Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
cultura_15_09_13.pdf

cultura_15_09_13.pdf

Ratings: (0)|Views: 2,228 |Likes:
Published by lacapitalmdp

More info:

Published by: lacapitalmdp on Sep 18, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/04/2014

pdf

text

original

 
 Las 8 preguntas para
Javier Alejandro García
(*)
MAR DEL PLATA 
DOMINGO 15 DE SETIEMBRE DE 2013
IDA Y VUELTA 
: cultura@lacapitalmdq.com.ar
1
¿Qué error le molesta más advertir en un texto li-terario? ¿Cuál es el último que halló en el libroque está leyendo o que acaba de leer?
-Hay errores que uno se acostumbra a ver (mayúscula, til-de, etc.) y no por eso son menos groseros, pero es así, comocasi todo, nos acostumbramos a ellos. En mi caso, el peorque me tocó ver fue leyendo Rayuela y sucedió que en unmomento paso de hoja y el texto no tenía continuidad. Paraser gráfico: la continuación de la página 50 no estaba en la51 ¡sino en la 52! Al notar el salto en la historia, tardé en des-cubrir la solución al problema y surgió el temor de que todoel libro continuase así. Por suerte, el asunto me acompañósólo durante dos capítulos.
(*) Javier Alejandro García dio sus primeros pasos en teatro hace quince años en Mar delPlata. Hace seis años decidió trasladarse a Capital Federal para continuar sus estudios en lamateria. Se ha formado con maestros entre los que figuran Cristina Banegas,Rafael Spregelburd, Ignacio Apolo, Heidi Steinhardt, Valeria Gossi, Marcelo Marán, DanielLambertini, entre otros. Ha cursado la carrera de Licenciatura en Artes Teatrales en laUniversidad Nacional del Centro de Tandil, el Profesorado de Teatro en Andamio ‘90. Luego de haber participado como actor en variaspuestas independientes, se proyecta a la dirección.
Su ópera prima es “Pessoa (Saudades)”, que fue estrenada durante 2012 en CapitalFederal, siendo seleccionada para la 8ª edición del Festival BahiaTeatro (Bahia Blanca) y para el XII Encuentro del Arte y la Cultura del Mercosur (Eldorado / Misiones); declara-da de Intererés Cultural por la Ciudad de Mar del Plata.
Circuló por todos loscaminos del mundoliterario: desde libreroa editor, de poeta anovelista y ensayista.Habla del ajedrez, unade sus pasiones, y decómo el escritor quedapreso del entramadode las grandeseditoriales.
 P 
oeta, editor, librero, ajedre-cista, Héctor Alvarez Casti-llo conoce “los dos ladosdel mostrador”. Entiéndase, delmostrador que supone el sistemaliterario actual. Autor de los poe-marios “El faro de la tempestad yotros poemas” (1991) y “La pala-bra es deseo” (2011, ganador deltercer concurso de poesía “Alejan-dro Roemmers”) y de varios librosde cuentosy ensayos,está a pun-to de ver sa-lir su prime-ra novela,“La enamo-rada”, querelata unahistoriaamorosa entre dos mujeres, lo quesupone “una reflexión sobre elamor, el tiempo y la muerte, losgrandes temas de siempre”, desli-za.Comenzó a escribir de adoles-cente, en Villa Ballester, donde na-ció. Lo primero que devoró fueronlas historietas que llegaban a susmanos. Esa enorme necesidad lite-raria desplazó, a medias, a su otrapasión: el ajedrez, deporte quepracticó aún desde antes y de ma-nera profesional. “Había una exi-gencia, pero como era chico no ledaba demasiada importancia”, di-ce hoy sobre aquellos primerosaños de ajedrecista, una actividadque nunca termina de abandonar.“El ajedrez siempre estuvo ahí”,cuenta y asegura que desde haceunos años no compite en torneos.“La literatura fue mi elección de vi-da”, evoca.Arrancó co-mo librero alfrente de unpuesto de Eude-ba, que estabaubicado en ple-na Capital, enavenida de Ma-yo. Más tardeinstaló su libre-ría, que mantie-ne en la actualidad, y fue a media-dos de los años ‘90 cuando decidióparir su sello editorial, siempre conla necesidad de empezar a canali-zar sus poemarios. Primero se lla-mó “El barco ebrio” y luego, a par-tir de 2003, nació Alvarez CastilloEditores. “No me quedó otra quefundar mi sello para poder publi-car mi obra y la de algunos ami-gos”, indica, a los 51 años y ya pa-dre de cuatro hijos.Hoy, la editorial mantiene un ca-tálogo de cerca de cuarenta títulos,la mayoría de poesía y ajedrez.“Como soy maestro en esa discipli-na conozco bien el paño, sin exa-gerar creo que es la principal edito-rial de ajedrez en Argentina”,cuenta en Mar del Plata, ciudad enla que gusta vacacionar y que nodescarta elegir como destino, al-gún día.A su vez, no deja de apostar a losautores nue-vos, sean poe-tas o bien pro-yectos edito-riales vincula-dos a la histo-ria. “Estamospor editar unlibro de poe-sías de un au-tor nuevo, Ma-ximiliano Daponte, y ahora salendos reediciones de ajedrez, tam-bién un libro sobre Zenón Franco ysalió Naif, de mi autoría, y se vie-nen libros de autores que están tra-bajando textos de filosofía”, ade-lanta.
(Continúa en página4)
HÉCTOR ALVAREZ CASTILLO, POETA, EDITOR
“No me quedó otra que fundar misello para poder publicar mi obra”
 
Héctor Alvarez Castillo.
“Podemoscontinuar  pensando que lacirculación de lostextos se produce” “El ajedrez mesirvió paradesarrollar el pensamientoabstracto” “Los autores quetrabajan laliteratura más genuina noencuentran lasalida queencontraban” 
 
2
CULTURA 
Domingo 15•09•2013
2
¿Qué situación de su vida cotidiana encontró refle-jada con sorpresiva exactitud en un libro, una pelí-cula, una canción o cualquier otra obra de arte?
-No recuerdo haber pasado por esa sorpresa. Sí me pareceque a medida que pasa el tiempo vamos perdiendo la nociónsobre si las cosas que nos suceden las vimos, las escuchamoso las leímos con anterioridad. También podría ser que cuan-to más uno ve, escucha y lee, reacciona ante determinadassituaciones con las reminiscencias de eso que vio, escuchó yleyó. En definitiva, los escritores, los directores de cine, to-dos los artistas son personas y no escapan de esta visión par-ticular de las cosas. Ahora, lo que a mí siempre me parecióatractivo es el deseo de que nos pasen determinadas cosas(que vimos, leímos o escuchamos), entonces, en algunos ca-sos nos descubrimos forzando situaciones previstas, planea-das. Hay un ejemplo buenísimo en “El mismo amor la mis-ma lluvia”, de Juan José Campanella cuando Jorge se en-cuentra por “casualidad” con Laura en el subte. Para uno fuerealmente casualidad, aunque para el otro fue una situaciónforzada. Creo que en la cotidianeidad de la vida hay muchode esto. (Paso el link de la escena http://www.youtube.com-/watch?v=JzTeI2vAjEs )
 Las 8 preguntas para
Javier Alejandro García
 La elasticidad de la fe
Por Agustín Arosteguy 
agarosteguy@yahoo.com.arwww.facebook.com/agarosteguy
Es sabido que la fe se manifiesta de muchas y extrañas maneras. Exis-ten quienes aseguran que la fe tiene la fuerza de mover montañas, cu-rar enfermos, sobrevolar océanos. Personalmente, lo que me resultamás importante es que cada persona tiene la posibilidad de depositarsu fe adonde lo desee. En este sentido, todo es válido: la religión, la ma-fia, el sexo, la naturaleza, el arte, el trabajo, el alcohol, las drogas, la fa-ma, etc.En la semana de la Jornada Mundial de la Juventud, la fe del Papa eradel tamaño de su sonrisa, o la sonrisa era la representación de su fe. Unasonrisa cálida, amplia, natural y llena de carisma. Es este último adjeti-vo el que utilizaría para definir a la personalidad del papa Francisco. Élposee un carisma a pruebas de balas. Fueron ambas, su sonrisa y su ca-risma, las que lo hicieron atravesar con estoicismo ejemplar varioscontratiempos y desorganizaciones en lo que a planificación, logísticay traslado se refieren. Y para colmo de males, la lluvia y el frío, tambiénse hicieron presentes con la clara intención de escupirle el asado.En innúmeras situaciones, Francisco tuvo salidas de lo más cómicasy fuera de protocolo. Como la lluvia no quería cesar y San Pedro noatendía el celular, contó para el mismísimo intendente, Eduardo Paes,que en Buenos Aires se le deben llevar una docena de huevos a la SantaClara. Acto seguido, Paes ordenó llevar esa docena, aunque mucho noincidió que digamos. Por otro lado, siempre que se le presentaba laoportunidad, no dudaba en hacerle algún guiño al pueblo anfitrión.Así fue que en uno de sus discursos para ejemplificar la generosidad,usó una frase típica y que forma parte de la letra de un samba de ChicoBuarque, la cual hace referencia a que cualquier persona es bienvenidaa compartir un almuerzo o una cena sin importar si tiene o no dinero.Esta muestra de generosidad se expresa poniendo un poco más de aguaen el feijão*, con el fin de acrecentarlo.Durante la semana, el Papa se pronunció sobre casi todos los temasen boga. Habló sobre las manifestaciones que acontecieron con tantafuerza semanas antes de su llegada, aunque algunas, con menor reper-cusión, continuaron durante su estadía, recomendó a los jóvenes salira las calles y luchar por sus derechos, criticó la corrupción, se preocupópor la pobreza y por el éxodo de adeptos, y bendijo a toda persona quese acercase sin reparar en la lluvia. Hasta se dio el lujo de tomar un mateque le alcanzaron sin bajarse del papamóvil. Pero debo confesar queme quedé con ganas de escuchar algo referente a la homosexualidad,en repudio a la violencia que algunas personas ejercen sobre parejashomosexuales o, por lo menos, algún comentario sobre el proyecto deley que se dio en llamar Cura Gay**, que está llevando adelante el pas-tor Marco Feliciano, que además de diputado es el presidente de la Co-misión de Derechos Humanos de dicha Cámara.Es justamente este tipo de omisiones las que me llevan a considerar ala Iglesia Católica un lugar poco digno en el cual depositar mi fe. En-tonces, mientras me aclaro la garganta, le doy al play a una canción deGilberto Gil que dice:Andá com fé, eu vouQue a fé não costuma faiá.Que a fé tá na mulherA fé tá na cobra coralOh! Oh!Num pedaço de pão...**** Feijão: es un nombre común para una amplia variedad de semillasde plantas de ciertos géneros de la familia Fabaceae. Dicho grano estambién la base de uno de los platos principales de la cocina típica bra-sileña y portuguesa: la feijoada.** Este proyecto establece que ser homosexual se debe a una enfer-medad y por lo cual, tiene cura.*** Para escuchar la canción entera:http://letras.mus.br/gilberto-gil/46184/?domain_redirect=1
Luchas de poder, elamor que se debateentre el mandato y eldeseo, los caminos delhéroe y la mitologíallevada al siglo XXI sonalgunos de loselementos quecombina Batic en sushistorias. Con“Herederos de lamagia” cierra unatrilogía.
 L
a novela “Herederos de lamagia” llega para cerrar la sa-ga del último reino que, es-crita por el platense Leo Batic, repo-siciona al fantasy local en su intentopor rescatar la identidad regionaldesde lo ancestral y ahondar en laresponsabilidad social desde la me-táfora mágica.Publicada por Ediciones B -suspredecesoras son “Heredero de lashadas” y “Heredera de dragones”- latríada de Batic conforma un mundomitológico que irrumpe en la actua-lidad: ipads, celulares, ogros, avio-nes, escobas voladoras y varitas má-gicas se mezclan en la historia deuna adolescente y un grupo de seresmágicos que para salvar lo etéreo de-berán encontrarse a sí mismos.La Pampa, Patagonia, Buenos Ai-res; el Holocausto en Europa, la últi-ma dictadura militar en Argentina;el Reino de las Hadas o los dominiosde las sirenas bajo el mar: mágicos oreales, los escenarios planteados porBatic son despóticos, la lucha de po-der constante, la violencia monedacorriente y en todos ellos el amorfraterno es la llave para la transfor-mación.El amor “los enfrenta a sus propiasreglas (el deseo) y las de la tribu (elmandato), colocándolos entre que-rer y el deber ser”, dice el escritor quede paso entrevera a sus personajecon cuentos tradicionales como ‘Labella durmiente’: las mismas hadasque le otorgaron los dones a la pro-tagonista, Sofía, podrían ser las queno pudieron evitar el sueño de aque-lla otra princesa.Sus personajes emprenderán, cadauno en solitario, el camino del héroe,el de los mitos clásicos, para cumplirel paso de la infancia a la madurez,encontrar su sabiduría interior; y enconjunto realizarán el complejo re-corrido que implica la construcciónde una sociedad común.Sofía deberá dejar sus caprichosadolescentes para poder reinar, lajoven bruja Agustina tendrá que so-breponerse al desamor para encon-trar su camino y el apacible Alupan,sucesor del cacique de los mapu-ches, aprenderá con 17 años de quése trata ser líder.“A mí no me sirve que me cuentesuna historia con duendes y elfos sino me estás contando algo más, sino es metáfora de algo más, sóloimágenes divertidas no me impor-tan, me interesa recuperar identi-dad a través del género”, indica Ba-tic, sombrero de ala ancha y mate enmano, en el taller que ocupa en ple-no centro porteño, donde da clasesde ilustración y escritura.“La intención del fantasy argenti-no es encontrar un lugar -explicapor otro lado-, puede ser emulandohistorias clásicas de tradición sajona(como Tolkien o Ursula K.Le Guin)o planteando nuevas reglas de jue-go, recuperando hadas y duendesen base a mitos previos a la llegadade los españoles”.“Y mi fantasy se debe a la tierra enla que estoy, a los seres mitológicosque la habitan”, declara, y en uno delos libros de la abarrotada bibliotecaque enmarca la gran mesa de trabajoseñala a la vanyara (sirena del río Pa-raná), la mayup mamán (mujer concola de pez en Santiago del Estero,Tucumán y Salta) y las conilauquende los lagos helados del sur.Entre esos libros que él mismoilustró -editados por Albatros- y quelo acompañan en sus visitas a escue-las y centros culturales de todo elpaís para hablar de la tradición má-gica sudamericana está Asataj, lacuidadora del bosque en el norte ar-gentino, una de los personajes de susaga del último reino.“Los libros tienen que ser un pun-tapié para discutir algo, no quieroser cómodo en esto, pretendo queme hagan replantear valores y ver-dades”, continúa.Batic se refiere a “la responsabili-dad social del escritor de fantasy, loscambios profundos -asegura-, vie-nen de abajo hacia arriba. Es unoquien se integra con otros y formasociedades que, en el convenci-miento del bien común, no correnriesgo de rebelión ni imposiciónporque cada uno es el responsable”.En estas historias “el cambio pro-fundo está dentro de los personajes,no en lo que dicen a conciencia, enlas doctrinas que repiten, sino en susactitudes a la hora de actuar”, uncambio doloroso y conflictivo por-que “plantear la paz en uno puedeser un acto de violencia hacia elotro”.Qué pasa cuando un vacío nopuede llenarse ni hay posibilidad derecuperar la memoria es otra de lascuestiones que aborda la saga, haymucho de ancestral en sus páginas,una búsqueda que en todo momen-to rescata el misterio y la confianzaen el instinto y la intuición comootra forma de acceder al conoci-miento y la certidumbre.Adoptado a la media hora de na-cer, con 44 años, Batic no sabe quié-nes son sus padres biológicos, “laúnica persona que podría habermedado información sobre ellos murióy se perdieron todos los documen-tos, de hecho el primer familiar desangre que conocí fue a mi hijo”, di-ce.Lo que en la saga parece el datomenos alegórico, quien lleve en susvenas sangre real heredará el reino,es una gran metáfora de su propiabúsqueda de identidad, “la trilogíahabla todo el tiempo de la sangre deforma irónica, la idea es jugar conqué es lo que realmente te pertene-ce, cuál es la herencia verdadera”.Al no tener dónde encontrar da-tos sobre su pasado decidió recons-truirse recorriendo los lugares quesupuso podría haber habitado si lohubieran adoptado, como la CasaCuna, narrando historias y mon-tando obras de títeres.“Era mi ficción, me guié por la ló-gica de las probabilidades y a los 15años ya había recorrido varios cami-nos que tenían que ver con la adop-ción de posibles identidades”, cuen-ta, tantas como las que fueron cons-truyendo sus personajes en la bús-queda del último reino.Y habrá revancha, Batic planea es-cribir una nueva historia protagoni-zada por una parte de los personajesde esta trilogía, que son los seres en-cantados del circo de Eugene.Si el escritor ya se encargó de losreinos de la tierra, el aire y el fuegoen esta saga, “esta vez será el turnodel reino del agua”, adelanta, proba-blemente los territorios que debióabandonar la sirena Calypte juntoal minotauro Gromm
LEO BATIC, AUTOR DE “HEREDEROS DE LA MAGIA”
“La intención del fantasy argentino es encontrar un lugar”
 
Leo Batic.
 
Domingo 15 •09 •2013
C U LT U R A 
3
 Las 8 preguntas para
Javier Alejandro García
3
¿De qué lugar, personaje común o circunstancia engeneral que ofrece Mar del Plata se apropiaría paraincorporarlo como pasaje central de alguna de susobras?
-Hace varios años estaba absolutamente embelezado conuna cuadra de la diagonal Pueyrredon (la que va de Rivadaviaa Belgrano). Sobre todo en otoño, cuando de los árbolescaían todas las hojas, en ese momento, me resultaba imposi-ble no querer caminar esa cuadra que mezclaba ramas y hojassecas, granza y barro. Siempre deseé que esa cuadra fuese enun cortometraje que escribí, el reencuentro de un amor per-dido. Afortunadamente tengo en mi memoria estas imáge-nes hoy inexistentes, ya que en algún momento a alguien sele ocurrió que las piedras y la tierra no resultaban agradablesal paseo por lo que decidió agregar cemento al cemento. Lue-go le pareció poco el cambio y mandó a colocar algo parecidoa unos atriles, que a lo largo de ambas veredas, servían paraexponer fotografías y pinturas de diferentes artistas. Esta se-gunda propuesta, a pesar de resultarme interesante, le quita-ba espacio a un lugar de por sí reducido. De esta manera, mipaseo natural y elegido por años, pasó a ser una calle más.
Realizado junto a suesposa, Aída Pippo, ellibro “Tres secretospara aprender a volar”recrea las enseñanzasque el escritor quiereinculcarle a sus hijos.“No hago unadiferenciación entre laliteratura para adultosy la de los chicos”, dijo.
 L
ejos de las tramas de índolesexual y de la saga ensayísticadedicada a husmear en lostraspiés de los próceres nacionales,Federico Andahazi presentó su pri-mer libro para niños, “Tres secretospara aprender a volar”, un conjuntode relatos con moraleja inspirados enlas enseñanzas que el escritor inculcaa sus hijos.La particularidad de esta obra no seagota en el cambio radical de género,ya que para esta ocasión el autor de“El anatomista” trabajó junto a su es-posa, Aída Pippo, a cargo de las ilus-traciones de este texto dirigido a ni-ños de 8 años en adelante.Andahazi esboza una explicaciónpara el cambio de rumbo dentro de suescritura: “La literatura es una activi-dad profundamente infantil. Esto deque alguien nos tome en serio a los es-critores me parece asombroso por-que hacemos lo mismo que los chi-cos: contar historias, dibujar, pintar,inventar”, ejemplifica durante unaentrevista.“Este libro tiene exactamente elmismo espíritu de los chicos”, afirmael autor de “Pecar como Dios man-da”, que encontró un justificativopara mostrarle parte de su literatura asus hijos, a quienes hasta ahora les es-taban vedadas las ficciones paternas.“Eso de tener el rótulo de escribirerotismo pesa más de lo que yo medoy cuenta. Pero como en el fondosoy moralista -al menos con mi hija(11 años)- le di a leer este libro paracalmar su ansiedad y los demás se losvedaré hasta los 15, pero seguro queserá hasta los 18 y por qué no hastalos 29”, describe entre risas.“No hago una diferenciación entrela literatura para adultos y la de loschicos. Es una sola, y por distintas cir-cunstancias toma un camino u otro,pero es lo mismo escribir para chicoso grandes... es el mismo lugar subjeti-vo”, explica Andahazi.“Tres secretos...” narra la historiade Dano Diamant y su tortuga Mar-garita, que experimentan juntos di-versas aventuras. El libro cuenta doshistorias de estos personajes: una quele da el nombre al libro y que enume-ra todo lo necesario para alcanzar lalibertad, y otra titulada “Dano y el gi-gante asiático”, donde no faltan dra-gones y aventuras del otro lado delplaneta.La historia del personaje comienzacuando decide despojarse de todaslas pertenencias: juguetes queridos,regalados y hasta los que compró consus propios ahorros, mientras sumascota -una tortuga llamada Mar-garita- lo observa desde lejos con lasabiduría de sus años.“Desde hacía un tiempo Dano ha-bía descubierto que la mayor parte desus cosas eran un problema y que silas regalaba no haría más que pasar suproblema a otro chico”, relata Anda-hazi en su historia.A esta reflexión llegó un día que te-nía los ojos rojos porque jugar mu-cho a los jueguitos y descubrió, mi-rando por la pequeña ventana que te-nía su cuarto, que a las aves nada lassujetaba al suelo, iban livianas. ¿Cuálsería el secreto?“Este libro es apenas una muestrade lo que sucede todo el tiempo en lacasa: contar historias, dibujar, crear ycumple la función de que por fin pue-dan leer lo que escribe papá”, explicaentre risas Pippo, ilustradora, escenó-grafa y creadora de personajes de di-bujos animados en la Argentina y enItalia.Si bien no es la primera vez que tra-bajan juntos, -Pippo intervino en ellibro “El secreto de los flamencos”- síes la primera vez que un proyecto rea-lizado conjuntamente sale a luz.“De alguna forma este libro fue es-crito e ilustrado para nuestros hijos.Es un reflejo de una actividad cotidia-na: contarles historias, dibujar”, ex-plican.“El personaje central, Dano, es en-trañable -desliza Pippo-. Federico lopensó desde el lugar que nos gustatransmitirle un mensaje a los chicos,no sólo una historia. Todo surge apartir de sus preguntas, pensamien-tos y reflexiones, cosas que tienenque ver con la crianza”, asegura la di-señadora de los personajes del Par-que de la Costa, entre otros trabajos.“Además cuento -aclara el autor-cosas como lo que nos inculca la so-ciedad, eso de suplir tiempo y calidadpara estar con nuestra familia con co-sas materiales”.“Los chicos lo ven con más clari-dad que los adultos lo que pasa es queen ellos se hace más dramático y tan-gible. Uno se llena de aparatos tecno-lógicos que no sabe manejar y a losseis meses ya son obsoletos. Peromientras esta sensación es relativa-mente novedosa para nosotros, loschicos conviven con ella casi desdeque nacen”, sostiene.“Reemplazar el cuidado y el cariñocon juguetes no reemplaza la rela-ción entre ambos. Si uno ve los canas-tos de juguetes se encuentra con frag-mentos monstruosos y uno se desvi-ve para comprar `espejitos de colo-res`”, reflexiona con asombro.La cuestión de los juguetes que nocumplen las expectativas de los chi-cos, la relación de los pequeños conlas mascotas y con el mundo de fan-tasías que recrean en sus propios jue-gos -muchas veces con cosas rudi-mentarias como una madera y un hi-lo-, son algunas de las cosas que abor-da esta aventura editada por Planeta.“La literatura infantil en nuestro paísestá dentro de las mejores del mundodesde siempre. Lo bueno es que le es-tén prestando atención los mediospara ayudar a su difusión”, comenta.“A mí no me resulta extraño por-que sé que hace mucho tiempo se es-tá trabajando a pulmón desde mu-chos lugares y eso hizo que haya tam-bién editoriales chiquitas que se lan-cen al mercado editorial”, acota Pip-po.“Yo, como muchos otros, me hiceescritor gracias a lo que mamé de chi-co -asegura el autor de “El conquista-dor”-. Los chicos prefieren que se leshable en el mismo idioma y que lashistorias que se le estén contando seade la misma cuadra donde viven... noes tan difícil conseguirlo”, remataAndahazi
FEDERICO ANDAHAZI DEBUTA CON HISTORIAS PARA CHICOS
“El rótulo de escribir erotismo pesamás de lo que yo me doy cuenta”
El escritor islandés Arnaldur In-dridason se alzó ganador del VII Pre-mio RBA de Novela Negra -dotadocon 125 mil euros- con su obra “Elpasaje de las sombras”, entre otros183 textos presentados en el con-curso.Indridason fue distinguido con elpremio por unanimidad del juradopor presentar una obra que “repre-senta a la perfección las virtudes quelo han convertido en un autor de re-ferencia de la novela negra a escalainternacional”, destacó el jurado.“El pasaje de las sombras”, novelaque Indridason presentó bajo el seu-dónimo de “Stephan”, narra unahistoria que transcurre en dos pla-nos temporales, uno situado en laSegunda Guerra Mundial, con laocupación británica y norteameri-cana de la isla, y otro, en la actuali-dad.En rueda de prensa en Barcelona,el autor islandés (1961) explicó queesta obra no está protagonizada porsu clásico personaje, el inspector Er-lendur Sveinsson, sino que es un po-licía retirado que investiga un casoantiguo, lo que le permite “observarcómo lo que ocurrió en el pasadoafecta al presente”.Según Indridason, la SegundaGuerra Mundial fue una época muyinteresante en la historia islandesa,dado que la presencia de los milita-res afectó sin duda a la vida de la isla,influyendo especialmente a las chi-cas más jóvenes.En este sentido, el escritor se ma-nifestó preocupado por la eventualdesaparición del islandés en unmundo donde domina el inglés:“Las lenguas minoritarias debemosluchar y no rendirnos”, consideró
 El islandés Indridason ganó el premio RBA de Novela Negra
Federico Andahazi.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->