Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Enigma Del Hombre

El Enigma Del Hombre

Ratings: (0)|Views: 4|Likes:
Published by Kory Rosales

More info:

Published by: Kory Rosales on Sep 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/30/2014

pdf

text

original

 

The correct thing to do withauthoritarians is to take themrealistically for the bastards they are and then behave toward them as ifthey were bastards”.
The safest person to give po-wer to is the one who doesn´t en- joy power 
”.(A.Maslow,
 Eupsychian Management)
E
NLAHISTORIA
de ladirección de empresasse pueden rastrear au-tores y movimientos que,ins-pirándose en las ciencias expe-rimentales,han aplicado a estecampo de la acción humanaunos criterios racionalistas y universalistas con el fin de al-canzar una interpretación teó-
* Guido Stein es secretario general de la Universidad de Navarra.
E
L ENIGMA DEL HOMBRE
.R
EFLEXIONESANTROPOLÓGICAS SOBRELA DIRECCIÓN
G
UIDO
S
 TEIN
*
 Este artículo trata de desplegar los rasgos más singulares que han de tenerse en cuenta  para acertar en una adecuada dirección de personas.La exposición en escorzo de los fun-damentos de esos rasgos pivota sobre la recuperación de la vida privada como sustratoineludible sobre el que levantar toda la capacidad de mejora y de crecimiento personal.Parece perentorio reclamar abiertamente la necesidad acuciante de recuperar la ri-queza que entraña una vida privada consciente de no ser una huida,una autoexclusiónsocial,sino una oportunidad para renovarnos como personas,para enriquecer el espí-ritu,es decir,la capacidad de proponernos fines que superen los condicionantes que im- pone la tiranía de la inmediatez.Paradójicamente,es esta capacidad de trascender la que nos acerca a las otras personas,la que nos facilita el trato justamente personal,del que está tan necesitada la vida empresarial,y especialmente la acción de los directivos.
 Palabras clave
:liderazgo,empatía,amistad,vida personal,proyecto profesional,inmortalidad.
For Evaluation Only.Copyright (c) by Foxit Software Company, 2004Edited by Foxit PDF Editor
 
rica que mereciese el califica-tivo de científica.Así,son decita obligada,Frederick W. Taylor y Hènri Fayol,y susobras respectivas,
The Princi- ples ofScientific Management 
(1911) y 
 Administration géné-rale et industrielle 
(1916)
1
.El tiempo ha confirmadoque la dirección no es cientí-fica,aunque,efectivamente,haya una ciencia de la direc-ción.Sólo una aproximaciónmás amplia al fenómeno,queincluya un punto de vista cul-tural,resistente al corsé cientí-fico-experimental,dará cuentasatisfactoria de lo que en gene-ral pasa dentro de las organi-zaciones,incluida la organiza-ción por antonomasia:la em-presa.El mecanicismo,ayuno de valores y pletórico de modelosoperativos funcionales,fija suideal en la homeóstasis:las or-ganizaciones se autorregulaninternamente como si fuesenun organismo.Sin embargo,esta explicación elude la reali-dad ante la que todas las reali-dades,también la empresarial,cobra sentido:el hombre.Sólola referencia al hombre y a lamujer dota de sentido a lo de-más.El valor propiamente hu-mano,por debajo y por encimade la organización racional,sepresentó de modo patente enlos albores de esta nueva disci-plina.No faltaron entoncesautores que advirtieron quehabía algo que se resistía a seradministrado científicamente:la persona humana se presen-taba como un factor no sus-ceptible de racionalizaciónmediante sistemas homogé-neos y universalistas
2
.En 1962,Rensis Linkertdistinguió en su obra
 NewPatterns ofManagemen
3
dosconceptos de empresa,segúnse enfatizase el trabajo a reali-zar o el sujeto que lo iba a de-sempeñar.En el primer caso lasistematización es el criterio aseguir;en el segundo,la moti- vación.La acción directivabascula entre controlar elmodo de hacer lo que se tieneque hacer,y estimular a quienlo tiene que llevar a cabo.Paracontrolar,antes hay que dividirel trabajo,asignarlo y atribuirlas correspondientes responsa-bilidades.Para estimular esnecesario haber fijado unosobjetivos claros,motivar a laspersonas para que los persigan y,por último,hacerles sus pro-pios controladores.Es el juegocreativo que parte de la dele-
G
UIDO
S
 TEIN

Revista Empresa y Humanismo,Vol.V,1/02,pp.149-177 
For Evaluation Only.Copyright (c) by Foxit Software Company, 2004Edited by Foxit PDF Editor
 
gación en el responsable de laejecución y se expresa en tér-minos de autocontrol.En este segundo enfoque la voluntad juega un papel insus-tituible,de forma que dirigirmejor no es sinónimo de diri-gir más,sino de dirigir menos;huye del ámbito de la cantidadpara encontrar acomodo en elde la calidad.Si la dirección secentra en expandir la capaci-dad de sus hombres,no se re-quieren sistemas de organiza-ción más complejos.
e re-quiere
el desarrollo de los hom-bres de la organización,no el de-sarrollo de la organización de los hombres 
.Para abordar siquierasucintamente este aspecto dela dirección es extraordinaria-mente valiosa la reflexión de lafilosofía clásica acerca de las virtudes,y en especial de laprudencia,en cuanto criteriorector que ordena y potencia lodes,como,por ejemplo,laeficacia y la eficiencia.Aristóteles,en su
 Ética  Nicómaco,
define la virtudcomo un hábito selectivo,queconsiste en un término mediorelativo a nosotros,determi-nado por la razón y por lo quedecidiría un hombre prudente.Pero al referirse a un términomedio,no quiere decir en ab-soluto que sea la media ex-traída de una muestra estadís-tica,o el fruto de una negocia-ción entre dos extremos,sinola equidistancia entre dos vi-cios que,desde el punto de vista de lo mejor es,precisa-mente,un extremo.De ma-nera que no existe términomedio virtuoso del exceso odel defecto,ni exceso o defectodel término medio.Con la virtud,que etimoló-gicamente significa fuerza,elhombre adquiere la energía in-terior para cumplir cabalmentesu destino:llegar a ser hombre.A través de la inteligencia cap-tamos cómo es la realidad y conocemos cómo reaccionarante ella.Justamente,la virtudde la prudencia ayuda a la in-teligencia a definir lo que hay que hacer ante cada nueva si-tuación que se le presenta.Frente al riesgo connatural atoda decisión concreta y,espe-cialmente a las decisiones em-presariales,la prudencia en-traña la capacidad intelectualde acierto.Como suprimir elriesgo es imposible -quizá in-cluso indeseable antropológi-camente-,la prudencia es fun-damental.Dirigir con prudencia su-pone centrarse en lo concreto y asumir el riesgo de que losresultados de la acción direc-
E
LENIGMADELHOMBRE
.
EFLEXIONESANTROPOLÓGICAS

Revista Empresa y Humanismo,Vol.V,Nº 1/02,pp.149-177 
For Evaluation Only.Copyright (c) by Foxit Software Company, 2004Edited by Foxit PDF Editor

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->