Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
rodríguez adrados. las tragedias de súplica

rodríguez adrados. las tragedias de súplica

Ratings: (0)|Views: 12 |Likes:
Published by gustavo isola

More info:

Published by: gustavo isola on Aug 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/22/2014

pdf

text

original

 
El
tema de la súplica en la literatura griega y, concretameizte, enla tragedia, ha sido objeto últimamente de algunos trabajos.fiero sobre todo al de Joseph Kopp midt, d-likcsie als dramati-sche Form))' y al de Jolin Gould, on trabajos intere-santes, no sólo por sus materiales, or sus interpreta-ero hay puntos muy importantean sin tocar, sobretodo en relación con los orígenes de este tema en la tragedia y conla tipología y relaciones internas de las tragedias de súplica. Vamosa adelanltar aquí algunas ideas sobre estos puntos, sin intenltar ago-tarlos.
El
motivo de la súplica es frecuente e importante en la tragediagriega a partir de Esquilo: ya como central de tragedias enteras, yacorno tema marginal o episódico. Es tratado en formas muy diferen-tes, de otra parte.
U
no es Fácil de establecer la relación de dependen-cia de estas tragedias de súplica unas respecto a otras. Waturalmen-te, el estado terriblemente la unoso de nuestra tradición de latragedia es el principal responsable de esto.
A
ello se debe, sin duda,el que inconscientemente nos sintamos inclinados a poner en cabeza,como fuente inspiradora de todas estas tragedias, las
Suplicantes
de
En Walter Jens, (ed.),
Die Bauformen der griechischen Tragodie,
Munich 1971,
pp.
321-346.
Es
un resumen de unil disertación anterior,
Die
Iilikwie als dramatische Form,
Bamberg 1967.
JHS
93,1973,
pp.
74-103.
 
28
FRANCISCO
RODR~GUEZ DRADOS
Esquilo y eso que, como se sabe, ya no se considera como la obramás antigua del poeta del Eleusis, sino que su fecha se ha rebajadoa un momento postcrior al
467.
Un estudio de los distintos tipos decomposición de las tragedias de suplica y de los precedentes litera-rios de varios de ellos, hace ver que Esquilo y sus
Suplicantes
no pue-den ser la única fuente; aunque puede ayudar, quizá, a hallar deriva-ciones de la misma obra.ero antes de entrar en este tema hemos de ocuparnos de otroque es previo: el del origen de este tipo de tragedias. Origen que novamos a vacilar en considerar secundario dentro de la historia deluso si hallaba ya cabidala pretragedia anteriorir, en celebraciones lírica tipo mimético y temain actores que recitaranibién allí había de serpor
fuerza
secundario.uralmente, nos movemos dentro de las ideas
expuestas
en
Fiesta, Comedia
y
Tragedia. Sobre los orígenes griegos delteatroJ.
A
este libro remitimos
de
una vez para siempre, para las
y
la ejemplificación.ues bien, en ese libro pueden hallarse los modelos de una serie
e
((unidades elementales)) de las piezas teatrales griegas en el am-plio y variado mundorito: se trata de unidades ya propias decomedia y tragedia, ya uno solo de estos géneros; en todo caso,en cada uno toman un nformación y un sentido diferente dentrode temas
y
formas totales diferentes. Nuestra idea es que los diversoselementos de origen ritual se han organizado en los géneros teatralesen torno a motivos «biográficos» (trágicos o cómicos).
Y
que esaorganización está centrada en el
agón,
en un principio un enfrenta-miento ritual que se daba en muchísimas fiestas variando en cuantoarticipantes (dos coros, individuo y coro, dos coros con dosjefes de coro, etc.; hombres y mujeres, jóvenes
y
viejos, etc.)
y
el sen-tido (persecución, e ulsión, traída del dios, enfrentamiento que ter-mina en boda, etc.) ste enfrentamiento era el único elemento indis-ensable en toda obra de teatro y seaptaba, naturalmente, a losersoi~ajes coros puestos en escena.ocede de festivales celebra-dos con periodicidad.ero junto al
agón
existen otros elementos rituales que se combi-nan variamente con
él:
los himnos cléticos o de celebración del
Barcelona 1972,
2."
ed.
Madrid 1983.
Trad.
inglesa
Festivul, Conlerly und Trugedy.
The
Greek
Origins
of
Theutre.
Leiden,
EJ.
Brill,
1975.
 
triurifo o de honor al dios; los trenos y ceremonias funerarias; lasceremonias hicrogisnicas y de boda; las canciones de escarnio de lacomedia; las mismas escenas de información con intervención de unmensajero.
Al
contrario del
agón,
que es puraincnte ritual (y sinduda también
la
escena de informacion en ciertos cultos), los demáselementos, aparte de ser ejecutados
periódicamente
en los festivales,lo eran también en ceremonias «únicas»: en tal o cual boda o cntie-rro o victoria, etc.
Y
lograron incorporarse desde pronto a la líricaliteraria. En cambio el
agón,
si excepluamos ciertas apariciones enla lírica popular, sólo coir el teatro entró en la gran literatura.Vemos, pues, que los elementos rituales quc, combinándose yponiéndose al servicio de esyucnias biográficos siempre renovados(las piezas compuestas por poetas dramáticos), crean el teatro pcrte-necen a dos categorías diferentes.
in
negar que las ceremonias
«hi-
cas» pueden haber influido, son las periódicas, las de los
festivales,
las decisivas en el
origen
del teatro.
Pues son
rniméticas:
agones,
trenos, bodas que sor1 interpretadas corno referidas a dioses
o
héroessiempre los mismos. No había más
q
cambiar la atribución
y
yaestaba dado el salto del rito al teatro. ues bien, la súplica (y quizáotros elementos más) pcrtenecen a un ercera categoría.ucs, efectivamente, la súplica aparecc en la vida griega en for-mas próximas a las del teatro
y
aparece también en la literatura des-dc IIomero. Veremos ejemplos, que trataremos de clasificar tipoló-ero la súplica no aparece en ningún ritual periódico,que sepamos: no era algo ejecutado todos los años con ayuda de Iíri-ca y coros miméticos en tales o cuales festivales, algo que pudieraa partir de aquí convertirse en teatro.entró en el teatro (o en el preteatro) hurio. Una «biografía» teatral de tipo tayuda de unidades originalmente rituales que se combinan entre
,
podía tener en la leyenda un momento de suplicirlo el poeta inspirándose en la gran literatura.sarriente había que imitar el ritual de
la
síiplicliteraria: son en definitiva idénticos, pueden verse los detalles eri eluiero decir esto. El mito presentaba un enfrentamiento entreArgos, con Danao
y
lasaides, y Egipto; y presentade las Danaides e hijos dto, la muerte de éstos, etc.ca previa de las Danaides al rey de Argos no era impressabemos que el mito la oSreciera: per podía tener interés para pre-sentar el planteamiento del conflicto.
i
Esquilo la presenta, con las

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->