Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Heidegger y la física teórica

Heidegger y la física teórica

Ratings: (0)|Views: 501 |Likes:
Published by ASFDP
El sorprendente extrañamiento que mutuamente se tuvieron Heidegger y la física teòrica de finales de los años veinte, en el siglo XX, indujo a error tanto a la físca como a la filosofía.
El sorprendente extrañamiento que mutuamente se tuvieron Heidegger y la física teòrica de finales de los años veinte, en el siglo XX, indujo a error tanto a la físca como a la filosofía.

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: ASFDP on May 24, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/13/2013

pdf

text

original

 
 1
Heidegger y la física teórica
Alexandre S.F. de Pomposo
 Martin Heidegger (1889-1976) publicó su obra
Sein und Zeit
en 1927; en esemismo año la mecánica cuántica encontraba sus fundamentos matemáticos enlos trabajos de Werner Heisenberg, Erwin Schrödinger y Paul Dirac. Notenemos por ello ningún empacho en declarar que la obra clave del sucesor deHusserl en Friburgo, queda enclavada en el momento histórico de latransformación más honda que ha sufrido la física desde los tiempos de lasformulaciones de las leyes de Kepler y Newton. Sin embargo, poco se encuentraen la obra de Heidegger que recuerde, a primera vista, a la problemáticaenfrentada en la física de los
quanta
; más aún, son pocos los físicos que hayanleído más allá de algunos párrafos sueltos de la obra de Heidegger.Curiosamente, es este aparente extrañamiento mutuo el que purifica la relaciónque hay entre ambas corrientes de pensamiento: por una parte la física cuánticapone en tela de juicio los fundamentos de la mecánica clásica, con el sólo fin demantener en pie el edificio del discurso acerca de la
fÝsij
; por otro lado,Heidegger se interesa en la nada para emprender el camino desde el enteparticular al ser. Tan poco nihilistas son la mayoría de los físicos como el mismoHeidegger. Empero, ambos caminos se encuentran lejos de haber concluido.La hermenéutica del universo es el punto neurálgico de las cienciasfísicas. Percibir es recibir algo y encargarse de ello
1
; luego, es la percepción un“comercio” de información entre una exterioridad y una interioridadinterpretativa (i.e. hermenéutica), por medio de un
transductor 
que puede seruno de los órganos de los sentidos o una extensión (o intención) de ellos. Así, la
 percepción
es en sí misma un problema complejo y que, por su naturaleza,involucra disciplinas diversas.En las llamadas
ciencias duras
, y más particularmente en la física, lapercepción es inevitablemente el medio por el cual la naturaleza se ve traducidaal lenguaje humano, el único que podemos descifrar plenamente. Laexperimentación es la provocación y estudio, directa o indirectamente, de losfenómenos naturales.
2
Lo que entendemos por
medida
pone en evidencia la ideade
 precisión
.
3
Una de las más grandes singularidades epistemológicas del siglo XX laconstituyó sin duda el
Principio de incertidumbre
(o de indeterminación)formulado por primera vez por W. Heisenberg en 1927
4
. Sus consecuencias han
1
Cfr.
Diccionario de la Lengua Española
, por la Real Academia Española de la Lengua (DRAE),Madrid, 1992.
2
Ibid.
3
Cfr. Zubiri, X.,
Espacio, tiempo, materia
, Alianza Editorial, Madrid, 2001. pp. 101 et seq.
4
Beiser, A.,
Conceptos de física moderna
, McGraw-Hill, México, 1976, pág. 85; Resnick, R.,
Conceptos de relatividad y teoría cuántica,
Editorial Limusa, México, 1976, pág. 203. Nótese que el
 
 2
sido múltiples; sin embargo, a nosotros nos interesa especialmente el caráctergranular del espacio de fases (i.e. de posición y cantidad de movimiento) y del“espacio” configurado por la energía y el tiempo, que predice, con directasimplicaciones en la teoría de la medida, de su interpretación y de nuestracapacidad epistemológica sobre la naturaleza.Si bien este Principio tuvo sus más inmediatas consecuencias en laMecánica Cuántica, toda la física se vio cimbrada en sus fundamentoshermenéuticos. La causa de esto fue esencialmente ver al tiempo involucrado endicha relación de incertidumbre, a la
 flecha del tiempo,
con sus clarasmanifestaciones en la totalidad de los fenómenos y bien conceptuada en elTeorema H de Boltzmann (formalización mecánica estadística del SegundoPrincipio de la Termodinámica)
5
.Así y todo, nuestra percepción de la realidad
6
en la física comprendeirremediablemente a la temporalidad; y de allí deriva una gran cantidad deelementos fundamentales para la formalización de lo que entendemos como las
leyes de la naturaleza
7
. Por ello, el tiempo, consideramos nosotros, es el auténtico“nudo gordiano” del conocimiento. Surge entonces la pregunta lógica que reza:¿qué es entonces del
espacio
? Porque espacio y tiempo ya se presentaban desdela física newtoniana como la estructura íntima, como el pentagrama sobre elcual se tejen las notas de la realidad. La naturaleza íntima del tiempo seencuentra entonces en el epicentro de la comprensión de la dinámica delpensamiento en la física (al menos ahí).Nuestra tesis central es, en el contexto de lo que venimos exponiendo,que
el tiempo es la única dimensión organizadora de la realidad
y que, comoconsecuencia epistemológica de esto,
el espacio es la traza del tiempo
; es decir, quenuestra percepción es
a fortiori
parte del pasado, porque la percepción como talsólo se correlaciona con el espacio, no con el tiempo.En la génesis de la temporalidad en la física, el tiempo no es entonces niun parámetro (Galileo-Newton), ni una dimensión coordenada (Minkowski-Einstein)
8
, sino un
operador 
(Hamilton-Heisenberg-Prigogine) que actúa sobrelos sistemas, organizándoles y promoviendo la aparición de estructuras ypautas (que es lo que en sí buscan las ciencias en la naturaleza)
9
.Las consecuencias de esta tesis son muy numerosas y requieren serrevisadas desde varios puntos de vista, a saber, desde las neurociencias(procesos cognitivos), desde la epistemología de las ciencias, desde la filosofíadel lenguaje (que incluye a la matemática como método semiótico y semántico
año de la publicación de este trabajo fundamental de Heisenberg es el mismo en que se publicó
Sein und Zeit
de Heidegger.
5
Cfr. Tolman, R. C., The principles of statistical mechanics, Dover, New York, 1979; Kubo, R.,Statistical Mechanics, North-Holland, Amsterdam, 1981; Huang, K., Statistical Mechanics,Wiley, New York, 1976, entre muchas otras posibles referencias.
6
Palabra cargada de significado y que merece un tratamiento aparte. Es recomendable echar unvistazo a la magnífica obra de B. d’Espagnat, Une incertaine réalité ; le monde quantique, laconnaissance et la durée, Gauthier-Villars, Paris, 1985.
7
Cfr. Schrödinger, E.,
¿Qué es una ley de la naturaleza?
, Fondo de Cultura Económica, México,1975.
8
Aunque pueda ser todo eso en ciertas circunstancias particulares.
9
Vide ad infra.
 
 3
de abstracción simbólica en sus códigos) y muy particularmente desde losmodelos más íntimos de la materia y del espacio que se han visto desarrolladosrecientemente en la teoría de las cuerdas y de las supercuerdas
; no se puedesoslayar la importancia que pueda tener la “teoría del bucle o del lazo cuántico”(libre traducción del término inglés
Quantum Loop Theory
o simplemente QLT)ya que constituye, al menos, una vía alternativa en cuanto a su independenciade la geometría del espacio-tiempo. Por ello se volverá imperativo el estudiotanto analítico (mecanicista) como sintético (biologicista) de los sistemas; estoes, que se deberán tener en consideración los aspectos
holísticos, direccionales
y
cooperativos
de los mismos.Sin embargo, desde el punto de vista del panorama evolutivo, lo que estárealmente en juego con esta tesis es el fenómeno de competición entre laselección natural preconizada por las teorías de Ch. Darwin y la influencia delas fluctuaciones del medio sobre la morfología de las estructuras, subrayadapor Lamarck. Es decir, si hablamos de un cierto
orden
emergente a partir de uncierto
caos
, lo que queremos decir es que ni uno ni otro son absolutos (como, dehecho, nunca lo pueden ser); de esta manera queremos evitar la precipitadaidentificación del caos con las condiciones físicas violentas de los comienzos deluniverso. Está claro que un creacionismo
ex nihilo
puede ser muy importante enel terreno de la metafísica, pero es completamente inabordable en el de la física.Estas distinciones resultarán fundamentales en el momento de especificar loselementos constituyentes del tiempo como operador de carácter irreversible.Finalmente, la consecuencia más notable de nuestra tesis central es que eltiempo posee las características mencionadas de manera
singular 
, inficionandotoda la naturaleza con esa singularidad, no dejando “fuera” nada de dicharealidad pues, en verdad, no hay tal “fuera”. En cambio, sí debe mostrar larealidad subyacente a la temporalidad (ni como causa, ni como efecto) queexprese la simultaneidad absoluta con su deje de instante; dicha impresión serála explicación reluctante de nuestra idea de un
antes
y de un
después
. En otraspalabras, la simultaneidad subyacente al tiempo, es lo que nos lleva a“espacializarlo”, como en el caso de los relojes y a hablar de
duración
, de
 principio
y
 fin
, de
causa
y
efecto
; empero, sólo la
necesidad
y la
contingencia
 rendirán las cuentas exactas.La matemática suele ser el aparato simbólico que mejor traduce elcarácter de las leyes de la naturaleza como las describe la física y es, al mismotiempo, la taquigrafía de una estructura pura; y en la estructura se nos insinúaalgo de las condiciones de posibilidad de los objetos físicos y de la percepciónde los mismos. Así, el camino que se recorre entre el sujeto y el objeto haconstituido durante mucho tiempo el
quid
de la teoría de la medida en la física.Sin embargo, con la aparición de la mecánica cuántica eso quedó en entredichopues el observador no lo es en todo el sentido de la palabra, es decir, como sifuera un ente totalmente separado de la realidad que investiga.
10
Un texto sistemático que presenta una excelente revisión del tema es Polchinski, J., StringTheory, two volumes, Cambridge University Press, 1998.
11
El término
durée
, en francés, posee un sentido más fuerte que en castellano.

Activity (10)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
reader_64 liked this
pendolista liked this
brjoan liked this
deborah6 liked this
NEMESIUS liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->