Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
21Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Farabeuf

Farabeuf

Ratings: (0)|Views: 822|Likes:
Published by Hugo Blumenthal

More info:

Published by: Hugo Blumenthal on Jun 09, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/22/2014

pdf

text

original

 
FARABEUF, O LA CRÓNICA DE UN INSTANTE
por Hugo Blumenthal
INTRODUCCION
 Farabeuf 
, Georges Bataille, Nouveau Roman: tres nombres en donde se asocia a Salvador Elizondo: como autor de una obra o texto al que subtituló
Crónica de un instante
, como“heredero de un pensamiento”, que se pone de manifiesto en
 Farabeuf 
, en sus ensayos (y en sutraducción de
Madame Edwarda
en 1973), y como influenciado por un experimentalismo quevería su máxima expresión en aquel tercer nombre. Los nombres, claro está, no se agotan allí, pero aquí nos van a interesar particularmente estos tres; no tanto para demostrar una influenciade los dos últimos sobre el primero, sino más bien para crear una máquina de lectura que permitaleer el texto a un nivel más acorde como desde el que se ha originado.Como el resto de la obra de Elizondo (la que tiene una gran coherencia, una preocupaciónconstante por el erotismo y la escritura),
 Farabeuf 
puede ser utilizada bien como complementode otros nombres (complemento en el sentido de la literatura en general) como obra particular que puede servirse de esos otros nombres para su mejor comprensión y para su lectura. Lecturaque la critica tradicional latinoamericana parece que aún no ha podido realizar.
 Farabeuf 
se publicó en 1965, y a pesar de los años, a 1990 aún se seguían produciendo, si se producían,críticas basadas en lecturas muy pobres (aunque no erróneas, pues
 Farabeuf 
permite cantidad delecturas validas) o simples indicaciones en artículos generales. Lecturas todas que prácticamentemantienen el texto virgen.La máquina crítica que intentaré construir constará de dos partes: de una teoría de la escrituraelizondiana, como de un contenido “ideológico” que promueve la “historia” al interior de laescritura. Forma y contenido, aparentemente; pero, como se verá, íntimamente ligados entre sí.Tomo este orden por la claridad –y comodidad– que permite.Por último, aclaro el sentido que tiene para mi lo que doy en llamar máquina crítica–máquinade lectura, que no se trata de un ensayo con otro nombre. Al contrario del ensayo aquí no haytema más que la obra misma como totalidad. No hay tampoco autor sino un mecánico textual,que utiliza diferentes piezas –textos para la construcción de una máquina que funcione: que sitúey haga leer el texto en el nivel que cree le corresponde. Claro que se interviene y se escribenideas de las cuales no se está ni medio seguro de donde puedan haber surgido y se selecciona y secritica[...] pero sólo por esas funciones, y el trabajo invertido en la construcción de esta máquinatextual, merece su “escriptor” algún crédito.
Hugo Blumenthal © 20061
 
I. LA DRAMATIZACION DE UN IDEOGRAMA
Asistes a la dramatización de un ideograma; aquí se representa un signo [...] elsignificado (de esa palabra) es una emoción incomprensible e indescifrable. Nadamás que una sensación a la que las palabras le son insuficientes. (P. 132)
1
Ese hombre parece estar absorto por un goce supremo [...] Las sensaciones forman entorno a él un círculo que [...] donde termina, empieza, (por eso hay un punto en elque el dolor y el placer se confunden) [...] De esta imagen se puede deducir toda lahistoria. Se trata de un símbolo [...] En esa imagen yace oculta la clave [...] (P. 145)La disposición de los verdugos es lade un hexágono que se desarrolla en el espacioen torno a un eje [...] Es también la representación equívoca de un ideograma chino[...] (P. 149)Constantemente Salvador Elizondo nos da las claves para una interpretación de su texto, para lamejor comprensión de este texto cuya “forma” particular a simple vista parece gratuita.Precisemos: su fragmentación, su distribución, y su escritura a fin de cuentas. En este caso no podía ser más claro, aunque no pudiera decirlo tan claramente hasta el capitulo séptimo. Deentrada –sin la previa experiencia que va creando el interés del lector– no se podría comprender la importancia de estas declaraciones. Elizondo nos da una exacta definición de lo que es la obramisma: en esta: la representación casi teatral, o la puesta en escena por la literatura, por suficción, de un ideograma chino, de un signo, ligado a la muerte, y a la experiencia imposible que propone la muerte (imposible puesto que, por tratarse de una experiencia que está más allá de larazón, no se puede aprehender por el lenguaje tomado en su utilidad). Ideograma que –comofigura– puede verse también más o menos en cualquier figura parecida, como en la fotografía delsupliciado, cuya imagen encaja y representa además la muerte en proceso (supuestamente estomada en el momento mismo de su muerte) junto con la apariencia de una plenitud intensa de sucontrario, la vida. Y de la fotografía a su vez resultará la historia al interior del texto que será la búsqueda de una actualización del suplicio en el cuerpo de “los amantes”.Como hace notar Severo Sarduy, aquí podríamos estar ante un intento de realización y deruptura de la metáfora que representa todo signo.
2
Realización por la actualización de sucontenido, y ruptura por su exceso significativo (p. ej. el libro como definición de un signo).
3
 Pero también de mostrar “[...] el fundamento real que se esconde bajo toda señal de la realidad primera del lenguaje ideogramático, probar que todo significante no es más que cifra, teatro,escritura de una idea, es decir, ideo–grama.”
4
Y que es posible producir una especie de psicoanálisis de los ideogramas, como un sacudimiento del significante, que permitiría encontrar su soporte o idea (lo que representa, no su significado).
Hugo Blumenthal © 20062
1
 
Las citas seguidas de un simple número de página entre paréntesis corresponden a Salvador Elizondo,
 Farabeuf ola crónica de un instante,
2a ed. México: Joaquín Mortiz, 1967. Cualquier otra procedencia será indicada.
2
Severo Sarduy, “Del yin al yang.”
 Escrito sobre un cuerpo.
Buenos Aires: Sudamericana, 1969. P. 28.
3
 
Por hacer una comparación, pues no se trata aquí de significado. Cf. Jean–Louis Baudry. “Escritura, ficción,ideología.”
Teoría de Conjunto.
P. 158 y nota.
4
 
Sarduy.
Op cit.
P. 30.
 
 Escritura – suplicio – cirugía
Por otra parte esta escritura, tomada en su fragmentación, recibe otra justificación, fuera delsentido de la obra misma como totalidad que construye. “Justificación” otorgada por la analogíaentre la labor del escritor y la del médico cirujano (y en cierta forma también la de los verdugoschinos a la que se nos hace asistir), analogía constante en la obra de Salvador Elizondo hasta el punto de construir historias aptas a la metáfora en tal sentido. En Farabeuf es clara la relaciónentre los verdugos y el torturado como una relación similar a la del médico con sus pacientes.Del suplicio se nos dice que es una forma de escritura (P. 132).
5
En esta relación, “[...] la pluma–cuchillo–bisturí (o escalpelo) va haciendo incisiones o tajosque a su paso dejan sangre –tinta (escritura).”
6
Cortes que ponen al descubierto el cuerpo de lanovela (no tanto el interior de los personajes) y que a su vez crea su cuerpo revelándolo mediante“los trazos–heridas que la pluma deja sobre el papel. La operación se lleva a cabo en el quirófanoo en el anfiteatro” (que sería algo así como el libro) en el que hay espectadores (lectores).”
7
Así,será el médico cirujano (no tanto el verdugo, pues aquel aplica el filo de la cuchilla sin método)el equivalente del escritor, y la página en blanco (tanto material como “psíquica”, de la historia ola novela) el del cuerpo sobre el que se aplica.Sin embargo los cortes –como la escritura– no deben verse tan sólo en su mínima expresión,como el trazado de las líneas que conforman las letras, las palabras o las frases. Los cortesademás deben ser vistos en el sentidode la escritura, tomando la escritura en su dimensión real(tal como fue definida por Barthes en
 El grado cero de la escritura
y en
 La escritura y ladiferencia
de Derrida, entre otros).
8
Escritura no se refiere simplemente al acto básico de escribir materialmente una letra tras otra sino que incluye además toda la obra (textos), y todos los textosque se inscriben en la obra como función paragrámatica (Kristeva). Ahí es donde se revela laimportancia de la metáfora elizondiana. El corte debe ser visto en su función textual, que serealiza en la fragmentación del cuerpo de la novela clásica. Los cortes forman y ayudan a lamaterialización visual de textos al interior de la obra o novela (que a su vez es otro texto), textosque han de ser leídos unos en relación con los otros y no linealmente (lectura tradicional) oexclusivamente (como conjunto cerrado y aislado).Siendo así, la escritura propiamente no produce texto sino que es el cuerpo mismo “[...] quesurge de una labor profesional de un escritor–cirujano que corta y sutura” –como apuntaría lacrítica mexicana Graciela Gliemmo.
9
La novela se construye “[...] exhibiendo un cuerpo textual
Hugo Blumenthal © 20063
5
Igualmente en
 El grafógrafo
, su tercera novela, se encuentran “[...] algunos instrumentos metálicos que alguienhabía dejado sobre la mesilla –[que] brillan como la punta de un lápiz– [...] [que] hacen pensar que se trata de unquirófano infame o de un anfiteatro [...]” Citado por Rolando J. Romero, “Ficción e historia en Farabeuf.”
 Revista Iberoamericana.
Vol. 56. No. 151. 1990. P. 409n.
6
Romero.
Op cit.
P. 408. Aquí yo también ejerzo la profesión de cirujano. Me veo obligado a cortar eltejidodefectuoso y a reemplazarlo por uno sano, que yo mismo fabrico.
7
 
 Ibid 
, p. 408.
8
Roland Barthes: “[...]la escritura es un acto de solidaridad histórica[...] es una función: es la relación entre lacreación y la sociedad, el lenguaje literario transformado por su destino social, la forma captada en su intenciónhumana y unida así a las grandes crisis de la Historia.”
 El grado cero de la escritura.
México: siglo xxi, 1992. P. 22.Maurice Blanchot: “La escritura es el conjunto de ritos, el ceremonial evidente o discreto por donde,independientemente de lo que se desea expresar y de la manera como se expresa, se anuncia ese acontecimientosegún el cual lo que se escribe pertenece a la literatura, el que lo lee, lee literatura.”
 El libro que vendrá.
Caracas:Monte Avila, 1992. P. 231. Jacques Derrida: “La escritura es el desenlace como descenso fuera de sí en sí, delsentido: metáfora–para–otro–a–la–vista–de–otro–aquí–abajo, metáfora como metafísica donde el ser tiene queocultarse si se quiere que aparezca lo otro.”
 La escritura y la diferencia.
Barcelona: Anthropos, 1989. P. 46.
9
Graciela Gliemmo, “La inscripción de una escritura: Georges Bataille en América Latina.”
 Revista Universidad de Antioquia.
Vol. 63. No. 232. 1993. P. 49.

Activity (21)

You've already reviewed this. Edit your review.
Fanny Esquivel liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Holder Dangrel liked this
saskia_88 liked this
maciasyoon liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->