Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
WPA 2013-2 Espana.pdf

WPA 2013-2 Espana.pdf

Ratings: (0)|Views: 48|Likes:
Published by psychforall

More info:

Published by: psychforall on Sep 24, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/21/2013

pdf

text

original

 
REVISTA OFICIAL DE LA ASOCIACIÓN MUNDIAL DE PSIQUIATRÍA (WPA)
 W 
orld
P
sychiatry 
Volumen 
7
, Número 
1 2009
EDITORIAL
Plan de acción de la WPA para el trienio
1
2008-2011M. M
AJ
ARTÍCULOS ESPECIALESDiagnóstico y tratamiento de los trastornos
3
por déficit de atención con hiperactividaden adultosS.V. F
ARAONE
, K.M. A
NTSHEL
Dificultades especiales en el tratamiento
9
de la depresión en mujeres de mediana edadL. D
ENNERSTEIN
, C.N. S
OARES
Esquizofrenia deficitaria: actualización
15
B. K 
IRKPATRICK 
, S. G
ALDERISI
FORUM – INTERVENCIÓN PRECOZ ENLA PSICOSIS: PROBLEMAS CLÍNICOSY ÉTICOS
Intervención precoz en la psicosis: conceptos,
20
evidencias y direcciones futurasP.D. M
C
G
ORRY
, E. K 
ILLACKEY
, A. Y
UNG
Comentarios
Promesas y dificultades de la intervención
29
precoz en los trastornos psicóticosA. M
ALLA
La intervención precoz, media y tardía
30
en la psicosisE. K 
UIPERS
Estadificación clínica y enfoque endofenotípico
31
como perspectiva de integración futuraen Psiquiatría J. K 
LOSTERKÖTTER
Intervención en la psicosis precoz basada
32
en la estadificación y en las necesidadesindividualesR.K.R. S
ALOKANGAS
La comprensión fisiopatológica es crucial
34
para relacionar la estadificación clínicacon la terapia dirigidaO.D. H
OWES
, P.K. M
C
G
UIRE
,S.
APUR
Edición en Español para Latinioamérica
Implementación en el mundo real
35
de la intervención precoz en la psicosis:recursos, modelos de subvención y prácticabasada en evidenciasE.Y.H. C
HEN
,G.H.Y. W 
ONG
,M.M.L. L
AM
,C.P.Y. C
HIU
,C.L.M. H
UI
Intervención precoz en la psicosis: conceptos,
36
evidencias y perspectivasD.M. N
DETEI
ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN
Conductas de riesgo de VIH en pacientes
38
ambulatorios con enfermedad mental graveen Río de Janeiro, BrasilM.L. W 
AINBERG
, K. M
C
INNON
,K.S. E
LKINGTON
,P.E. M
ATTOS
,C. G
RUBER
M
ANN ET AL
Diferencias entre sexos en la edad de instauración
45
de la esquizofrenia: hallazgos de un estudiobasado en la comunidad en la IndiaB.K. V
ENKATESH
, J. T
HIRTHALLI
, M.N. N
AVEEN
,K.V. K 
ISHOREKUMAR
, U. A
RUNACHALA ET AL
POLÍTICAS DE SALUD MENTAL
Centros de salud mental: un nuevo modelo
49
G.A. F
AVA
, S.K. P
ARK 
, S.L. D
UBOVSKY
El eje de control del riesgo en los sistemas
54
de clasificación como contribución a la prácticaclínica eficazG. M
ELLSOP
, S. K 
UMAR
INFORME DE LAS SECCIONES DE LA WPA
Lucha contra la estigmatización causada
57
por trastornos mentales: perspectivas pasadas,actividades presentes y direcciones futurasH. S
TUART
NOTICIAS DE LA WPA
Congreso Internacional de la WPA:
61
«Tratamientos en Psiquiatría: una NuevaActualización» (Florencia, 1-4 de abril de 2009)
 
Volumen 11, Número 2
El «criterio clínico» y el diagnósticode depresión mayor según el DSM-5
 
M
.
M
AJ
EDITORIAL ARTÍCULOS ESPECIALES
El DSM-5: cambios en la clasificación y los criteriosD.A. R
EGIER
, E.A. K
UHL
, D.J. K
UPFER
 Perspectivas para el futuro del tratamiento delas disfunciones cognitivas y los síntomas negativosde la esquizofreniaD.C. G
OFF
FORUM: PSICOFARMACOLOGÍA PEDIÁTRICA:¿DEMASIADO O MUY POCO?
Psicofarmacología pediátrica ¿demasiado o muy poco?J.L. R
APOPORT
Comentarios
ESTUDIOS DE INVESTIGACIÓN
La eficacia de la psicoterapia y la farmacoterapia en eltratamiento de los trastornos depresivos y por ansiedad:un metanálisis de comparaciones directasP. C
UIJPERS
, M. S
IJBRANDIJ
, S.L. K
OOLE
, G. A
NDERSSON
,A.T. B
EEKMAN
 
Y COL.
El abuso sexual en la infancia temprana aumentala tentativa de suicidioJ. L
OPEZ
-C
ASTROMAN
, N. M
ELHEM
, B. B
IRMAHER
,L. G
REENHILL
, D. K
OLKO Y COLS.
Estigma personal en los trastornos de la gama de laesquizofrenia: un análisis sistemático de las tasas deprevalencia, correlaciones, repercusión e intervenciónG. G
ERLINGER
, M. H
AUSER
, M. D
E
H
ERT
, K. L
ACLUYSE
,M. W
AMPERS Y COL.
Prioridades para la investigación de la salud mental enEuropa: una encuesta entre las asociaciones nacionalesde interesados que integran el proyecto ROAMERA. F
IORILLO
, M. L
UCIANO
, V. D
EL
V
ECCHIO
, G. S
AMPOGNA
,C. O
BRADORS
-T
ARRAGÓ Y COL.
132133135137149155165171181181182183
¿Estamos ante el mismo dilema en torno a lapsicofarmacología pediátrica en los países coningresos bajos y medianos?L.A. R
OHDE
Psicofarmacología pediátrica: ¿Cuánto hemos avanzado?S. G
ROVER
, N. K
ATE
 Tratamiento psicofarmacológico en los niños y en losadolescentes. ¿Uso adecuado o abuso?H. R
EMSCHMIDT
 
899299108111113118124125127128130131
NOTICIAS DE LA WPA
CARTAS AL EDITOR
2013
Edición en Español
Factores cognitivos y sociales que influyen enel criterio clínico en el ejercicio de la psiquiatríaH.N. G
ARB
PERSPECTIVAS
El pasado, el presente y el futuro del diagnósticopsiquiátricoA. F
RANCES
Más allá del DSM y la ICD: planteamiento de un«diagnóstico de precisión» en psiquiatría mediantetécnicas de valoración momentáneaJ.
VAN
O
S
, P. D
ELESPAUL
, J. W
IGMAN
,I. M
YIN
-G
ERMEYS
, M. W
ICHERS
Psicofarmacología pediátrica: demasiado
 y
muy poco
E. T
AYLOR
 
¿Cuál es el siguiente paso para la psiquiatría del desarrollo?
J.F. L
ECKMAN
 La prescripción de psicoactivos a niños y adolescentes:
¿quo vadis?
C.U. C
ORRELL
, T. G
ERHARD
, M. O
LFSON
 Neuropsicofarmacología infantil: buenas noticias…el vaso está medio llenoC. A
RANGO
De lo demasiado y muy poco hacia la psiquiatríaestratificada y la fisiopatologíaF.X. C
ASTELLANOS
Una perspectiva europea de la farmacoepidemiologíapsiquiátrica pediátricaH.-C. S
TEINHAUSEN
El estudio internacional sobre la selección de laespecialidad en psiquiatría: un informe preliminar
 
D. B
HUGRA
,
POR PARTE DEL GRUPO DIRECTIVO
(K. F
AROOQ
,G. L
YDALL
, A. M
ALIK
, R. H
OWARD
)Actividades educativas de la WPA
 
E. B
ELFORT
Congresos científicos de la WPA
 
T. O
KASHA
Contribución de la WPA a la elaboración del capítulosobre trastornos mentales de la ICD-11:una actualización
 
U. V
OLPE
 
Traducción íntegra de la Edición Original
 Publicación imprescindible para todos los psiquiatras y profesionales de la salud mental que necesitenuna puesta al día en todos los aspectos de la psiquiatría
E
DICIÓN
O
RIGINAL
Editor:
M. Maj (Italy)
Associate Editor:
H. Herrman (Australia)
Editorial Board:
 J.E.Mezzich (USA), J. Cox (UK), S. Tyano (Israel), P. Ruiz (USA), A. Tasman (USA), M. Jorge (Brazil)
Advisory Board:
H.S. Akiskal (USA), R.D. Alarcón (USA), S. Bloch (Australia), G. Christodoulou (Greece), H. Freeman (UK),M. Kastrup (Denmark), H. Katschnig (Austria), D. Lipsitt (USA), F. Lolas (Chile), J.J. López-Ibor (Spain),R. Montenegro (Argentina), D. Moussaoui (Morocco), P. Munk-Jorgensen (Denmark), F. Njenga (Kenya),A. Okasha (Egypt), J. Parnas (Denmark), V. Patel (India), N. Sartorius (Switzerland), B. Singh (Australia),P. Smolik (Czech Republic), R. Srinivasa Murthy (India), J. Talbott (USA), M. Tansella (Italy), J. Zohar (Israel)
E
DICIÓNEN
E
SPAÑOL
Comité Consultor:
E. Baca (España), E. Belfort (Venezuela), C. Berganza (Guatemala), J. Bobes (España),E. Camarena-Robles (México), F. Chicharro (España), R. Cordoba (Colombia), R. González-Menéndez (Cuba),E. Jadresic (Chile), M. Jorge (Brasil), C. Leal (España), R. Montenegro (Argentina), N. Noya Tapia (Bolivia),A. Perales (Perú), M. Rondon (Perú), L. Salvador-Carulla (España)
Periodicidad:
3 números al año
Disponible en Internet:
www.ArsXXI.com/WP
Consulte nuestra página web000000000000000000donde podrá acceder a nuestras publicaciones
Atención al cliente:
Tel. (34) 902 195 484 • Correo electrónico:
revistas@ArsXXI.com
Publicidad:
Grupo Ars XXI de Comunicación, S. L.Passeig de Gràcia 84, 1.
ª
• 08008 Barcelona • Tel. (34) 932 721 750 • Fax (34) 934 881 193Arturo Soria 336, 2.
ª
pl. • 28033 Madrid • Tel. (34) 911 845 430 • Fax (34) 911 845 461
© Copyright World Psychiatric AssociationPublicado por Grupo Ars
XXI
de Comunicación, S. L.
Publicación que cumple los requisitos de soporte válidoComposición y compaginación: Grafic-5, S. L. • Santiago Rusiñol 23 • 08031 Barcelona
Impreso en México
Reservados todos los derechos.Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del editor, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción parcial o total de esta publicación por cual-quier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.Traducido por Grupo Ars
 XXI
de Comunicación, S .L., del original en lengua inglesa (Volumen 7, Número 3, 2008). La responsabilidad de la traducción recae sólo enGrupo Ars
 XXI
de Comunicación, S. L., y no es responsabilidad de la World Psychiatric Association (WPA).Translated by Grupo Ars
 XXI
de Comunicación, S. L., from the original English language version (Volume 7, Number 3, 2008). Responsibility for the accuracy of the Spanish lan- guage rests solely with Grupo Ars
 XXI
de Comunicación, S. L., and is not the responsibility of the World Psychiatric Association (WPA).World Psychiatry (Edición en Español) ha sido editada con el permiso de la WPA.
 World Psychiatry está indexada en PubMed, Current Contents/Medicina Clínica, Current Contents/Ciencias Sociales y del Comporta-miento y Science Citation Index.
LOPD: 
Informamos a los lectores que, según la ley 15/1999 de 13 de diciembre, sus datos personales forman parte de la base de datos de Grupo Ars XXI de Comunicación, S. L.Si desea realizar cualquier rectificación o cancelación de los mismos, deberá enviar una solicitud por escrito a: Grupo Ars XXI de Comunicación, S. L. Paseo de Gracia 84, 1.
ª 
08008 Barcelona.
 W 
orld
P
sychiatry 
REVISTA OFICIAL DE LA ASOCIACIÓN MUNDIAL DE PSIQUIATRÍA (WPA)
Volumen 
7
, Número 
1 2009
Edición en Español para Latinoamérica
 
Editorial Board
– P. Ruiz (USA), L. Küey (Turkey), T. Akiyama (Japan), T. Okasha (Egypt), A. Tasman (USA), M. Jorge (Brazil).
Advisory Board
– H.S. Akiskal (USA), R.D. Alarcón (USA), S.Bloch (Australia), G. Christodoulou (Greece), J. Cox (UK),H. Freeman (UK), M. Kastrup (Denmark), H. Katschnig (Austria), D. Lipsitt (USA), F. Lolas (Chile), J.J. López-Ibor (Spain),J.E. Mezzich (USA), R. Montenegro (Argentina), D. Moussaoui (Morocco), P. Munk-Jorgensen (Denmark), F. Njenga (Kenya),A. Okasha (Egypt), J. Parnas (Denmark), V. Patel (India), N. Sartorius (Switzerland), B. Singh (Australia), P. Smolik (Czech Republic),R. Srinivasa Murthy (India), J. Talbott (USA), M. Tansella (Italy), S. Tyano (Israel), J. Zohar (Israel).
Muntaner, 262, Ático 2
a
08008 Barcelona Tel. (34) 932 721 750 Fax (34) 932 722 902Complejo Empresarial Ática. Avda. de Europa 26, Edif.5 3
a
pl. 28224 Pozuelo de Alarcón, Madrid Tel. (34) 911 845 430 Fax (34) 911 845 461
ISSN: 1697-0683 Composición y compaginación:Depósito Legal: B-34.071-2003 Impreso en México
8 2 98 1 9
 Muntaner, 262, Ático 2
a
2
 Junio 2009 
Barcelona Madrid Buenos Aires México D.F.
 
1
Abril 2010 
11
España
4
10 10 
Bloch
 
22013
Publicidad:
Ergon Creación S. A.
Calle Arboleda, 1. • 28221 Majadahonda, Madrid • Tel. (34) 916 362 930 • Fax (34) 916 362 931Plaza Josep Pallach 12 • 08035 Barcelona • Tel. (34) 934 285 500 • Fax (34) 934 285 660
Publicado por Ergon Creación S.A.
Publicación que cumple los requisitos de soporte válidoISSN: 1697-0683 Composición y compaginación: Ergon Creación S.A.
Traducido por Ergon Creación S.A., del original en lengua inglesa (Volumen 12, Número 2, 2013). La responsabilidad de la traducción recae sólo en Ergon Creación S.A., y no es responsabili-dad de la World Psychiatric Association (WPA).Translated by Ergon Creación S.A., from the original English language version (Volumen 12, Número 2, 2013). Responsibility for the accuracyof the Spanish language rests solely with Ergon Creación S.A., and is not the responsibility of the World Psychiatric Association (WPA).
 LOPD:
Informamos a los lectores que, según la ley 15/1999 de 13 de diciembre, sus datos personales forman parte de la base de datos de Ergon Creación S.A. Si desea realizar cualquier rectificación o cancelación de los mismos, deberá enviar una solicitud por escrito a: Ergon Creación S.A. Plaza Josep Pallach 12, 08035 Barcelona.
E
DICIÓN EN
E
SPAÑOL
Comité Consultor:
E. Baca (España), E. Belfort (Venezuela), C. Berganza (Guatemala), J. Bobes (España),E. Camarena-Robles (México), F. Chicharro (España), R. Cordoba (Colombia), R. González-Menéndez (Cuba),E. Jadresic (Chile), M. Jorge (Brasil), C. Leal (España), R. Montenegro (Argentina), N. Noya Tapia (Bolivia),A. Perales (Perú), M. Rondon (Perú), L. Salvador-Carulla (España)
Periodicidad:
3 números al año
Traducido por: Dr. José Luis González Hernández
Volumen 11
Editor:
M. Maj (Italy)
Associate Editor:
P. Ruiz (USA)
Editorial Board
– D. Bhugra (UK), L. Küey (Turkey), T. Akiyama (Japan), T. Okasha (Egypt), E. Belfort (Venezuela), M. Riba (USA), A. Javed (UK).
Advisory Board
 
H.S. Akiskal (USA), R.D. Alarcón (USA), J.A. Costa e Silva (Brazil), J. Cox (UK), H. Herrman (Australia), M. Jorge (Brazil),H. Katschnig (Austria), F. Lieh-Mak (Hong Kong-China), F. Lolas (Chile), J.J. López-Ibor (Spain), J.E. Mezzich (USA), D. Moussaoui (Morocco),P. Munk-Jorgensen (Denmark), F. Njenga (Kenya), A. Okasha (Egypt), J. Parnas (Denmark), V. Patel (India), N. Sartorius (Switzerland),C. Stefanis (Greece), M. Tansella (Italy), A. Tasman (USA), S. Tyano (Israel), J. Zohar (Israel).
para Latinoamérica
 
89
EDITORIAL
El «criterio clínico» y el diagnóstico de depresiónmayor según el DSM-5
M
ario
M
aj
 Department of Psychiatry, University of Naples SUN, Naples, Italy
La introducción de los «criterios diagnósticos explícitos»
en psiquiatría ―al principio sólo con fines de investigación y
después, tras el DSM-III, también para su aplicación en el ejer-
cicio clínico ordinario― tuvo un objetivo principal: resolver la«vaguedad y subjetividad inherentes al proceso diagnóstico tra
-
dicional» (1, p. 85) y, en concreto, la variabilidad de los criteriosde inclusión y exclusión utilizados por los profesionales clínicos
al resumir los datos del paciente en diagnósticos psiquiátricos
(«varianza de criterio»), lo que se consideró como el principalorigen de una escasa fiabilidad de tales diagnósticos (2).Sin embargo, desde un principio hubo cierta ambivalencia
en la psiquiatría estadounidense tradicional con respecto a las
limitaciones que plantearía la utilización de criterios diagnós
-
ticos fijos en la aplicación del criterio clínico. Spitzer et al (3),en uno de los artículos iniciales en que informaron sobre la
elaboración del DSM-III, reconocieron que «el empleo de cri-
terios específicos, naturalmente, no excluye al criterio clíni
-
co». Matizaron esta declaración añadiendo que «la aplicación
apropiada de tales criterios exige un grado considerable de
experiencia clínica y conocimiento de la psicopatología», por 
lo que dieron la impresión de que el criterio clínico se consi-
deraba exclusivamente como instrumental para la utilización
apropiada de los criterios diagnósticos explícitos. Sin embar-
go, también señalaron que «en todo caso, los criterios que seenumeran en el DSM-III sólo se “recomendaban”, y que todo profesional clínico tendría la libertad de utilizarlos o ignorarlossegún lo considerase oportuno» (3, p. 1191).La predicción de Spitzer et al de que los criterios operacio
-
nales aparecerían en el DSM-III «bajo el encabezamiento» de«criterio recomendado» (3, p. 1190) no llegó a ser realidad. Sin
embargo, en la introducción del DSM-III se resaltaba que estoscriterios se proporcionaban como «guías para establecer cada
diagnóstico», a fin de no dejar que el profesional clínico «por sí solo definiese el contenido y los límites de las categoríasdiagnósticas» (4, p. 8). Como Spitzer comentó más adelante(5, p. 403), los criterios diagnósticos del DSM-III tenían comofinalidad ser «guías, no reglas inflexibles».
Esto se aclara más en la introducción del DSM-IV, donde se
señala que los criterios diagnósticos explícitos «tienen como propósito hacer las veces de guías sujetas a la influencia delcriterio clínico y no para utilizarse como un recetario» (6, p.
xxiii). Se proporciona el ejemplo de un diagnóstico que se es-tablece mediante la aplicación del criterio clínico aunque el
cuadro clínico no alcanza a cumplir todos los criterios. Así queel criterio clínico no sólo aporta información para aplicar loscriterios explícitos, también puede llevar al psiquiatra a «for 
-
zar», en cierta medida, tales criterios sí le resulta apropiado.
En el texto del DSM-IV también se menciona que es necesa-
rio el criterio clínico, en lo que a la valoración de la importan
-
cia clínica se refiere, para el diagnóstico de varios trastornos:«el valorar si se cumple este criterio, sobre todo en lo referentea la función de rol, es un criterio clínico intrínsecamente difí
-
cil» (6, p. 7). El titular de la Comisión del DSM-IV, A. Frances,
resaltó que «esta apelación al criterio clínico es un recordatorio
 para valorar no sólo la presentación de los síntomas en la seriede criterios, sino también si son tan graves que constituyan un
trastorno mental», aunque reconoció que una estimación de laimportancia clínica mediante la aplicación del criterio clínico
«contiene las simientes de la tautología» (7, p. 119).Como lo señalaron Spitzer y Wakefield (8), en el DSM-IVno se hace alusión a la aplicación del criterio clínico en el diag
-
nóstico diferencial de la depresión y la respuesta «normal» ala pérdida significativa. El texto muy claramente señala que eldiagnóstico de depresión mayor se debiera establecer siempreque se cumplan los criterios de gravedad, duración y ansiedad/alteración para ese trastorno, aun cuando el estado depresivosea la respuesta comprensible a un factor psicosocial estresan
-
te (6, p. 326). La única excepción es el duelo: si el estado dedepresión es consecutivo a la pérdida de un ser querido, no sedebe establecer el diagnóstico de depresión mayor aun cuando
se cumplan los criterios diagnósticos, a menos que estén pre-sentes algunos elementos más (que los síntomas persistan por 
más de dos meses o se caractericen por una alteración funcio
-nal notable, preocupación mórbida por la inutilidad, ideación
suicida, síntomas psicóticos o retraso psicomotor). Así que, encualquier caso ―sea que la depresión se relacione o no con elduelo― se proporcionan criterios explícitos y no menciona la
aplicación del criterio clínico.
De hecho, cuando J. Wakefield propuso excluir del diag
-
nóstico de depresión mayor las respuestas «normales» a losfactores psicosociales estresantes, dejando al profesional clíni
-
co la decisión respecto a si la respuesta depresiva era propor 
-
cional o no al factor estresante precedente (8,9), la refutación
 por K. Kendler, un protagonista de la psiquiatría estadouni-
dense tradicional (y del proceso de elaboración del DSM-5),fue directa: este retorno a lo que «fundamentalmente serán loscriterios subjetivos propuestos por Jaspers en su antigua ideade «comprensibilidad» representaría «más un paso hacia atrásque hacia delante en nuestro campo» (10, p. 140-150).Este «paso hacia atrás» en cierta medida se ha dado en el
DSM-5 (11). Una nota incluida en los criterios del DSM-5 para
el trastorno depresivo mayor señala que «las respuestas a una pérdida significativa (p. ej., duelo, ruina económica, pérdidas por un desastre natural, una enfermedad médica grave o disca
- pacidad) pueden consistir en los sentimientos de lamentación
de tristeza intensa por la pérdida, insomnio, apetito deficientey pérdida de peso señalados en el Criterio A, que pueden ser  parecidos a un episodio depresivo», y que el determinar si exis
-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->