Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Nietzsche Friedrich Humano Demasiado Humano

Nietzsche Friedrich Humano Demasiado Humano

Ratings: (0)|Views: 2|Likes:
Published by Leandro N Coccio

More info:

Published by: Leandro N Coccio on Sep 09, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/09/2013

pdf

text

original

 
HUMANO, DEMASIADO HUMANOFEDERICO NIETZSCHE
Título de la obra en Alemán :MENSLICH ALLZU MENSLICHAutor :FRIEDRICH NIETZSCHETraducción de:JAIME GONZALES
Transcripción de:YASIM ZEBALLOS
ISBN 968-15-0204-3Editores Mexicanos Unidos5a. edición, febrero de 1986
 
CONTRATAPA:Humano, demasiado humano, libro en el cual se engloban reflexiones que van desde problemas tan profundos como
 La química de las ideas y los sentimientos
hasta otros en apariencia triviales comolas recomendaciones para una
Táctica de la conversación
, pero que en la brillante y apasionada pluma de Federico Nietzsche adquieren su fundamental importancia para todos aquellos que tienenla misio´n de liberarse de “las ataduras del deber”, como una primera victoria en el camino deconstituirse hombres libres.
 
INTRODUCCION
 1.Se me ha dicho repetidas veces, con profunda sorpresa por mi parte, que en todas misobras, desde
El origen de la tragedia
hasta
Preludios para una filosofía del provenir
,había algo de común; se me ha dicho en todas había redes para atrapar pajarillos inocentes, yuna especia de provocacción al derrumbamiento de todo lo que habitualmente se estima.
¡Cómo! ¿Todo no es humano, demasiado humano?
Era la exclamación que, según dicen,arrancaban mis obras, mezclada a cierto sentimiento de horror y de desconfianza. Se hadicho que mis libros son escuela de desprecio y de valor temerario.Efectivamente, no creo que nadie haya considerado el mundo abrigando las sospechasque yo, no sólo como abogado del diablo, sino también, empleando el lenguaje teológico,como enemigo y partidario de Dios; y el que sepa adivinar algo de las consecuencias queentraña toda sospecha profunda, algo de la sensación de fiebre y de miedo y de las angustiasde soledad a que se condenan todos los que están por encima de la
diferencia de miras
,comprenderá también cuánto tengo que hacer para descansar de mi mismo, casi paraolvidarme de mi propio yo, buscando refugio en cualquier sitio, llámese hostilidad o ciencia,frivolidad o tontería; porque cuando no encontré
lo que necesitaba
, me lo he procurado conartificio o falsificación. ¿Han procedido de otro mundo los poetas? ¿Ha sido distinta lamanera de crear el arte en el mundo? Pues bien;
lo que yo necesitaba
con mayor exigenciacada día para mi restablecimiento, era adquirir la creencia de que
no estaba solo
en el existir así, en
ver
desde ese prisma mágico un presentimiento de afinidad y semejanza de percepción y de deseo, un descanso en la amistad, una ceguera de dos, completa, sinintermitencia alguna, un sentimiento de placer alcanzado desde el primer momento en locercano, en lo vecino, en todo aquello que tiene color, forma y apariencia. Pudieranreprochárseme a este respecto no pocos “artificios”, y algo también de falsa acuñación; por ejemplo, que tengo con cabal conocimiento y plena voluntad cerrados los ojos ante el ciegodeseo que Schopenhauer siente por la moral desde una época en que ya tenía yo bastanteclarividencia de ella; que me he engañado a mi mismo respecto al incurable romanticismode Ricardo Wagner, como si fuera un principio, no un fin (pasándome lo propio con relacióna los griegos y a los alemanes y su porvenir); hasta podría presentárseme una larga lista deobservaciones. Pero aun suponiendo que todo esto fuera cierto, ¿qué sabéis, qué podréissaber de lo que haya de astucia, de instinto de conservación, de razonamiento y de precaución superior en semejante autoengaño, y
de lo que necesito
para que pueda permitirme siempre el lujo de mi verdad? Vivo todavía, y la vida no es, después de todoinvención de la moral;
quiere
el engaño;
vive
del engaño. ¿Que no es así? ¿Que vuelvo acomenzar ya y hago de viejo inmoralista, cazador de pájaros, y que hablo de modo inmoral,extramoral, por encima del bien y del mal?2.Por estas razones, en cierta ocasión inventé para mi uso, cuando de ello tuve necesidad,los «espíritus libres», a los que he dedicado este libro de aliento y desaliento a la vez,titulado HUMANO, DEMASIADO HUMANO; «espíritus libres» de este género no los hay

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->