Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Misal Ciclo C Septiembre, Octubre y Noviembre

Misal Ciclo C Septiembre, Octubre y Noviembre

Ratings: (0)|Views: 216|Likes:
Published by Dennis Paredes

More info:

Published by: Dennis Paredes on Jul 29, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/08/2014

pdf

text

original

 
2013 - Id y Enseñad - 8
Contempla la creación con ojos atentos
Queridos hermanos y hermanas:En la catequesis anterior hemos reflexionado sobre eldeseo de Dios que el ser humano lleva en lo profundode sí mismo. Hoy quisiera continuar profundizandoen este aspecto meditando brevemente con vosotrossobre algunos caminos para llegar al conocimiento deDios. Quisiera recordar, sin embargo, que la iniciativade Dios precede siempre a toda iniciativa del hombrey, también en el camino hacia Él, es Él quien nosilumina primero, nos orienta y nos guía, respetandosiempre nuestra libertad. Y es siempre Él quien noshace entrar en su intimidad, revelándose y donándonosla gracia para poder acoger esta revelación en la fe.Jamás olvidemos la experiencia de san Agustín:no somos nosotros quienes poseemos laVerdad después de haberla buscado,sino que es la Verdad quien nos buscay nos posee.Hay caminos que puedenabrir el corazón del hombre alconocimiento de Dios, haysignos que conducen hacia Dios.Ciertamente, a menudo corremosel riesgo de ser deslumbrados porlos resplandores de la mundanidad, quenos hacen menos capaces de recorrer talescaminos o de leer tales signos. Dios, sin embargo, nose cansa de buscarnos, es fiel al hombre que ha creadoy redimido, permanece cercano a nuestra vida, porquenos ama. Esta es una certeza que nos debe acompañarcada día, incluso si ciertas mentalidades difundidashacen más difícil a la Iglesia y al cristiano comunicarla alegría del Evangelio a toda criatura y conducira todos al encuentro con Jesús, único Salvador delmundo. Esta, sin embargo, es nuestra misión, es lamisión de la Iglesia y todo creyente debe vivirlacon gozo, sintiéndola como propia, a través de unaexistencia verdaderamente animada por la fe, marcadapor la caridad, por el servicio a Dios y a los demás, ycapaz de irradiar esperanza. Esta misión resplandecesobre todo en la santidad a la cual todos estamosllamados.Hoy —lo sabemos— no faltan dificultades y pruebaspor la fe, a menudo poco comprendida, contestada,rechazada. San Pedro decía a sus cristianos: «Estaddispuestos siempre para dar explicación a todo elque os pida una razón de vuestra esperanza, pero condelicadeza y con respeto». En el pasado, en Occidente,en una sociedad considerada cristiana, la fe era elambiente en el que se movía; la referencia y la adhesióna Dios eran, para la mayoría de la gente, parte de la vidacotidiana. Más bien era quien no creía quien tenía que justificar la propia incredulidad. En nuestro mundo lasituación ha cambiado, y cada vez más el creyente debeser capaz de dar razón de su fe. El beato Juan Pablo II, enla encíclica Fides et ratio, subrayaba cómo la fe se ponea prueba incluso en la época contemporánea,permeada por formas sutiles y capciosasde ateísmo teórico y práctico. Desdela Ilustración en adelante, la críticaa la religión se ha intensificado; lahistoria ha estado marcada tambiénpor la presencia de sistemas ateosen los que Dios era consideradouna mera proyección del ánimohumano, un espejismo y el productode una sociedad ya adulterada portantas alienaciones. El siglo pasadoademás ha conocido un fuerte proceso desecularismo, caracterizado por la autonomíaabsoluta del hombre, tenido como medida y artíficede la realidad, pero empobrecido por ser criatura «aimagen y semejanza de Dios». En nuestro tiempo seha verificado un fenómeno particularmente peligrosopara la fe: existe una forma de ateísmo que definimos,precisamente, «práctico», en el cual no se nieganlas verdades de la fe o los ritos religiosos, sinoque simplemente se consideran irrelevantes para laexistencia cotidiana, desgajados de la vida, inútiles.Con frecuencia, entonces, se cree en Dios de un modosuperficial, y se vive «como si Dios no existiera» (etsiDeus non daretur). Al final, sin embargo, este modode vivir resulta aún más destructivo, porque lleva a laindiferencia hacia la fe y hacia la cuestión de Dios.
Continúa en la pág. 22…
Catequesis del Papa Benedicto XVI para el Año de la Fe: Los caminos que conducen al conocimiento de Dios, Noviembre 2012
 
2013 - Id y Enseñad - 9
 Nos colmas, Señor, de tus favores
Domingo
Septiembre
1
 Antífona de EntradaDios mío, ten piedad de mí,pues sin cesar te invoco.Tú eres bueno y clementey no niegas tu amor al quete invoca.
Se dice Gloria.
Oración Colecta
Oremos:Dios misericordioso,de quien procede todo lobueno, inflámanos contu amor y acércanos mása ti a fin de que podamoscrecer en tu gracia y perseveremos en ella.Por nuestro Señor Jesucristo...
 Amén.
Primera Lectura
Lectura del libro delEclesiástico (Sirácide)
(3, 19-21. 30-31)
Hijo mío, en tus asuntosprocede con humildad y teamarán más que al hombredadivoso. Hazte tanto máspequeño cuanto más grandeseas y hallarás gracia anteel Señor, porque sólo él espoderoso y sólo los humildes ledan gloria.No hay remedio para elhombre orgulloso, porque yaestá arraigado en la maldad.El hombre prudente medita ensu corazón las sentencias delos otros, y su gran anhelo essaber escuchar.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
Salmo Responsorial
Salmo 67 
 Dios da libertad y riqueza a los cautivos.
 Ante el Señor, su Dios, gocen los justos, salten de alegría.Entonen alabanzas a su nombre.En honor del Señor toquen la cítara.
 Dios da libertad y riqueza a los cautivos.
Porque el Señor, desde sutemplo santo, a huérfanos y viudas da su auxilio; él fuequien dio a los desvalidos casa, libertad y riqueza a los cautivos.
 Dios da libertad y riqueza a los cautivos.
 A tu pueblo extenuado distefuerzas, nos colmaste, Señor, detus favores y habitó tu rebaño enesta tierra, que tu amor preparó para los pobres.
 Dios da libertad y riqueza a los cautivos.
Segunda Lectura
Lectura de la carta a loshebreos
(12, 18-19. 22-24)
 Hermanos: Cuando ustedesse acercaron a Dios, noencontraron nada material,como en el Sinaí: ni fuegoardiente, ni oscuridad, nitinieblas, ni huracán, niestruendo de trompetas, nipalabras pronunciadas poraquella voz que los israelitasno querían volver a oír nunca.Ustedes, en cambio, se hanacercado a Sión, el montey la ciudad del Dios viviente,a la Jerusalén celestial, a lareunión festiva de miles ymiles de ángeles, a la asambleade los primogénitos, cuyosnombres están escritos en elcielo. Se han acercado a Dios,que es el juez de todos loshombres, y a los espíritus de
Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario - Día del Señor 

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->