Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El desafío social de pensar el Derecho Animal

El desafío social de pensar el Derecho Animal

Ratings: (0)|Views: 51 |Likes:
Published by G.Biglia

More info:

Published by: G.Biglia on Sep 30, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/03/2014

pdf

text

original

 
LA PLATA, 20/9/2013El desafío social de pensar el Derecho Animal.Lo que vamos a tratar de determinar, o de probar, es si los animalespueden ser titulares de derechos, tener derechos que protejan sus propiosintereses y, en todo caso, ver si tenemos buenas razones para sostenertal hipótesis.Aclaración sobre el lenguaje y la terminología, se tratará de evitarreferencias muy técnicas a las cuestiones jurídicas, nos interesa primeroestablecer fundamentos, no obstante en algún momento podemos incurriren algún tecnicismo y pedimos las disculpas correspondientes.Por qué el desafío social de pensar el Derecho Animal?Lo que hemos pensado es el doble aspecto vinculado a las cuestionessociales, un aspecto directamente vinculado a los grupos involucrados y,por otra parte, la evaluación que como sociedad debemos hacer denosotros mismos frente un determinado conflicto de intereses, en estecaso el de nuestros intereses y los de los animales, si es queestablecemos que los animales tienen intereses, cuáles son o en quéconsisten.En definitiva, un derecho es una forma de proteger un interés y, SI ELDERECHO O LAS LEYES FORMAN UN SISTEMA DE PROTECCION DEINTERESES, ESTA CLARO QUE EL SISTEMA SOLO PUEDE SER JUSTO SI LOSINTERESES IGUALES ESTAN PROTEGIDOS DE LA MISMA MANERA.
 
A su vez, al aceptar que los juicios éticos deben ser formulados desde unaperspectiva universalizable, estamos aceptando que mis propios intereseso los de un grupo no pueden, por el solo hecho de ser mis intereses o losde mi grupo, contar s que los intereses de cualquier otro (VerRiechmann).Entonces, antes de hablar de derechos debemos determinar
si losanimales tienen intereses
,
si sus intereses deben ser tenidos encuenta
y, en consecuencia,
si pueden o deben estar protegidos porun derecho
y, en todo caso, luego vemos con qué alcances, pero hoy nosinteresa, primordialmente, ver si tienen intereses y si las leyes debenhacerse cargo de esos intereses, dicho de otro modo, ver hasta dóndepodemos pedirle al Derecho.Es en esta búsqueda donde podemos bucear los primeros fundamentosdel “Derecho Animalo, si se me permite, de los Derechos de losAnimales, prefiero llamarlo así porque Derecho Animal puede sonar comouna abstracción como una rama de estudio,
que lo es
, como hablar deDerecho Administrativo o Derecho Civil,
y es correcto
; pero paranuestros fines hablar de los Derechos de los Animales, o de
los Derechosde los Animales No Humanos
tiene más que ver con el sentido denuestra búsqueda, los derechos de determinados “individuos”.Recordemos aquí que los Humanos también somos animales, solo quehemos construido un muro (S. Wise) para separarnos de nuestro grupo depertenencia (Freud y la megalomanía humana), EL REINO ANIMAL, y
 
privilegiarnos a costa de nuestros compañeros de reino, de los que son deotra especie, suena crudo pero así lo vemos, en algún momento fueron losnegros, en otro momento los enfermos mentales (eugenesia nazi, verCharles Paterson), las mujeres, ciertas etnias... hoy (y siempre) son losanimales, que siempre han estado del otro lado del muro.Presentadas así las cosas, nuestra tarea inicial es revisar el
muro
,sabemos que el muro es real, es VERDADERO, pero tenemos
buenasrazones
para sospechar que se apoya en ficciones, que su andamiaje esfalso; y sabemos muy bien que nos ha resultado muy útil y muy cómodocreernos el
cuentito
del muro, al fin y al cabo era una ficción que nosmantenía en nuestra zona de confort, usando y sirviéndonos hasta elabuso de los animales, sin cuestionarnos nada.Claro, teamos una excusa, “no saamos mucho acerca de losanimales”.Pero resulta que como cada vez sabemos s cosas, y cada vezaccedemos más fácil a la información, se nos empieza a complicar el plande mirar para otro lado. A su vez, esto nos permite, cada vez con másrecursos exponer este tema sin necesidad de acudir a los sentimientos,sin apelar a la sensibilidad, a que el tratamiento de los intereses de losanimales se convierta en una limosna de nuestra piedad, hoy podemosmostrar razones que puedan ser entendidas por el que ama a losanimales y el que no los ama, y eso está muy bueno, nuestra idea no espedir el amor por los animales, sino el respeto por sus intereses, aún a

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->