Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Luis Gubler Díaz, La Historia del Caso

Luis Gubler Díaz, La Historia del Caso

Ratings: (0)|Views: 18,593|Likes:
Published by luisgublerdiaz
Nunca hubo una orden de detención emitida por algún Tribunal de Justicia en contra de Luis Gubler Díaz.
Nunca hubo una orden de detención emitida por algún Tribunal de Justicia en contra de Luis Gubler Díaz.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: luisgublerdiaz on Aug 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/20/2014

pdf

text

original

 
Luis Gubler Díaz, La Historia del Caso
 El “Caso Gubler” no fue un error policial; fue un intento deliberado de la Dictadura de Pinochet por tapar mediáticamente el asesinato de Tucapel Jimenez, donde la prensanacional fue deliberadamente manipulada a través de “trascendidos” e informaciones“extraoficiales” que terminarían siendo completamente falsas.o.- resumen
Mi padre don Luis Gubler Díaz fue secuestrado el día 26 de febrero de 1982, situación“regularizada” posteriormente a través de un Decreto Exento emitido por el Ministerio delInterior, escasas horas de ocurrido el asesinato del dirigente sindical Tucapel Jiménez. Laorden de apresar a mi padre -que disponía ser ejecutada al día siguiente de ese crimen atroz-fue comunicada desde Santiago la misma noche del asesinato de Tucapel Jimenez.
Nuncahubo una orden de detención emitida por algún Tribunal de Justicia en contra de mipadre.
Los Informes Balísticos de Expertos Militares excluían el uso del arma de mi padreen los crímenes por los que se le secuestró. El Informe Balístico de Investigaciones,invocado como justificación de la acción en contra de mi padre, fue “emitido” (fabricado) 5días
después
de su aprehensión, y contradecía el informe balístico ya emitido por el FBI.Bajo las disposiciones del régimen de emergencia constitucional mi padre fue recluido enun cuartel policial, torturado por 5 días seguidos, sometido a todo tipo de vejaciones,incluyendo aplicación de electricidad, golpizas, privación del sueño y alimentación,simulacros de fusilamiento, con el objeto de provocar su “confesión”.
Mi padre nuncaconfesó ningún crimen, a pesar de estas torturas.
Una vez entregado a los Tribunales deJusticia, y dada la inexistencia de pruebas, mi padre fue dejado en Libertad Incondicional por falta de méritos el día 8 de marzo de 1982, diez días después de su “publicitada”aprehensión. Los verdaderos culpables -funcionarios de carabineros Sagredo y ToppCollins- fueron entregados a la justicia por Carabineros, juzgados por los Tribunales deJusticia, condenados a la Pena de Muerte en sentencia revisada por la E. Corte Suprema yfusilados el 29 de Enero de 1985. Esta es la historia de la odisea de don Luis Gubler Díaz, basada principalmente en el expediente del caso y documentación de la época.
 
 
i.- introducción
.A partir del 30 de junio de 1980, día en que Emilio Martínez Riquelme fue atacado con unrevólver mientras se encontraba en el interior de su vehículo en la Avenida Sporting, yhasta el 31 de octubre del año siguiente, en que acontecieron los asesinatos de RoxanaVenegas Reyes y Jaime Ventura Córdova bajo el Puente Capuchinos, el país entero fueestremecido por una seguidilla de crímenes en la Quinta Región. Fueron 14 las víctimasinvolucradas en aquel emblemático caso policial conocido como “los crímenes de lossicópatas de Viña del Mar”.A raíz de estos impactantes hechos policiales se originó una investigación judicial radicadaen el Cuarto Juzgado del Crimen de Viña del Mar. Posteriormente, y debido a la alarma pública generada, la I. Corte de Apelaciones de Valparaíso nombró a Dinorah CamerattiRamos como Ministro en Visita, el 4 de marzo de 1982, quien al poco tiempo fuereemplazada en el cargo por Julio Torres Allú, designado por acuerdo del Pleno de la E.Corte Suprema el 12 de abril de 1982.A su vez, la superioridad de Investigaciones dispuso el 19 de noviembre de 1981 lacreación de un g
rupo especial
a cargo de las pesquisas, conocida como
“Brigada
 
Antisicópatas”,
 
al mando del inspector Nelson Lillo Merodio,
a la fecha Jefe de laComisaría de La Florida, e integrado por 24 funcionarios policiales (Oficio N° 1.695 deldirector de Investigaciones, que obra en el proceso judicial, agregado a fojas 1.232), que provenían de la Brigada de Homicidios de Santiago y Valparaíso, de la Brigada Especial deSantiago y de Comisarías de La Florida y Viña del Mar.
Nelson Lillo Merodio
venía de liderar el denominado
COVEMA
(Comando deVengadores Mártires), grupo responsable de la muerte del estudiante de la Escuela dePeriodismo de la Universidad Católica, Eduardo Jara Aravena, acontecida el 2 de agosto de1980, y de a lo menos 13 secuestros perpetrados en esa época. El detective Celso Quinteros,
 
en declaración jurada expresa: “El director de Investigaciones, general Baeza, elsubdirector Julio Rada y el comisario Nelson Lillo estuvieron directamente implicados en lacreación del COVEMA”. Señala, además: “Asimismo, nos dijo Opazo, que él sería el jefede este grupo junto con don Nelson Lillo, que era comisario de la Brigada de Asaltos”(Fortín Mapocho, 2 de diciembre de 1985).Poco se conocería hoy de las irregulares actividades policiales realizadas por la “BrigadaAntisicópatas” si no fuera por una monografía escrita por Marco Antonio Ramírez, uno desus detectives integrantes, titulada: “Viña del Mar…Una Pesadilla”. Este detallado relatocontempla elementos muy valiosos para efectos del esclarecimiento de los hechos a la luzde este escrito.El 14 de septiembre de 1981, una vez determinado el tipo de arma utilizada en losasesinatos (revólver calibre .38), el juzgado del crimen ordenó al Servicio deInvestigaciones “proceder al retiro y confiscación, por plazo determinado, de las armascortas, tipo revólver, de poder de sus legítimos dueños, con el fin de someterlas a peritaje yestudio” (Oficio N° 151 del 6 de mayo de 1982 del Prefecto de Valparaíso Inor OtsuVicencio al I. Ministro en Visita Julio Torres Allú). Agrega este oficio que “por loanteriormente expuesto se procedió al retiro paulatino de las armas calibre .38, marcas Colty Garate y Anitua, conforme al listado de armas solicitado previamente a la DirecciónGeneral de Reclutamiento y Movilización de las Fuerzas Armadas”. En cumplimiento deesta orden judicial, Investigaciones realizó las diligencias de obtener su presentación por  parte de todos los propietarios formalmente registrados e inscritos en los organismosoficiales, con la finalidad de efectuar los peritajes de proyectiles.Mi padre, Luis Gubler Díaz, era propietario de un revólver calibre .38, modeloDiamonBack, debidamente inscrito, por lo que estuvo entre quienes el mes de noviembrede 1981 recibieron ese requerimiento judicial, concurriendo de inmediato al cuartel policial.La Monografía de Ramírez Benavides, así lo consigna: “Personalmente (Luis Gubler) llevósu arma a la Comisaría de Viña del Mar y esperó mientras se disparó y le fue devuelta”(pág.16). Sin embargo, a las pocas semanas, mi padre fue contactado nuevamente por la

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->