P. 1
Nueve Dias en El Cielo

Nueve Dias en El Cielo

Ratings: (0)|Views: 322 |Likes:
Published by COMPENDIO CRISTIANO

More info:

Published by: COMPENDIO CRISTIANO on Sep 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/10/2014

pdf

text

original

 
Desde la primera publicación de
 Nueve días en el cielo
en el año 2006, hemos recibido muchasreacciones de gente que ha sido inspirada y alentada por la historia: correos electrónicos, cartas,llamadas y conversaciones con hombres y mujeres de todas las clases sociales. Éstos son algunos deellos, todos confirmando lo que ya sabíamos: esta historia debía ser contada.Gracias por tal visión y sabiduría con
 Nueve días en el cielo
. Está profundamente escrito yfácil de entender. Me abruma su lectura y, en ocasiones, tengo que dejarlo a un lado, ya que esmuy sustancioso. Necesito tiempo para digerirlo y permitir que el Espíritu Santo revele supoder en mí. De todos modos, gracias nuevamente por tomarse el tiempo para seguir haciaadelante con esta obra. ¡Esta es una lectura obligada! —V
ÍA CORREO ELECTRÓNICO
, E
STADOS
U
NIDOS
Me siento como si fuera Marietta en la historia; como si hubiera pasado por todo eso. Estoymuy agradecida por este libro. Es como si alguien me hubiera regalado un rubí. Yo quiero ir alcielo. Me ha animado a vivir una vida más piadosa. —J.C., M
ELBOURNE
, A
USTRALIA
Mi hija Alexandra nació prematura. Dios me permitió sostenerla, cantarle y consolarla durantenoventa minutos, antes de llevársela.
 Nueve días en el cielo
fue una gran ayuda para mí. Hanpasado casi seis años desde que mi ángel se fue, y cuando comienzo de nuevo a tornarmeegoísta, releo
 Nueve días en el cielo
para recordar cómo es su vida ahora. Ella recibe másamor y cuidado que los que cualquier padre terrenal podría darle. Gracias y que Dios lesbendiga. —J.C.C. II, E
STADOS
U
NIDOS
Hace once meses que perdimos nuestro nieto inesperadamente. Él tenía sólo unos pocos días deedad. Quiero agradecer sinceramente a los dos por tomarse el tiempo y el esfuerzo laboriosopara volver a escribir el libro que tan seriamente les fue otorgado. Leí
 Nueve días en el cielo
unas semanas después de nuestra pérdida, y fue de gran consuelo. Leo las partes relacionadascon el paraíso infantil una y otra vez. Gracias nuevamente por volver a poner esta visión encirculación. Gracias a mis amigos, que siguieron el impulso de Dios para pasármela. Desdeentonces, he comprado varios ejemplares de este libro y le he dado una copia a todos los quemostraron interés por su lectura. —L. L., Q
UEENSLAND
, A
USTRALIA
Fui absoluta y totalmente inspirado. Normalmente no soy un lector voraz, pero no podía dejarde leerlo. —D
E UN PASTOR EN
M
ELBOURNE
, A
USTRALIA
Después de intentar concebir durante unos ocho años, una pareja tuvo un niño. Trágicamente,cuando el niño tenía unos siete años de edad, murió de cáncer. Los padres no pudieron tenermás hijos y estaban devastados. El padre pensó en suicidarse, pensando que así iba a poder vera su hijo nuevamente. Alguien les dio una copia de este libro, lo cual les ayudó enormemente, yel padre pudo superar sus pensamientos suicidas. —D
E UN PASTOR EN
M
ELBOURNE
, A
USTRALIA
Una señora entró a nuestra librería. Su hija había dado a luz a gemelos y uno de ellos murió al
 
nacer. Ella me preguntó si yo sabía de algún libro que pudiera ayudar a su hija. Pensé en
 Nuevedías en el cielo
y le dije que lo conocía a usted, y que sabía un poco acerca de suscircunstancias similares a las de ella. Hoy estuvo nuevamente en la tienda, me dijo lo muchoque el libro había ayudado a su hija, y me dio las gracias por recomendárselo. —V
ÍA CORREO ELECTRÓNICO DESDE UNA LIBRERÍA EN
M
ELBOURNE
, A
USTRALIA
Un ministro episcopal en Melbourne, Australia, nos llamó. Él acababa de leer el libro. Dijo que era unlibro asombroso, increíble, y estaba profundamente impactado por la historia. Enseñaba temas cristianosen una escuela privada y obtuvo un número de copias del libro para sus alumnos.El padre de nuestro yerno, un cristiano, murió hace unos años. Durante su enfermedad, miembros de sfamilia leyeron el libro. Una de ellas era una nuera que no era cristiana. Ella fue tan impactada que regalóun número de copias, aún antes de convertirse en cristiana.Muchas personas han comprado varias copias para regalar. No es raro para ellos comprar cinco o diezejemplares a la vez. Una señora obtuvo sobre cuarenta ejemplares en un año. Un hombre cristianoortodoxo compró veinte copias. Las regaló a sus amigos como una manera de compartir el evangelio.Cuando se le acabaron, nos contactó para comprar otro centenar de ejemplares.Una iglesia en Singapur obtuvo una copia, la imprimió y la comercializó en Singapur. Tambiénescribió una obra basada en el libro y, durante la presentación, cerca de setenta personas se convirtieronal cristianismo. —D
ENNIS Y
N
OLENE
P
RINCE

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
emelysdegarcia liked this
Hanye Morua liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->