Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Reino de Los Infiernos Frios Cuando El Resentimiento Desencadena La Autodestruccion

El Reino de Los Infiernos Frios Cuando El Resentimiento Desencadena La Autodestruccion

Ratings: (0)|Views: 7|Likes:
Published by Luis Quintana

More info:

Published by: Luis Quintana on Aug 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/27/2014

pdf

text

original

 
El Reino de los Infiernos Fríos: Cuando el resentimiento desencadena laautodestrucción
 
por Bel Cesar -belcesar@ajato.com.br
 
 Traducido por Melissa Park - meishiman@hotmail.comComo vimos la semana pasada, vivenciamos el padrón emocional semejante al reino de los Infiernoscuando nos encontramos presos, sin salida, por el dolor físico o emocional. Además, en este padrón eldolor es visto como una garantía de la realidad. Esto es, cuánto más sentimos dolor, más próximosestaremos de nuestro sentido de la realidad: de lo conocido y por lo tanto, controlable. De esta manera,cuando no estamos sufriendo, sentimos angustia por vivenciar lo desconocido. Así como el masoquista:él no busca lo desagradable, pero no consigue vivir el placer porque lo ve como un indicio de peligroanticipado.En el texto anterior, reflexionamos sobre el reino de los Infiernos Calientes, marcados por el calor de larabia que
explota
. Hoy vamos a estudiar los Infiernos Fríos, que nos revelan padrones emocionales deorden inverso: aquellos que
implosionan
. Mientras el infierno caliente describe a la mente que necesitaactuar, el infierno frío revela a la mente resentida y orgullosa que se cierra en sí misma y se retrae.Así explica Francesca Fremantle el
odio glacial
en su libro
Vacío Luminoso
(Ed. Nova Era): “En vez departir para el ataque, intentamos congelar a las otras personas con nuestro desprecio. Es así quenuestros corazones se congelan en cuanto miramos el mundo con los ojos fríos de odio. Ese mundocongelado es también el infierno de la depresión y del desespero, rabia dirigida y aversión enraizadacontra nosotros mismos. Sentimos un total auto-desprecio y no podemos imaginar cómo seríamoscapaces de cambiar, porque somos y siempre fuimos tan mezquinos. Como si estuviésemos atracadosen un pilar de hielo, somos incapaces de comunicarnos o responder a los demás. Ya que no existesentido de relación, no existen torturadores externos aquí; es un mundo de aislamiento encerrado en sí mismo”.El mayor problema de este padrón es el orgullo, pues cuando somos atrapados por tal hostilidad enrelación a nosotros mismos ya no sabemos más ni cómo pedir ayuda a los demás. Nos encontramos enuna constante actitud de víctimas autoproclamadas: recriminamos todo y a todos. Nos sentimosimpotentes delante de una “vida ingrata”. Acabamos por convertirnos en irónicos y acostumbramospensar: "Estoy indignado. Por que yo?...Así como alerta Martin Lowenthal en
El Corazón Compasivo
(Ed. Pensamento): “Asumiendo el papel devíctimas y tratando a la vida como un problema, traicionamos a la vida de diversas maneras. Una partede nosotros sabe como estar viva en el momento, pero sólo la traicionamos fijando toda la atención ennuestra historia, la reconstitución histórica de nuestra vida. Nuestra identidad no nos permite lidiar con elpresente tal como él es. Nos vemos como víctimas y no como autores da nuestra experiencia actual”.La llave para salir del estado de víctima ya es bien conocida: aprender a aceptar lo que no puede sermodificado. Esta es una reflexión profunda que requiere tiempo y honestidad. Así como nos inspira la
Oración de la Serenidad
adoptada por los Alcohólicos Anónimos en el mundo entero: "Que Dios me deserenidad para aceitar las cosas que no puedo cambiar, coraje para cambiar las que puedo y sabiduríapara distinguir unas de las otras".Los textos budistas describen ocho tipos de Infiernos Helados. En ellos, todo es completa oscuridad y noexiste calor, sol o fuego. En el infierno
de las Bolas,
el cuerpo de los seres es completamente cubiertopor ampollas provocadas por el vento helado. Y en el Infierno de las
Bolas Reventadas,
el frío es tanintenso que las ampollas revientan. Los tres infiernos siguientes son progresivamente más fríos y susnombres indican los sonidos producidos por los seres que los habitan: Infierno del
Tiritar de los Dientes,
Infierno de la
Exclamación de Frío
y Infierno
de los Gemidos
.Sin duda, cuando el resentimiento, resultante de la rabia contenida, se torna demasiado profundo paraser reconocido, es somatizado por el cuerpo y termina por generar enfermedades tan auto-destructivascomo el cáncer.Así como ejemplifica el cuento budista de un eremita que vio una pierna de carnero en su delante y noconseguía agarrarla para cocinar. Entonces, su maestro le dijo que haga una cruz sobre la pierna delcarnero. Fue ahí cuando él descubrió que había hecho una cruz sobre su propio pecho. Cuando estamoscon rabia de algo e intentamos destruirlo, pero, al mismo tiempo, el proceso se torna autodestructivo, se

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->