Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Cine Como Documento Social

El Cine Como Documento Social

Ratings: (0)|Views: 614 |Likes:

More info:

Published by: Tomás Valero Martínez on Sep 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2014

pdf

text

original

 
 E
cine como documento social:una propuesta de análisis
Pilar Amador 
Carretero
l.
Relación entre cine
e
Historia
Larelación
entre cine
e
Historia
puede
abordarse desde,
al menos,tres
perspectivas:
como
elemento de análisis
en
la
investigación
de
su propia
historia, como
documento
paraproducir
discursos his-
ricos y
como
recurso didáctico. Ninguna
de
las dos
últimas
es
excluyente
entre
.
Es
más,
meatrevería
a
señalar que
la
una
lleva
a
la
otra.
La
investigación de la propia historia
presenta
nuevos
elementos
a
partir de
los
años
ochenta,fecha
en
que
se incrementó
el
interés
histórico
por
el
cine.
En
estos años,
el
cine es
reconsiderado
como
un
sistema
de
elementos
complejos(tecnológicos,económicos,
socia-
les)
que
no
se resumen
en cada una
de
las
obras
que
produce.
Esta
nueva
concepción
en
el análisisde
lahistoria
del
cine plantea
la necesidad de
utilizar instrumentos
adecuados
y
el
empleo
de
una
basedocumental críticamente
contrastada,
lo
que es
posible gracias
a
un
patrimonio
cinematográfico
cada
vez
más amplio
que, debido
a
la
recuperación sistemática
de
películasdispersas
y a
la restauración
y
reedición
de
obras olvidadas,
permite
una
mayor
disponibilidadde
textos fílmicos y
el
acceso
a
documentos
hasta
ahora reservados,por
pertenecer
a
colecciones privadas
o
administraciones estatales
l.
I
El
panorama
que
caracteriza estas
invesLigaciones
aísla
tres
grandes áreas,
cada
una
de
las
cuales responde
a
preguntas iniciales
propias
de
las historias
AYER
24*1996
 
114
Pilar 
Amador 
Carrelero
En
estos años,
los
investigadoressobre lahistoria del
cine,
para
evitar
caer en
análisis
limitados
(de
escuelas,
movimientos
o
épocas)
o
adoptar
formas
elementales
de
exposición
en
laque
los
hechos
se disponen sen
una
cronología
lineal
(nacimiento,desarrollo,madurez,
decadencia),
tomaron
conciencia
de
que es imprescindible
profundizar
en
la
reflexión teórico-metodológica
que subyace
en
eldevenir del
cine. Es
decir, percibieron
que
en
la reconstrucción
de
cómo
se
ha
definido, analizado
y
cuestionado
elcine
a lo
largo
del
tiempo,
necesitan ocuparse
no sólo
de
los
elementos
que
regulansu producción
y
circulación,
su
comprensión
y
consumo, sino
también
de la
percepción
social.
Es
decir,
de la
ideaque
una
sociedad
determinada
tiene
del cine
y,
por
tanto,
de
los
comportamientos,expectativas
y
juicios
que
a
él se
refieren.
Como
medio de producción de discursos históricos
la relación
entrecine
e
Historia
hay
que
situarla
igualmente
en
los
años
ochenta,
fecha
en
la
que se
lleva
a
cabo también
una
revisión
crítica en
lainvestigaciónhistórica general
y
en
el modo
de
exponer
la
Historia.
Una
Historia
que,
como
sabemos,
no
esconde
ya el
trabajo
del
investigador tras
una
presunta
objetividad,
sino
que
explicita
suselec
ciones
y
procedimientos;
queadopta
múltiples instrumentos;
quesabe
que
el
sentido
de
los
hechos
depende
del
modo
de
abordarlos.UnaHistoria,
en
fin,
que apunta
s
a
reconstruir
la
memoria colec-
económico-industriales, de
las
historiassociales
y
de
las historias
estético-lingüís
ticas. La
primera comprende
los
estudios de
la
realidad económico-industrial
y
tecnológica
del
cine.
Los
estudios
de
la
segunda
examinan
el
cine
en
el
contexto
de
los
cambios
sociales,
subrayan
la
capacidad
delmedio social
y
consideran
al
cine
como
un testigo
excepcional de
los
actos
y
pensamientos de la comunidad,
o
bien
destacan
su
capacidad
como
agente
social,
capaz de intervenir en
los
procesossociales.
Las
historias
estético-lingüísticas,
aunque
en
apariencia
son las más tra
dicionales, también
han
sufrido transformaciones profundas.
Ahora,
s
que
conocer
la valoración
de
unos
filmes
concretos,
le
interesaconocersu estructuras
y
pro-
cedilnientos, le
interesa reconstruir
los
procesos
que
hacen
del
cine
una
forma
de
expresión
y
comunicación.
Francesco
CasetLi
ha
recopilado
la
propuesta de
algunos autores defensores
ele
caela llna
ele
estas
historias
y
cita
los
debates
aparecidos
en
las revistas como
Iris
(2,
1984)
y
Hors
Cadre
(7,
1989). Ver
C"'SE'ITI,
F.,
Teorías
del cine,
Madrid,
Cátedra,
col.
«Signo
e
Imagen»,
]994,
pp.
:3]9
a
:~47.
CbSETI,
F.,
y
DI
CilIO, F.,
Cómo analizar 
unfilm,
Paidós,
col.
«lntrumentos
Paidós»,dirigida
por Umberto Eco,
Barcelona,
199].
 
 El
cme
como documento social
115
tiva
contemporánea
que
a
restituirla.
Esta
memoria
colectiva
es
enten-
dida
desde
nuestrosplanteamientos
como
lasuma
de
acontecimientosreales,
que
se
reflejan
en un
conjuntodemúltiples
textos
culturales
y
que
pueden
proporcionar
a
sus
observadores
diferente
información.Textos
que
no son
la
realidad,
sinoelmaterial
para
reconstruirla.Tomado
desde
esta
perspectiva,
el
filme
es
deudor
de
una
serie
dedependencias
y
relaciones, porque,
a
la
vez
que
tiene en
cuentaunas
formas
constitutivas
internas,
integra,
en
múltiples
formas
de
manifestación,
diversidad
de
elementosprovenientesdel
contexto
social.
Por
ello,
podemos
aceptar
la presencia
de
diferentes estadios
connotativos
en un
mismo
filme,
vinculados
a
diversos niveles
de
lectura
y
posibilidades
de
análisis.
Como
en
cualquier
sistema
con-
notativo,
en
el
cine,
partiendo
de
niveles
de
informaciónprevios
al
visionado,
la mirada del
espectador
es la
queen
definitiva
des-codifica
las
propuestas
que
le
hace
el
filme.
Por
tanto,
elreferenteal
que
remiten
los filmes no
está
limitado
sino
quese abre
insos-
pechadamente
a
la
mirada del
espectador
y
aún
s
del
analista.
Todo
dependerá
del
punto
de vista
en que
éstos
se
sitúen
y,
en
todo
caso,al
papel que
el propio
filme
asigne
al espectador,
a
lainducción
de su mirada
mediante
los
recursos
de
la
expresión
cine-
matográfica.
Tenemos,
pues,
la
mirada
en
elpunto
de partida de
todo
conocimiento
2.
En la
relación
cine
e
Historia
la
mirada delobservador
debe
ser
múltiple.
En primer
lugar,
ha
de
tenerencuenta la
tareade
 producción-realización
del
filme,
que
remite
a
un
trabajo
de
equipo
o,
excepcionalmente,
a
un
trabajounipersonal,vinculado
a
la
acti-
vidad
organizadora,
a
un
principio
de
selección
a
partir
del
cualse
elabora
una
«realidad»:
la
del
director.
El resultado es
un
producto
2
Por nuestra parte,
nos
situamos
en
el
segundoámbito
de
los
estudios
queconsideranqueel cine
refleja
la
realidad
en
múltiplesniveles, cuyoestudio
pro-
porciona
al
investigador elementos
para
reconstruir
esa
sociedad
y lo
que considera
representable.
Este
enfoque
permite considerar
al
cine,
en
el
sentido
s
amplio
de
la
palabra,
como
fuente
de la
Historia,ya
que
proporciona
el
material
para
su
reconstrucción. Sin embargo
no
podemos olvidar
que la
información
que
nos
aporta
la lectura de
un
texto
fílmico
concreto
exige, como
en
el
caso
de
otras
fuentes, el conocimiento
de
los
códigos
apropiados
quepermitan
al
investigadorrelacionar
la
información
que
se obtengacon objetos
o
sucesos pasados.

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Juanes Teban MJ added this note
Hola, me gustaría saber si este escrito se encuentra en alguna publicación para citarlo. Como es para un trabajo de grado no me gusta citar solo este portal. Está muy bueno, felicidades. Gracias.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->