Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El CARIÑO - La Fuerza del Cariño

El CARIÑO - La Fuerza del Cariño

Ratings: (0)|Views: 839|Likes:
Published by Guillermo Alfara
El viejo Yak buscaba esas palabras cariñosas que le decía el anciano, con sus interminables historias, palabras que no entendía, pero sentía en el fondo de su alma (suponiendo que los perros tengan alma),

El viejo Yak volvió a soñar, era un ser feliz había recuperado la ilusión de vivir, tenía un motivo, escuchar las historias de Elena cada mañana.
El viejo Yak buscaba esas palabras cariñosas que le decía el anciano, con sus interminables historias, palabras que no entendía, pero sentía en el fondo de su alma (suponiendo que los perros tengan alma),

El viejo Yak volvió a soñar, era un ser feliz había recuperado la ilusión de vivir, tenía un motivo, escuchar las historias de Elena cada mañana.

More info:

Published by: Guillermo Alfara on Sep 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2013

pdf

text

original

 
 
1
 
 
2
LA FUERZA DEL CARIÑO
 
Era un anciano solitario que hablaba con su perro, el hombre dada su soledad no hablaba con nadie, se había cansado de la hipocresía de las personas y sólo confiaba en su fiel amigo, al cual le contaba todo.
 
Este con cara de bonachón y con una medio sonrisa dibujada en la boca hacía ver que le escuchaba se pasaba horas mirándole y disfrutando del placer de escuchar, de cuando en cuando le lamía las manos, a lo que el anciano lo interpretaba como que le daba besos.
 
Un día tras ir a la compra le contó que había conocido a una mujer, pero su amigo tenía ganas de jugar y no le prestaba mucha atención, el anciano interpretó esos gestos como que no le gustaba que hiciera amistades con desconocidos y no continuó con el relato.
 
 A los pocos días el anciano enfermó y vino a cuidarlo una persona enviada por el ayuntamiento, esta persona era la mujer que él había conocido unos días atrás, el anciano cada vez estaba peor pero seguía hablando con su amigo y este con su carita que parecía sonreír le seguía observando y lamiéndole las
 
 
3
manos, esa mezcla de amor y amistad del anciano con su perro era algo que llamaba la atención a todos los que iban a la casa para visitarlo, a los pocos meses el anciano murió.
 
El perro se había quedado con la señora que cuidaba al anciano, era un perro entrado en años, caminaba lentamente y paseaba algunas veces con su nueva dueña por un parque que había frente a su casa.
 
De vez en cuando bajaba solo a pasear y cuando veía a un anciano solo, se iba con él esperando que le contara alguna historia como lo hacía su antiguo dueño, pero un día, harto de buscar a su antiguo dueño por el parque se puso a buscar la casa del anciano donde estuvo viviendo con él muchos años.
 
Caminó y caminó horas hasta encontrarla, su olfato ya no era como antes, al final a la otra punta de la ciudad encontró la casa, estuvo esperando a su amo hasta que atardeció, al oscurecer vio que ya era hora de irse a casa, de modo que volvió por donde había venido, atravesó toda la ciudad de nuevo y regresó al piso.
 
 Al día siguiente volvió a buscar la casa del anciano esperando su regreso y por la tarde volvió a su piso, repetía este ejercicio todos los días, la gente que observaba al animalito se preguntaban ¿no era este el perro del anciano solitario? y ¿qué hace aquí de dónde ha salido?
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->