Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Hay Poder Sin Igual

Hay Poder Sin Igual

Ratings: (0)|Views: 1 |Likes:
Published by Williams Machazek

More info:

Published by: Williams Machazek on Sep 25, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/25/2013

pdf

text

original

 
1
Pasaje Bíblico: Hechos 1: 4-8, 4: 31
¡HAY PODER, SIN IGUAL PODER!
 
Uno de los términos mas comunes hoy es "poder". Lo oímos en todos los círculos de la vidadiaria. El estadista habla de poder político en el mundo, y ciertamente una de lasinterpretaciones más inteligentes de los tremendos acontecimientos mundiales de laactualidad, es la aparición del tremendo poder político en distintas regiones del globo.Los científicos hablan del poder nuclear. Los militares hablan del poder de los vehículosespaciales. Los sicólogos hablan del poder de la personalidad humana que puede ejercitarsecuando el individuo queda libre de los conflictos neuróticos. Vivimos, sin duda alguna, en unsiglo obsesionado con el poder, consciente del poder y mareado de poder.Cuan placentero es ver entonces, en esta clase de mundo, al Señor Jesús acercarse al oído deeste siglo y decir a todo el que quiera escucharle y obedecerle: "Recibiréis poder". ¡ Cuanpractico es el evangelio cuando se predica en su totalidad! ¡Como son de actualidad laspalabras del Maestro! Son tan frescas, tan "al día," que sentimos deseos de salir a la callegritando: "!Extra! ¡Extra!"
I.- ¿A QUIEN SE PROMETE ESTE PODER?
¿Lo prometió a todos, sin condiciones? No. El poder del Espíritu de Dios se promete solo aquienes conocen a Jesucristo personalmente. A los pecadores se promete perdón Is. 55: 7.Pero la promesa del Espíritu Santo se dio a los discípulos, a quienes ya habían comenzado aseguir a Jesús y habían roto con el "mundo". "Vosotros
los discípulos
vosotros recibiréispoder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo".
II. CUAL ES EL PROPOSITO DE ESTE PODER?
Desde los días de Simón el mago los hombres han pretendido poseer poder especial de Diospara explotar a sus prójimos. Algunos han pretendido tener poder de Dios para explotar lacuriosidad ajena. Es sorprendente cuantos creen en esas esferas de cristal donde pueden ver,según ellos, el futuro. Su fortuna, desde luego, está en que la gente olvida sus prediccionesfallidas.Pero si alguien anuncia un asunto profético sensacional, todos lo escuchan, y si es astuto, hastaconsigue seguidores. Como dijo alguien, hay gente que está dispuesta a pasar días y semanasdiscutiendo que significa el dedo chiquito del pie izquierdo de la "bestia", pero que no quiereusar sus dos pies para ganar a otros al Señor.La naturaleza humana no cambia. Los discípulos mismos de Cristo tenían curiosidad y lepreguntaron cuando sucederían todas las cosas que El anunciaba. Cristo les respondió que noera negocio de ellos saberlo (Hechos 1: 7), que su negocio era recibir poder.
 
2
El Maestro hizo lo que todo pastor tiene que hacer a menudo: Llamar a la, gente de la periferiade la curiosidad al meollo de la verdad espiritual, de la experiencia espiritual, del desafíoespiritual. En otras palabras, dijo el Señor: "A ustedes no les concierne saber las cosas que estánal margen, en la circunferencia, lo que les concierne es recibir poder cuando el Espíritu Santodescienda sobre vosotros".En la vida, aun en la vida religiosa, hay fuerzas que tienden a desparramar, que tiran haciaafuera, hacia el margen, hasta que nos vemos llenos de religión vacios del Espíritu. Nosvolvemos muy ocupados con lo marginal, pero perezosos en lo central. Es entonces que alguiendebe llamarnos para volver al centro de la realidad y de la experiencia espiritual.También ha habido algunos que han pretendido tener este poder del Espíritu Santo paraexplotar a los enfermos, y a los lisiados. Hace poco se publico el artículo de un "sanador" queregresaba a su casa en avión. A poco de despegar, la sobrecargo observo que la maleta de estehombre estaba llena de dinero. Sospechosa de que fuera un asaltante de bancos, pusieronsobre alerta a la policía de la ciudad donde el avión aterrizaría pronto. Cuando bajaron, lapolicía detuvo al individuo y lo llevo a una oficina exigiéndole que explicara la posesión de tantodinero en monedas y billetes de Banco.Cuánto dinero cree usted que llevaba aquel "evangelista de sanidad divina"? ¿Mil dólares? ,Siete mil? Hombre, ¡hay que tener más fe! Llevaba setenta mil dólares recogidos en ofrendasde aquella "campaña de sanidad divina"!No sé que piense usted, pero mi Dios nunca prometió el poder del Espíritu Santo para quealguien viviera a costa de la enfermedad, el dolor y los defectos físicos del prójimo.Me preguntara usted: Pero ¿que no cree usted en la sanidad divina? Por supuesto que sí! Ytengo poderosas razones para saber que cuando los doctores han dicho la última palabra, Cristotodavía puede agregar algo más, y en sus palabras hay salud cabal.¿Cual es, pues, el propósito de este prometido poder espiritual? El Señor lo dijo claramente:"Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos...hasta lo último de la tierra". No solo poder para ser testigo, pues que se puede ser testigo deuna causa política, de una posición doctrinal, o de una norma ética sin que se necesite poder deDios para ello. "Me seréis testigos". Testigos no solo de cierta iglesia o cierta doctrina, de ciertopredicador o de ciertas normas de vida. Testigos de la realidad conmovedora y del significadode Cristo en el corazón. Si Jesucristo no es el objeto fundamental de nuestro testimonio, noestamos bien.Pero para ser buenos testigos de Cristo se requiere más que habilidades humanas, talentosespeciales, energías físicas o facilidad de palabra
se requiere el poder del Espíritu Santo. ¿Seraesta la razón de tanto servicio cristiano estéril? Mucho del esfuerzo de la iglesia se desperdiciaporque echamos mano de las fuerzas humanas y no del poder del Espíritu Santo.No precisa tener poder espiritual para caer bien, para asistir a la iglesia, para dar el diezmo nipara invitar a otros al templo. Pero para dar testimonio de Jesucristo, y glorificar su nombre, y
 
3
de veras ganar a los perdidos.... entonces se requiere un poder de arriba, sobrenatural: el poderdel Espíritu Santo.
III. ¿CUAL ES EL PRECIO DE ESTE PODER?
El precio, por un lado, es muy reducido, puesto que pagamos tan poco y recibimos tanto.Cierto, tenemos que dar todo lo que poseemos, pero ¿es mucho? A veces casi me da risa al vercomo algunos creen que Dios debe felicitarse a Si mismo por recibir a una persona tan valiosacomo la que se está consagrando. Y sería divertido si no fuera tan abominable. Porque pormucho que poseamos en talentos, personalidad, educación, dinero, etc., es un privilegio y unaganga darlo todo para recibir lo que Dios quiere darnos.Mas por el otro lado, el precio parece fantásticamente elevado: hay que entregarlo todo,absolutamente todo. Sin embargo, antes de amedrentarnos, recordemos lo que a Dios le costópoder ofrecernos ese poder, y ya el precio no parecerá tan elevado, aunque sea un precio quese paga continuamente.La pureza es algo constante, pero el poder es variable. No hay grados de pureza; el corazón espuro, o no lo es, y la Palabra de Dios dice claramente eso (I Juan 1: 7) . Pero el poder es variable,tiene flujos y reflujos. Es un postre en la vida de santidad. En el corazón verdaderamentesantificado el nivel del poder jamás descenderá abajo de la línea de la pureza: en otraspalabras, la vida de santidad nunca carece por completo de poder espiritual. Pero el peligro esque nuestro nivel de poder descienda tanto que el único testimonio de nuestras vidas sea quesomos muy simpáticos, decentes, corteses y religiosos. Sin embargo, se puede ser todo eso yestar ayuno del poder de Dios.Un ateo puede ser simpático también. Cualquier vecino puede ser atento y cortes. Y hay milesque siguen siendo religiosos aunque han perdido la realidad de Dios en sus vidas.Dios, sin embargo, demanda mucho más que urbanidad y buenas maneras, más que moralidady buena reputación. El demanda influencia y fruto, y nadie puede tener estas cosas sin el poderdel Espíritu Santo.¿Cómo se obtiene más poder? , Pidiéndoselo a Dios? No. z Orando más ? No. ¿Provocando masnuestras emociones? No. No hay que implorárselo a Dios porque El está ansioso de darlo; ninecesitamos estar "de buen humor" para recibirlo. La pregunta no es "¿Quiere Dios darme estepoder?" sino "¿Quiero yo permitir a Dios que me lo de?" ¿Estoy dispuesto a cumplir lascondiciones?. Si las cumplimos, lo recibimos. De hecho, tenemos todo el poder que permitimosa Dios que envié a través nuestro.Jamás olvidemos que no somos recipientes, sino canales. Dios nunca envía su poder a nosotros,sino a través nuestro. Sin embargo un canal puede llenarse de basura y taparse, y eso es lo queha sucedido en muchas vidas. ¿Cómo se tapa un canal? ¿Con objetos muy grandes? A veces,pero no por lo general. Es la basura pequeña lo que los vuelve inservibles.Así sucede en nuestra viola. Hay odios profundos, pecados enormes, que pueden inutilizarnos,pero generalmente son los malos entendimientos insignificantes, las amarguras infantiles, los

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->