Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
6Activity

Table Of Contents

0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
19_Salmos

19_Salmos

Ratings: (0)|Views: 16,154|Likes:
Published by Julián David

More info:

Published by: Julián David on Jul 06, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
SALMOS
 David es el autor de la mayoría de los salmos, pero evidentemente, algunos fueroncompuestos por otros escritores, y aun se duda de quién fue el autor de algunos salmos. Noobstante, todos fueron escritos por inspiración del Espíritu Santo. Ninguna otra parte del AntiguoTestamento es más frecuentemente citada o referida en el Nuevo Testamento que esta. Cadasalmo apunta directamente a Cristo, sea a su Persona, y su carácter u oficios o puede dirigir haciaÉl los pensamientos del creyente. Los salmos son el lenguaje del corazón del creyente, sea paralamentarse por el pecado, para expresar la sed de Dios o regocijarse en Él. Sea que esténcargados de aflicción, luchen con la tentación o triunfen en la esperanza o gozo de la liberación;sea que admiren las perfecciones divinas, agradezcan a Dios sus misericordias, mediten en susverdades o se deleiten en su servicio, forman una norma de vida divinamente establecida por lacual podemos juzgarnos a nosotros mismos. El valor de ellos, desde este punto de vista, es muygrande, y su uso aumentará con el crecimiento del poder de la verdadera religión en el corazón.El Espíritu nos ayuda a orar usando las expresiones del salmista. Si nos familiarizamos con lossalmos, en todo lo que pidamos ante el trono de la gracia, confesión, petición o acción de gracias,podemos ser asistidos por ellos. Cualquiera sea la devota emoción que nos embarga, un deseopiadoso o una esperanza santa, tristeza o gozo, en los salmos podemos encontrar las palabraspara revestirla, un hablar sano que no puede ser condenado. En el lenguaje de este libro divino sehan elevado al trono de la gracia las oraciones y las alabanzas de la iglesia cada siglo.—————————
SALMO I
Versículos 1—3.
 La santidad y la felicidad del hombre piadoso.
4—6.
 La pecaminosidad y ladesgracia del hombre malo.—La base y la razón de ambos.
Vv. 1—3.
Meditar en la palabra de Dios es discurrir con nosotros mismos acerca de las grandescosas en ella contenidas, con una íntima aplicación de la mente y concentración en el pensar.Debemos referirnos constantemente a la palabra de Dios como regla de nuestras acciones, yfuente de nuestro consuelo; y hemos de tenerla en nuestros pensamientos noche y día. Con estepropósito no hay momento que no sea oportuno.
Vv. 4—6
.
— Los impíos son el revés de los justos, tanto en carácter como en estado. Losimpíos
no
son
así 
, versículo 4; son guiados por el consejo del malo, por el camino de lospecadores hacia la sede del escarnecedor; no se deleitan en la ley de Dios; no dan fruto, sino loque es malo. Los justos son como árboles fértiles y útiles: los impíos son como tamo que elviento se lleva; el polvo que el dueño del suelo desea eliminar, porque no sirve para nada. No sonvaliosos según Dios, por muy alto que se valoren a sí mismos. Son fácilmente llevados de aquí para allá por todo viento de tentación. La cizaña puede estar entre el trigo por un tiempo pero conla hoz aguda en su mano viene Aquel que purgará cabalmente su suelo. Quienes, por su propiopecado y necedad son como cizaña, se encontrarán ante el torbellino y el fuego de la ira divina.El destino del impío está fijado, pero cada vez que el pecador se sensibiliza en cuanto a su culpay miseria, puede ser admitido por Cristo, el camino vivo, en la compañía de los justos y llegar aser nueva criatura en Cristo. Ahora tiene nuevos deseos, nuevos placeres, esperanzas, temores,penas, compañías y ocupaciones. Sus pensamientos, palabras y acciones son cambiados. Entra en
 
un nuevo estado y tiene un carácter nuevo. He aquí, todas las cosas son hechas nuevas por lagracia divina, que cambia su alma a la imagen del Redentor. ¡Cuán diferente es el carácter y elfinal del impío!
SALMO II
 Versículos 1—6.
 Amenazas contra los enemigos del reino de Cristo.
7—9.
Promesas a Cristocomo Cabeza del reino.
10—12.
Consejo a todos, para que abracen sus intereses.
 
Vv. 1—6.
Aquí se nos dice quiénes aparecerán como adversarios de Cristo. Como este mundo esel reino de Satanás, los inconversos de todo rango, partido y carácter, son incitados por él aoponerse a la causa de Dios, aunque los príncipes de la tierra han sido generalmente los másactivos. Las verdades y los preceptos del cristianismo están en contra de los proyectos mundanosambiciosos y contra las lujurias. Se nos dice a qué apuntan ellos en esta oposición. Ellosromperán las ligaduras de la conciencia y echarán las cuerdas de los mandamientos de Dios; nolos recibirán sino que los arrojarán tan lejos como puedan. Esos enemigos no pueden mostrar unabuena causa para oponerse a un gobierno justo y santo que, si fuera recibido por todos, traería elcielo a la tierra. No pueden esperar el éxito al oponerse a un reino tan poderoso. El Señor Jesústiene toda potestad en cielo y tierra y es la Cabeza de la iglesia por sobre todas las cosas, a pesarde los incansables esfuerzos de sus enemigos. El trono de Cristo está establecido en su iglesia,esto es, en el corazón de los creyentes.
Vv. 7—9.
El reino del Mesías se fundamenta en un decreto eterno de Dios Padre. A este serefiere a menudo nuestro Señor Jesús, por cuanto se gobernaba por él. Dios le había dicho, Túeres mi Hijo, y conviene a cada uno de nosotros decirle: Tú eres mi Señor, mi Soberano. Al pedira los paganos como herencia, el Hijo desea la felicidad de ellos en Él; así que ruega por ellos,vive siempre para hacerlo, y es poderoso para salvar hasta lo sumo, y tendrá multitudes desúbditos leales, voluntarios, entre ellos. Los cristianos son la heredad del Señor Jesús; son paraÉl un nombre y una alabanza. Dios Padre se los da a Cristo cuando, por Su Espíritu y gracia,obra en ellos para llevarlos al Señor Jesús.
Vv. 10—12.
En cualquier cosa en que nos regocijemos en este mundo, debe ser siempre contemblor, debido a la incertidumbre de todas las cosas. Acoger bien a Jesucristo y someterse a Él,es nuestra sabiduría e interés. Que Él os sea muy querido y precioso; amadle por sobre todas lascosas, amadle con sinceridad, amadle mucho, como lo amaba la mujer, a la cual mucho se leperdonó, y como señal de esto, besó sus pies, Lucas vii, 38. Y con un beso de lealtad uníos a esteyugo y someteos para ser gobernados por sus leyes, dispuestos por su providencia y enteramenteconsagrados a su causa. —La incredulidad es un pecado contra el único remedio. Para vosotrosserá completa la destrucción; no sea que perezcáis
en
el camino de vuestros pecados y
desde
elcamino de vuestras vanas esperanzas; para que vuestro camino no perezca, no sea que perdáis elcamino a la felicidad. Cristo es el camino; obedeced, no sea que seáis cortados de Él comovuestro camino a Dios. Pensaban que estaban en el camino, pero rechazando a Cristo, perecieron.Bienaventurados en el día de ira los que confiando en Cristo, le han hecho su Refugio.
SALMO III
Versículos 1—3.
 David se queja a Dios de sus enemigos y confía en Dios.
4—8.
Triunfa sobresus temores, da la gloria a Dios, y toma el consuelo para sí mismo.
 
 
Vv. 1—3.
El creyente activo, mientras más es abatido por Dios, ya sea por las reprensiones de laprovidencia o los reproches de sus enemigos, tomará una postura más firme y se unirá másestrechamente con Él. El hijo de Dios se sobresalta ante la sola idea de perder la esperanza detener ayuda en Dios. Véase qué es Dios para su pueblo, lo que será, lo que hallamos en Él, lo queDavid encontró en Él. —1. Seguridad: un escudo para mí; lo cual denota la ventaja de esaprotección. —2. Honra; a quienes Dios reconoce como suyos, tienen verdadera honra sobre ellos.—3. Gozo y liberación. Si el pueblo de Dios levanta su cabeza con gozo en el peor de losmomentos, sabiendo que todo les ayudará a bien, reconocerán a Dios como Quien les da motivoy corazón para regocijarse.
Vv. 4—8.
Los cuidados y la tristeza nos hacen bien, cuando nos llevan a orar fervorosamentea Dios. David siempre halló que Dios estaba dispuesto a responder sus oraciones. Nada puedeponer una separación entre las comunicaciones de la gracia de Dios a nosotros, y la obra de sugracia en nosotros; entre su favor y nuestra fe. Siempre había estado a salvo bajo la proteccióndivina. Esto se aplica a las misericordias comunes de cada noche, por las cuales damos graciascada mañana. Muchos se acuestan y no pueden dormir por dolor del cuerpo, por angustia mentalo por la alarma continua del terror nocturno. Pero aquí más bien parece que se refiere a la calmadel espíritu de David en medio del peligro. El Señor lo puso en paz por su gracia y por lasconsolaciones de su Espíritu. Gran misericordia es que nuestra mente persevere en Dios cuandoestamos con problemas. —Contemplad al Hijo de David que se calma para su reposo sobre lacruz, ese lecho de dolores, encomendando su Espíritu a las manos del Padre con plena confianzade la gozosa resurrección. Contempla esto, oh cristiano: deja que la fe te enseñe a dormir y amorir; mientras te asegura que así como dormir es una muerte corta, la muerte es sólo un dormirprolongado; el mismo Dios te cuida en tu lecho y en tu tumba. —La fe de David llegó a sertriunfante. Él empezó el salmo con quejas de la fuerza y malicia de sus enemigos, pero concluyeregocijándose en el poder y la gracia de su Dios y, ahora, ve más con él que contra él. Lasalvación pertenece a Jehová; Él tiene poder para salvar aunque el peligro sea inmenso. Todoslos que tienen al Señor como su Dios, están seguros de la salvación; porque el que es el Dios deellos es el Dios de la salvación.
SALMO IV
 Versículos 1—5.
 Los hijos de los hombres son probados y la felicidad del pueblo santo.
6—8.
El favor de Dios es felicidad.
 
Vv. 1—5.
Respóndeme por tu misericordia, es nuestro mejor ruego. El que no pida bendicionescomo el perdón, la justificación y la vida eterna, debe perecer por falta de ellas. ¡Ay!, que tantoshagan una decisión tan terrible. El salmista advierte contra el pecado. Guardad con santareverencia la gloria y majestad de Dios. Vosotros tenéis mucho que decir a vuestros corazones,habladles, que no os quedáis sin decirlo. Examinaos con seria reflexión; que vuestrospensamientos se ajusten a lo bueno, y se mantengan cerca de eso. Considerad vuestros caminos yantes de iros a dormir por la noche, examinad vuestra conciencia sobre lo que han hecho en eldía; particularmente lo que hicieron mal, para que os arrepintáis. Cuando os despertéis en lanoche, meditad en Dios y en las cosas que convienen a vuestra paz. Debemos considerar nuestroscaminos particularmente cuando estamos enfermos. Callad. Cuando hayáis preguntado algo a laconciencia, quedaos serios, callados, esperad una respuesta. No abráis la boca para excusar elpecado. Toda la confianza debe ponerse en la gracia gratuita de Dios, que por la sola fe justifica

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Enriqueta liked this
jtriasg liked this
HYZAACK21 liked this
Bennhy liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->