Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Takahashi, Kohachiro, Del feudalismo al capitalismo

Takahashi, Kohachiro, Del feudalismo al capitalismo

Ratings: (0)|Views: 962|Likes:
Published by milton1984
Takahashi, Kohachiro, Del feudalismo al capitalismo. Crítica, Barcelona, 1986. Capítulo II LA REVOLUCIÓN MEIJI DENTRO DE LA HISTORIA AGRARIA DEL JAPÓN La Revolución Meiji (Meiji-Ishin, Restauración Meiji, a partir de 1866) constituye el punto de arranque de la formación de la moderna sociedad capitalista dentro de la historia japonesa. Se inscribe en la línea fundamental de la Revolución francesa, ya que consiguió la unidad nacional del país, acabando con el régimen señorial y las Ã
Takahashi, Kohachiro, Del feudalismo al capitalismo. Crítica, Barcelona, 1986. Capítulo II LA REVOLUCIÓN MEIJI DENTRO DE LA HISTORIA AGRARIA DEL JAPÓN La Revolución Meiji (Meiji-Ishin, Restauración Meiji, a partir de 1866) constituye el punto de arranque de la formación de la moderna sociedad capitalista dentro de la historia japonesa. Se inscribe en la línea fundamental de la Revolución francesa, ya que consiguió la unidad nacional del país, acabando con el régimen señorial y las Ã

More info:

Published by: milton1984 on Jul 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/04/2013

pdf

text

original

 
Takahashi, Kohachiro, Del feudalismo al capitalismo. Crítica, Barcelona, 1986.Capítulo IILA REVOLUCIÓN MEIJI DENTRO DE LA HISTORIA AGRARIA DEL JAPÓNLa Revolución Meiji (Meiji-Ishin, Restauración Meiji, a partir de 1866) constituyeel punto de arranque de la formación de la moderna sociedad capitalista dentro de lahistoria japonesa. Se inscribe en la línea fundamental de la Revolución francesa, ya queconsiguió la unidad nacional del país, acabando con el régimen señorial y las órdenesfeudales. Pero a la vez se desvdel significado histórico del caso frans, aldesembocar en la instauración de una monarquía absoluta (régimen de Tenno) y no en laformación de una democracia liberal.Así pues, la historia de la Revolución Meiji plantea dos tipos de problemas: unos decarácter general, que hacen referencia a la generalidad histórica de la transición delfeudalismo al capitalismo; y por otra parte, problemas de carácter particular, referentes ala estructura histórica específicamente japonesa que convierte la Revolución Meiji en unarquetipo de revolución burguesa.Teniendo en cuenta que, a diferencia de la Revolución francesa, la Revolución Meijise llevó a cabo <desde arriba>, se han atribuido a menudo sus causas a “fuerzasexternas", a presiones de las potencias extranjeras, a pesar de que dichas presionesexteriores sean susceptibles de múltiples interpretaciones? Pero por sí solas y cualquieraque fuese su carácter, estas fuerzas exteriores no habrían conseguido modernizar unasociedad, si la evolución económica interna no hubiese tendido al mismo resultado; enotras palabras, sin el “ritmo anónimo de la producción capitalista" que se hallaba ya engestación en la economía feudal del Japón. Todas las dificultades que encontramos alafrontar el estudio histórico de la Revolución Meiji radican en la convergencia, en dicharevolución, de una evolución interior y de influencias exteriores, o en el hecho de que, adiferencia de, la Revolución francesa, es una “revolución de tipo mixto, nacional ysocial", según la acertada expresión del profesor C.-E. Labrousse. No es nuestra intención la de presentar aquí un panorama general, ni siquiera agrandes rasgos, de la historia de la Revolución Meiji, ya que esto sobrepasaría ademáslos límites de este artículo. Lo que nos interesa, ante todo, es demostrar, siguiendo elvalioso modelo que nos ofrece el profesor Georges Lefebvre, que hay que considerar el problema agrario como la piedra angular de la Revolución Meiji, si queremosencuadrarla con mayor exactitud dentro de la perspectiva histórica de la nación nipona.Más adelante, y situando en un primer plano la forma de la “renta del suelo", pasaremosal análisis del proceso histórico de la Revolución Meiji, ya que, en nuestra opinión, es precisamente a través de las características sociales de la renta del suelo como semanifiestan de forma clara las relaciones antagónicas, económicas y sociales, de laépoca en cuestión. Pero al seguir nuestra historiografía todavía sujeta a su propiatradición, nos resultará bastante arduo utilizar aqui el método comparado, tal y comonos lo haa solicitado Marc Bloch. Por lo tanto, mucho nos tememos que lasdescripciones explicativas sigan ocupando inevitablemente una parte harto considerablede dicho trabajo.IPara estudiar las características peculiares de la agricultura y la propiedad territorialen tiempos de la Revolución Meiji, hay que empezar analizando el sistema feudal delshogunado de los Tokugawa que fue su antecedente inmediato.Cuando el autor de El capital expuso, hace ya más de un siglo, en el conocidocapítulo sobre el tema de la acumulación primitiva del capital, que el rasgo máscaracterístico de la producción feudal en todos los países de Europa occidental es el1
 
reparto de la tierra entre el mayor número posible de hombres ligios (“hombressólidos") y que el poder del señor feudal dependía menos de la importancia de susdominios que del número de súbditos que poseía, es decir, del número de campesinosestablecidos en sus tierras (selbstwirtschaftende Bauern), señaló que “Japón, con unaorganización estrictamente feudal de la propiedad territorial y una reducida explotación,ofrece, en muchos aspectos, una imagen del Medioevo europeo más fiel que la denuestros libros de historia". Después de Marx, podemos citar a uno de los máseminentes historiadores franceses contemporáneos, Marc Bloch, quien, desde el puntode vista de la historia comparada, mostró un profundo interés por este sistema feudalnipón, observando en su Société féodale, que el feudalismo japonés es el único en presentar, fuera de Europa, características de homogeneidad idénticas a las delfeudalismo occidental.Esta organización estrictamente feudal de la propiedad territorial, que constituye la base de la estructura económica y social del régimen señorial y shogunal de losTokugawa, tiene su prototipo en el Taiko kenchi. El kenchi (agrimensura de la tierra),iniciado en 1582 por TaiHideyoshi (al que se denomina Taikó-Kenchi), fue proseguido en todo el país y mantenido en sus líneas maestras por el bakufu de losTokugawa, quedando concluido durante la segunda mitad del siglo xvii. El kenchiconstituye un procedimiento para medir la extensión y producción de la tierra, a fin deestablecer la proporción del censo señorial en especie; para ello, se procede a laagrimensura de la tierra, con vistas a determinar la importancia de los dominios oseñorío según la cosecha o la productividad de la tierra (koku-taka), fijándose de estemodo la base tributaria. Se va midiendo, parcela por parcela, la extensión de la tierra, ya cada parcela se le atribuye una calidad -hay tres: superior, media y baja- en la cualqueda clasificada. Así se establece el estatuto del campesino en sentido propio(hyakushao, sakunin), arrendatario de la tierra a la vez que contribuyente de los censos'señoriales. Hyakushni u hon-byakushó es el labrador inscrito en el registro (kenchi-cho)hecho con motivo de este kenchi. Basándose en estos registros, se fija el koku-taka(extensión de tierra clasificada según su productividad o su cosecha) de cada aldea y elde los grandes señores (daimio) que poseen y dominan estas aldeas. Una vez realizadaesta agrimensura, las tierras de todo el país quedaron bajo el control exclusivo de losgrandes señores: ni una tierra sin señor. Tras la muerte de Hideyoshi, el bakufu, de losTokugawa, convertido él mismo en el más importante de los grandes señores, encarna el poder supremo que los gobierna.La implantación del kenchi supone el período más relevante en la evolución delfeudalismo nipón. Es preciso señalar aquí el significado histórico de algunos de sus puntos.El kenchi no es sino un intento de reacción feudal, de reconstrucción señorial tras lacrisis de finales de la Edad Media, provocada por las frecuentes guerras, lasdevastaciones rurales (Verwüstun gen) y caracterizada por las grandes revueltascampesinas que quebrantaron el orden social feudal. Quien llevó a cabo la unificaciónfeudal en todo el país fue Taikó Hideyoshi, mediante la puesta en práctica del kenchi ydel katana gari (<caza de espadas> de los campesinos, o sea, desarme del campesinado,consumándose por consiguiente la separación entre soldados y campesinos); su sucesor,el bakufu de los Tokugawa, velé por la continuidad de dicho sistema.Resultaría de enorme interés comparar el mencionado proceso de la historia niponacon la crisis de los siglos xiv y xv en Europa occidental. Tanto la naturaleza de la crisisy de la reconstrucción, caracterizada por la agrimensura y la redacción de registros,como las pruebas documentales de la misma, presentan más de un punto de semejanzacon la crisis europea. No obstante, la crisis del sistema feudal japonés nos parece2
 
esencialmente distinta a la “crisis de las fortunas señoriales” en Europa occidental, cuyoorigen se basa en el censo monetario. Si bien es cierto que, en los documentos de laépoca, hallamos la prueba de la existencia de una renta monetaria (kantaka) junto a larenta en especie (koku-taka), en nuestra opinión, dicha renta monetaria no afectadirectamente a los labradores, como sucedía en Europa occidental en los siglos xiv y xv,época en que éstos se habían convertido ya, en cierta medida, en productores demercancías. Mientras la crisis europea gira en torno de la renta monetaria, la crisis japonesa se refiere más bien a la transformación de las prestaciones personales encensos en especie. Creemos que ahí reside la diferencia esencial, desde el punto de vistahistórico, entre las crisis europea y japonesa y, por consiguiente, de la reconstrucciónque se produjo después?Durante el proceso de kenchi, se desmoroné el antiguo régimen señorial implantadoen la época Kamakura y quedó barrida la intrincada maraña de derechos que variosseñores poseían sobre una tierra. Vemos aparecer ahora un nuevo tipo de señor, queejerce un dominio directo y exclusivo sobre su propia tierra y los campesinos de suterritorio. Desde el punto de vista de la economía politica, este proceso supone latransformación de la renta en trabajo en renta en especie; se ha disuelto el antiguorégimen señorial caracterizado por la explotación directa mediante prestaciones, y la propiedad feudal experimenta una innegable modificación estructural, como su cedió enFrancia y en el sudoeste de Alemania en el siglo XIII. El kenchi supuso, por lo tanto,una etapa decisiva dentro de la historia agraria japonesa. A partir de esta época, losseñores pierden definitivamente su condición de importantes agricultores paraconvertirse en meros y simples rentistas, parásitos del censo en especie; de ahora enadelante, los hacendados japoneses dejarán de una vez por todas de ser agricultores. Por su parte, los campesinos ya no se ven sujetos a prestaciones personales y consiguenexplotar sus terrazgos por cuenta propia, con medios de producción propios(selbstwirtschaftende Bauern), convirtiéndose en campesinos que pagan a su señor uncenso anual en especie. Pero por otra parte, tampoco hay que olvidar las diversidadesregionales: en las zonas fronterizas o atrasadas, en las que seguía pesando con fuerza lainfluencia del antiguo régimen señorial, no desapareció del todo la renta en forma detrabajo e incluso se mantuvo a veces la explotacn agcola por medio de las prestaciones de campesinos."Así quedaron definitivamente instituidos los censos señoriales en especie como unaforma normal y predominante de renta feudal del suelo. Esta modalidad de renta delsuelo constituye la base material del sistema señorial y shogunal desde el siglo xviiaproximadamente, pudiéndose afirmar, por lo tanto, que el bakufu de los Tokugawa nofue sino un instrumento del poder feudal instaurado con objeto de velar por dichoscensos señoriales en especie. Entre el shogun Tokugawa y los grandes señores (daimio)se establecieron relaciones feudales de señor a vasallo; el gran señor recibió del shogunun feudo (koku-taka), de acuerdo con la agrimensura, y su soberanía así como losderechos señoriales en sus dominios (han) fueron enteramente reconocidos por elshogun. El gran señor dividió, a su vez, sus dominios en pequeños feudos (chigyo-chi)en beneficio de sus vasallos armados. Existe pues una jerarquía feudal entre el señor (<seigneur-suzerain>) y el señor-vasallo. Pero en realidad, las relaciones de los súbditoscon sus feudos fueron meramente nominales, como consecuencia de la formación de loscensos en especie y de la obligación de los súbditos-caballeros (samurai, bushi) deinstalarse en la ciudad en la que residía el gran señor (daimio). De este modo, se perdieron las relaciones del súbdito-caballero con su tierra y sus campesinos; los bushi<enfeudados> se vieron obligados a convertirse en una cohorte de súbditos armados querecibían de su gran señor (daimio, hanshu) el salario en arroz de acuerdo con el koku-3

Activity (8)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
azardario liked this
locon22 liked this
carlos liked this
silveradaiana liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->