Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Marta Harnecker - JCE-CEP - Capital, trabajo y plusvalía

Marta Harnecker - JCE-CEP - Capital, trabajo y plusvalía

Ratings: (0)|Views: 10|Likes:
Published by Democracia real YA

More info:

Published by: Democracia real YA on Sep 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/16/2013

pdf

text

original

 
[1]
introducción
El capitalismo representa un avance muy grande en eldesarrollo de la sociedad en comparacn con lossistemas sociales anteriores. Ello hace que el sistemacapitalista aparezca dotado de virtudes eternas queserían capaces de proporcionar al hombre su completobienestar. Sin embargo, basta con observar la realidadde este sistema para darnos cuenta de que esto no esasí.Si pensamos en el extraordinario aumento de lacapacidad productiva que se ha alcanzado bajo estesistema, ella debería haber resultado en la abolición delas privatizaciones y la miseria. Pero no ha sido ese elresultado, ni siquiera en los Estados Unidos, el paíscapitalista más avanzado y rico del mundo.En los Estados Unidos, así como en cualquier otro paíscapitalista, incluido naturalmente España, existe hambreen medio de la abundancia, pobreza en medio de lariqueza.Tiene que existir algo fundamentalmente malo ensistema económico caracterizado por tales condiciones.Efectivamente, algo anda mal. El sistema capitalista esineficiente y destructivo, irracional e injusto.Es ineficiente y destructivo, porque aun en aquellos añosen que funciona en su mejor forma, una cuarta parte desu mecanismo productivo permanece ocioso.Es ineficiente y destructivo porque periódicamente estáen crisis, en inflación. Y cuando llega la crisis, no ya uncuarto, sino más de la mitad de la capacidad productivase paraliza. Las personas adultas recuerdan la crisis de1930, en que la miseria más espantosa se paseaba por elpaís. Todos estamos familiarizados con la inflación y conel desempleo periódico.El sistema capitalista es ineficiente y destructivo porquees incapaz de dar trabajo útil a todos los hombres y
MARTA HARNECKER | Cuadernos de educación popular (1977)
 
[2]
mujeres que lo desean, en tanto que al mismo tiempo,permite que miles de personas, físicas y mentalmentesanas, vivan sin haber trabajado jamás. Es incapazdesarrollar los recursos del país, aprovechando latotalidad del potencial humano: es incapaz de resolver lacontradicción de que en tanto existen tierras ociosas,existen campesinos sin tierras.Es ineficiente y destructivo porque destina muchoshombres y materiales a la producción de los sextravagantes bienes de lujo, al mismo tiempo que noproduce los bienes más elementales para la vida delpueblo.Es ineficiente y destructivo, porque en su delirio poraumentar los precios y las ganancias, en lugar desatisfacer las necesidades humanas permite ladestrucción deliberada de las cosechas y de los bienes engeneral.Aunque sea increíble, en Brasil se ha llegado a quemarcosechas enteras de café, en otros países se ha arrojadola leche a los ríos o se ha dejado pudrir la fruta en losárboles.Esta aparente insanidad no es cosa tan de locos como aprimera vista parece, por lo menos en el sistemacapitalista. En una economía que no tiene la más mínimapreocupación por alimentar al pueblo se destruyen laspatatas, el café, la leche, la fruta que el pueblo necesita,ya que en una economía preocupada solamente de elevaral máximo los precios y las ganancias, la restricción de laoferta suele el mejor medio de conseguirlo.Pero el derroche más grande del capitalismo es la guerra.Debido a que la economía capitalista funciona muydificultosamente en condiciones pacíficas, los capitalistasconsiguen reavivar la actividad mediante elarmamentismo y la guerra. En la guerra, y solamente enla guerra, consigue el capitalismo darles trabajo a susmillones de cesantes, utilizar las quinas, losmateriales, hacer trabajar a todo vapor la economía.
MARTA HARNECKER | Cuadernos de educación popular (1977)

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->