Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
64Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Vision Extra Ocular - Jacobo Grinberg

Vision Extra Ocular - Jacobo Grinberg

Ratings:

4.67

(3)
|Views: 14,689|Likes:
Published by starmanfp
Experiencias de Jacobo Grinberg Zylberbaum con la Vision Extraocular
Experiencias de Jacobo Grinberg Zylberbaum con la Vision Extraocular

More info:

Published by: starmanfp on Jun 23, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/26/2014

pdf

text

original

 
LA VISION EXTRAOCULAREn 1982 la compañía mexicana de televisión Televisa me invitó a participar, encalidad de testigo, en un programa en directo que trataría acerca de un tipo devisión fuera de lo común. Se requería mi presencia para juzgar la veracidad delfenómeno como investigador en el área de Neurofisiología y profesor de laUniversidad Nacional.Accedí, y en el estudio me encontré con una veintena de nos queconversaban animadamente mientras se preparaban para la demostración.Una vez comenzada ésta, su instructor, el profesor Altamirano, vendó los ojos auno de los niños y le puso delante una serie de fotografías. El niño las tocó conlas palmas de sus manos describiendo, al mismo tiempo, lo que veía. Intrigado,me acerqué y pude constatar que la descripción coincidía a la perfección con elcontenido del material gráfico. Después, otros niños fueron sometidos al mismoproceso y en todos los casos acertaron en sus descripciones. No pude hallar nierrores, ni intentos de engaño en el procedimiento. A la salida del programa lepropuse a Altamirano utilizar sus procedimientos para ayudar a niños invidentesa ver con las manos. Altamirano aceptó, al igual que lo hizo el Departamentodel Gobierno encargado de la educación de niños ciegos.Durante varios meses intentamos enseñar la visión extraocular a estos niños,pero sin éxito. Una vez por semana Altamirano vea a la escuela deinvidentes, se encerraba con los niños y después se iba. Nunca supe sí elfracaso se deba lo esporádico del régimen de entrenamiento o al pocotiempo que duró todo el proceso. Tampoco pude recibir instrucciones detalladasde la técnica empleada, porque el profesor Altamirano la mantenía en secreto,lógicamente.Varios años más tarde, durante el disfrute de un año sabático, decidí dedicarmedurante seis meses a la enseñanza de niños en una escuela primaria deCuernavaca, distante 70 kilómetros de la ciudad de México, cuyo director mepermitió poner a prueba diferentes técnicas alternativas de educación. Unamañana, mientras descansábamos en el jardín de la escuela, una niña mecomentó que había visto un programa de televisión en el cual se mostrabanexperiencias extraoculares, y me pidió que se las enseñara. Aunque no mesentía capaz, puesto que desconocía la técnica de la «visión extraocular»,recordaba algunos comentarios de los niños ciegos y me decidí a probarla conla niña.
 
Le pedí que se relajara, que se concentrara en su respiración y que tratara devisualizar una luz en su entrecejo. Después tomé sus manos y le pedí que seimaginara una línea luminosa interconectando sus dedos con su entrecejo.Coloqué sus palmas sobre una fotografía en color después de vendarle los ojosy la niña me describió la información de la fotografía.Otros niños se acercaron a nosotros. En menos de una hora, seis o siete críosveían extraocularmente. Todos estábamos encantados con la experiencia, demodo que la continuamos durante varios meses, hasta que tanto el director dela escuela como los padres de familia nos prohibieron proseguir lasexperiencias debido a que los niños adivinaban sus pensamientos, movíanobjetos a distancia y empezaban a desafiar toda su cosmovisión.La misma experiencia se ha repetido con idénticos resultados en otra escuelade la ciudad de Toluca, esta vez apoyada por los padres de familia y losdirectivos de la institución.Lo que sigue es una descripción de la experiencia de Cuernavaca, escrita conel mayor número posible de detalles y con el propósito de que quien así lodesee pueda ponerla en práctica.Se estudiaron diecinueve sujetos: once niñas y ocho niños, de edadescomprendidas entre 5 y 13 años de edad. Todos, sin excepción, gozaban decondiciones óptimas de salud y manifestaron estar deseosos de participar en lamisma. Ninguno de ellos tea antecedentes de visión extraocular niexperiencia alguna respecto a este tipo de fenómenos. Pertenecían a seisescuelas diferentes; en todas ellas eran considerados muy inquietos yespecialmente remisos a aceptar normas rígidas de disciplina y conducta. Por lo demás, fueron catalogados como altamente inteligentes y despiertos.Aúnque las condiciones familiares variaban de niño a niño, no se observarondiferencias notables, salvo en una apreciable destreza inicial en cinco niñas ydos niños con una situación de estabilidad familiar óptima.
 
APRENDIZAJE INICIAL
Previamente a la iniciacn de los experimentos de deteccn de visiónextraocular, todos los niños recibieron un aprendizaje que duró entre una y tres jornadas y que se repetía en todas las sesiones de prueba posteriores a lasiniciales. De esta manera, cada niño fue sensibilizado antes y durante todo eltranscurso del experimento, hasta que adquirió una destreza lo suficientementeautomatizada como para no necesitar entrenamiento adicional.Las características del aprendizaje se explican a continuación en la mismasecuencia en la cual se desarrolló éste.Con el niño sentado cómodamente con la espalda recta, se efectuaban los tresejercicios respiratorios siguientes:a) Expulsn forzada de aire a través de las fosas nasales durante 60segundos, con los ojos cerrados, seguida de una concentración de la atenciónen el entrecejo durante 20 segundos.b) Respiración alternada a través de cada uno de los orificios nasales durante60 segundos, con los ojos cerrados, seguida de concentración de la atenciónen el entrecejo durante 20 segundosc) Inhalación y exhalación forzadas de aire, de forma rítmica y sostenida, hastael límite de cada niño.A continuación, y en la misma postura, el niño practicaba la meditación a partir de las siguientes instrucciones:«Con los ojos cerrados, conntrate en el entrecejo y deja fluir tuspensamientos sin obstruirlos o controlarlos. Una vez que logres lo anterior,

Activity (64)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
AzulAnalma liked this
Flegias Caronte liked this
Angeles Herranz liked this
Miguel Satsang liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->