Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Extracto de Cress (Crónicas Lunares III) de Marissa Meyer

Extracto de Cress (Crónicas Lunares III) de Marissa Meyer

Ratings: (0)|Views: 1,089|Likes:
Published by Yashube de Khino
Extracto del tercer y nuevo libro de Marissa Meyer, Cress, de la saga Crónicas Lunares. Revelado por USA Today.
NO lo he escrito yo, me he limitado a traducirlo para que aquellas personas que no hablen inglés puedan también leerlo.
SINOPSIS: En el tercer libro de la saga bestseller Crónicas Lunares, Cinder y el Capitán Thorne son fugitivos, con Scarlet y Lobo a remolque. Juntos, conspiran para derrocar a la Reina Levana y su ejército. Su única esperanza recae en Cress, quien ha estado encerrada en un satélite desde su infancia con sus ordenadores como única compañía. Todo ese tiempo frente a las pantallas ha hecho de Cress una hacker excelente – desafortunadamente, acaba de recibir órdenes de Levana para que rastree a Cinder y a su apuesto cómplice. Cuando un atrevido rescate fracasa, el grupo es separado. Cress tiene por fin su libertad, pero viene a un precio muy alto. Mientras tanto, la Reina Levana no permitirá que nada detenga su matrimonio con el Emperador Kai. Cress, Scarlet y Cinder quizás no se hayan alistado para salvar el mundo, pero tal vez sean las únicas que puedan hacerlo.
Extracto del tercer y nuevo libro de Marissa Meyer, Cress, de la saga Crónicas Lunares. Revelado por USA Today.
NO lo he escrito yo, me he limitado a traducirlo para que aquellas personas que no hablen inglés puedan también leerlo.
SINOPSIS: En el tercer libro de la saga bestseller Crónicas Lunares, Cinder y el Capitán Thorne son fugitivos, con Scarlet y Lobo a remolque. Juntos, conspiran para derrocar a la Reina Levana y su ejército. Su única esperanza recae en Cress, quien ha estado encerrada en un satélite desde su infancia con sus ordenadores como única compañía. Todo ese tiempo frente a las pantallas ha hecho de Cress una hacker excelente – desafortunadamente, acaba de recibir órdenes de Levana para que rastree a Cinder y a su apuesto cómplice. Cuando un atrevido rescate fracasa, el grupo es separado. Cress tiene por fin su libertad, pero viene a un precio muy alto. Mientras tanto, la Reina Levana no permitirá que nada detenga su matrimonio con el Emperador Kai. Cress, Scarlet y Cinder quizás no se hayan alistado para salvar el mundo, pero tal vez sean las únicas que puedan hacerlo.

More info:

Published by: Yashube de Khino on Aug 19, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2013

pdf

text

original

 
 
 
 
-PANTALLA CUATRO
 –
DIJO CRESS, ENTRECERRANDO los ojos ante la cuadrículade iconos.-
High Jack 
 
a… D5.
 Sin esperar a que el bufón animado diera volteretas hasta su nuevo espacio,volvió su atención hacia el siguiente juego.-Pantalla cinco. Reclama los rubíes y las dagas. Descarta las coronas.La pantalla brilló, pero ella ya había avanzado.-Pantalla seis.
 –
Hizo una pausa, masticando las puntas de su cabello. Doce hilerasde números llenaban la pantalla, algunos espacios dejados en blanco, otros teñidos concolores y estampados. Después de que su cerebro girara en torno a una ecuación queno estaba segura de haber podido realizar una segunda vez, el rompecabezas seencendió ante ella, la solución tan clara como la salida de la luna sobre la Tierra-. 3A,inserta amarillo 4. 7B es negro 16. 9G es negro 20.La cuadrícula se esfumó, sustituida por una cantante de la segunda eradesmayándose junto al micrófono, la audiencia aumentando los aplausos.-Enhorabuena, Hermana Mayor
 –
dijo la pequeña Cress-. ¡Has ganado!La victoria de Cress duró poco. Giró sobre su lado y volvió a evaluar el primer juego. Ver el movimiento que la pequeña Cress había hecho desde su último turnosofocó su orgullo. Se había respaldado en un rincón.-Pantalla uno
 –
murmuró, dejando caer su cabello sobre un hombro y anudandoinconscientemente las puntas humedecidas entre sus dedos. Cinco nudos más tarde, suvictoria en la pantalla seis había sido olvidada. La pequeña Cress iba a ganar esta vez.Suspiró y efectuó el mejor movimiento que pudo, pero fue inmediatamenteseguido del rey de la pequeña Cress moviéndose hasta el centro del laberinto
 
 
holográfico y reivindicando el cáliz de oro. Un bufón riéndose apareció, engullendo elresto del tablero.Cress gruñó y se apartó el pelo del cuello, esperando la tarea que su yo más jovenseleccionaría al azar para ella.-¡Gané!
 –
dijo la pequeña Cress una vez el holograma hubo desaparecido alinterior de la pantalla. Los otros juegos se bloquearon automáticamente-. Ahora medebes diez minutos de baile
country-western
en línea, tal y como está guiado en elsiguiente vídeo, seguidos de treinta sentadillas. ¡Comencemos!Cress puso los ojos en blanco, deseando no haber sido tan despabilada cuandohabía grabado la voz. Pero hizo lo que le había dicho, deslizándose de la cama mientrasun hombre bigotudo con un sombrero grande aparecía en las pantallas, sus pulgaresenganchados en las trabillas del pantalón.Un par de años atrás, al darse cuenta de que su alojamiento le ofrecía pocasoportunidades para mantenerse activa, a Cress le había dado por su estado físico. Habíainstalado todos los juegos con un programa que elegía una serie de actividades físicas,las cuales se exigiría que realizara cada vez que perdiera. A pesar de que a menudo sehabía arrepentido del programa, sí que la ayudaba a no convertirse en un trozo decemento pegado a su silla, y disfrutaba bastante con las rutinas de baile y yoga. Aunqueno deseaba con mucho interés que llegaran esas sentadillas.Justo cuando el tañido de una guitarra anunciaba el comienzo del baile, unestridente repicar de campanas retrasó lo inevitable. Con los pulgares enganchados enlas trabillas imaginarias del pantalón, Cress miró a las pantallas de su alrededor.-
Pequeña Cress, ¿qué…?
 -Hemos recibido una petición de enlace de comunicación directa con UsuarioDesconocido: Mecánico.Se le revolvieron las entrañas como si acabara de hacer una voltereta hacia atrás.Mecánico.Con una grito, se medio tropezó, medio cayó hacia la pantalla más pequeña,pulsando con impaciencia el código de anulación de la actividad física, comprobó elservidor de seguridad y los ajustes de privacidad, y lo vio. Una petición de D-COMM, yla más inocente de las preguntas.¿ A C E P T A R ?Con la boca seca, Cress se alisó con ambas manos el cabello.-¡Sí! ¡Aceptar!
La ventana se desvaneció, sustituida por la negrura, y luego…
 
Y luego…
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->