Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Juan Carlos Gomez - Gombrowiczidas 3

Juan Carlos Gomez - Gombrowiczidas 3

Ratings: (0)|Views: 30|Likes:
Published by El Ortiba
Juan Carlos Gómez, doctor en Ciencias de la Administración, nació en Buenos Aires en 1934. Se hizo amigo de Gombrowicz en 1956, a los veintiún años, jugando al ajedrez en el café Rex, cuando cursaba la carrera de Ciencias Físico-Matamáticas. Las cartas que Gombrowicz le escribió desde Europa cuando se fue de la Argentina fueron publicadas por Emecé en 1999.
Fue protagonista principal, junto a otros tres discípulos, de la película de Alberto Fischerman, "Gombrowicz o la seducción", que se estrenó en 1986 y que fue premiada en el festival de Rotterdam ese mismo año.
Es colaborador permanente de la revista literaria polaca "Twórczosc". En el 2004, el año del centenario de Gombrowicz, publicaron tres ensayos suyos: "Nueva guía de Gombrowicz", "No veremo en Bueno Saires" y "Milonga para Gombrowicz". En el año 2005, otro ensayo, "Las cartas", y es de próxima aparición en el año 2008, un conjunto de los "Gombrowiczidas" con los que los bombardeo a diestra y siniestra.
En el año 2004 la editorial argentina "Interzona" publicó, "Gombrowicz, este hombre me causa problemas", y en el año 2006 la revista literaria argentina Prometheus publicó "Gombrowicz, y todo lo demás".
Fue el curador de "El enigma de Gombrowicz", las jornadas sobre Gombrowicz del Centro Cultural Borges en el año 2004, y de "Gombrowicz, y los argentinos", las jornadas del MALBA en el año 2005. Ver: http://www.elortiba.org/gombr2.html
Juan Carlos Gómez, doctor en Ciencias de la Administración, nació en Buenos Aires en 1934. Se hizo amigo de Gombrowicz en 1956, a los veintiún años, jugando al ajedrez en el café Rex, cuando cursaba la carrera de Ciencias Físico-Matamáticas. Las cartas que Gombrowicz le escribió desde Europa cuando se fue de la Argentina fueron publicadas por Emecé en 1999.
Fue protagonista principal, junto a otros tres discípulos, de la película de Alberto Fischerman, "Gombrowicz o la seducción", que se estrenó en 1986 y que fue premiada en el festival de Rotterdam ese mismo año.
Es colaborador permanente de la revista literaria polaca "Twórczosc". En el 2004, el año del centenario de Gombrowicz, publicaron tres ensayos suyos: "Nueva guía de Gombrowicz", "No veremo en Bueno Saires" y "Milonga para Gombrowicz". En el año 2005, otro ensayo, "Las cartas", y es de próxima aparición en el año 2008, un conjunto de los "Gombrowiczidas" con los que los bombardeo a diestra y siniestra.
En el año 2004 la editorial argentina "Interzona" publicó, "Gombrowicz, este hombre me causa problemas", y en el año 2006 la revista literaria argentina Prometheus publicó "Gombrowicz, y todo lo demás".
Fue el curador de "El enigma de Gombrowicz", las jornadas sobre Gombrowicz del Centro Cultural Borges en el año 2004, y de "Gombrowicz, y los argentinos", las jornadas del MALBA en el año 2005. Ver: http://www.elortiba.org/gombr2.html

More info:

Published by: El Ortiba on Jun 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2012

pdf

text

original

 
 
 Juan Carlos Gómez
GOMBROWICZIDAS
3
 
Edición digital www.elortiba.org 2008
 
 Juan Carlos Gómez
Gombrowiczidas
UN SER VENIDO DE OTRA PARTEGombrowicz hizo algunos intentos para perso-nalizar a la naturaleza, pero este camino hacia lahumanización de lo que no es humano se leagotaba en una vacuidad que le producía perezay aversión. La descripción que hace de uncrepúsculo estaba acompañada por el pensa-miento de que la naturaleza ya no era para no-sotros armonía y sosiego como lo había sidoantes cuando el hombre se sentía como unapartícula proporcionada de ella. Se siente sumergido."(...) en el no-ser, seguro de ser un demonio, un anti-caballo, un anti-árbol, una anti-naturaleza, un ser venido de otra parte, un extraño, un intruso, un forastero. Un fenómeno node este mundo. Del otro. Del mundo humano"La descripción que hace de ese crepúsculo que contempla regresando de un paseo a la casa deJankowski es una de las más altas cumbres artísticas que alcanza en los diarios, yo me voy aacercar a este pasaje de una belleza sin par en el que se describe un momento de la naturale-za, por el lado de la forma ya que Gombrowicz lo hizo por el lado de la naturaleza. Para darleuna apariencia filosófica a estas reflexiones podemos decir que forma es para Aristóteles aque-llo que determina a la materia por lo cual algo es lo que es. En una mesa de madera la maderaes la materia con la que está hecha la mesa y el modelo que ha seguido el carpintero es suforma. La relación entre la materia y la forma nos permite entender cómo están compuestaslas cosas.Para intentar una aproximación entre las nociones del griego y del polaco vamos a decir queen el lenguaje de Gombrowicz la materia es la inmadurez y la forma es la forma. Pero la formaa la que se refiere Gombrowicz es siempre la forma humana en su acepción de máscara queoculta algo y que deforma el yo, un yo que sólo puede definirse por el dolor que le produceuna deformación que lo aproxima a lo que no es y nunca a lo que es, es decir, nos las estamosviendo con un carpintero diabólico.La forma es, por un lado, la representación de ideas, valores, ideologías y creencias que le fue-ron impuestos durante siglos a la humanidad, y por otro, la manera particular con la que cadahombre los actúa como sustancias inmanejables que le vienen dadas desde el subconsciente,desde la herencia y desde mecanismos de asociación que no están presentes en su conciencia.Para representar a Polonia Gombrowicz recurría al fango, a los pies descalzos y a los abrigos depiel de cordero, en cambio, para representar a la Argentina recurría a las vacas y a unos oligar-
 
cas orgullosos asentados en sus enormes territorios, por eso decía que no siendo un campeónShorton no podía aspirar a un premio en este país. Vamos a ver entonces qué le pasaba con lasvacas.Paseando por un avenida arbolada de la estancia "La Cabaña" en Necochea, detrás de un árbolse le apareció una vaca. Quizá el hecho que lo obligó a realizar indagaciones sobre este en-cuentro fue que la vaca lo miró, mejor dicho, que le permitió a la vaca que lo mirara, y si bienes cierto que no podía sacar las consecuencias drásticas que saca Sartre de la mirada, se sintiótenso y con una vergüenza de hombre frente al animal. Continuó el paseo pero se sentía in-cómodo, como si toda la naturaleza lo estuviera asediando mientras lo contemplaba.La primera idea que le pasó por la cabeza para resolver esta oposición entre su humanidad y lanaturaleza fue la de que el hombre es no natural, es antinatural, pero resulta que Gombrowicztenía la tendencia a establecer contacto con lo inferior. Si en el mundo humano pone al descu-bierto la dependencia que tiene la conciencia superior de la inferior, si recorre el camino des-cendente de la madurez a la inmadurez yendo contra la corriente, entonces, ¿por qué no se-guir descendiendo hasta el fondo en la escala de las especies?Y cuando pareciera que empieza a seguir los pasos de San Francisco de Asís, de pronto se de-tiene bruscamente. Mirar, contemplar y comprender la naturaleza es una cosa, pero dejarlaaproximar como algo igual a nosotros porque la comunidad de la vida nos engloba, tutearla, esdemasiado, regresa rápidamente a su casa humana y cierra la puerta con doble llave.La negativa a reconocer la humanidad de una vaca, es decir, de la naturaleza, una negativa quese le traduce en fatiga y aburrimiento a partir del momento en que intenta reconocer a esavida inferior en un pie de igualdad, vendría a ser una de las características principales de lahumanidad de Gombrowicz. Y esta negativa a reconocer la humanidad de la naturaleza lo llevaal caballo.El hombre a caballo es una cosa estrafalaria, una ridiculez y una ofensa a la estética. Los ani-males no nacen para cargar sobre sí a otros animales. Un hombre sobre un caballo es tan ab-surdo como una rata sobre un gallo o un mono sobre una vaca, es una perturbación del ordennatural a pesar de que el arte le rinde homenaje a este convencionalismo en las estatuas y enla pintura.El jinete da brincos sobre la bestia con las piernas despatarradas en un animal torpe y estúpi-do, corre montado a la velocidad de una bicicleta y repite vez tras vez el salto de un obstáculoen una bestia que no sirve para saltar. Los placeres de las cabalgatas provienen del atavismopues en otros tiempos el caballo era realmente útil y enaltecía al hombre. Un hombre a caballodominaba a los demás, el caballo era la riqueza, la fuerza y el orgullo del jinete. De esos tiem-pos nos quedó el culto de la equitación y la adoración por un cuadrúpedo anacrónico."Mi monstruoso sacrilegio resonaba salvajemente de un extremo a otro del horizonte. El due-ño y criador de sesenta yeguas de raza me miraba con condescendencia"Estas reflexiones sobre los jinetes las hace después de haberse despachado con unas cuantasmentiras en los diarios anteriores en los que habla de una yegua que le había caído bien. Galo-paba en los pastos, saltaba los obstáculos y devoraba las cercas, el animal era de pura sangre

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->