Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Mancuso

Mancuso

Ratings: (0)|Views: 20 |Likes:

More info:

Published by: luisfernandogutierrez on Jun 14, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/03/2013

pdf

text

original

 
1
Washington DC, EEUU, 22 de marzo de 2009
DR. ÁLVARO URIBE VÉLEZ
Excelentísimo Señor PresidenteEscribo estas líneas de mi puño y letra con respeto, transparencia y humildad, con laesperanza que pueda Usted leer y compartir en esta carta personal algunas de misconclusiones acerca de lo vivido y aprendido por mí en estos últimos años y en tanduras condiciones de privación de la libertad. Soy, como Usted, un colombiano quequiero paz y reconciliación para mi País,sensible a las muchas angustias que siguenazotando el cuerpo social con los dolores de la violencia y las crisis económicas.Deseo de todo corazón le puedan servir a los intereses de Colombia, a los suyos y alde todos los que añoramos una mejor Nación.Antes de continuar le pido disculpas por el modo deshilvanado, con inevitable desordeny reiteraciones en el que presento esta carta, ha sido el mejor modo que heencontrado en las condiciones de reclusión e incomunicación en que me encuentro. Esuna auténtica colcha de retazos escrita a mano en mis largos días de melancolía ynostalgia, y en noches interminables y solitarias sobre papeles que se fueronacumulando mientras mi corazón y mi mente no cesaban de hacer catarsis de todo lovivido en estos años prisionero dentro y ahora fuera del país. No he querido dejar pasar más tiempo antes de hacerle llegar estas confesiones de vida en la celda del exilio y eldestierro donde paso mis días y mis noches con la esperanza del regreso a mi tierraamada colombiana y mi terruño cordobés. Manos amorosas y amigas han pasado elmanuscrito por momentos ilegible y borroso al teclado y a ellas les agradezco mehayan colaborado en transcribir mis muchas veces ilegibles palabras no exentas defurtivas lágrimas que tantos recuerdos me traen al escribir sobre estas y tantas otrascosas de la guerra y de la paz.Le ruego me permita ayudarlo, me permita ayudar a Colombia a alcanzar la paz. Yo hecumplido, he transitado el camino desde mi desmovilización con honestidad,
1
 
2
transparencia y claridad, sin transgredir las leyes, estoy comprometido con ayudar aColombia a salir de tanto dolor, horror, miseria, quiero seguir sirviendo a mi país a partir de mi experiencia, de mi arrepentimiento por mis errores, de mi perdón y de micapacidad para rectificar y enmendar. Soy un líder con una obsesión por la PAZ y laRECONCILIACIÓN que va más allá de cualquier voluntad de poder. Ideé, lideré, jaloné,guié, convencí, y hasta obligué con mis ejemplos y actuaciones a otros comandantes ymiembros de las autodefensas a que se vincularan al proceso de negociación y sedesmovilizaran. Fue un esfuerzo gigantesco y un riesgo personal y familiar enormeliderar todo este proceso.Tengo claro que los pilares sociales y económicos sobre los cuales se asienta laseguridad democrática, no solo deben continuar cimentándose a partir de 2010 sinoque el énfasis en cuestiones de paz, DIH y Derechos Humanos debe seguir siendofortalecido y profundizado.A lo largo de esta carta entenderá de corazón porqué a pesar de algunas críticas quesobrevuelan mi mente sobre los desafortunados manejos que le ha dado su Gobiernoal proceso de paz con las autodefensas me hubiese sumado, si me hubiesen solicitadoa ser uno más de los cinco millones de colombianas y colombianos que le suplicó le décontinuidad a su mandato y si no es posible que Usted continúe al frente, proponga a laconsideración y voto soberano de los colombianos para presidir los destinos deColombia a un hombre o una mujer de su absoluta confianza, de su talante, capacidad,inteligencia, y responsabilidad a toda prueba que siga direccionando a Colombia por elcamino que tan esforzadamente Usted ha conducido, que es el correcto y como todonuevo camino que construimos, requiere de permanentes cambios y mejoras ante lasdiferentes necesidades o dificultades que se nos van presentando, más aún con losdiferentes desafíos y tensiones que plantea un mundo globalizado cada vez más urgidode cesar las guerras y satisfacer la seguridad alimentaria, sanitaria y educativa de másde seis mil millones de seres humanos en todo el planeta.El Gobierno, quizás por razones de Estado que me son desconocidas ydesconcertantes, al igual que para millones de compatriotas, ha producido hechos paramí todavía inexplicables en materia de proceso de paz con las autodefensas minando
2
 
3
de esa manera la necesaria confianza que exige de parte y parte armonizar posicionescontrapuestas en una mesa de paz que se estableció para fortalecer la democracia ylas instituciones. que han existido fallas de nuestro lado, donde algunos excomandantes no han sido honestos y han seguido delinquiendo y también ha habidofallas del Gobierno que han minimizado los acuerdos, reemplandolos poimposiciones que hoy han generado noticias alarmantes que me llegan incluso a micelda, no digamos ya al Congreso y el Gobierno de los Estados Unidos.
Los procesos de paz no deben ser abandonados ni relegados en las prioridadesnacionales y regionales
. Nuestro país está urgido de ganar la paz, de integrar plenamente vastas regiones del territorio patrio que siguen abandonadas a la ley delmonte, a la ley del más fuerte, lejos de la cobertura de la democracia y del Estado.
Seré lo más claro que resulte capaz sin adornar mi lenguaje, no habrá soluciónmilitar que nos evite el esfuerzo político de diseñar el futuro que anhelamos apartir de las realidades que nos ha tocado vivir.
Por esto le pido que no dejeinconcluso el proceso de paz con las extintas autodefensas, ni abandonado en loslaberintos kafkianos de la etapa judicial de Justicia y Paz, donde después de casi 4años los procedimientos han sido insuficientes, lentos y engorrosos, generandoinseguridad no solo física, sino judicial, social, política y en donde no hemos visto hastael día de hoy el primer juzgamiento de un líder relevante. No permita por favor que estosiga sucediendo, ni permita que nuevos actores del conflicto o los mismos de siempre,establezcan nuevos órdenes sociales o perpetúen los ya existentes en las regionesmarginales y no marginales o de narcotráfico, donde el Estado no hace presencia osolo hace presencia represiva y esporádica o, presencia permanente con undesafortunado alto grado de corrupción, donde son los narcocultivos los principalesrenglones productivos que irrigan las economías de algunas regiones.
Colombia está pidiendo más de los procesos de paz, no solo en términos dereparación y alivio de sus víctimas directas, sino también en términos de quitarlecombustible al conflicto armado, y en la medida que éste continúe sin solución,se volverá más exigente.
La no repetición no podrá ser garantizada si no se involucraa quienes han sido parte del problema como partes activas y propositivas de la
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->