Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Margaret Ferguson - La Conspiracion de Acuario

Margaret Ferguson - La Conspiracion de Acuario

Ratings: (0)|Views: 212|Likes:
Published by danielaraffo65

More info:

Published by: danielaraffo65 on Sep 24, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/03/2014

pdf

text

original

 
LA CONSPIRACIÓN DE ACUARIO
MARYLIN FERGUSON
El tiempo, los acontecimientos o la sola acción individual del pensamiento consiguen aveces socavar o destruir una opinión, sin que exteriormente nada parezca haber cambiado...Ninguna conspiración se ha formado en contra suya, pero sus seguidores, sin hacer ruido,comienzan uno a uno a abandonarla. Mientras que sus adversarios permanecen mudos, o sóloen secreto se comunican sus pensamientos, ellos mismos permanecen durante un largo período inconscientes de que efectivamente ha tenido lugar una gran revolución. ALEXIS DE TOCQUEVILLEY yo me esfuerzo en descubrir cómo hacer una señal a mis compañeros, cómo decir atiempo una simple palabra, una contraseña, como hacen los conspiradores: unámonos,mantengámonos estrechamente unidos, fusionemos nuestros corazones, creemos un solocerebro y corazón para la Tierra, demos un significado humano al sobrehumano combate.NIKOS KAZANTZAKISEsta alma no puede ser más que una conspiración de individuos.PIERRE TEILHARD DE CHARDIN
PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPAÑOLA
Atrevido, estimulante, cromático y enciclopédico,
best seller 
mundial (con casi 500.000ejemplares vendidos en EE.UU., y traducido a siete idiomas),
La conspiración de Acuario
deMarilyn Ferguson tiene que ver con el diseño de una cultura nueva, con una
manera nueva
depensar viejos problemas, o sea, y para usar el ya clásico vocablo, con un cambio deparadigma.Es el tema de nuestro tiempo: la lucha, en todos los frentes, contra la entropía. Lo cualimplica una nueva filosoa de la complejidad, del movimiento y de la duración. Lacomplejidad se reconoce por la necesidad de ligar el objeto a su entorno, el fenómenoobservado al sujeto observador. La obsesión por encontrar un último elemento simple sedesvanece. Nos habituamos a convivir con la paradoja: cuanto más autónomo se es, más sedepende del entorno. El viejo paradigma reducía el movimiento al reposo, la inteligibilidad a latautología, el tiempo a su representación espacial. El nuevo paradigma se construye sobreuna temporalidad portadora de novedad, imprevisibilidad, entropía negativa. Ya el bioquímicoy premio Nobel Albert Szent-Gyorgyi (descubridor de la vitamina C) emitió la hipótesis de quela tendencia hacia un orden cada vez más complejo sería una ley general de la naturaleza:Algo así como un instinto generalizado hacia la autosuperación. Los nuevos paleontólogosplantean esta evolución antientrópica basándose en saltos bruscos en contra del gradualismode Darwin. Lo cual coincidiría con la famosa teoría de las catástrofes de René Thom.En 1977 Ilya Prigogine ganó el premio Nobel de química por su teoría de las estructurasdisipativas. Prigogine llama estructuras disipativas a los sistemas abiertos, es decir, a aquelloscuya estructura se mantiene por una disipación continua de energía. Esta disipación crea laposibilidad de un "reordenamiento" brusco hacia una mayor complejidad. Es una manera deexplicar el enigma fundamental de la evolución biológica, que contradice la ley de la entropíacreciente. Es, también, una manera nueva de pensar el mundo, e, indirectamente, deentender la aventura humana. Reaparece el famoso aforismo de Bergson:
"Le temps est invention ou u n'est rien de tout.
El tiempo, o es invención o no es nada. Se contradice la viejahipótesis de Laplace, el espejismo de un determinismo absoluto. En puridad, si todo fueraprevisible, no habría distinción entre pasado y futuro; no habría tiempo real.Precisamente hay tiempo real en la medida en que no todo está predeterminado a priori,en la medida en que hay indeterminismo, en la medida en que el futuro es, a cada instante,ontológicamente imprevisible. Pero no existe un tiempo único y uniforme. Cada sistema tienesu propio tiempo. Incluso cada ser humano tiene su propio tiempo. Hace ya medio siglo,Lecomte de Noúy medía la edad biológica, en contraste con la edad física, en función de lavelocidad de cicatrización de las heridas. Hoy diríamos que un organismo se mantiene jovenen la medida en que la velocidad de las informaciones asimiladas compensa la velocidad de laentropía producida.Un nuevo dinamismo recorre el nuevo paradigma. Estamos lejos de los tiempos en queAristóteles daba como última referencia del movimiento a la falta de movimiento (el "PrimerMotor" era inmóvil); o de cuando la ciencia positiva buscaba, bajo el flujo de las cosas, algoque "permaneciera" (la masa, por ejemplo). La misma ley de la entropía tenía su lógica sobrela base de un "tiempo" que terminaba por desaparecer en la suprema probabilidad de la
 
muerte térmica. Hoy existe una tendencia a invertir estos planteamientos. Incluso entérminos de motivación personal y de utopía colectiva. Queremos lo improbable y asumimosel azar. Queremos disipar s entropía de la que producimos, ascender en la escalamilagrosa de la complejidad, anudar antagonismos antes contradictorios (¿qué otra cosa es el"pluralismo"?), interrelacionarlo todo con todo, cobrar conciencia ecológica, usar lógicacibernética. Crear novedad.El nuevo paradigma destaca la importancia de lo aleatorio, de lo irreversible, el caráctercreativo de la misma naturaleza, un poco en concordancia con la idea taoísta de unaautoorganización espontánea. El nuevo paradigma nos habla de la creación de un nuevoorden improbable a través de los antagonismos, las fluctuaciones, las interferencias, losdesórdenes parciales. La flecha del tiempo tiene dos posibles direcciones: hacia la entropíapositiva o hacia la entropía negativa. Felizmente, cada hallazgo improbable hace sprobables los nuevos hallazgos improbables. También la entropía negativa tiene su pendiente,una pendiente que explica la aparición "espontánea" del orden a partir del caos.Ahora bien, un nuevo
 pathos
místico ha de conciliar este empuje innovador con lanodualidad suprema de todas las cosas. Creatividad y
advaita
son la manera actual determinar con el viejo pleito entre teoría y práctica. La pregunta por el sentido último de lavida, pongamos por caso, carece precisamente de sentido. Es obvio que el "sentido" noalcanza a lo "último".Alguien abierto a la experiencia, comprometido con la realidad, no pregunta por las"razones de existir", no obstruye el flujo dinámico de su propia participación en lo real. Elnuevo paradigma, poco amigo de bizantinismos, conduce la desantropomorfización hasta unextremo. Los ecólogos conciben la naturaleza y el hombre como un todo único. Mozart decía:"Algo en mí crea".William Blake escribió: "Si las puertas de la percepción quedaran limpias, cada cosaaparecería como es: infinita". Ken Wilber proclama: "En la realidad no hay fronteras". ThérèseBrosse glosa: "Si el hombre pierde su ego se convierte en
todo".
Haamos jugado al perfeccionismo y al mito de la "perfeccn". Hoy estamossarcásticamente de vuelta. Pero una nueva esperanza, una nueva aventura se abre antenosotros. En medio del ruido y del azar, entrevemos la posibilidad de conciliar la libertad conla incertidumbre, ascender en la escala de la complejidad, a la vez hacia lo nuevo y hacia elorigen. Tal es el nuevo sesgo de la aventura humana: articular los antagonismos desde un nuevolugar
meta,
generar una nueva racionalidad, re-encantar el mundo, apuntar a lo improbable.Son muchos quienes exploran en esta nueva dirección. Son los miembros invisibles de lallamada Conspiración de Acuario.Esa
conspiración
(etimológicamente, reunión de individuos que respiran conjuntamente) esla que describe, desde diferentes perspectivas, el ensayo de Marilyn Ferguson. Cambiopersonal, cambio en el sistema de valores, renacimiento de un nuevo individualismo en elmarco de una nueva conciencia ecológica: la autora invita a cada lector a que pase a engrosarel grupo de los
conspiradores,
personas que quieren s "cooperación" y menos"competición", más sociedad civil y menos Estado. Se persigue, en última instancia, explotarpositivamente los acorralamientos de la actual crisis de civilización. Todo viene interrelacionado. Nuevas tecnologías están provocando un paro laboral (por elmomento irreversible) cuya consecuencia habrá de ser la desaparición de la clase obrera y elincremento del tiempo libre. Pero con tiempo libre sobrante y proletariado en extinción, esclaro que toda la sociología debe ser repensada. Por lo pronto, desempleo y ocio estáncausando tantas o más patéticas desventuras que las denunciadas por Carlos Marx en el libroprimero de
El capital
a prosito del prolongado trabajo en las bricas. Alcohólicos,drogadictos, consumistas cretinizados son algunas de las consecuencias de un vacío dediseño cultural que afronte la nueva realidad o la nueva falta de realidad, que diría JeanBaudrillard.Se comprende, pues, la aparición de ejercicios como el que propone Marilyn Ferguson, unnuevo lenguaje
utópico
(en el mejor sentido de la palabra) que no se pone de espaldas ni a laciencia ni a la mística. La idea general es que nuestras actuales turbulencias pueden generarun orden nuevo. Uno estima, efectivamente, que la actual situación del mundo es unaestructura disipativa cuyas fluctuaciones pueden alcanzar un punto crítico que provoque elsalto a un nivel de organización s elevado. Por ejemplo, el desbarajuste ecomicointernacional tiene pocas salidas desde la vieja racionalidad y desde la lógica militarista de losEstados
soberanos.
Un nuevo Plan Marshall que afronte la inevitable suspensión de pagos del Tercer Mundo sólo puede venir de una nueva conciencia planetaria y de un nuevo empuje"conspiratorio" presidido por una nueva sensibilidad ecológica. El envite es de calibre, lasolución difícil e improbable; pero tal es la aventura anti-entrópica en la que todos andamoscomprometidos. La llamada Conspiración de Acuario apunta a una simultánea transformacióndel mundo y de la mente.SALVADOR PÁNIKER
 
AGRADECIMIENTOS
Imposible dar cuenta aquí de la deuda que tengo contraída con los cientos de personasque, de una forma u otra, han contribuido a hacer posible este proyecto desde su inicio en1976.Pero ellos lo saben, y sabrán reconocer aquí y allá sus aportaciones. A ellos, y a todoscuantos, a pesar de sus ocupaciones, se han tomado la molestia de responder a la encuestasobre la Conspiración de Acuario, les doy desde aquí mis más expresivas gracias.Debo especial agradecimiento a Anita Storey, amiga y colaboradora desde tiempo atrás,por su apoyo infatigable, su perspicacia y su humor..., y a Sandra Harper, por su ayudaextraordinaria y su sentido de la ponderación en la tarea investigadora..., y a mis hijos Eric,Kris y Lynn Ferguson, por la comprensión que han mostrado conmigo, muy por encima de locorrespondiente a su edad, durante un período que con frecuencia ha resultado difícil paratodos.Muchos otros que me han ayudado aparecen citados en el libro, en el contexto de suespecialidad respectiva. Debo también gratitud, a través de los diálogos, el feedback o losánimos que me han proporcionado, a Marthe Bowling, David Bresler, Harris Brotman, NancieBrown, Meg Bundick, Jo Capehart, Dorothy Fadiman, James Fadiman, Elaine Flint, Jerry Harper,Marjorie King, Jytte Lokvig, Jack McAllister, M. S. McDonald, Brendan O'Regan, Karen Rose,Bob Samples, Judith Skutch, Robert A. Smith III, Dick Traynham y Brian van der Horst.Gracias también a Janice Gallagher y a Victoria Pasternack por su dedicación y esfuerzo enel aspecto editorial; y a Mary Lou Brady, adjunta al editor, por su amistad y sus contactos.Por encima de todos, mi más profundo agradecimiento a Jeremy Tarcher, cuyo sentidoeditorial creativo y cuya dedicación a este proyecto, me han hecho sentirlo como la especiede editor que todos los escritores sueñan, pero que nunca esperan encontrar.
PRÓLOGO
Durante varios meses de 1981, personas de muy distinta condición hablaron de un nuevolibro sorprendente.
La Conspiración de Acuario
(un título que me pareció oximorónico) estabacausando verdadero furor entre los seguidores de la "nueva era". Pero lo que me impulsó aleerlo fue el entusiasmo de personas vinculadas al mundo empresarial.Pocas veces un libro ha expresado y documentado lo que muchos de nosotros hemospensado en secreto. Recordaba el ensayo de Ralph Waldo Emerson, "La confianza en unomismo", en el que afirma que el verdadero genio dice lo que está en tu corazón, porque estáen el corazón de todo el mundo. Tal es el genio de
La Conspiración de Acuario.
Después de leer el libro, me puse en contacto con Marilyn a través de su oficina en losAngeles, y desde entonces somos amigos. Cuando hice su presentación en una conferencia enFlorida, dije que mi libro,
Megatrends,
era un documento liviano sobre el cambio, mientrasque el libro de Marilyn era "el documento de peso":
Megatrends
se refería a los cambios ennuestra sociedad, mientras que
La Conspiración de Acuario
trataba del cambio en nosotrosmismos, en nuestras almas.En épocas de grandes cambios, la gente busca alguna clase de estructura. Esa búsquedade parámetros responde, en parte, del actual resurgimiento religioso. Centenares de nuevasiglesias se han establecido durante las dos últimas décadas, ayudadas en parte por losmedios de comunicación electrónicos, y muchas de esas iglesias tienen unas creenciasfundamentalistas muy estructuradas. Una proliferación similar de nuevos grupos religiosos seprodujo hace 150 años, cuando estábamos en medio de otro cambio básico, de una baseeconómica agrícola a otra industrial.Sin embargo, existe una poblacn en pido crecimiento a la que no atraen talesestructuras externas: son las personas "orientadas hacia dentro", inclinadas a buscar en elinterior de sus propios recursos espirituales. De modo que estamos asistiendo a unresurgimiento simultáneo de la
espiritualidad personal.
El individualismo de la nuevaespiritualidad esalimentado por la naturaleza individualista de una sociedad deinformación, así por la tendencia que he denominado "respuesta de
high-touch"
[altapercepción] en contraposición a la
high-tech
la alta tecnología de la sociedad actual.Ese es el espíritu en que habla
La Conspiración de Acuario,
libro que se adelantó a suépoca, porque el fenómeno de la espiritualidad ha ganado impulso, y las instituciones ypreceptos del libro son más ciertos hoy que cuando se publicó hace siete años.Algunos han criticado a Marilyn Ferguson como demasiado optimista. A este respecto, mehe permitido contraponer el consejo de Albert Camus, el cual decía que no existe más queuna sola cuestión filosófica: el suicidio. Y si uno decide no seguir ese rumbo, el optimismo esla condición necesaria para avanzar en la vida. Los pesimistas no son de ninguna ayuda. Eloptimismo de
La Conspiración de Acuario
es una afirmación de las posibilidades de la vida.Envidio a quienes van a leer
La Conspiración de Acuario
por primera vez, porque es uno delos libros más extraordinarios de nuestra época. JOHN NAISBITTWashington, D.C. Junio, 1987

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->