Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Elipse Sobre Una Ciudad Sin Nombres

Elipse Sobre Una Ciudad Sin Nombres

Ratings: (0)|Views: 481|Likes:
En un ensayo personal sobre Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela, llamada por los más tradicionalistas, Angostura La Nueva. Tiene algunas ilustraciones de la ciudad. Pero, sobre todo, está escrito con un gran amor.
En un ensayo personal sobre Ciudad Bolívar, estado Bolívar, Venezuela, llamada por los más tradicionalistas, Angostura La Nueva. Tiene algunas ilustraciones de la ciudad. Pero, sobre todo, está escrito con un gran amor.

More info:

Published by: Milagros Mata Gil de Carnevali Villegas on Jun 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2012

pdf

text

original

 
1
ELIPSIS
(¿ELIPSE?)
PARA UNA CIUDAD SINNOMBRES
Milagros Mata Gil
@
Derechos de autor totalmente reservadosPrimera edición, FUNDARTE, Caracas, 1996Segunda edición, Dirección de Cultura del estado Bolívar/ Centro deInvestigaciones Ecológicas, 1999Tercera edición, Fundación Ramón Isidro Montes/ Investigaciones en Floray Fauna Regional (Proyecto Bosques) año 2001
 
2
Este es un libro que yo pudiera re-escribir muchas veces. Escomo un acto de amor perennemente renovado, en lasbuenas y en las malas,y por eso el texto que hoy reviso puede distinguirse, y de hecho se distingue, en muchascosas, en ciertos enfoques, del manuscrito original, fechadoen 1995, 1996.En aquel momento, en aquella primera publicación, hechaen 1996,como consecuencia del
 Premio de Reflexión sobrela Ciudad 
que auspiciaba FUNDARTE, incurrí en la deudade un reconocimiento necesario a la memoria y el afecto.Porque yo creo que este libro comenzó a escribirse allá, enlas desaparecidas escalinatas de la Catedral, entre lastambién desaparecidas amistades de aquel tiempo, aquellosmuchachitos y muchachitas trece, catorceañeros que allí, oen el sótano de la Biblioteca
 Rómulo Gallegos
 , que habíasido casa de habitación del Rector Montes y de LucilaPalacios, o en el Cerro de El Zamuro, o en La Gota de Leche, o en el playón veranero al lado del Mirador, leíamos poemas de Neruda y de Mallarmé y de Ramos Sucre y deVallejos, junto con textos del Marqués de Sade, de Lenin yun ejemplar revisadísimo de
La República
 , de Platóny laversión para jóvenes de
El Capital
 , del viejo Carlos Marx,que no Groucho.Teníamos, ya lo dije, 13, 14, 15 años y tanta fe y tanta pureza que no parecían cabernos en el cuerpotan frágil. Aquellos amigos se llamaban Latimer Molero, mi másexquisito amigo, hermanado eternamente por la memoria,el amor y la estirpe, y Abraham Salloum Bitar, y Antonio Montes Navas, y José Quiaragua, y Esperanza Chapín, yCelestino Aponte, y Héctor Maicabares, el padre de mishijos, y tanta gente, como aquel Pasarella que tocaba la
 
3
guitarra, y el pintor Sambrano,y el Poeta de la Muerte,cuyo nombre nunca supe, todos nosotrosinocentesyculpables de todo cuanto se vivió después,todos nosotros,los quehoyvivimos en el territorio tan extenso de ladesilusión.Y quiero dedicar este libro también, con inmensa gratitud, ami madrina Mercedes Pérez, así como a la memoria de mimadrina Carmen Sarabia, quien me leía cuentos de hadas, ya la de mi madre, Cira Gil, reina en su jardín magnífico, aquien quizá no recuerdo con la suficiente veneración, nicon el amor que mereció. Aún más, quiero dedicar este libro a SantoTomé, elracional, el escéptico patrono que preside hoy el atriocatedralicio, que presidió la fundación y las mudanzas yque aún hoy nos advierte sobre la prudencia y laduda.Y atodos los que creen que algún día esta ciudad, por la que talvez daríamos la vida y más, florecerá sobre la piedra, como florece una trinitaria, desgranándose de flores en el piso.Y a los espectros de los Héroes que no nombraré, pero quellevo tan densos en el corazón y en lo que me resta de fe.Una dedicatoria no final, ni definitiva, debe agregarse: aElio Sanoja, demiurgo del mureíllo, mago de los bosques,quien me dio las enseñanzas más completas sobre lacontinuidad vida/muerte y la pertenencia que nos une en elcuerpo de la Divinidad. Por él, los derechos que seobtengan de este libro han sido destinados de por vida para financiar investigaciones de flora y fauna regional.

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->