Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
14Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Enrique García: «Filosofía Política en la Edad Media: la Perspectiva de Walter Ullmann»

Enrique García: «Filosofía Política en la Edad Media: la Perspectiva de Walter Ullmann»

Ratings: (0)|Views: 2,922|Likes:
Published by Enrique García

More info:

Published by: Enrique García on Jul 09, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
Puede
interpretarse que la
 Edad Media
resulta del choque de dos mundosdistintos: (a) del mundo romano; y (b) del mundo de los bárbaros
 
germanos. Desde el puntode vista político, esos pueblos se definen así: (a) los romanos se caracterizaron por el culto alemperador, cabeza de gobierno y pontífice máximo, dueño y señor de su mundo, el Imperio; y (b) los bárbaros germanos se caracterizaron por sus costumbres de tradición ancestral y derecho consuetudinario, mediante los cuales el gobernante obtenía su poder por consenso.Estas dos formas de organización política se conocieron como: (a)
«forma descendente»
, en laque es el gobernante quien dicta la norma; y (b)
«forma ascendente»
, en la que la fuenteoriginaria del poder reposaba en la base. Los gobiernos
«formalizados»
desde la perspectiva delas concepciones
teocrático-descendentes
asumieron un cariz monárquico, no constitucional y de férreo control sobre sus súbditos. Los gobiernos
«formalizados»
desde la perspectiva de lasconcepciones
ascendentes
, exhibían inclinaciones democráticas y representativas. Ahora bien, aunque las formas
teocrático-descendentes
predominaron durantetoda la
 Edad Media
, el germen del populismo y la idea de soberanía del pueblo, habíanaparecido, en el siglo XIII, cristalizadas por siglos de enfrentamiento entre papado e Imperio.Un breve recorrido por la senda del desarrollo de la idea política
teocrático-descendente
durante los siglos VII-XII, mostraría la intención del papado de ubicarse, en el plano político,por encima del emperador, y la reacción de éste por deshacerse de la tutela papal a través delconcepto de Estado. El papado se manifestó como la representación del esquema
teocrático-descendente
, toda vez que la institución pontificia era creación de quien había otorgado a Pedro(¿?-67) los poderes para «
atar y desatar»
(Mateo 18:18-19) Los papas argumentaron quePedro había cedido su poder a Clemente (finales del siglo I), el primer obispo de Roma. Este erael expediente que los legitimaba, ya que, según la teoría papal, los pontífices no se sucedíanunos a otros, sino que cada nuevo Papa ocupaba su cargo sustituyendo directamente a Pedro.De tal suerte, se
«hacía»
que el cargo fuese lo importante y que quien lo ocupase fuera loaccesorio. Siendo así, se conseguían dos objetivos: (a) afirmar la
«eterna»
monarquía de Pedro; y (b) un accionar legitimado cuando se asumía el
« cargo»
 La principal ventaja del papado frente a los gobernantes, sus oponentes, era eldominio que poseía en cuanto a lo que concierne al
derecho romano
, que articulaba al Oriente bizantino y a los reinos occidentales emergentes y, sobre todo, al dominio y exclusividadejercidos conforme y según la Biblia en la versión de la Vulgata que traducía el lenguaje legalromano.En base a esta monopolización del derecho romano y de la Biblia, el Papa seconcebía a sí mismo como el único poseedor de la totalidad del poder, con lo cual reunía en símismo una cierta forma de
«Estado»
Puesto que sus poderes derivaban del propio Jesucristo,el Papa, en cierto modo, era ajeno a la comunidad, hallándose al margen y por encima de ella.Nada le debía al cuerpo de creyentes que constituía la Iglesia. Ni su poder, que venía de Dios. Lacomunidad, nada podía hacer para revocárselo. Por otra parte, considerando que el Papa teníael poder de
«atar y desatar»
, cualquier poder individual venía a ser concebido como concesióno gracia del Papa, y comportaba, entonces, una derivación del mismo poder papal. De talsuerte, la argumentación basada en la Biblia, fue esgrimida para
«crear»
el concepto de
 
soberanía entendido como sujeto de todo poder, aquél a quien sus súbditos no podríanreclamarle nada, ya que, en su carácter de soberano, quedaba al margen y por encima del restode la comunidad.En el contexto estrictamente romano, el emperador pasó de ser un príncipe a ser unmonarca que ejercía como Rey y sacerdote. Esto, fue enfatizado por el cristianismo, ya que a unsolo Dios en el cielo, le correspondería, obviamente, un único monarca en la tierra. La
teocracia
se vio fuertemente impulsada por el traslado de la capital del Imperio aConstantinopla, ya que en Oriente prevalecía la tradición de reyes-sacerdotes impuestos por ladivinidad. Como gobernante secular, la palabra del emperador era ley también en lo civil, y como vicario de Cristo, y por ende responsable ante Dios de las acciones de su pueblo, lo eratambién en cuanto a la doctrina: el
«cesaropapismo»
 Fue Justiniano (483-565) quien introdujo la idea de soberanía con argumentosdiferentes a los esgrimidos por el papado: la Historia, es decir el hecho del gobierno en susmanos, la manifestación explícita de la teocracia, la coronación, en la que se convertía enpersonaje sacro, por la cual proclamaba que todos los habitantes del Imperio eran súbditossuyos.La postura del emperador estribaba en que la Iglesia era, antes que nada, romana,al igual que el Papa, y como tales, estaban bajo su jurisdicción, ya que él era el emperador de losromanos. La posición del Papa era, en definitiva, la contraria: el Imperio era cristiano, y por lotanto, el emperador cristiano debía someterse a sus designios, ya que él era la cabeza de lacristiandad institucionalizada en la Iglesia. El problema de fondo no consistía en una luchaentre Iglesia y Estado o Imperio, sino en la pugna por el poder sobre un mismo cuerpo, entre elgobernante clerical y el gobernante secular.Frente a las propias tesis imperiales, fundamentadas en que por la coronación seobtenía el poder directamente de Dios, el papado sostuvo que el poder del emperador no lepertenecía, puesto que emanado de Dios, comportaba un favor de éste. Como representante deCristo en la tierra, el papado tenía, por derecho, la tutela, según el principio de
auctoritas
,
 
de losecular, cuyo gobernante solamente tendría
 potestas
[
1
]
El dominio que el emperador ejerciera conforme al derecho romano erasuficientemente grande y demasiado firme. También lo era su posición y el peso de la Historia,como para que cristalizara la pretensión del obispo de Roma. De tal suerte, abandonó la pujaabierta contra Constantinopla y se centró en los reinados bárbaros de Occidente, recientementeemergentes. Concibiendo un campo infecundo en el Imperio, puntualizó una teoría
cristocéntrica
del poder según la cual sus manifestaciones, incluso las que conferían mando alos reyes, descendían de Dios.
1
[]
Entre los romanos se dio una muy interesante separación entre
auctoritas
 potestas
; quien tenía
auctoritas
no necesariamente tenía
 potestas.
En cambio, quien tenía
 potestas
solía tener
auctoritas
. La
 potestas
consiste enun conjunto de facultades que son otorgadas a una persona de acuerdo con unas formalidades bien definidas.Queda bien claro que la
 potestas
es un poder que no emana de la condición personal del titular.
 Auctor 
es el queestá por encima de los demás por sus conocimientos, por su experiencia, por su comportamiento. La
auctoritas
es algo que pertenece a la persona misma, algo incorporado biográficamente a la persona. Lopropio de la
auctoritas
es dar
consilium
, es decir proporcionar aquello que la razón aconseja. ase
Magnavacca
, Silvia;
 Léxico técnico de filosofía medieval 
, op. cit., p. 164.
2
 
El mundo romano occidental ya haa renunciado a la idea de la potica
ascendente
que caracterizaba a la organización germánica. La ruptura de los lazos con elpueblo, negando el derecho a elegir a su rey, lo convertía en súbdito sin legitimidad pararesistir. Los reinos occidentales también fueron influidos por la
Vulgata
 y el derecho romano,pero no contaban ni con la Historia como recurso, ni con la capacidad necesaria para oponerseal venerado Pedro.Para liberarse de la tutela de Bizancio, el papado recurrió a la llamada
«Donaciónde Constantino
[(272-337)]
»
, según la cual, sólo la graciosa concesión de Silvestre I (270-335)permitió que el emperador siguiese ciñendo la Corona, pues, reconociendo la superioridad delobispo como representante de Cristo, se la había entregado Constantino.De admitir este documento, Constantino tendría dos opciones: (a) reafirmar elcarácter romano de su gobierno (lo que lo implicaba como depositario de un favor papal, y portanto sometido a él); o (b) negarlo (lo que lo implicaba como un mero reyezuelo griego Aprovechando la devoción que Occidente le profesaba a Pedro, y la influencia que ejercía la
Vulgata
, el Papa atrajo hacia su campo a la familia real franca [Pipino (715-768) y sussucesores] y, basándose en la
«Donación»
, les
«transfirió»
la Corona Imperial, convirtiéndolaen su protectora. Con esta acción, el adversario bizantino vino a ser eliminado políticamente.La diferencia esencial, vital para el papado, entre el bizantino, legítimo heredero dela tradición imperial, y el nuevo emperador de los romanos, consistía en que Pipino sí aceptabael magisterio de la Iglesia en cuestiones de fe. En poco tiempo los reyes francos pasaron, haciael siglo VIII, de ser reclamados por el Papa en auxilio ante los lombardos, a apersonarse enRoma para ser investidos, en ocasión de la
Coronación de Carlomagno
, hacia el año 800, buscando legitimación para su nuevo poder. Así fue cómo un pensamiento político abstracto se traspuso hacia el ordenamientolegal, ya que los sucesores de Carlomagno aceptaron que el verdadero
 Imperio Romano
sólopodía obtenerse de manos del Papa. Con esta estrategia, el Papa se autoconfería ciertoprimado
:
con el rito de la coronación y el ungimiento, aparecería intermediando entre Dios y elrey. Se volvía, de tal suerte, superior a éste, en especial en cuanto el emperador, para acentuarsu estatus por encima del pueblo, se convertiría en
«funcionario»
de la Iglesia.En una evolución posterior de la teoría política forjada por los ponfices, elemperador llegó a ser tenido como simple miembro auxiliar de la Iglesia. Brazo armado cuyafunción consistió en salvaguardar a la comunidad de creyentes y en reprimir el mal. Estainclinación papal quedó reflejada en la teoría de las dos espadas
[
2
]
, según la cual, el Papaposeía el poder temporal y el poder espiritual, por designio divino. Sin embargo, el podertemporal le era concedido al emperador mediante la Coronación. En cuanto se refiere al mal areprimir por el emperador, la Naturaleza del mismo sólo podía definirla el pontífice, el únicocon competencia en legislacn doctrinal. Las leyes eclesiásticas, y n s siendo elemperador parte del clero, tendrían preminencia sobre las seculares, dado que la función de la
2
[]
Cuya formulación definitiva y más clara fue expuesta por Bonifacio VIII (1294-1303) en la Bula
Unam Sactam
contra el rey francés Felipe IV (1268-1314), en una época tardía en la que el papado caía ya en decadencia. Fue conInocencio III (1198-1216) que la teocracia estuvo más cerca de ser llevada a la práctica en su totalidad.
3

Activity (14)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Enrique García liked this
Enrique García liked this
Axolotla liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->