Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Caridad, coraje y entrega: Mary Slessor 2

Caridad, coraje y entrega: Mary Slessor 2

Ratings: (0)|Views: 1 |Likes:
Published by Patricia Díaz
Conoce la vida de la misionera escocesa Mary Slessor, quien se internó en las selvas africanas para ayudar a las tribus más alejadas.
Conoce la vida de la misionera escocesa Mary Slessor, quien se internó en las selvas africanas para ayudar a las tribus más alejadas.

More info:

Published by: Patricia Díaz on Aug 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/18/2014

pdf

text

original

 
Caridad, coraje y entrega: Mary Slessor Parte IIPor: Patricia Díaz Terés
“Dame, Señor, coraje y alegría para escalar la cumbre de este día”.
Jorge Luis Borges
Muy diversos propósitos arrastraron a hombres y mujeres al Continente Negro durante el sigloXIX, y mientras algunos fueron motivados por afanes puramente científicos o llevados por el espírituaventurero, otros más como la escocesa
Mary Slessor 
, sintieron el llamado para hacer el bien entreaquellos seres humanos que eran sometidos por la superstición y las bárbaras costumbres queprevalecían entre las tribus olvidadas de las selvas africanas.Para hacer frente a tan temible tarea hacía falta un espíritu fuerte, pero también alegre, ya que
Mary Slessor 
se distanció bastante del estereotipo de las misioneras de apacible carácter entregadaspor completo a la oración y la educación más o menos formal de las tribus nativas. Por el contrario,nuestra dama tenía una férrea voluntad que la llevó a despreciar su comodidad y en muchas ocasionessu propia salud, con la finalidad de poder ejercer una influencia real entre aquellos pueblos. Así,
Mary
 tuvo su primer contacto con el que sería su hogar durante el resto de su vida, desde la cubierta de undestartalado navío llamado
Ethiopia
, desde el cual vio cómo las costas africanas variaban desde elblanco deslumbrante de las playas de
Costa de Oro
, hasta el gris verdoso de los nauseabundospantanos de Calabar (Nigeria), que era su verdadero destino.El territorio africano recibió entonces a la misionera con un calor aplastante y una humedadasfixiante, los cuales abrumaron sus sentidos desde que puso pie en
Duke Town
, territorio que tan solocuatro décadas antes había sido base para los barcos negreros dedicados al nefando tráfico deesclavos, mismo que para el año en que
Mary
partió del puerto de Liverpool,
1876,
había sido yaprohibido y sustituido por el comercio de aceite de palma.
Mission Hill
, sitio dirigido por el matrimonio
Anderson
, fue pues el lugar en el que residió
Mary
 a su llegada a
Calabar 
, situándose la estación misionera en lo alto de una colina donde habíanseconstruido una escuela y una iglesia rodeadas de hermosos jardines con cuidados huertos. En lashabitaciones de la casa principal,
Mami 
Anderson
explicó a la recién llegada que en las tribus vecinasse llevaban a cabo brutales costumbres como el asesinato de los gemelos –se consideraba unacontecimiento prácticamente infernal, debiéndose eliminar con presteza a los recién nacidos, a quienesarrancaban del seno de sus horrorizadas madres, quienes a su vez eran exiliadas y apartadas de lacomunidad, como portadoras de un mal superior-, así como crueles castigos físicos a los que eransometidas las mujeres –abatidas hasta el extremo por sus esposos o amos- por nimias faltas; a la vezque la impartición de justicia –el veredicto de inocencia o culpabilidad por diversos crímenes- estabasupeditada a bárbaros actos como el envenenamiento o el empleo de aceite hirviendo sobre lospresuntos malhechores. Ahora bien, la visión de
Mary Slessor 
sobre las situaciones que le fueron descritas por suanfitriona fue más bien crítica, de modo que lejos de angustiarse o asustarse, firmemente decidió queharía cuanto estuviera en su mano para erradicar tan espantosas acciones. Siendo consciente de quemuy pocos nativos habían abrazado la fe cristiana –entre los cuales se encontraba el hijo del rey nativo
Eyo Honesty
-, y conociendo que esta conversión era obstaculizada por costumbres prohibidas para loscristianos como la poligamia o la esclavitud doméstica, mismas que los indígenas no deseabanabandonar, determinó que primero era necesario conocer la forma de vida y pensamiento de aquellos aquienes deseaba salvar. Para ello, se impuso la tarea de visitar aldea por aldea y vivienda por vivienda,encontrando en muchas de ellas que lo que prevalecía era el gusto por el alcohol traído por loseuropeos, especialmente la ginebra, de la cual encontraba multitud de envases vacíos que compartíanel piso de las chozas con calaveras humanas y amuletos mágicos.Pero a
Slessor 
le resultaba complicada la convivencia con los nativos al desconocer su idioma,por lo que otra de sus metas primarias fue aprender la lengua local, el
efik
, en la escuela de
MissionHill
, empresa en la que progresó rápidamente. Asimismo, deseaba conocer los caminos y ser capaz deexplorar el territorio por cuenta propia, por lo que cuando salía de “excursión”, solía trepar sinmiramientos a los árboles para poder apreciar de mejor manera cuanto le rodeaba, ante la miradaestupefacta de sus guías, quienes no estaban acostumbrados a observar tal conducta en una damaeuropea, que seguramente hubiera acarreado la reprobación absoluta de sus congéneres victorianas.Las injusticias sufridas por los más débiles en las tribus africanas llenaban casi la totalidad delos pensamientos de
Mary
, pero también se hallaba genuinamente preocupada por la familia que había

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->