Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
hirschberger, johannes - historia de la filosofia 01 (edad antigua).doc

hirschberger, johannes - historia de la filosofia 01 (edad antigua).doc

Ratings: (0)|Views: 940|Likes:
Published by Edwan Rojas

More info:

Published by: Edwan Rojas on Sep 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/19/2013

pdf

text

original

 
IFILOSOFÍA DE LOS PRESOCRÁTICOS
El pensamiento filofico de hoy se interesa especialmente por lospresocráticos, sobre todo por sus primeras preguntas y por su postura generalontogica. Antes se veía en ellos a simples fisofos de la naturaleza,entendida ésta como el mundo de los cuerpos. Hoy sabemos que aquellos«físicos» miraron más lejos. Cuando hablan de la naturaleza, piensan tambiénen el espíritu y en el ser como un todo. Fueron, pues, más metafísicos quefísicos. Este nuevo modo de mirar a los presocráticos se ha impuesto desde lostrabajos de K. Reinhardt, W. Jaeger y M. Heidegger.
PREHISTORIAFilosofía y mitoConcepto del mito
En el umbral de la filosofía griega encontramos algo no filosófico, el mito. Esel mito la fe del vulgo que sugiere lo que se ha de pensar al enfrentarse con lasgrandes cuestiones en torno al mundo y a la vida, a los dioses y a los hombres.Se recibe de la tradición del pueblo irreflexiva, crédula y ciegamente. Aun elfilósofo, como nota Aristóteles, puede en un cierto sentido ser amigo del mito,pues en el mito y en la filosoa hay una cierta comunidad de temas yproblemas. Y por esta razón, Aristóteles, cuando va a dar una nota informativade la prehistoria de una cuestión filosófica y de los conatos de solución, dedicacon frecuencia una cita bevola a los «antiguo, los que «al principioteologizaron».
Mitología de Homero y Hesíodo
En el ámbito del mito tienen especial importancia Homero y Hesíodo y susdoctrinas sobre el origen de los dioses (teogonías) y del mundo (cosmogonías).Según la mitología de Homero, habría que buscar la causa de todo el deveniren las divinidades marinas Océano y Tetis, así como en el agua por la cual juran los dioses y que llaman los poetas Estigia. En Hesíodo aparecen el caos,el éter y el eros como los comienzos originarios de todas las cosas. Perotambién se tratan otros problemas: la caducidad de la vida, el origen del mal, elproblema de la responsabilidad y de la culpa, del destino y de la necesidad, dela vida después la muerte y otros parecidos. Nota peculiar y común de estasmitoloas es que aca en ellas un pensamiento imaginario que viveintuitivamente, con los iluminados ojos del poeta, un caso particular concreto,intuición que se generaliza después y se proyecta sobre el mundo y la vidaacaba por dar un sentido al ser y al acontecer en su totalidad.
Orfismo
En el siglo vi descendió sobre Grecia desde las montañas de Tracia unanueva mitología. El punto central lo ocupa el dios Dionisos; Orfeo, cantor ytaumaturgo tracio, es su sacerdote. Más tarde Nietzsche hará de Dionisos el
 
símbolo de la vida y de la fe en la vida con sus grandezas y abismos.Efectivamente, para los griegos el dios del vino, Dionisos, fue también un diosde la vida, es decir, de la naturaleza creadora y fecunda y se le dio culto en lasbacanales con transportes entusiásticos muy a ras de tierra.
Fuga del mundo
.Pero la dogmática de los órficos lo era todo menos un canto alegre a la vida.Más bien tenemos en ella una extraña mezcla de ascética y mística, culto a lasalmas y esperanza de un más allá, lo que ciertamente resultaba muy extrañopara el pueblo de Homero. Εl alma no es ya sangre, sino espíritu; procede deotro mundo; se halla desterrada en esta tierra como castigo de una culpaanterior; está encadenada al cuerpo, con el que tiene que hacer un largocamino hasta que se vea libre de la sensualidad. Vía para la purificación dedicha sensualidad fueron ciertas prescripciones prohibitivas respecto dealgunos manjares, como la carne γ las habas. Una plaquita de oro queacompañaba al cadáver en la tumba equivalía a un testimonio de que su almaprovenía «pura de puros» y de que con ello «había escapado al atormentadorciclo de reencarnaciones». Hallamos reflejos de las concepciones órficas sobrela suerte de las almas tras la muerte en los grandes mitos escatológicos de losdiálogos de Platón Gorgías, Fedón y República. También contenía ya ladoctrina órfica una bien perfilada teogonía γ Cosmogonía.
Cosmogonía
. Según ella existían al principio el caos γ la noche. Hay queentender por caos literalmente el νacίο o el abismo. La noche produjo unhuevo, el huevo del mundo, del que salió un Eros alado. Υ «éste, unido con elabismo, el alado γ nocherniego, en el vasto Tártaro, dio origen a nuestra raza,a la que hizo ascender a la luz. No había aún raza de inmortales antes de queEros uniera todas las cosas unas con otras; cuando las unió, surgió el cielo y elocéano γ la tierra y toda la raza de los dioses». Según una fuente posterior, elprimer principio del cosmos fue un dragón con las cabezas de un toro y de unleón; en el centro tenla el rostro de un dios γ en los hombros alas. Fueconocido como el dios del tiempo, que no envejece. EL dragón desprendió desi una triple substancia seminal, el húmedo éter, el abismo ilimitado γ lanebulosa oscuridad, y finalmente el huevo del mundo.Todo esto es fantasía e intuición poética. Se han visto en la mitología órficapalmarios elementos de una tradición «oriental». Concretamente el dualismoalma-cuerpo, mundo de acá y del más allá, y en general una concepción de lavida como fuga de lo terreno, se ha considerado como «una gota de sangreextraña» vertida en el espíritu griego. EL suelo originario de estas doctrinasparece haber sido realmente la lejana India, donde encontramos estas mismasideas desps del o 800 a.C. en los Upanishadas, textos teológicosexegéticos de los Vedas. Aparecen también en la religión de Zoroastro, en laaltiplanicie del Irán, como se deduce de los s antiguos thas delZendavesta. En todo caso estas ideas debieron ser patrimonio del espíritu ario.
Mito y logos
Más importante aún que la cuestión de su origen es la pervivencia de estosconceptos. Con razón dijo Aristóteles (Met. Β, 4, 100 a 20) que el mito nopuede ser considerado como ciencia, porque aquellos antiguos «teólogos» tansólo transmitieron el fondo tradicional sin dar de sus doctrinas ninguna prueba.Frente a ellos coloca a los que «hablan dando razón de lo que dicen» (oí
 
δι'άποδείξεως λέyοντες), de los que por tanto se puede esperar auténticas«convicciones». Con estas palabras quiso significar a los filósofos. Así pues,Aristóteles pone la línea divisoria entre el mito y la filosofía en el momentometódico de la duda, de la prueba y de la fundamentación, si bien concede alprincipio que el amigo del mito se puede llamar en un cierto sentido tambiénfilósofo. En oposición al mito, la filosofía es algo en verdad nuevo. No se viveya ciega y crédulamente del patrimonio espiritual de la comunidad, sino que elindividuo, a solas y en la libertad de su madurez mental, reelabora, examinandoy probando por sí mismo, lo que se ha de pensar γ tener por verdadero. Es unaactitud totalmente diferente de la del mito. No hay que desconocer, sinembargo, que el mundo de problemas del mito, lo mismo que sus intuicionesconceptuales que han surgido en un período lejano, oscuro γ actico,continúan viviendo en el lenguaje conceptual filosófico. Sería una tareainteresante para la teoría del conocimiento comprobar hasta qué punto lossupuestos instrumentos racionales de la filosofía están todas efectivamentefundados racionalmente. Acaso no lo estén, y no sólo por un fallo de método,sino también porque el espíritu es algo más que «saber» γ asimila el mito, enun sentido positivo, como una vía propia hacia la sabiduría, de modo que sóloel idólatra de la ciencia ilustracionista quiere borrar el mito, mientras Aristótelesdice, con justicia, que también el mito filosofa a su manera.
MILESIOS Υ PITAGÓRICOSMateria y forma 
La cuna de la filosofía griega se meció en Jonia, en la costa del Asia Menor.Mileto, Éfeso, Clazomene, Colofón, Samos, son los puntos geográficos dondeencontramos a la mayor parte de los filósofos presocráticos, lo que ha motivadoque se denomine también a la filosofía presocrática filosofía jónica. De unmodo especial se ha designado siempre a esta filosofía jónica como filosofía dela naturaleza. En efecto, la observación de la naturaleza ocupa en ella el primerplano. Sería, sin embargo, más exacto hablar de metafísica γ no de purafilosofía de la naturaleza; pues el tema de los primeros principios ο elementosroza los fundamentos del ser en general; se trata de aclarar la esencia del sercomo tal, y no de una simple comprobación de los últimos constitutivosmateriales de los cuerpos.
A.LOS MILESIOS
Rompe la marcha Mileto, que nos da los tres primeros presocráticos: Tales,Anaximandro y Aηaxímenes.
Tales de Mileto (ca. 624-546)
La antigüedad le cuenta entre los siete sabios. Aristóteles lo llama el padre dela filosofía (Met. A, 3; 983b 20) y Platón nos cuenta la historia de la muchachatracia que se rió de él, porque, embebido en la consideración de las cosassupraterrenas se cayó en un hoyo, haciendo una inelegante figura. Queriendoenseñar a los hombres lo más sublime, no vio lo que tenía ante los pies. ¿Unaugurio para toda la raza de los filósofos? La verdad es que no le faltó a Tales

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->