P. 1
LA.REVOLUCION DE UN RASTROJO...FUKUOKA...

LA.REVOLUCION DE UN RASTROJO...FUKUOKA...

Ratings: (0)|Views: 10,431|Likes:
Published by livre i natural
...livre i natural...
...livre i natural...

More info:

Published by: livre i natural on Jun 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
LA REVOLUCIÓN DE UNA BRIZNA DE PAJAMasanobu Fukuoka
INDICE
Introducción 2IMirad este grano 7 Nada en absoluto 8Regresando al campo 10Hacia una agricultura del no hacer 12Regresando a la fuente 13Una razón por la que la agricultura natural no seha extendido 14La humanidad no conoce la naturaleza 15IILos cuatro principios de la agricultura natural 17Cultivando entre las malas hierbas 20Cultivando con paja 21Cultivando arroz en un campo sin inundar 23Árboles frutales 25La tierra del vergel 26Cultivando hortalizas como plantas silvestres 27Las condiciones para el abandono de los productos químicos29Los limites del método científico 31IIIUn agricultor que habla claro 32Una solución modesta para un problema difícil 33El fruto de los tiempos difíciles 34La comercialización de los alimentos naturales 36La agricultura comercial fracasará 37¿A quién beneficia la investigación? 38¿Qué es el alimento humano? 39Una muerte compasiva para la cebada 41Simplemente sirve a la naturaleza y todo irá bien 43Varias escuelas de agricultura natural 45IVConfusiones sobre la alimentación 47El mandala de la alimentación natural 48La cultura de la alimentación 50Viviendo sólo de pan 52Resumiendo dietas 53Alimentos y agricultura 55VLa necedad aparece como inteligencia 55¿Quién es el necio? 57 Nací para ir a un jardín de infancia58 Nubes pasajeras y la ilusión de la ciencia 59La teoría de la relatividad 61Un pueblo sin guerra y paz 62La revolución de una brizna de paja 64Traducción de trabajo del libro: THE ONE-STRAW REVOLUTION, AN INTRODUCTION TO NATURALFARMING, de MASANOBU FUKUOKA, publicado por RODALE PRESS 1978.Editado por INSTITUTO PERMACULTURA MONTSANT, www.permacultura-montsant.org
1
 
INTRODUCCIÓNCerca de una pequa aldea de la isla deShikoku en el sur de Japón. Masanobu Fukuokaha estado desarrollando un método deagricultura natural que podría llegar a invertir lainercia degenerativa de la agricultura moderna.La agricultura natural no necesita maquinaria ni productos químicos y muy poco desherbaje. ElSr. Fukuoka no labra el suelo ni utilizacompost. No retiene el agua en sus campos dearroz a lo largo de la estación de crecimiento talcomo lo han hecho durante siglos loscultivadores de arroz en Oriente a lo largo delmundo. El suelo de sus campos no ha sidolabrado desde hace veinticinco os, y sinembargo sus rendimientos se equiparan a los delas explotaciones japonesas más productivas.Su método de agricultura requiere menos labor que cualquier otro. No causa contaminación nonecesita combustibles fósiles.Cuando empecé a oír hablar del Sr. Fukuokaera escéptico. ¿Cómo podía ser posible obtener altos rendimientos cada año con cultivo dearroz y cereales de invierno simplementeesparciendo la semilla sobre la superficie de uncampo sin labrar? Tenía que haber algo más.Durante varios años he estado viviendo con ungrupo de amigos en una granja de las montañasdel norte de Kyoto. Nosotros utilizábamos losmétodos tradicionales de la agricultura japonesa para cultivar arroz, centeno, cebada, soja yvarias hortalizas. Los visitantes de nuestragranja a menudo hablaban del trabajo del Sr.Fukuoka. Ninguna de las personas había estadoel tiempo suficiente en su explotación paraaprender los detalles de su técnica, pero estasconversaciones excitaron mi curiosidad.Cada vez que había un periodo de descanso ennuestro programa de trabajo viajaba a otras partes del país deteniéndome en explotacionescomunes realizando trabajos eventuales a lolargo del camino. En una de estas excursionesvisila explotación del Sr. Fukuoka paraconocer por mi mismo su trabajo. No estoy muy seguro de como esperaba quefuese, pero después de haber oído hablar tantosobre este gran profesor me sorprendió algo elque vistiese las ropas y calzado del agricultor  japonés corriente.Sin embargo su blanca barba y su forma de ser vigilante y segura le conferían la apariencia deuna persona poco corriente.Me quedé durante varios meses en laexplotacn del Sr. Fukuoka, durante esta primera visita trabajamos en los campos y en elvergel de cítricos. Allí, durante las discusionesnocturnas con otros trabajadores, estudiantes enuna caba con paredes de barro, se mehicieron claros gradualmente los detalles deltodo del Sr. Fukuoka y su filosofíainherente.El vergel del Sr. Fukuoka está localizado enuna ladera orientada hacía la bahía deMatsuyama. Esta es la “montaña’ donde viveny trabajan sus estudiantes. Muchos de ellosllegan con la mochila a sus espaldas sin saber loque les espera.Se quedan durante unos cuantos días o algunassemanas, y desaparecen de nuevo montaabajo. Pero generalmente queda un núcleo decuatro o cinco estudiantes que han permanecidoallí alrededor de un año.A lo largo de los años, mucha gente tantohombres como mujeres han venido y se hanquedado a trabajar. No hay comodidadesmodernas. El agua fresca se transporta en cubosdesde el manantial, los alimentos se cocinan enun hogar de leña, y la iluminación se obtiene develas y lámparas de queroseno.La monta es rica en plantas silvestres yhortalizas. De los os cercanos se puedenobtener peces y crustáceos, y del mar interior de las islas distante unos pocos kilómetros,algas marinas.Los trabajos varían según la estación y el clima.El día de trabajo comienza a las ocho, hay unahora para el almuerzo (dos o tres horas en loscálidos días de verano), los estudiantes regresandel trabajo a sus cabañas justo antes delanochecer Además de los trabajos agrícolas, están lastareas domésticas del acarreo del agua, cortar leña, cocinar, preparar el baño caliente, cuidar las cabras, alimentar las gallinas y recoger sushuevos, vigilar las colmenas, reparar yocasionalmente construir nuevas cabañas y preparar “miso” (pasta de soja) y “tofu”(cuajada de leche de soja).El Sr. Fukuoka aporta mensualmente 10.000yen (cerca de 4.000 pts) para cubrir los gastosde manutención de toda la comunidad. Estosconsisten en su mayor parte en la adquisiciónde salsa de soja, aceite vegetal y otros artículosque no se pueden fabricar a pequeña escala.
2
 
Para el resto de sus necesidades, los estudiantesdeben contar enteramente con los productosque cultivan, los recursos de la zona y su propioingenio.El Sr. Fukuoka tiene expresamente a susestudiantes viviendo de esta forma semi- primitiva tal como él la practica desde hacemuchos años porque cree que este tipo de vidadesarrolla la sensibilidad necesaria para practicar la agricultura sen su todonatural.En el área de Shikoku donde vive el Sr.Fukuoka el arroz se cultiva en las llanurascosteras y los cítricos en las laderas de lasmontas. La explotacn del Sr. Fukuokaconsiste en 0.6 Ha. de campos de arroz y 6 Ha.de mandarinos. Esto puede parecer poca cosa aun agricultor occidental, pero dado que todo eltrabajo se realiza con las herramientastradicionales japonesas se necesita mucha labor  para mantener incluso esta pequeña superficie.El Sr. Fukuoka trabaja con los estudiantes enlos campos y en el vergel, pero nadie sabeexactamente cuando visitará el lugar de trabajo.Parece tener el don de aparecer en losmomentos en que menos se le espera. Es unhombre activo siempre charlando sobre algúntema. Algunas veces reúne a los estudiantes para discutir el trabajo que están realizando, amenudo señalando la forma en que este podríadesarrollarse más fácil y rápidamente. Otrasveces habla sobre el ciclo biológico de unamala hierba o una enfermedad ngica delvergel, y ocasionalmente se detiene a recordar yreflexionar sobre sus experiencias agrícolas.Ades de explicar sus cnicas, el Sr.Fukuoka también ensa las técnicasfundamentales de la agricultura. Enfatiza laimportancia de cuidar bien las herramientas ynunca se cansa de demostrar su utilidad.Si algún recién llegado espera que la agriculturanatural signifique que la naturaleza cuida loscultivos, mientras puede sentarse a observarla,el Sr. Fukuoka pronto le enseña que haymuchas cosas que tiene que saber y conocer.Estrictamente hablando, la única agricultura“natural’ es la caza y la recolección.Hacer crecer cultivos es una innovacióncultural que requiere conocimiento y esfuerzo.La diferencia fundamental es que el Sr.Fukuoka practica la agricultura cooperando conla naturaleza en lugar de tratar de “mejorarla”mediante su conquista.Algunos visitantes vienen solamente a pasar una tarde, y el Sr. Fukuoka les muestra pacientemente su explotación. Frecuentementese le ve subiendo a grandes zancadas por elcamino de la montaña seguido de un grupo dediez o quince visitantes resoplando detrás de él.Sin embargo no ha habido siempre tantosvisitantes.Durante años, mientras estaba desarrollando sumétodo, el Sr. Fukuoka tuvo poco contacto conlas personas de fuera de su aldea.Cuando era joven, el Sr. Fukuoka abandonó suhogar rural y viajó a Yokohama para seguir lacarrera de microbiólogo. Se especialienenfermedades de plantas y trabajó durantealgunos años en un laboratorio como inspectoagrícola de aduanas. Fue durante esta épocacuando todavía era un hombre joven de 25años, que el Sr. Fukuoka pasó una experienciaque debía formar la base de su vida, y que seríael tema de este libro. “La revolución de una paja”. Dejó su trabajo y regresó a su aldeanativa para probar la solidez de sus ideas,aplicándolas en sus propios campos.La inspiración de su método natural deagricultura le vino un a en que pasabaaccidentalmente a través de un campo que nohaa sido cultivado ni utilizado durantemuchos os. Allí vio que unas vigorosas plantas de arroz brotaban de entre una marañade hierba.A partir de entonces dede inundar suscampos para cultivar el arroz. Dejó de sembrar el arroz en primavera y en su lugar lo sembróen otoño, directamente sobre la superficie delcampo en el momento en que naturalmentehabría caído sobre el suelo. En vez de labrar elsuelo para librarse de las malas hierbas,aprendió a controlarlas mediante una cubiertavegetal s o menos permanente de trébol blanco, y un acolchado de paja de trigo y decenteno.Una vez que observa que las condiciones se haninclinado a favor de sus cultivos, el Sr.Fukuoka interfiere tan poco como le es posiblesobre las comunidades vegetales y animales desus campos.Dado que muchos occidentales inclusoagricultores no esn familiarizados con larotación del arroz y cereal de invierno y dadoque el Sr. Fukuoka hace muchas referencias alcultivo de arroz en su libro, seria útil decir unas palabras sobre la agricultura tradicional japonesa.
3

Activity (11)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
boitila liked this
avisandra liked this
Juliana Ortiz liked this
daoa liked this
josé_reyes_31 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->