Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Clase 2 Hechos

Clase 2 Hechos

Ratings: (0)|Views: 1 |Likes:
Published by Williams Machazek

More info:

Published by: Williams Machazek on Sep 19, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/19/2013

pdf

text

original

 
HECHOS DE LOS APÓSTOLES
INTRODUCCIÓNA. Importancia
El libro de los Hechos ocupa un lugar único enel Nuevo Testamento. Forma un vínculo lógicoentre los Evangelios y las Epístolas. Seríamucho más difícil leer las Epístolas de Pabloen forma comprensible si no se contara con elantecedente dado en Hechos. El libro de losHechos es un marco histórico para lasEpístolas Paulinas (a excepción de lasPastorales). Es la primera historia escrita de laiglesia y abarca un período de sólo treinta años(del 30 al 61 o 62 d.C.).
B. Lugar en que se escribió
Según la tradición, Lucas escribió el libro delos Hechos en Grecia. Pero es mejor suponer que lo hizo en Roma, que es donde la historiaconcluye.
C. Propósito
Los teólogos hoy día suelen afirmar que elprefacio del Evangelio de Lucas también aplicaal libro de Hechos. Si es así, el principalpropósito, como se indica allí, sería que Teófiloconociera bien la verdad de las cosas en lascuales había sido instruido. Parece claro que elobjetivo de Lucas era mostrar 
(1)
el poder quetenían los apóstoles por medio del EspírituSanto y
(2)
la extensión gradual de la Iglesiaque se dio en parte por el número depersonas, en parte por ese poder de losapóstoles y en parte por la extensióngeográfica. El primer capítulo de Hechos esuna introducción para el resto del libro. Loshechos realmente inician en el capítulo dos,cuando el Espíritu Santo empodera a losapóstoles y a otros para que actúeneficazmente. El primer capítulo es un enlaceentre los Evangelios, cuyo relato termina en laascensión, y los inicios de la historia de laIglesia en Pentecostés. El contenido delprimer capítulo es una breve declaración de loque ocurrió en los primeros cuarenta díasdespués de la resurrección y ascensión deCristo, y es la única descripción que tenemosde lo que ocurrió en los diez días entre amboshechos y Pentecostés. Por tanto, este primer capítulo tiene una gran importancia histórica. Aunque se ha insinuado que Jesús se lesapareció a los discípulos en variasoportunidades durante esos cuarenta días,sólo dos de esas apariciones se mencionanaquí. En la primera, les manda que esperen elEspíritu Santo prometido. En la segunda, lesda la promesa de que recibirán poder paratestificar. El inicio de Hechos es más unatransición que un prefacio. Los teólogosactuales del Nuevo Testamento suelen afirmar que el prefacio del Evangelio de Lucas (1:1-4)tiene como intención ser también el prefaciodel libro de Hechos. Cuando la escritura diceen mi primer escrito, sin duda se refiere alEvangelio de Lucas que también está dedicadoa Teófilo. El Evangelio de Lucas y Hechos sonlos dos libros más largos del NuevoTestamento. En total representan un cuarto desu contenido total. Probablemente, el largo deambos libros se debió al hecho de que eraimpracticable hacer un rollo de papiro mayor de doce metros de largo. Lucas y Hechos, juntos, habrían tenido un largo de diez metros.¡Un papiro muy difícil de manejar! El nombreTeófilo, que significa amante de Dios se hallaaquí y en Lucas 1:3, donde se le llamaexcelentísimo. Al igual que el Evangelio noscuenta que Jesús empezó a actuar y enseñar,Hechos nos habla de lo que siguió haciendo yenseñando, por medio de Su Espíritu en losapóstoles luego de Su ascensión. Esa dobleexpresión de hacer y enseñar arroja luz sobredos aspectos importantes del ministerio deJesús: Sus obras y Sus palabras. Ambascosas fueron posibles gracias al poder divino.Lucas indica que en su primer tratado elEvangelio que lleva su nombre había descritolas obras y palabras de Cristo hasta el día enque fue llevado a los cielos. Es impactante queel Evangelio de Lucas, y sólo ése, termine conuna descripción de la ascensión. El que Jesúsfuera visto durante cuarenta días significa quese les apareció algunas veces a susseguidores durante ese período, segúnsabemos por los relatos de los Evangelios.Éste es el único lugar del Nuevo Testamentodonde se narra la duración de Su ministeriodespués de la resurrección. El tema de laconversación de Cristo con sus discípulosdurante esos cuarenta días fue el Reino deDios. Esta frase que se halla frecuentementeen los Evangelios, hace referencia al reino oreinado de Dios en los corazones de loshombres. Indudablemente Jesús habló delcarácter espiritual del Reino. Pero la verdadcaló muy lentamente. El que los discípulos aún
 
concebían este Reino como uno de naturalezapolítica, queda evidenciado en su pregunta enHechos 1:6: .Señor, ¿restaurarás el reino aIsrael en este tiempo? Los discípulos todavíano habían sido adecuadamente equipadospara un ataque más ofensivo contra elenemigo. Así que el Señor les ordenó queesperaran hasta que fueran empoderados por el Espíritu Santo para realizar su comisión. Elmandato de que no debían salir de Jerusalénsugiere que los discípulos estaban planeandoregresar a su tierra natal de Galilea. Losgobernantes judíos en Jerusalén habíanlogrado la muerte de su Maestro y se suponía,naturalmente, que iban a perseguir a susseguidores. Es más, los ángeles a la entradade la tumba vacía habían mandado a decir por medio de las mujeres que los discípulosdebían reunirse con su Señor resucitado enGalilea. Jesús se había reunido allí con ellos.Por tanto, parecía enteramente lógico que losdiscípulos quisieran regresar allá. Pero suMaestro tenía otros planes para ellos. Lesmandó esperar en Jerusalén la promesa delPadre, es decir, la promesa hecha por elPadre. Esta promesa tiene un paraleloestrecho con las palabras de Juan el Bautistaen Mateo 3:11: Yo a la verdad os bautizo enagua para arrepentimiento, pero el que vienetras mí, cuyo calzado yo no soy digno dellevar, es más poderoso que yo; él os bautizaráen Espíritu Santo y fuego.. Esto se repitetambién en Marcos 1:8 y Lucas 3:16. Jesúsrepitió el mismo texto de la predicación deJuan en Mateo 3:2 y 4:17, y en este últimopasaje también hace eco de una declaraciónanterior de Juan el Bautista. Este fuerte énfasisen el bautismo del Espíritu Santo, como algomayor y más esencial que el bautismo enagua, anticipa el ímpetu central del libro de losHechos. Un cristianismo que descuida elbautismo del Espíritu está incompleto y es pre-Pentecostés. En realidad, ni siquiera está aldía con la predicación de Juan el Bautista. Sineste bautismo no habría un libro de losHechos, y de hecho no existiría hoy la Iglesiade Jesús. Sin el bautismo del Espíritu Santo enla experiencia personal no habría un adecuadohabilitamiento para una vida victoriosa y unservicio eficaz. En esa reunión, Sus discípulosle preguntaron: Señor, ¿restaurarás el reino aIsrael en este tiempo?. Los discípulos aúnesperaban un reino material. Todavía no habíavenido sobre ellos el Espíritu Santo para darlesuna visión clara del plan de Dios. En unsentido, sin embargo, no deberíasorprendernos que los discípulos hicieran estapregunta. En la resurrección Jesús triunfósobre sus enemigos. ¿No era ésa la señal paraestablecer el Reino? Es más, Su ministerio sehabía limitado casi enteramente a Israel. ¿Noindicaba eso que las promesas del AntiguoTestamento en cuanto a la gloria futura delpueblo de Dios se cumplirían ahora que elMesías había venido? Pero Cristo les recordóa los discípulos que el asunto del tiempo era elsecreto personal del Padre. No era de ellos elsaber el tiempo que habría de transcurrir antesdel establecimiento final del Reino, ni tampococuáles serían los eventos definitivos queacompañarían a ese establecimiento. Hechos1:8 es el versículo clave para este importantelibro. Deja ver de inmediato no sólo el poder sino también el programa de la Iglesia deJesucristo. El poder es el Espíritu Santo. Elprograma es la evangelización del mundo. Siuna persona afirma ser llena del Espíritu perono se interesa vitalmente en las misionesmundiales, niega su profesión. Cuando elEspíritu Santo llena el corazón humano con Supoder y presencia, genera la urgencia de llevar a cabo el mandato de Cristo. Lo opuestotambién es cierto: la Gran Comisión no sepuede realizar sin el poder del Espíritu. Esteversículo indica también las tres principalesdivisiones del Libro de Hechos: (1) eltestimonio en Jerusalén (capítulos l-7); (2) eltestimonio en toda Judea y Samaria (capítulos8-12); y (3) el testimonio al mundo gentil(capítulos 13-28). Por tanto, en sus actividadesla Iglesia siguió el lineamiento dado por elSeñor en persona.Samaria estaba habitada por personas que enparte eran judías y en parte eran gentiles. Laantigua ciudad de Samaria, capital del reinodel norte de Israel, había sido capturada por los asirios en el año 722 o 721 antes de Cristo.Las mejores personas del país habían sidohechas cautivas y habían sido llevadas apaíses al este de Mesopotamia. Al mismotiempo, personas de los territorios del estehabían sido transferidas a Israel. Esta políticafue adoptada por los asirios para romper elespíritu nacionalista y de esa forma impedir 
 
revueltas contra su poder supremo.Consecuentemente, los samaritanos eran unaespecie de raza medio-pura, y erandespreciados por los judíos de Judea y Galilea.Pero Jesús les mandó a Sus discípulos judíosque los evangelizaran. El mandato de hasta losconfines de la tierra les indicó a los discípulosque Israel ya no podía esperar a que lasnaciones vinieran a ella, trayendo regalos aJerusalén. Más bien, los testigos de Jesúsdebían salir de Jerusalén hacia las naciones.¿Puede una iglesia estar sentada en unaesquina y contentarse con ministrar solamentea los que vengan a ella y afirmar, al mismotiempo, que está siendo fiel al llamado? Lanube que tomó a Jesús en la ascensión fue elsímbolo de la gloria de Dios así como lo fue lanube en la transfiguración. Los dos varonesvisitantes angélicos anunciaron Su nacimientoy Su resurrección. Luego de la ascensión, losdiscípulos retornaron a Jerusalén y fueron al Aposento Alto. Quizás fue el mismo lugar donde se efectuó la Última Cena, una casaque probablemente le pertenecía a María, lamadre de Juan Marcos. Vemos en Hechos quesu casa era la oficina central de las reunionescristianas. A excepción de Judas Iscariote, todos losdiscípulos estaban presentes. Siguieronorando y suplicando hasta que (1) sus espíritusfueron uno, (2) su anhelo llegó ser un deseodominante, (3) su consagración fue tanprofunda que se comprometieroncompletamente y para siempre con la voluntadde Dios, y (4) su fe llegó al grado de esperar elcumplimiento inmediato de la promesa. Seafirma que en el grupo también había mujeres.Se menciona individualmente y con un énfasisespecial a María, puesto que fue la madre deJesús. Sorprende mucho leer que estabanpresentes los hermanos de Jesús. Antes, ellosno habían creído en Él. Pero Pablo nos diceque después de Su resurrección, Jesús se leapareció a Santiago quien se cree erahermano del Señor y llegó a ser el líder principal de la Iglesia Primitiva en Jerusalén.Hay tres interpretaciones principales de lapalabra hermanos. En el siglo cuatro seafirmaba que eran hermanastros de Jesús,hijos de José de un previo matrimonio. Otrosdecían que eran hijos reales de María y José.Sin embargo, Jerónimo lanzó una nuevateoría, según la cual eran primos y ésta fue ysigue siendo la visión católico romana. Sinembargo, la mayoría de los protestantestomaron el término hermanos en su sentidomás natural, es decir, como hijos naturales deJosé y María. En los diez días entre laascensión y Pentecostés el relato sólomenciona un evento: la elección del doceavoapóstol que debía ocupar el lugar de JudasIscariote. Pedro ocupó de nuevo su lugar comolíder del grupo. Su nombre aparece de primeroen las cuatro listas de los apóstoles que danlos Evangelios y Hechos. Aunque habíanegado tres veces al Señor, había sidoperdonado y restaurado a su posición depastor del rebaño.Los manuscritos griegos más antiguos dicenque Pedro estuvo en medio de sus hermanos,pero más tarde se cambió el término adiscípulos, posiblemente para evitar unaconfusión con los hermanos de Jesúsmencionados en el versículo anterior. Laexpresión hermanos era común en círculos judíos y fue adoptado por la iglesia apostólicapara designar a los que estaban en lacomunidad de los creyentes. Se relata que elnúmero de personas que esperaron en el Aposento Alto la venida del Espíritu Santo fuede ciento veinte personas, o sea, diez veces elnúmero de los doce apóstoles. El propósito alseleccionar a un substituto para Judas era laprincipal calidad y función de un apóstol, talcomo lo afirmó Pedro: que fuera uno que sehubiera asociado con Jesús desde el tiempode Su bautismo a manos de Juan hasta Suresurrección. La función principal del apóstolera ser testigo de la resurrección. Doshombres fueron nombrados para el puesto:José Barrabás y Matías. Entonces losdiscípulos oraron pidiendo la guía divina paraescoger al correcto de ambos candidatos.Tiraron suertes para hacer la decisión y lasuerte cayó sobre Matías. El método empleadopor los judíos era poner los nombres escritosen piedras dentro de una vasija y moverlahasta que una piedra cayera. ¿Oraron losapóstoles antes de hacer las nominaciones, talcomo lo hicieron antes de echar suertes? No losabemos, pero después de Pentecostés novolvemos a leer que los discípulos echaransuertes. Luego de Pentecostés fue la

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->