Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Movimientos Sociales. Touraine a.

Los Movimientos Sociales. Touraine a.

Ratings: (0)|Views: 54 |Likes:

More info:

Published by: Juan Daviid Ryusakii on Aug 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/10/2013

pdf

text

original

 
Alain Touraine
R
EVISTA
C
OLOMBIANA
D
E
S
OCIOLO
g
ÍA
ISSN 0120-159XNº 27
.
2006pp. 255-278
○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○○ 
Los movimientos sociales
Una nueva propuesta
Hasta el pensamiento social más alejado de la idea de lucha de clases también hacereferencia a la idea de conflicto. Los liberales ven en todas partes la competencia y la lucha por la supervivencia, otros dan mayor importancia al estado, a las relacionesinternacionales y a la guerra; finalmente, otros insisten sobre los valores de una comu-nidad, donde sus opositores necesariamente son desconocidos que amenazan desdeafuera o desde adentro. Pero la elección esencial consiste en situar el conflicto en lasfronteras de la sociedad o al contrario, en su corazón, articulando las relaciones socia-les más fundamentales. Contra la primera orientación, yo mantengo que el campocultural, la historicidad de una sociedad es el lugar de los conflictos más importantes.La sociedad es producción conflictiva de ella misma.La idea de conflicto, debe preferirse
 
la de movimiento social. El campo dehistoricidad es el conjunto formado por los actores sociales y por el
 
enjeu
1
de susluchas, que es la historicidad de ellas mismas.
 El movimiento social es la conductacolectiva organizada de un actor luchando contra su adversario por la dirección so-cial de la historicidad en una colectividad concreta.
No se deben separar jamás lasorientaciones culturales y el conflicto social; esto no ha sido posible en las socie-dades pasadas
.
La separación del orden social y del orden metasocial siempre ha 
1
N. de T. Término central de la teoría de Touraine, el
enjeu
de un juego o una lucha es ‘’loque está en juego’’, aquello por lo que se juega o se lucha; como no hay término exacto enespañol que corresponda al francés –y al uso que Touraine le da– lo hemos traducido, enfunción del contexto, por “apuesta’’, “objetivo’’.
 
256R
EVISTA
C
OLOMBIANA
 
DE
S
OCIOLO
g
ÍA
traído consigo un conflicto, situado al interior de la vida social, y de un campo cultural,situado en la base de los conflictos. Las prácticas fueron reconocidas como conflictivas;los valores o las tendencias no podían serlo. Y entre las prácticas y el orden metasocial,separando el conflicto y el sentido, predomina el conflicto, cuando lo nombramos así, ola lucha, cuando preferimos denotarla de ese modo.El pensamiento social y la acción política revolucionaria de la época industrial fuerondominados por esa separación y, en consecuencia, los movimientos sociales no podíanaparecer como los actores principales de la sociedad. Para Lenin, por ejemplo, el movi-miento sindicalista estaba definido como un simple actor económico, subordinado a lacción y a la teoría política. Yo escribo para reestructurar completamente el análisissociológico alrededor de esta nueva idea: el movimiento social. Estas frases pueden asom-brar. En caso de que nuestra historia y nuestro pensamiento social hayan estado pormucho tiempo dominados por el movimiento obrero, por la teoría de lucha de clases,por la experiencia de huelgas, del sindicalismo y de los partidos revolucionarios, ¿Cómopretender que la idea de movimiento social estaba ausente de la sociedad industrial? Porcierto, yo reconozco que en las doctrinas sobre el movimiento obrero el antecedentemás directo a la idea de movimiento social, y quiero que mi propio esfuerzo prolongueel pensamiento del siglo pasado al mismo tiempo que se separe de él. Pero es a partir deestas diferencias que se debe comenzar.La representación de los movimientos sociales que nos ha legado la sociedad indus-trial es la siguiente: una dominación impuesta por leyes, unas creencias, un régimenpolítico, al igual que un sistema económico; la gente los sigue pero se revela contra elloscuando amenazan su existencia física y cultural. Este levantamiento no es solamentedefensivo, sino que prepara también el porvenir, porque hace estallar las contradiccio-nes del orden social y destruir las barreras impuestas por el interés particular, el progresogeneral y natural de la sociedad. Tal visión, que se opone a la idea de movimiento social,la defino sobre dos puntos esenciales. En primer lugar, ésta jamás introduce la imagen deun actor histórico guiado por orientaciones normativas, por un proyecto, es decir, unllamado a la historicidad. El actor popular no es más que la expresión de las contradic-ciones sociales o el portador de fuerzas naturales; él no es un actor social. Es por estemotivo que el estudio del movimiento obrero ha sido más una descripción historiográfica,reconocido sobre todo por el sistema capitalista, después de sus fluctuaciones hasta suscontradicciones generales y la tendencia a la agravación de las mismas.A lo largo de las últimas décadas, la institucionalización de los conflictos industrialesen los grandes países capitalistas y la importancia extrema de las luchas nacionales, de lastentativas revolucionarias y de los golpes de estado contrarrevolucionarios en las socie-dades dependientes han acentuado esta tendencia. En América Latina, por ejemplo, elanálisis social ha estado dominado por el estudio del sistema capitalista mundial, o deuna manera más estrecha, del intercambio desigual; los actores sociales populares al
 
257
LAIN
T
OURAINE
interior de sus sociedades aparecen como desintegrados, atropellados o alineados poresta dominación que viene del exterior. Es cierto que un movimiento popular no es unhéroe armado, cabalgando a la cabeza de un ejército sobre un campo de batalla en dondelos adversarios se oponen con armas iguales; también es cierto que la dominación des-compone la capacidad de acción y de organización del dominado. Pero debe reconocer-se, en primer lugar, la existencia de una acción orientada por una clase que no es dominada solamente, sino que participa de un campo histórico, que lucha por el control y la reapropiación del conocimiento, las inversiones y el modelo cultural que la clase diri-gente ha identificado para sus propios intereses.En segundo lugar, las conductas colectivas reconocidas por el pensamiento social dela época industrial son definidas histórica o naturalmente. Sus sentidos no se encuentranen la sociedad presente pero sí en la del porvenir. El movimiento obrero no es solamenteanticapitalista, también prepara para una sociedad socialista que sucederá a la sociedadcapitalista, y esta sociedad está definida más por su desenvolvimiento de las fuerzasproductivas que como un proyecto social. No es sólo la historia la que debe interpretarla lucha obrera como preparación de una sociedad socialista, pero aquélla es vista comoun agente político que puede dar vida a una sociedad más acorde con el estado de lasfuerzas de producción. La separación de las prácticas sociales y del orden metasocial ha ubicado al sentido de las grandes luchas a otro nivel diferente al de la acción, haciendoimposible pensar la sociedad en términos de movimientos sociales. En particular, esimposible desde este pensamiento social clásico analizar con sus conceptos la acción delos dominantes y de aquellos que son dominados.Hablar de la burguesía remite a analizar los derechos y la evolución del sistema capitalista, mientras que el estudio de la clase obrera es, por el contrario, una defensa material o una rebelión global. Lo que me impresiona, tal como a todos aquellos quehablan de movimiento social, es la torpeza/ligereza de querer implementar esta idea a lasclases dirigentes, al mismo tiempo que a las clases populares. Esto había sido ya empren-dido por Weber, mas tarde por Schumpeter y por unas historias de la industrialización;pero es por esta contrariedad que a menudo se otorga la preferencia al estudio del sistema capitalista sobre el de la acción industrializada y dominadora de la clase dirigente.Reconozco que este libro no será orientado sólo hacia el estudio de los movimientospopulares y que ese desequilibro es peligroso.
 
El camino que propongo sólo podrá ser verdaderamente entendido y juzgado cuando hayan sido también explicadas las clasesdirigentes. Es decir, cuando se haya reinterpretado en términos de acción social y enparticular de acción de clases, aquello que se presenta en general como lógica de unsistema y que no recurre a analizar las conductas de los dirigentes que tienen la idea deuna voluntad permanente y soberana de maximizar el beneficio, hipótesis en donde la pobreza estalla cuando intenta comprender las políticas económicas o las lógicas de unempresa.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->