Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Hacia un esperanzador amanecer de la persona del mañana

Hacia un esperanzador amanecer de la persona del mañana

Ratings: (0)|Views: 73|Likes:
Published by Vayu Sakha
Reflexiones sobre un posible encuentro entre ciencia y religión a partir de la atención a la conciencia.
Reflexiones sobre un posible encuentro entre ciencia y religión a partir de la atención a la conciencia.

More info:

Published by: Vayu Sakha on Jul 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/04/2013

pdf

text

original

 
Hacia un esperanzador amanecerde la persona del mañana
[
anugamanikä
]
Clr. Walter Paredes A.
En la actualidad, si bien de a poco asistimos a un valioso diálogoentre ciencia y religión, todavía es frecuente que seguidores deuna y otra perspectiva confronten con tenacidad, manteniendouna postura habitual y una distancia que pareciera serinsalvable. Para tales partidarios, la ciencia, imponiéndose porsobre su contraria, se relaciona con lo objetivo, verificable,mensurable y es quien determina con toda lógica y corduranuestra realidad. En tanto que la religión, soportando losembates de su opuesta, se relaciona con lo subjetivo, elusivo,inmensurable y con una región dudosa e ilusoria.Sin embargo, aunque se subestima y hasta rechaza a la religión,su naturaleza más esencial: la conciencia, ha conducido alpensamiento científico a enfrentarla como uno de sus mayoresdesafíos. Y la búsqueda del origen de la conciencia es también laexploración del fundamento último del que se desprende lacapacidad de raciocinio y, por ende, la propia ciencia. Pero éstasigue siendo incapaz de aprehenderla, incapaz de reducirla alos principios a los que ha dado lugar, a los que resguarda y a losque pretende ajustar todo cuanto observa.La conciencia es la fluida existencia experiencial, el más íntimosentido de ser de la persona. Es ella quien experiencia y leconcede sentido a este universo natural, el mismo que pierdetoda significación ante su ausencia.
 
Siendo diferente a la materia, la conciencia también está másallá de las otras dimensiones de este universo, como son eltiempo y el espacio. Sin embargo, resulta una paradoja que seala propia persona quien, olvidándose de sí como conciencia, seidentifique por completo con lo que experiencia en la materia yse entregue así a la sola práctica científica. Tal estado deincongruencia no tiene otra solución sino la senda religiosa,por medio de la cual la conciencia vuelve sobre sí y aprehendela esencia de todo cuanto existe.Sin parar, la ciencia continúa expandiéndose sobre unarealidad que ella misma edifica al mismo tiempo quesobrevalora. Olvida que, en definitiva, es su propiofundamento quien le da sentido a las cosas materiales; ellaantepone este universo natural a la conciencia y faltagravemente a la lógica que la sustenta. Por eso, quien se aplicaexclusivamente a la ciencia revela la disociación de sumentalidad, similar a la de aquel que estando sumergido en supropio sueño pretende negar o asir la realidad de su vigilia. Noes más que una mera pretensión. Si bien la inteligencia quemetodológicamente estudia este universo puede aunarse a suequivalente desplegada en la religión.Nuestra cultura atraviesa aún por un pasaje de descontento oindiferencia respecto de las tradiciones religiosas. Y elnaturalismo metafísico se ha venido afirmando comoconfiable entramado del razonamiento, capaz de abrigarnuestras creencias y la verdad sobre nosotros mismos.Pero esta perspectiva surge desde un profundo sueño de laconciencia, pues procura reducir a ésta a un mero procesoneurobiológico, excluyéndola como fuente originaria de todaactividad racional y subjetiva. Esta forma de naturalismo –sumando fragmentos del nihilismo existencial y delrelativismo posmoderno- desatiende así a la lógica, carece deevidencia científica y exige más la fe que la razón.La ciencia se pregunta: ¿cuál es la base biológica de laconciencia? Y se predispone entonces a un largo e infructuosoesfuerzo, pues parte desde un ingenuo sesgo de confirmación.¿No es probable, acaso, que sea la conciencia quien se exprese através de un medio biológico? ¿No es posible que haya unagente causal que conceda significado a la intrincada actividadneurológica y a las múltiples sensaciones de los sentidos? Essolo la conciencia quien experiencia. ¿Qué científico podríadefinir, mensurar y replicar con objetividad la experienciaexacta del autor mientras elabora este texto? ¿O quédispositivos o complejas ecuaciones lograrían percibirla ycomprenderla? La experiencia, inaprehensible por la ciencia,es conciencia.William James entendió que la conciencia es el
 yo
, es nuestrocontinuo flujo de experiencias, que en su grado más recónditose pierde tras el umbral de la dimensión espiritual. Y comocontrapuesto al
 yo
concibió al
mi 
, nuestra identidadconvencional relacionada por sobre todo a los procesosbiológicos y sociales. James apreciaba el
Chändogya-upaniñad
,y por eso su noción del
 yo
se aproxima a la concepción védicadel
ätmä
.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->