Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Escritos de Un Viejo Indecente

Escritos de Un Viejo Indecente

Ratings: (0)|Views: 162|Likes:
Published by NinaLeFanu
Gran libro de Charles Bukowski. Recopilación de sus relatos bastante bizarros y oscuros, pero tremendamente cautivadores :)
Gran libro de Charles Bukowski. Recopilación de sus relatos bastante bizarros y oscuros, pero tremendamente cautivadores :)

More info:

Published by: NinaLeFanu on Jun 23, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2012

pdf

text

original

 
Charles Bukowski – Escritos de un viejo indecente1
Charles Bukowski
Escritosde un viejoindecente
Traducción de J. M. Alvarez Flórez y Angela Pérez
EDITORIAL ANAGRAMA
 
Charles Bukowski – Escritos de un viejo indecente2
Título de la edición original:
Notes of a Dirty Old ManCity Lights BooksSan Francisco, 1973
 Diseño de la colección:
 Julio VivasPortada de Julio Vivas, «Homenaje a Tom Wesselmann II»
Primera edición en «Contraseñas»: 1978Primera edición en «Compactos»: enero 1994Segunda edición en «Compactos»: febrero 1995Tercera edición en «Compactos»: marzo 1996 Cuarta edición en «Compactos»: octubre 1996 Quinta edición en «Compactos»: marzo 1998
© Charles Bukowski, 1969© EDITORIAL ANAGRAMA, S. A., 1994 Pedro de la Creu, 58 08034 BarcelonaISBN: 84-339-2088-X Depósito Legal: B. 10794-1998Printed in SpainLiberduplex, S. L., Constitució, 19, 08014 Barcelona
 
Charles Bukowski – Escritos de un viejo indecente3
PROLOGOHace más de un año que empezó John Bryan con su periódico «underground»OPEN CITY en la habitación delantera de una pequeña casa de dos pisos de alquiler. Elperiódico se trasladó luego a un apartamento de enfrente, luego al distrito comercial dela Avenida Melrose. Pero cuelga una sombra. Una sombra, inmensa, lúgubre. El tirajeaumenta pero la publicidad no llega como debería. Al otro extremo, en la parte mejor dela ciudad está el L. A. Free Press, ya asentado. Que se lleva los anuncios. Bryan creó supropio enemigo trabajando primero para el L. A. Free Press y pasando su tiraje de 16.000 a más del triple. Es como organizar el Ejército Nacional y unirse luego a los revo-lucionarios. Por supuesto, la batalla no es simplemente OPEN CITY contra FREEPRESS. Si has leído OPEN CITY, sabrás que la batalla es más amplia que eso. OPENCITY incluye a los grandes tipos, los primeros, y hay algunos muy grandes que bajanpor el centro de la calle, AHORA, y son unos verdaderos mierdas, además. Es másdivertido y más peligroso trabajar para OPEN CITY, que quizás sea el periodicuchomás vivo de los Estados Unidos. Pero diversión y peligro no ponen margarina en latostada ni alimentan al gato. Y renuncias a la tostada y acabas comiéndote el gato.Bryan es el tipo de idealista y romántico loco. Se fue, o le echaron, se fue y leecharon (corrieron muchos cuentos sobre eso) de su trabajo en el Herald Examiner poroponerse a que le borra-ran la polla y los huevos al Niño Jesús. Esto en la portada del número de Navidad.«Ni siquiera es mi Dios, es el suyo», me dijo.Así pues, este extraño romántico idealista, creó OPEN CITY. «¿Qué te parece sinos haces una columna semanal?» preguntó despreocupadamente, rascándose la barbapelirroja. En fin, la verdad, pensando en otras columnas y otros columnistas, me parecíaun latazo imponente. Pero empecé, no con una columna sino con una crítica de PapáHemingway, de A. E. Hotchner. Luego, un día, después de las carreras, me senté yescribí el título, ESCRITOS DE UN VIEJO INDECENTE, abrí una cerveza, y el textose hizo solo. No hubo la tensión ni el cuidadoso esculpido con un trocito de cuchillaroma, que hacía falta para escribir algo para The Atlantic Monthly. No había necesidaden este caso de soltar simplemente un periodismo liso y descuidado. No parecía haberpresión alguna. Bastaba sentarse junto a la ventana, darle a la cerveza y dejar quesaliese. Lo que quisiese salir que saliera. Y Bryan nunca fue problema. Yo le entregabael trabajo (en los primeros tiempos) y él le echaba una ojeada y decía, «vale, deacuerdo». Al cabo de un tiempo, simplemente le entregaba los papeles y él los leía;luego se limitaba a meterlos en el cajón y decía, «De acuerdo. ¿Qué se cuenta?». Ahorani siquiera dice «De acuerdo». Me limito a entregarle el papel y eso es todo. Esto me haayudado a escribir. Piénsalo: libertad absoluta para escribir lo que te dé la gana. Lo hepasado bien haciéndolo, y a veces ha resultado también cosa seria; pero tuve la

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
motorspade liked this
Alfredo liked this
JinixLong liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->