Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Nuestro Edificio Se Colapsa

Nuestro Edificio Se Colapsa

Ratings: (0)|Views: 3|Likes:

More info:

Published by: Saúl Rodríguez Perez on Sep 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/15/2013

pdf

text

original

 
 
26 de agosto de 2011
Archivo PDF
 Saúl Rodríguez Pérez
Monterrey N.L.
 
Introducción
Somos testigos de muchas injusticias, asesinatos, robos y de calamidades sin fin, la humanidadse desmorona delante de nuestros propios ojos. De allí que nos preguntamos ¿Qué ha pasado?¿Acaso hemos enloquecido? Día tras día las tragedias nos aterran, la inseguridad y la injusticia sonlos temas del día. Ciertamente la maldad es tan antigua como la humanidad misma. El profetaHabacuc vivió en un entorno semejante, él en sus interrogantes dijo:
¿Hasta cuándo, oh, Jehová,clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuantoel impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia.
No pretendemos juzgar a Dios con éstasinterrogantes sino que son las expresiones que nos identifican con el profeta. Sabemos que Dios esquien dirige la historia del mundo, que es santo, y limpio de ojos, que no tolera el agravio; pero auncon todo ello nos preguntamos ¿Por qué Dios calla cuando los malos destruyen sin piedad aaquellos que son más justos que ellos? Quizás no lo comprendamos.
Dios está aquí; en el hoy y en el ahora
Es difícil ver a Dios en el escenario de la historia cuando todo marcha mal; pero cuando él hablaa nuestro oído podemos escuchar los dulces acentos de su apacible voz. Solemos escuchar lasvoces extrañas que susurran a nuestro oído y nos dicen que Dios se ha olvidado de nosotros; sinembargo esto no es así porque Dios ha prometido estar con nosotros todos los días hasta la metadel mundo. Podemos estar seguros de ello, porque la fidelidad es parte de la naturaleza de Dios, supromesa es verídica. Si Dios está aquí; en el hoy y en el ahora, podemos confiar en su fidelidadporque él se mantiene firme en su promesa para con sus hijos; sin embargo, que Dios esté aquí,también indica que todas nuestras obras son realizadas en su presencia. Por lo cual, puede sin error alguno coronar las buenas obras y condenar aquellas que ofenden su santidad. Si Dios está aquí; enel hoy y en el ahora, indica que sus juicios se hacen presente cuando fallamos.
Cuando se pierde el objeto de nuestra vida
Dios nos creó para sí, con el objeto de glorificarle y deleitarnos en él para siempre. El pecado nosinyectó maldad, ignorancia, miseria y falsos placeres. Perdimos de vista el objeto de nuestraexistencia. Comenzamos sufriendo crisis de identidad y terminamos extraviándonos. Hay fracasosconstantes en nuestro ejercicio científico; nuestro matrimonio es reducido a la miseria por fuerzasextrañas; la armonía familiar se ve reemplazado por la disfuncionalidad. En fin, cuando perdemos elobjeto por el cual vivimos terminamos perdiendo lo poco que nos queda. Suprimimos la verdadabsoluta para quedarnos con lo relativo. Mientras estemos aislados de Dios estaremos muertos.Todos nuestros logros, riquezas y famas seguirán siendo basuras. Desconocer nuestra identidad y elobjeto de nuestra vida, es el primer peldaño hacia el fracaso. Pero saber que somos hijos de Dios yque vivimos para gloria de Él, es también el primer peldaño hacia la edificación.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->