólo contaba tres años,murió su padre. De su primera educación sabemos muy poco, exceptoque, según él mismo dijo más tarde, se aficionó mucho al estudio alcumplir los quince años.De acuerdo con las costumbres de su país, se casó muy joven; alos veinte años era ya padre. Fue muy pronto oficial del ejército, perodurante sus ocios se entregaba con vehemencia al estudio. Sus temaspreferidos eran la historia y la filosofía y se mostraba muy disgustadodel sistema de vida que llevaban sus compatriotas. Esperaba poderaprender el modo de reformar el estado y, sobre todo, conseguir el
 
progreso moral para su pueblo. A los treinta años era ya célebre, y detodo el país acudían estudiantes a escuchar sus doctrinas.Llegó a ser algo así como un ministro de Justicia, es decir, el juezsuperior entre todos los jueces de la nación, y se dice que casi logrósuprimir totalmente el crimen. Sabemos que en cierta ocasión hizoejecutar a un delincuente. Sin embargo, siempre fue contrario a lapena de muerte, pues consideraba que los criminales habían llegado aserlo porque el estado no se había preocupado de educarlos en lainfancia. Cuando un discípulo le preguntaba cómo se podría conseguirun buen gobierno, le dea Confucio que los gobernantes deancuidarse de no cometer el doble error de no instruir al pueblo y decastigarlo después, lo que significaba una cruel tiranía.Pasados dos mil quinientos años, el mundo moderno civilizadocomienza a dar la ran a Confucio en este aspecto. Hasta hacerelativamente poco se concedía escasa importancia a los niños en laescuela, y a pesar del escaso interés por la educación infantil, se lescastigaba cruelmente cuando cometían alguna falta. Esto, como decíamuy bien Confucio, es una cruel tiranía. Sin embargo, se ha tardadomucho tiempo en comprender y respetar el principio de aquel granministro de Justicia chino, que vivió 2.000 años antes de que CristóbalColón descubriera América.Nos consta igualmente que, como juez, tenía procedimientosseguidos por los jueces modernos. “Instruyendo causas –decíaConfucio--, soy un hombre como los des; pero lo esencial eimportantísimo es que los demás no acudan a la justicia condemasiada frecuencia.” En efecto, cuando hoy los hombres litiganentre , los jueces más discretos tratan de resolver el asuntoamigablemente, procurando que los querellantes no acudan a lostribunales, aunque esto signifique, para los abogados de buena fe, lareducción o supresión de sus honorarios.Pero, como sucede y ha sucedido siempre a los grandes hombres–podan citarse miles de casos--, Confucio, no obstante ser unhombre bueno, sabio y honrado, tuvo muchos enemigos que se

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->