Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
¿Por qué el letrismo?

¿Por qué el letrismo?

Ratings: (0)|Views: 157|Likes:
Published by Esperanza Collado
¿Por qué el letrismo?
¿Por qué el letrismo?

More info:

Published by: Esperanza Collado on Sep 25, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

01/14/2014

pdf

text

original

 
¿Por qué el letrismo?
Guy E. Debord y Gil J. Wolman
 Aparecido en
 Potlatch
, # 22, 9 septiembre 1955. Traducción: Archivo Situacionista (1997)
 
1
Parece necesario definir el período de postguerra en Europa como el de un fracasogeneralizado de los intentos de cambio, tanto en el campo de las emociones como en elcampo político.Al tiempo que las espectaculares innovaciones técnicas están multiplicando los riesgos delas configuraciones futuras tanto como los que conciernen a contradicciones todavíairresueltas, se presencia un estancamiento de las luchas sociales y, en el plano mental, unareacción completa contra los movimientos utópicos que culminó hacia 1930 con lasocialización de las demandas de más amplio alcance y con la intención práctica deembaucarlos.Desde el surgimiento del fascismo hasta la Segunda Guerra Mundial, el ejercicio de laspretensiones revolucionarias ha sido decepcionante y la regresión de las esperanzasrelacionadas con ellos ha sido inevitable.Tras la incompleta liberación de 1944, la reacción intelectual y artística estalló por todaspartes. La pintura abstracta - un simple momento de la evolución pictórica moderna en laque ocupa un lugar muy exiguo - es presentada por todos los medios publicitarios comobase de la nueva estética. Se dedican alejandrinos al renacimiento proletario, donde elproletariado es presentado como una forma cultural tan anticuada como la cuadriga y latrirreme como medios de transporte. Los subproductos literarios que habían causadoescándalo, y que no estaban disponibles, obtienen una efímera pero resonante admiración:la poesía de Prevert o Char, la prosa de Gracq, el teatro atroz del cretino Pichette, y todoslos demás. El cine, en el que se utilizan varias puestas en escena diversas como si fueranarmónicas, proclama su futuro en el plagiarismo de De Sica, y encuentra lo nuevo - loexótico, más bien - en ciertas películas italianas en las que la pobreza de medios haimpuesto un estilo de rodaje poco diferente de los hábitos de Hollywood, pero muchodespués de E. M. Eisenstein. Se sabe, además, a qué laboriosos refinamientosfenomenológicos se han entregado los estudiosos que, por otro lado, no se mueven en lascavernas.Ante este catastrófico y provechoso revoltijo, en el que cada repetición tiene sus discípulos,cada regresión sus admiradores, cada remake sus fanáticos, un simple grupo manifiesta una
 
oposición universal y una rebeldía plena en nombre de la necesidad histórica de superaciónde los viejos valores. Una suerte de optimismo invertido ha tomado el lugar de la negación,afirmándose a sí mismo más allá de la negación. Es necesario reconocer el papel saludableque Dada asumió en otra época, a pesar de sus muy diferentes intenciones. Se nos dirá queno es un proyecto muy inteligente restaurar el Dadaísmo. Pero no es cuestión de reproducirel Dadaísmo. El serio retroceso de los políticos revolucionarios, relacionado con la notoriadebilidad de la estética de la clase trabajadora confirmada en la misma fase retrógrada, hallevado la confusión a todos los campos, una confusión que pronto cumplirá treinta años.En el plano espiritual, la burguesía ha estado siempre en el poder. Tras serias crisis, sumonopolio está mucho más extendido que antes: todo lo que actualmente se imparte en elmundo - ya sea literatura capitalista, social-realista o falsa vanguardia formalista que sealimenta de configuraciones que han caído en el dominio público, o la dudosa y teosóficaagonía de ciertos movimientos emancipadores recientemente surgidos - se alza enteramentesobre el espíritu pequeño-burgués. Bajo la presión de las realidades de la época es necesarioterminar con ese espíritu. Desde esta perspectiva todos los medios son buenos.Las insoportables provocaciones que el grupo letrista lanzó o prefiguró (poesía reducida aletras, recitales metagráficos, cine sin imágenes) desataron una fatal inflación en las artes.Nosotros las hemos reunido ahora sin dudarlo.
2
Aunque ejerciendo siempre una loable intolerancia hacia el mundo exterior, alrededor de1950 el grupo Letrista fomentó una confusión terriblemente seria de ideas entre susmiembros.La poesía onomatopéyica misma, habiendo aparecido con el futurismo y alcanzado muchomás tarde una cierta perfección con Schwitters y algunos otros, dejó de atraer nuestrointerés con la sistematización absoluta con que fue presentada como la única poesía delmomento, condenando así todas las demás formas a la muerte y dándoles un corto períodode vida propia. Mientras tanto, la verdadera conciencia del papel que asignábamos al juegofue descuidada por muchos en favor de una concepción infantil del genio y la fama.La tendencia de la mayoría todavía fue la creación de nuevas formas como el más alto valorde toda actividad humana. Esta creencia en la evolución formal sin causa ni final, o sin otracausa y final que ella misma, es la base del idealismo burgués en las artes. (La creenciaimbécil en las categorías conceptuales inmutables lleva a algunos ex-miembros del grupo aun misticismo americanizado.) Extrayendo conclusiones que un idiota como Malraux no seatrevió o no supo cómo extraer de premisas esencialmente similares, la aplicación rigurosaque los letristas hicieron de los beneficios de la experiencia produjo el colapso definitivo deesta conducta formalista tomándola por sus límites, la aceleración vertiginosa de laevolución alrededor del vacío, en una clara ruptura con todas las necesidades humanas.
 
La utilidad de destruir el formalismo desde dentro es clara: no deja ninguna duda acerca deque las disciplinas intelectuales, cuya interdependencia es compartida con el resto de lasociedad, están sujetas a una crisis relativamente autónoma que surge de losdescubrimientos precisos para su propia determinación como técnica. Juzgar todo enfunción del contenido, como se nos ha invitado a hacer, es volver a juzgar los actos enfunción de sus intenciones. Si es cierto que la explicación del carácter normativo y elencanto persistente de algunos movimientos estéticos debe buscarse del lado del contenido- ya que el cambio en el tiempo, o en las necesidades contemporáneas, hace que otroscontenidos nos afecten, lo que nos lleva a una revisión de la clasificación de las "grandesépocas" - no es menos cierto que la fuerza de una obra dentro de su propia época nosolamente depende del contenido. Uno puede comparar este proceso con el de la moda.Después de medio siglo, por ejemplo, todos los trajes pertenecen a modas igualmentepasadas, en las cuales la sensibilidad contemporánea puede redescubrir todas las clases deapariencias. Pero cualquiera advierte la ridiculez del porte femenino de hace 10 años.Por eso el movimiento "preciosista", a pesar de haber sido oscurecido por las mentirasescolásticas del siglo XVII -, así como las formas de expresión que ha inventado, que sontan extrañas como puedan ser para nosotros hoy, están llegando a ser reconocidas como lacorriente principal de ideas del "Gran Siglo" debido a la necesidad que sentimos de underrumbamiento constructivo de todos los aspectos de la vida - descubre el modo en que elCapital emergente contribuyó a este desarrollo a través de las costumbres y la decoración(la conversación y el paseo como actividades privilegiadas y, en la arquitectura, lacompartimentación de los espacios vitales cambia bajo los principios de la decoración y elmobiliario). Por el contrario, cuando Roger Vailland escribió "Beau Masque" a la manerade Stendhal, a pesar de que su contenido era bastante estimable, se trataba sólo de unaeventual elección placentera y de un pastiche bellamente realizado. Es decir, él no dudaba ircontra sus intenciones, dirigiéndose a los intelectuales con gustos anacrónicos. Y lamayoría de la crítica que estúpidamente atacó el contenido, elogió el estilo de la prosa.Volveremos sobre esta anécdota histórica.
3
Desde esta oposición fundamental - que es en definitiva el conflicto entre un modo losuficientemente nuevo de vivir la propia vida contra una vieja tradición de alienarla -surgen antagonismos de todo tipo, que son provisionalmente sofocados con vistas a laacción general que es entretener y que, a pesar de sus intenciones e insuficiencias, espositiva.Emanan bastantes ambigüedades del sentido del humor que muchos ponen (y otros noponen) en la elección de sus afirmaciones acerca de su aparente estupefacción. Aunqueindiferentes a cualquier deseo de supervivencia nominal en la estela de esta o aquellarenombrada literatura, nosotros escribimos de tal forma que nuestros trabajos -prácticamente inexistentes - quedarán para la posteridad con más certeza que aquelloshistriónicos que se pretenden "eternos". Es más, en todo momento hemos afirmado quesomos hermosos. La bajeza de argumentos que se nos presentó en los cineclubs y en otraspartes no nos permite una respuesta seria. Los tenemos de sobra allí donde vamos.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->