Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
20Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La pirámide de la sociedad peruana

La pirámide de la sociedad peruana

Ratings: (0)|Views: 4,232 |Likes:

More info:

Published by: raulpachecolopez4705 on Jun 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/22/2013

pdf

text

original

 
DERECHOS HUMANOS
2009
1.INTRODUCCION
En la década de los años ochenta del siglo pasado nos ocupamos, al menos entres trabajos, de los “derechos humanos”, analizándolos, brevemente, desdetres perspectivas como son la histórico-jurídica, la filosófica y aquella atinente asu propia denominación. Ellos se titulan
La denominación de los derechos
humanos Problemática de los derechos humanos, y Concepción jurídica actualde los derechos humanos.Hace quince años, en diciembre de 1985, en el trabajo titulado Problemática delos derechos humanos decíamos, a manera de síntesis, que se “compruebaque, en la práctica y en los últimos tiempos, se ha logrado un formal consensouniversal sobre cuáles sean los derechos humanos y, en menor grado, en lotocante a la adopción de medidas tutelares en las que se advierte manifiestatimidez y reticencia, principalmente en el plano supranacional”. En el citadotrabajo expresábamos también que “la tarea de los tiempos que corren no secentra sobre las cuestiones teóricas. La preocupación que incumbe a loshombres s cidos es la de perfeccionar, a nivel internacional y enconcordancia con un buen entendido concepto de soberaa, los sistemas jurisdiccionales de tutela de los derechos humanos que fluyen de la especialdignidad de la persona como ser libre”. Se observa una renovada y militantevoluntad por hacer que los derechos humanos prevalezcan en el mundo y paraque los autores intelectuales y materiales de genocidios y crímenesperpetrados en su contra no queden impunes. El caso del general Pinochet esmás que elocuente.Así como se proclama la “globalización” de la economía, en el área de losderechos humanos se sustenta similar planteamiento. Es este, tal vez, uno delos “milagrosque debemos atribuir a la estampida tecnológica de lascomunicaciones que han acercado a los pueblos y han aproximado a los sereshumanos. No son pocas las violaciones de los derechos humanos que no seconozcan en diversos países a la misma hora o en el mismo día. Y en estemismo lapso nos informamos también de las reacciones y de las censuras quetales violaciones suscitan de parte de los gobiernos y de las instituciones,públicas o privadas, comprometidos en la defensa de los derechos humanos.
1
 
DERECHOS HUMANOS
2009
2.SOCIEDAD PERUANA DEL SIGLO XXI Y LOS DERECHOSHUMANOS
En el mundo del siglo XVIII laapariencia y lo simbólico de lacondición social eran elementos comola cortesía al extremo, ceder ante loextranjero (siempre mejor, por blanco ypor extranjero), no decir que no jamás(porque es de mala educacn), nopreguntar mucho (por no ofender), jamás decir lo que se piensa {por no delatarse). Esto aparece claramentereflejado en las
Tradiciones peruanas
de Ricardo Palma. Cuando esta actitudse traslada al mundo del siglo XXI, torna medio complicado hacer negocios, por ejemplo. Traten de comprar una casa en Cusco y verán cómo el precio mutacien veces, y a la hora de la firma se termina en que el vendedor no vende,comprador cheque en mano y todo. Peor, hagan que un candidato searelativamente fiel a su discurso político. Jamás. Que alguien piense en el«interés nacional». Nunca. Por último, mirar el mundo, tener una visión delmundo... Imposible. Miramos el mundo sólo de costado y tras una tela. No hayun Instituto de Relaciones Internacionales en un país de 23 millones dehabitantes, con 4,000 Km de costa y cinco fronteras vivas, Y muchos hantratado de hacer eso. Es una imposibilidad. Tener análisis internacionalesinteresantes en los medios, imposible. Sólo los importados. Tener una posiciónnegociadora. ¿Una posición? Imposible, es de mala educación. Estas son tarasque cuando las juntamos con los sistemas de discriminación acaban en quesomos una sociedad de descuartizados entre el siglo XVIII y el XXI. Hemosentrado al siglo XXI con estas taras que son tan insoportables como labrutalidad y la prepotencia con que los que no tienen poder expresan el escasopoder que tienen (dieciis soldados descuartizando a dos estudiantes japoneses porque se pasaron un puesto de vigilancia en la selva y no hablabancastellano, por ejemplo). Un chofer de combi que voltea a la izquierda estandoen el lado derecho de una avenida principal en cualquier ciudad del país,igualmente abusa de su escaso poder (y es un peligro blico). Un
2
 
DERECHOS HUMANOS
2009
guachimán... etc. En el siglo XVIII colonial no existía el respeto por el otro,porque el «otrno existía. Mientras en Pas se discutía la igualdad, lafraternidad y la libertad, en las colonias ondeaba la bandera de los reinadoseuropeos, con toda la estupidez (parafraseando a Henrique Urbano) posible.
2.- La lucha por los derechos humanos: una constante histórica
La lucha por obtener la consagración normativadestinada a impedir y sancionar las violaciones de losintereses existenciales o derechos naturales ha sido larga ypaciente durante la historia de la humanidad. Ella se centraen el reconocimiento de la libertad como ser del hombre.Superada la barbarie y el poder ommodo de ciertoshombres sobre el resto de los seres humanos la lucha por los derechos humanos libertad, vida, integridadpsicosomática, identidad - ha sido una constante histórica.Como apunta Mounier, “ni siquiera las alienaciones históricas, las que sóloduran un tiempo, nos dan respiro; sobre una que se derrumba, surge otranueva; toda victoria de la libertad se vuelve contra ella misma y reclama unnuevo combate: la batalla de la libertad no conoce fin”.En este accidentado y fatigoso periplo de constante defensa de losderechos humanos existen momentos cimeros, por todos conocidos, en laevolución histórica de los derechos humanos. En ellos, de manera notoria, setoma conciencia tanto de la existencia de tales derechos, “en cuanto exigenciasético-valorativas, como de la consiguiente imperiosa necesidad de su tutelanormativa dentro de los ordenamientos jurídicos nacionales y en la dimensióninternacional”.Nada es real y verdadero frente al desarrollo nacional, sino es sobre la base denuestras propias fuerzas. Nada, ni nadie desde afuera va a construir nuestrodesarrollo sino nosotros mismos. La izquierda sólo necesita urgente escuchar el sentir popular: “No estamos condenados a la postración y a la decadencia, elneoliberalismo tiene alternativas. Como siempre depende de nosotros y denosotros, de nuestra capacidad colectiva para recuperar la ilusión, vertebrar laesperanza y de traducirla en un programa viable. Solvente y crble”.Solamente así la izquierda estará a la altura del siglo XXI.
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->