Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
73Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
THOMPSON,E.P._Costumbres en común (cap.1,2,4)

THOMPSON,E.P._Costumbres en común (cap.1,2,4)

Ratings: (0)|Views: 3,623 |Likes:
Published by tramasintelectuales

More info:

Published by: tramasintelectuales on Jun 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
EE..PP..T THHOOMMPPSSOONN CCOOSS T TUUMMBBEESSEENN CCOOMMÚÚNN 
CRÍTICA BARCELONA 
 
13
1. INTRODUCCIÓN: COSTUMBRE YCULTURA
 Todos los estudios que aparecen en el presente libro se comunican
 
por caminos diferentes con el tema de la costumbre tal como seexpresaba en la cultura de los trabajadores del siglo
XVIII
y bienentrado el
XIX 
. Mi tesis es que la conciencia de la costumbre y losusos consuetudinarios eran especialmente fuertes en el siglo
XVIII
:de hecho, algunas “costumbres” eran inventos recientes y, enrealidad, constituían la reivindicación de nuevos “derechos”. Loshistoriadores que se ocupan de los siglos
XVI
XVII
han tendido a ver el siglo
XVIII
como una época en que estos usosconsuetudinarios estaban en decadencia, junto con la magia, labrujería y supersticiones afines. Desde arriba se ejercía presiónsobre el pueblo para que “reformara” la cultura popular, el
 
conocimiento de las letras iba desplazando la transmisión oral y lailustración (se supone) se filtraba de las clases superiores a las
 
subordinadas.Pero las presiones “reformistas” encontraban una resistenciaempecinada y el siglo
XVIII
fue testigo de cómo se creaba una
 
distancia profunda, una profunda alienación entre la cultura de lospatricios y la de los plebeyos. Peter Burke, en su instructivo estudio
Cultura Popular en la Europa moderna 
(1978), sugiere que estadistancia fue un fenómeno a escala europea y que una de susconsecuencias fue la aparición del folclore, cuando observadoressensibles (e insensibles) de las capas altas de la sociedad mandarongrupos de exploración con el encargo de inspeccionar la “pequeñatradición” de los plebeyos y tomar nota de sus extrañas prácticas y rituales. Ya en el momento de nacer el estudio del folclore seconsideraba que estos usos eran “antigüedades” o reliquias y JohnBrand, el gran pionero del estudio del folclore, juzgó necesario
 
prologar su obra
Obser– 
 
 
14
vations on popular antiquities 
pidiendo disculpas por prestarlesatención:…nada puede ser extraño a nuestra investigación, y muchomenos indigno de nuestra atención, que concierna a lo máspequeño de lo Vulgar; de aquellos Pequeños que ocupan ellugar más bajo, aunque en modo alguno de menorimportancia en la ordenación política de los sereshumanos.
1
  Así pues, desde su mismo origen el folclore llevó consigo estasensación de distanciamiento condescendiente, de subordinación(Brand señaló que el orgullo y las necesidades de la comunidad civil
 
habían “dividido el Género humano en… una serie de Especiesdiferentes y subordinadas”), y de las costumbres como reliquias.
 
Durante 150 años la metodología preferida por los recopiladoresfue agrupar tales reliquias como “costumbres de calendario”, las
 
cuales encontraron su último refugio en lo más hondo de lacampiña. Tal como escribió un folclorista en las postrimerías del
 
siglo
XIX 
, su objetivo era describir:Las costumbres antiguas que todavía existen en los obscurosescondrijos y rincones de nuestra tierra natal, o que hansobrevivido a la marcha del progreso en nuestra ajetreada vida ciudadana.
2
  A estos recopiladores debemos descripciones meticulosas de
well– dressings 
rush–bearings 
o
harvest homes 
o, de hecho, ejemplos tardíosde
skimmington ridings 
.*
 
Pero lo que se perdió, al considerar lascostumbres (plurales) como reliquias distintas, fue todo sentido
 
claro de la costumbre en singular (aunque con muchas formas
1
John Brand y Henry Ellis,
Observations on popular antiquities,
vol. I,1813, p. xxi. (El prefacio de Brand está fechado en 1795.)
2
P. H. Ditchfield,
Old English customs extant at the present time,
Prefacio,1896.*
Well–dressing:
ceremonia tradicional consistente en adornar los pozoscon flores para agradecer la bendición de una abundante provisión de aguapura.
 Rushbearing:
ceremonia anual en los distritos del norte consistente enllevar juncos y guirnaldas a la iglesia y esparcirlos por el suelo o decorar lasparedes con ellos.
 Harvest home:
fiesta con que se celebraba el buen término dela recolección del trigo.
Skimmington ridin:
procesión grotesca que secelebraba en los pueblos y los distritos rurales para burlarse de una mujer osu marido en los casos de infidelidad o malos tratos.
(N. del t.)
 

Activity (73)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
rcaroc liked this
Facundo Lopez liked this
carlos liked this
Cristian Yarely liked this
Plumas Espadas liked this
Camilo Buitrago liked this
Nuna Calvo liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->