Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Jensen - Escala local e Historia.pdf

Jensen - Escala local e Historia.pdf

Ratings: (0)|Views: 4 |Likes:
Published by hjmerele

More info:

Published by: hjmerele on Aug 27, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/27/2013

pdf

text

original

 
1426
-
 XIV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles
DIÁLOGOS ENTRE LA HISTORIALOCAL Y LA HISTORIA RECIENTEEN ARGENTINA. BAHÍA BLANCADURANTE LA ÚLTIMA DICTADURAMILITAR
Silvina JensenUniversidad Nacional del SurArgentina
Esta ponencia intenta pensar qué posibilidades y qué aportespueden hacerse a la investigación del pasado reciente desdela Historia Local y Regional, asumiendo, por una parte, queestas últimas acreditan una larga tradición en el país y que hanacompañado el desarrollo de la Historia desde su constitucióncomo ciencia y por la otra, que muy lentamente van apareciendocapítulos locales o regionales sobre historia el pasado recienteargentino.
Introducción
En la última década, la preocupación por el pasado reciente ha concitadola atención de los historiadores argentinos. Más allá de la discusiónplanteada acerca de si se trata simplemente de una moda o si asistimosa la estructuración de un nuevo campo de estudios con un régimen dehistoricidad peculiar – aquel que implica el diálogo y por lo mismo lacoetaneidad entre el historiador y los protagonistas/testigos del procesohistórico –, lo cierto es que la multiplicación de investigaciones, laaparición de revistas y la organización de redes de pesquisadores sobreel tiempo presente, obliga a preguntarse sobre sus potencialidades y susaportes a la escritura de la Historia Argentina. Esta ponencia intenta
 
Congreso Internacional 1810-2010: 200 años de Iberoamérica -
1427
pensar qué posibilidades y qué aportes pueden hacerse a la investigacióndel pasado reciente desde la Historia Local y Regional, asumiendo, poruna parte, que estas últimas acreditan una larga tradición en el país yque han acompañado el desarrollo de la Historia desde su constitucióncomo ciencia y por la otra, que muy lentamente van apareciendo capítuloslocales o regionales sobre historia el pasado reciente argentino.El trabajo consta de tres partes. La primera que revisa los aportesteórico-metodológicos de la nueva Historia Regional y Local en Argentina.La segunda que interroga las formas de entender lo local en la producciónque hoy se está escribiendo sobre el pasado reciente argentino. Y latercera que piensa en torno a un caso, el de Bahía Blanca en los años ´70,cómo lo local puede contribuir a una historia más compleja del pasadodictatorial escrito en clave pretendidamente nacional, aunque muchasveces encerrando una «perspectiva porteñocéntrica».
De la Historia de/sobre las regiones al estudio deprocesos históricos localizados
Desde el siglo XIX, en Europa y Latinoamérica, escribir Historia ha sidoreconstruir el pasado de los estados nacionales. Si la autonomizacióndel saber histórico de los poderes fácticos y su elevación a la condiciónde sustrato laico del Estado, hicieron que la Historia con mayúsculasfuera nacional, no es menos cierto que esa Historia era poco más queel relato de un centro político-económico. La historiografía argentinadecimonónica da cabal cuenta de este proceso. Así como la sociedad delaluvión inmigratorio de la década del ochenta del siglo XIX distaba muchode identificarse con el Estado en construcción y la nación emergente y lasrutas comerciales lejos de constituir un mercado auténticamente nacionaldibujaban un esquema radial con epicentro en la capital del país, delmismo modo la Historia denominada argentina no iba más allá de unaperspectiva «porteñocéntrica».En el siglo XIX, mientras la Historia legítima era la de referencianacional-estatal, por fuera de la Academia proliferaba un género menor,el de las monografías sobre ciudades o regiones. Ya por entonces, elterritorio de las unidades menores al Estado fue considerado patrimoniode investigadores jóvenes, en formación, recolectores de curiosidades,anticuarios e incluso aficionados cuya única tarea consistía en realizardescripciones pormenorizadas que sirvieran a una ulterior síntesisexplicativa que quedaba en manos de los historiadores de la Nación. En elcaso de Argentina, hablar de Historia de/sobre las regiones ha implicado enprincipio la historia de las provincias históricas y luego la de los antiguosterritorios nacionales, Patagonia y Noreste (Chaco-Formosa-Misiones).
 
1428
-
 XIV Encuentro de Latinoamericanistas Españoles
En tal sentido, su referencia han sido los «espacios extrampampeanos»y sus primeras formas, la de unidades político-administrativas menoresque el Estado nacional y más amplias que una localidad (las provincias)y /o espacios geográficos recortados de antemano y definidos por laenumeración de características físicas o naturales.La minusvaloración del estudio sobre unidades territoriales máspequeñas que el Estado nacional tiene en la historiografía occidentalraíces más profundas. Desde el nacimiento de la Historia en Grecia en elsiglo V a.C., Heródoto y Tucídides dejaron en claro que tanto la biografíacomo la Historia Local eran formas espurias frente a la verdadera Historiacentrada en el pasado próximo, testigo del cambio que encarnaban guerrasexteriores y revoluciones políticas que afectaban a vastos territorios yculturas. Para los griegos, la Historia local o de las ciudades no podíaaportar conocimiento verdadero y útil y por el contrario estaba viciadade prejuicios, temores y apetencias personales. Preocupada por registrarla continuidad institucional y la cotidianeidad y por describir mitos,costumbres y tradiciones en su peculiaridad, su valor se reducía a encenderel amor a lo propio y conservar el statu quo.Los historiadores se acercaron a la reflexión espacial de la mano dela Geografía y en tal sentido desde finales del siglo XIX hasta hoy se hannutrido de una heterogeneidad de corrientes interpretativas y teóricassobre lo regional: desde el positivismo evolucionista y el determinismoambiental que hicieron de la región una «territorialidad naturalizada»
1
,pasando por el posibilismo geográfico que redefinió la región como unaconstrucción humana, hasta la geografía crítica de la década de 1970 queenfatizó que el paisaje es el resultado de la relación del hombre con elambiente y se inclinó a pensarla como espacio históricamente cambiantemarcado por el desenvolvimiento de formas productivas y sus dinámicassociales derivadas
2
.La redefinición de la Historia como Ciencia Social en las décadascentrales del siglo XX con su preocupación por un nuevo sujeto (la sociedad,las clases sociales, los grupos, los ciudadanos anónimos), por una nuevamateria (los procesos económicos y sociales y estructuras geográficas ymentales) y por otras temporalidades más allá del tiempo cronológico dela historia episódica, dio otro sentido a lo regional. Cuando lo político-institucional dejó de ser sinónimo de pasado, el análisis de los flujos y
1. Marta Bonaudo, «Otra vez la «fantasmática» historia regional» en S. Bandieri, G. Blanco y M.Blanco (coords.),
Las escalas de la historia comparada.
Buenos Aires, Miño y Dávila, 2008. Tomo 2:Empresa y empresarios. La cuestión regional, p. 227.2. Susana Bandieri, «La posibilidad operativa de la construcción histórica regional o cómo contribuira una historia nacional más complejizada» en S. Fernández y G. Dalla Corte (comps.)
Lugares parala historia. Espacio, Historia regional e historia Local en los Estudios Contemporáneos
, Rosario, UNREditora, 2005, p. 97.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->