Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
110Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Cartas a Una Profesora[1]

Cartas a Una Profesora[1]

Ratings: (0)|Views: 20,476 |Likes:
Published by docentesdelsur1711

More info:

Published by: docentesdelsur1711 on Jul 12, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/11/2014

pdf

text

original

 
 
Saggio; 139 pagine, Schapire Editor, Buenos Aires, 1974.[Prefazione, traduzione e adattamento per l'America Latina del libro LETTERA A UNA PROFESSORESSA della Scuola diBarbiana di Don Lorenzo Milani, 1967]
 1
 
CARTAS A UNA PROFESORA
PROLOGO
EL PRIOR DE BARBIANAEn 1954 las autoridades eclesiásticas relegaron en Barbiana(pequeña aldea toscana trepada a la montaña) al cura florentino LorenzoMilani. El había comprendido que un apostolado no tenía sentido si elpueblo no entendía. Se había propuesto despertar la palabra comunicantey la conciencia crítica, sin esperar nada milagroso, sin contar siquiera conla gracia, pues esta no es administrada por el sacerdote.Allí Don Milani crea una escuela popular. “No tanto para colmar elabismo de ignorancia, sino el abismo de diferencia”, dice. Le apremiaencontrar el instrumental expresivo de una cultura popular, que parta deuna base de igualdad, abandonada por el Tercer Mundo, insertada en laliberación del hombre.Lorenzo Milani muere el 26 de junio de 1967, a los cuarenta y cuatroaños, veinte días después de la publicación de la Carta a una profesora.Que se vistieran de blanco, que hicieran fiesta, pues moría con alegría. Laobra de sus chicos –su obra maestra- estaba concluida. Se cerraba así toda una vida de lucha contra los institutos del autoritarismo y delconformismo, derribando esos “muros; de papel, de incienso y deobsequiosidad” 
1
que impiden ver el fondo de las cosas, cumpliendo unasacrosanta misión agitadora de las conciencias. “Ya veras –le repetía a sumadre en los últimos días- que repercusión tendrá la Carta…” Muchos representantes de la cultura oficial que conocieron de cercade este nuevo Savonarola le juzgaron con cierto rencor o con ciertosentimiento de culpa: Don Milani, para ellos es una pavorosa presencia, elser terrible, incómodo, irritante, demasiado perentorio, tajante,escandalosa y heroicamente extremista y fanático como todos losverdaderos maestros y los auténticos profetas, anticuado, arcádico,populista, obediente hasta la obcecación o rebelde total, pedagogo de lalibertad pero absolutista como maestro, glacial, la representación mismadel antisacerdote por su predicación tan maniquea y violenta.En los últimos tiempos Don Milani, no soportaba a la “gente culta”.Descendiente él mismo de una noble familia de refinada cultura, habíacometido ese suicidio como intelectual para renacer como clase,incorporándose a la de los desheredados contra la clase dominante.Minado por la leucemia, le respondía a una profesora que no habíapodido resistirse a plantearle algunas observaciones acerca de la Carta: “cállese. Ya le hago un gran regalo gastando estas últimas sacudidas de
1
 
Il voto del diavolo, carta de Lorenzo Milani a un líder de la izquierda democristiana (Nicola Pistelli) escritaentre 1959 y 1960 “L´Espresso”, Milán, 19/5/68.
 
2
 
vida que me quedan para hablar con usted, que es rica, mientras tendríaque dedicarlas solo a los pobres. Por lo tanto, usted no puede permitirsecontradecirme.” Hablaba son circunloquios, sin suavizar sus opiniones con esacortesía propia de “las buenas costumbres”. En una carta, a propósito delas torturas a los combatientes del FLN argelino y de una visita oficial deDe Gaulle, dice algo que caracteriza su actitud: “Siento la gran tristeza depertenecer a una iglesia cuyas publicaciones nunca llaman a las cosas porsu propio nombre. La ley mundana de la buena educación fue erigidacomo ley moral de la Iglesia de Cristo. Quien dice cojones va al infierno.Quien en cambio no dice eso, pero les pone un electrodo, o no persigue alos policías que se manchan con tales atrocidades mientras persigue allibro (La Gangrène) que testimonia esas cosas, viene de visita a Italia y esacogido con la sonrisa que requiere la buena educación” 
2
.
 
Fustigador incansable, Don Milani, opuso un decidido “me importa” ala consigna fascista de “me ne frego” y sin dejar nunca de ser ortodoxo,resolvió de una manera espontánea e inédita el conflicto entre laobediencia a las jerarquías y la obediencia interior, entre su papel de curadevoto y su papel de hombre comprometido y laico. En 1958 publica susExperiencias Pastorales. Es un despiadado análisis sociológico sobre elcomportamiento de los fieles de San Donato de Calenzano; contiene hastadiagramas sobre la frecuencia de la comunión o sobre como suelendisponerse en la iglesia los hombres, las mujeres, los creyentes y losconformistas. Don Milani comprendía que su apostolado no sirve paraintervenir en la sociedad: se hallaba congelado en un rito exterior, carentede comunicación con el pueblo. Veía con amargura (y furia) como lospobres imitaban a los ricos (el aparato de los bautismos, comuniones,casamientos), mientras fuera de los portales de la iglesia las luchassociales arreciaban. “Hay que meterles en el corazón el horror por todoaquello que es burgués” 
3
, concluye. El joven sacerdote siente que lasociedad misma ha cortado los lazos que lo unen con su pueblo. Porconocerlo tan profundamente, no puede menos que reconocerlo: “Yo nosoy hermano de la gente que hace una ética de la mentira, de lacerradez, del rechazo al razonamiento, del rebajarse metódico a lasmodas, de gente que vive en el terror de los vecinos, de gente que nosabe, no digo hacer un razonamiento corrido, sino seguirlo, y por esoignora todo principio salvo el único principio de hacer lo que hacen losdemás” 
4.
 “No puedo tampoco usar la áulica fórmula capuchinas de que sonhermanos en pecados. ¿Cuáles? Yo no tengo pecados en común con mipueblo. Mis pecados y los suyos no son ni parientes. Sus actos no son nibien ni mal. No son nada” 
5.
El libro aludido que apareció con el imprimátur del arzobispo deFlorencia y con el prefacio de un obispo, le valió a Don Milani una severa
2
Ibid.
3
 
Esperienze pastorali, Ed. Lef. Florencia 1958
 
4
Ibid.
5
Ibid
3

Activity (110)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Andrés Oviedo liked this
Valeria Querubin liked this
Koko Qfb liked this
Jakkii Nov liked this
Marice Fernandez liked this
Diego Perex Rxn liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->