Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
31Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
teoria finalista

teoria finalista

Ratings:

5.0

(2)
|Views: 6,397 |Likes:
Published by pakaall

More info:

Published by: pakaall on Jul 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/04/2013

pdf

text

original

 
El sistema causalista y el sistema finalista tienen que ver con la teoría jurídica del delitoPara los causalistas lo que determina la existencia de la acción es su producción. Bajo este punto de vista dolo y culpa no son más que dos maneras distintas de considerar el nexo psicológico que une al autor con el resultado. El principal valedor de esta corriente es VonListz.Para Mezger (sistema finalista) lo decisivo no es el nexo causal que vincula al autor con elresultado sino la dirección que sigue el comportamiento del autor hacia un fin previamentefijado por éste. De esta manera aparece el llamado elemento subjetivo de lo injusto que seintegra en el tipo por lo que desaparece la diferencia entre dolo y culpa pasando a hablarsede una culpabilidad donde se distinguen el dolo y la imprudencia.
I. Fundamentos de las Teorías Causalista y Finalista
Debido a la necesidad de comprender el delito como un todo coherente, surgió toda unasistematización en lo que se refiere a la teoría del delito, fuente de incesantes discusionesque llevaron al nacimiento de la dogmática jurídico penal, la cual se basa en los cuerpos deleyes.El sistema causalista y el sistema finalista son las dos corrientes que han predominadodesde fines del siglo XIX hasta la actualidad. No es por demás mencionar que el pertenecer a una o a otra, presupone la aceptación de ciertas premisas fundamentales para cadacorriente.El sistema jurídico penal causalista tiene sus orígenes en Franz Von Listz el cual se concibela “acción” como el fenómeno causal natural en el delito. Listz recoge ideas de las EscuelasClásicas y Positivista; se avoca al estudio del Código Penal Alemán de 1871, a partir de ladefinición del mismo Código para el delito que
es la acción sancionada por las leyes penales
; realiza un estudio sistemático del derecho penal y del delito, partiendo de una basenaturalística, causalista, que es el acto o acción humana.La corriente finalista surge de la concepción de los elementos que maneja la corrientecausalista, claro está que con enfoques completamente distintos. “La teoría finalista de laacción surgió para superar la teoría causal de la acción, dominante en la ciencia alemana penal desde principios de siglo.”El jurista Hans Welzel dio origen a la teoría de la accn finalista que plantea unasistematización jurídico penal diferente a la ya conocida teoría causalista, en general Welzelacepta que el delito parte de la acción, que es una conducta voluntaria, pero ésta mismatiene una “finalidad”, es decir persigue un fin.Welzel basa su teoría no solamente en lo que respecta a los elementos integradores deldelito, sino también en el derecho penal. “La misión del derecho penal consiste en la protección de los valores elementales de conciencia, de carácter etico-social, y sólo por inducción la protección de los bienes jurídico-particulares”.Detrás de cada prohibición, asegura el fundador de la teoría finalista podemos encontrar losdeberes éticos sociales y la pena debe dirigirse sólo a la protección de los fundamentalesdeberes ético sociales como la vida, la libertad, el honor. Hace hincapié en que la punicióna conductas que no revistan la gravedad de lesión a elementales deberes da comoconsecuencia a un Estado represivo. Por el contrario en un Estado democrático la políticacriminal debe apoyarse en una función ético-social, de tal forma que el presupuesto de la pena debe ser la culpabilidad, no la peligrosidad del mismo, pues al no considerarse así, secoloca al individuo al criterio del juzgador.La teoría finalista afirma que el legislador al crear tipos penales debe estar sujeto a lasestructuras permanentes de la teoría del delito y no violentar las estructuras para evitar caer en contradicciones. De tal modo que el legislador debe partir de los conceptos de acción,antijuricidad y culpabilidad, como estructuras fundamentales, que servirán para preservar los derechos fundamentales del hombre, es decir que su actividad creadora no debe ser autónoma, si no sujetarse a los principios de la teoría del delito.Otro punto a considerarse es que para la teoría finalista de la acción, es que la culpabilidad1
 
debe ser con base en consideraciones política criminal, el apoyo legal de la pena y asímismo el límite de la pena con una garantía al individuo, ya que es una culpabilidad, que vamás, con la personalidad del autor que a la consecuencia referida al hecho delictuoso, eneste sentido la pena va a imponerse en consideraciones más bien de peligrosidad, que deestricta culpabilidad.Es una garantía al individuo que la culpabilidad tenga en su consecuencia punitiva, límites precisos, pues de otra forma queda a merced del poder del Estado.Los juristas que se agrupan en torno del sistema causalista, aceptan que el primer elementodel delito lo constituye una acción u omisión causal, que se concreta en un movimiento, oausencia de movimiento, corporal voluntario; que el examen del proceso psicológico quedeterminó esa acción u omisión, es decir, del dolo o la culpa, no pertenecen al estudio de lafase objetiva del delito, sino a la subjetiva, o sea de la culpabilidad.Para el causalismo, pertenece a la fase objetiva de la mecánica delictiva, la acción y laomisión, la tipicidad y la antijuricidad; a la fase subjetiva, corresponde la culpabilidad (eldolo la culpa), y para algunos la preterintencionalidad.El sistema finalista, por el contrario, parte de una acción u omisión finalista; ubica el dolo yla culpa en el terreno de la acción y omisión típica; no acepta la distinción de los causalistasen fase objetiva y subjetiva del delito; le otorga a la culpabilidad un contenido diverso,excluyendo de este elemento el dolo y la culpa, que se ubican en el estudio de la tipicidad.El origen de estas diversas concepciones metodológicas las encontramos en “la cambiantehistórica de la teoría del delito que refleja contrastes materiales y metodológico, vinculadosal nacimiento de nuevas finalidades de política criminal y política general, y a la progresióndel pensamiento filosófico.”El sistema causalista se fundamenta en la filosofía positivista y ve al fenómeno jurídico penal de la acción, como un hecho de orden natural, libre de sentido y valor.En cambio, el sistema finalista se inspira en la filosofía de Kant, que asu vez es elfundamento de la escuela llamada “filosofía de valores”, desarrollada en Alemania a principios del siglo XX, donde se plantea que el derecho no es una reproducción de larealidad, sino el resultado de los conceptos extraídos de esa realidad a través de unaelaboración metodológica fundada en “valores” y “fines”.En forma muy esquemática podríamos decir que en el sistema causalista el métododetermina el estudio del objeto; en el sistema finalista el estudio del objeto determina elmétodo.El causalismo maneja una explicación de relaciones de causa efecto, para explicar el delito.Así el primer elemento del delito: la acción, es una relación de causa efecto, en la queúnicamente interesa la manifestación de la voluntad para la ejecución de los movimientoscorporales, no así la finalidad de esa acción que como proceso subjetivo corresponde alestudio de la culpabilidad, la acción es ciega.El sistema de la acción finalista rechaza esta concepción que considera reñida con la propiarealidad y con lo preceptuado por la ley, considera que no es posible separa la voluntad deejecutar una acción, de su finalidad, lo importante no es el resultado, si no la propia acción.El sistema causalista como el finalista manejan los conceptos de acción, tipicidad,antijuricidad, imputabilidad, culpabilidad y punibilidad, los mismos se contemplan endistinta forma y les concede diverso contenido. A continuación analizaremos cómo es quelo concibe cada una de estas teorías a estos elementos.
II. La Conducta Típica en la Teoría Causalista y Finalista
Los conceptos de acción u omisión son puntos de partida para la teoría del delito. Elsistema causalista, como ya habíamos mencionado, concibe a la acción de un modonaturalístico, como relación "causa" a "efecto". La acción es un proceso causal, unmovimiento corporal que produce un cambio en el mundo exterior, en donde no interesaanalizar aspectos internos, sino externos; se pone énfasis en el resultado, mas que en laacción misma; debe constatarse la causa, y el nexo entre ésta y el resultado. La acción debeser voluntaria, para diferenciarla de la acción de carácter físico-natural, sin embargo, el2
 
estudio de esa voluntariedad se reduce a establecer que el movimiento corporal, efectuado por la persona, fue voluntario, el estudio del fin o sentido de la acción que se persigue conesa inervación muscular pertenece a la culpabilidad.En el sistema finalista se rechaza el concepto de una acci6n entendida como "procesocausal ciego" del que parte el causalismo, y afirma que la acción, es actividad final; elderecho prohíbe, ordena conductas, pero estas prohibiciones no están dirigidas a procesoscausales "ciegos" sino a procesos causales dirigidos por la voluntad del hombre, es decir,con una finalidad.Aquí es importante destacar que la teoría finalista señala que la determinación dellegislador de las "acciones finalistas" previstas en la ley no queda al arbitrio del creador dela ley, sino que éste debe respetar las estructuras mismas del ser, debe apoyarse en laesencia, en lo que ontológicamente es la acción; legislar contra esos principios es violarlasy crear un sistema jurídico fuente de contradicciones entre la esencia de la acción y lacreación legal-ontológica de la propia acción.El legislador no sólo esta vinculado a las leyes de la naturaleza física, sino que tambiéntiene que respetar determinadas estructuras lógico-reales en el objeto de su regulación, pues, de lo contrario, su regulación resulta necesariamente falsa. Así, la estructuraontológica de la acción, sobre todo, tiene existencia previa a cualquier valoración yregulación... El legislador tampoco puede cambiar la estructura de ya actividad final delhombre ni la función del dolo en ella, sino que, si los quiere someter a normas, tiene quevincular su regulación a aquellas, pues, de lo contrarío malogra el objeto de la regulación.Para el finalismo no hay duda de que la acción es ejercicio humano voluntario de actividadfinal, y la acción no sólo es causal si no que está orientada concientemente a un fin; elcarácter causal no esta dirigido a un fin, es el resultado de relaciones causales, en cambio,la acción finalista dirige ese carácter causal, de allí que se pueda decir que la acciónfinalista es vidente, la acción causalista es ciega.El sistema causal fija más su atención al resultado que produce la acción; el finalismo es ladirección de la acción. La acción al señalarla el legislador en el tipo con verbo que ladescriba, precisa cuál es la acción que es regulada por la Ley. Ahora bien en ella quedaexplícita la conducta necesaria para la consecución del fin, de ésta manera el dolo en elsistema finalista va a quedar contenido como elemento de la acción típica y no de laculpabilidad, como en el sistema causalista por ejemplo, al señalar la Ley “comete el delitode homicidio el que prive de la vida al otro”. El verbo "priva" exige que la acción tenga lafinalidad de matar, es pertinente aclarar que autores causalista tan afanados como Mecer alreferirse a la teoría del hacer activo “acción” señala que éste se integra por una acto devoluntas que “es un suceso psicológico el que esta dominado por una relación finalista”.Sin embargo esta relación finalista la limita Mezger a la voluntariedad del movimientocorporal, su valoración la remite a la culpabilidad, dejando a la tipicidad y antijuricidad, lavaloración del aspecto puramente causal del comportamiento humano. Esta argumentaciónno la aceptan los finalistas, pues para ellos cuando el legislador “describe una conducta esun tipo penal, por ejemplo el que matare a otro, no describe un simple proceso causal,también un rayo puede causar la muerte de otra persona sino un proceso causal es a lamedida que se deriva de la realización de una acción final humana.”A) La OmisiónYa Franz Von List, definía que la omisión consiste en no impedir voluntariamente elresultado, agregando que la manifestación de voluntad consistía en no haberse realizado yque fuera realizable, el maestro español Jiménez de Asúa que debe distinguirse entre sísimple omisión, omisión y la comisión por omisión.La mayoría de los penalistas aceptan que la omisión puede ser simple o propia o bienomisión impropia o comisión, tal como señala Jiménez de Asúa pero la discusión sobre sunaturaleza, su asimilación a un concepto unitario con el de la acción su dificultad detipificarla en tipos cerrados, son temas de intensa discusión trátese de penalistas causalistaso finalistas.El sistema causalista circunscribe la omisión a relaciones causales, sigue siendo un procesocausal ciego, ya que la finalidad del sujeto omitente, se examina a nivel de la culpabilidad,sea dolo o culpa.3

Activity (31)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
lurecrit liked this
Angel Orea liked this
Maty Cielo liked this
Mario Hurtado liked this
Lucezita Cullen liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->