Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Prohibición de la usura y apología del comercio- Autor: Abdennur Prado

Prohibición de la usura y apología del comercio- Autor: Abdennur Prado

Ratings: (0)|Views: 21|Likes:
Published by Ramón Rodolfo Copa
Prohibición de la usura y apología del comercio
Capítulo del libro El islam anterior al Islam (Oozebap 2006)
Autor: Abdennur Prado
Queremos referirnos a la naturaleza del préstamo con interés, meditar sobre los síntomas y su significado. Lo hacemos desde la más completa ignorancia sobre cuestiones económicas, con la convicción de que no se trata de una cuestión meramente económica, sino con repercusiones escatológicas y espirituales. Se trata de la pérdida de un mundo y su sustitución por otro. De cómo el valor de las cosas es transformado en precio, una abstracción que varía en función de intereses de mercado. Una degradación de la riqueza natural que sitúa la especulación por encima de la realidad, generando desigualdades y miseria.
Sabemos que cualquier consideración sobre la usura se presta a las más oscuras demagogias, pues la imagen del “usurero” lo hace blanco fácil del discurso populista. En el actual estado de cosas, cuando la vida de millones de personas se desintegra a causa de un sistema económico basado en el beneficio a toda costa, se hace necesario buscar explicaciones, y no siempre la razón es la guía de los expoliados. Por citar un ejemplo: la lucha contra la usura fue esgrimida como un señuelo por los fascismos europeos en el siglo XX. Desde el momento en que sabemos que el régimen nazi fue financiado por cierta banca internacional y la industria metalúrgica alemana, comprendemos que no todas las condenas de la usura son lo que parecen, ni tienen como fundamento la búsqueda de la justicia. El fascismo, sea del tipo que sea, no aporta un equilibrio, sino un desequilibrio más profundo. Frente al mundo ordenado de las tenedurías de libros, significa la vuelta a las pulsiones de la aventura y el militarismo. En palabras de Ernst Jünger: la irrupción de poderes elementales en el medio burgués... Pero no nos engañemos: esta irrupción no es espontánea, ha sido realizada según un cálculo preciso.
Prohibición de la usura y apología del comercio
Capítulo del libro El islam anterior al Islam (Oozebap 2006)
Autor: Abdennur Prado
Queremos referirnos a la naturaleza del préstamo con interés, meditar sobre los síntomas y su significado. Lo hacemos desde la más completa ignorancia sobre cuestiones económicas, con la convicción de que no se trata de una cuestión meramente económica, sino con repercusiones escatológicas y espirituales. Se trata de la pérdida de un mundo y su sustitución por otro. De cómo el valor de las cosas es transformado en precio, una abstracción que varía en función de intereses de mercado. Una degradación de la riqueza natural que sitúa la especulación por encima de la realidad, generando desigualdades y miseria.
Sabemos que cualquier consideración sobre la usura se presta a las más oscuras demagogias, pues la imagen del “usurero” lo hace blanco fácil del discurso populista. En el actual estado de cosas, cuando la vida de millones de personas se desintegra a causa de un sistema económico basado en el beneficio a toda costa, se hace necesario buscar explicaciones, y no siempre la razón es la guía de los expoliados. Por citar un ejemplo: la lucha contra la usura fue esgrimida como un señuelo por los fascismos europeos en el siglo XX. Desde el momento en que sabemos que el régimen nazi fue financiado por cierta banca internacional y la industria metalúrgica alemana, comprendemos que no todas las condenas de la usura son lo que parecen, ni tienen como fundamento la búsqueda de la justicia. El fascismo, sea del tipo que sea, no aporta un equilibrio, sino un desequilibrio más profundo. Frente al mundo ordenado de las tenedurías de libros, significa la vuelta a las pulsiones de la aventura y el militarismo. En palabras de Ernst Jünger: la irrupción de poderes elementales en el medio burgués... Pero no nos engañemos: esta irrupción no es espontánea, ha sido realizada según un cálculo preciso.

More info:

Published by: Ramón Rodolfo Copa on Sep 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/17/2013

pdf

text

original

 
Prohibición de lausura y apología delcomercio
Capítulo del libro El islam anterior al Islam
 
(Oozebap 2006)
La alianza contra natura entre la religión y la usura
Al-lâh ha hecho lícito el comercio y ha prohibido la usura.
(Qur’án 2: 275)
 
Queremos referirnos a la naturaleza del préstamo con interés, meditar sobre los síntomas y su significado. Lohacemos desde la más completa ignorancia sobre cuestiones económicas, con la convicción de que no se tratade una cuestión meramente económica, sino con repercusiones escatológicas y espirituales. Se trata de la
 
pérdida de un mundo y su sustitución por otro. De cómo el valor de las cosas es transformado en precio, unaabstracción que varía en función de intereses de mercado. Una degradación de la riqueza natural que sitúa laespeculación por encima de la realidad, generando desigualdades y miseria.Sabemos que cualquier consideración sobre la usura se presta a las más oscuras demagogias, pues la imagen
del “usurero” lo hace blanco fácil del discurso
populista. En el actual estado de cosas, cuando la vida demillones de personas se desintegra a causa de un sistema económico basado en el beneficio a toda costa, sehace necesario buscar explicaciones, y no siempre la razón es la guía de los expoliados. Por citar un ejemplo: lalucha contra la usura fue esgrimida como un señuelo por los fascismos europeos en el siglo XX. Desde elmomento en que sabemos que el régimen nazi fue financiado por cierta banca internacional y la industriametalúrgica alemana, comprendemos que no todas las condenas de la usura son lo que parecen, ni tienencomo fundamento la búsqueda de la justicia. El fascismo, sea del tipo que sea, no aporta un equilibrio, sino undesequilibrio más profundo. Frente al mundo ordenado de las tenedurías de libros, significa la vuelta a laspulsiones de la aventura y el militarismo. En palabras de Ernst Jünger: la irrupción de poderes elementales enel medio burgués... Pero no nos engañemos: esta irrupción no es espontánea, ha sido realizada según uncálculo preciso.La lucha de los musulmanes no tiene nada que ver con esos movimientos, ni puede transigir con ellos. El Islampresenta una forma de vida orgánica, donde las necesidades externas e internas deben ser satisfechas de unmodo equilibrado. Debemos ser conscientes de que, hoy más que nunca, la lucha contra la usura no sediferencia de la lucha contra la tiranía, la injusticia o el militarismo, y que las sectas que predican la luchaarmada (sean políticas o religiosas) tan solo están alimentando al monstruo que dicen combatir. Si en siglo XX
el fascismo fue la “anti
-
vacuna” que se inyectó el sistema para desarrollarse, hoy lo son el “terrorismoislámico” y el “fundamentalismo religioso”. No en vano, son formas del mismo nihilismo que impone las ley
esdel mercado. Por él ha sido financiado, y a él rinde su servicio.Frente a esto, nuestra condena de la usura se inserta en una tradición mucho más noble: la de lascosmovisiones tradicionales, que predican el equilibrio como base de las relaciones entre las personas, y entreestas y la naturaleza. Armonía entre el precio y el objeto, entre la representación y lo representado, entre larazón y los instintos, entre lo masculino y lo femenino, entre el cielo y la tierra. Una armonía que no es estáticasino dinámica: en el campo de las transacciones económicas, este dinamismo está representado en elcomercio.Puede parecer ingenua, pero la consideración sobre la usura como una ruptura del equilibrio natural entre dospolos explica que haya sido condenada a lo largo de la historia como un crimen contra la humanidad. En lausura, el beneficio obtenido no es equivalente al trabajo realizado, ni a su cualidad o al beneficio que esetrabajo reporta al conjunto de la sociedad. La usura acumula sin gasto, rompe la circularidad de la energía. Hoyen día estamos tan acostumbrados a la usura que nos cuesta comprender la dureza con la cual nuestrosantepasados se referían a ella. El gran Cicerón (De Oficiis, II, XXV, Acerca de Cato) la considera equivalente a unasesinato. Ciertamente: la usura mata, y hoy a gran escala.Trazar la condenación de las tradiciones a la usura nos llevaría mucho tiempo. Aquí señalaremos algunosmomentos, más que nada para que no se nos vea como unos locos aislados. Más bien al contrario: el actualsistema económico mundial representa una aberración en la historia, causante directa de la ruina de
 
continentes enteros. Millones de personas han muerto en los últimos dos siglos a causa de las actualescondiciones económicas y la supremacía del préstamo con interés, que no es sino el mecanismo mediante elcual la destrucción se da a sí misma una apariencia civilizadora. Esto es una paradoja: una destrucción queviste y uniforma, que se da como búsqueda de la seguridad y que juega con el miedo del hombre ante loprecario de su naturaleza.Queremos invitar al ejercicio de las facultades mentales más que a una toma de posición dogmática, cerril einoperante. Una vez establecida la naturaleza de la usura, y lo que nos dicen algunas tradiciones sobre ella,será necesario reconocer su presencia a lo largo de la historia, a pesar de las ilustres prohibiciones. ¿Hasta quepunto el préstamo no es una necesidad social? ¿No es ingenuo pensar que alguien vaya a prestar nadadesinteresadamente? ¿No relega eso la economía a las relaciones familiares o comunitaristas, imposibilitandoel desarrollo de múltiples iniciativas? ¿No pertenece la prohibición de la usura a un mundo tribal periclitado?¿Qué soluciones han propuesto los juristas musulmanes del periodo clásico y hasta que punto pueden
funcionar hoy en día? ¿Es la llamada “banca islámica” respetuosa con la prohibición coránica de la usura? Una
serie de preguntas que debemos formular si no queremos que nuestro discurso se limite a las consabidasmaldiciones sin futuro.Más importante aún que la condena, debemos hacer la defensa del comercio. Solo siendo conscientes delcarácter del comercio como la relación benéfica entre el mundo natural y la cultura humana, y de la mediaciónque el dinero facilita, podremos comprender la armonía que la usura viene a destruir, y estaremos endisposición de leer nuestro presente y meditar formas válidas de resistencia.
1. Apuntes sobre la usura en la historia
“... terrorífica ruptura entre los dos órdenes a que pertenece el hombre:
el orden de la realidad y el orden de
los valores...”
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->