Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Muto Ichiyo, Toyotismo. Lucha de clases e innovación tecnológica en Japón

Muto Ichiyo, Toyotismo. Lucha de clases e innovación tecnológica en Japón

Ratings: (0)|Views: 1,035 |Likes:
Published by milton1984
Muto Ichiyo, Toyotismo. Lucha de clases e innovación tecnológica en Japón. Antídoto, Bs. As., 1996.

Luchas de clases en Japón de posguerra, pasado, presente y futuro

La fase actual: un giro ala derecha Japón sufre actualmente un proceso de transformación reaccionaria. Una nueva formación política dotada del sistema de valor y de instituciones del totalitarismo está madurando como una larva en su capullo bajo la delgada película que constituye la Constitución de la Paz. En el curso
Muto Ichiyo, Toyotismo. Lucha de clases e innovación tecnológica en Japón. Antídoto, Bs. As., 1996.

Luchas de clases en Japón de posguerra, pasado, presente y futuro

La fase actual: un giro ala derecha Japón sufre actualmente un proceso de transformación reaccionaria. Una nueva formación política dotada del sistema de valor y de instituciones del totalitarismo está madurando como una larva en su capullo bajo la delgada película que constituye la Constitución de la Paz. En el curso

More info:

Published by: milton1984 on Jul 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/20/2014

pdf

text

original

 
Muto Ichiyo,
Toyotismo. Lucha de clases e innovación tecnológica en Japón.
Antídoto,Bs. As., 1996.
Luchas de clases en Japón de posguerra, pasado, presente y futuroLa fase actual: un giro ala derecha
Japón sufre actualmente un proceso de transformación reaccionaria. Una nuevaformación política dotada del sistema de valor y de instituciones del totalitarismo estámadurando como una larva en su capullo bajo la delgada película que constituye laConstitución de la Paz.En el curso de los años '70, luego de la crisis mundial del capitalismo desencadenada por el primer shock petrolero, se ha podido observar esta evolución, pero su ritmo seaceleró en los dos últimos años.Lo que pasa en Japón corrobora, por lo menos en apariencia la tesis pesimista según lacual la crisis actual del capitalismo conduce al surgimiento de regímenes de derechamás que a levantamientos revolucionarios en los centros imperialistas. En estaevolución derechista, los liberales demócratas, la gran patronal y los ideólogos y políticos de derecha abandonan rápidamente sus inhibiciones pasadas y proponen queJapón se desprenda de las reglas de la democracia de posguerra (sistema políticosurgido de una historia específica basado sobre los ideales de la democracia y de la paz) para transformar el Estado en un sistema de gestión de la crisis. Es cierto que elgobierno debe entonces referirse (aunque sea de la boca para afuera) a la cláusula de la paz de la constitución, cuando por ejemplo, afirma en los países del Sudeste asiático queJapón no se transformará en una gran potencia militar. Perocada año estas palabras pierden sentido debido al proceso regular y acumulativo de cuestionamiento de lasconquistas democráticas de la posguerra. En esta progresión, cada paso pareceescandaloso al principio, pero se transforma muy pronto en un hecho consumado y en el punto de partida del próximo paso.La cuestión militar ha abierto una brecha que va agrandándose. En este terreno, enefecto, la política actual del gobierno (que pone en pie la séptima fuerza militar másimportante del mundo y la alianza militar con Estados Unidos) contraviene abiertamentea las cláusulas constitucionales. Es así que el slogan precedente de defensa pasiva (quesignifica que las fuerzas armadas japonesas no librarán más que batallas defensivas ysolamente en el territorio japonés) es poco a poco transformada en un nuevo concepto,aquel de la defensa del “mundo libre" que autoriza a Japón a emprender accionesmilitares para mantener la paz en Extremo Oriente bajo el comando de Estados Unidos.Paralelamente el gobierno busca hacer entrar en las instituciones un sistema de estadode emergencia que le dará la posibilidad de ordenar una movilización de recursoshumanos y materiales para tiempos de guerra. Los manuales escolares son revisados ycorregidos para eliminar las críticas de las acciones criminales cometidas por ciertostrusts como por ejemplo el hecho de arrojar desechos de plomo y mercurio en el mar que ha causado la catástrofe de Minamata.Los ministros concurren abiertamente al cementerio de Yasukuni. Desde Ohira la noción1
 
de Seguridad integral se transformó en la estrategia central del Estado.Esta evolución hacia la derecha no es exclusiva de Japón, en un mundo donde losReagan, los Thatcher, los Schmidt, están en el poder. Pero Japón se distingue de EstadosUnidos, Gran Bretaña y Alemania del Oeste, en que su curso hacia la derecha estabadirigido en el 80-82 por Susuki Senko, quien contrariamente a los otros mandatarios haobtenido su puesto gracias a su mediocridad. Ni carismático ni teatral, él ha obtenido logros gracias a su consigna de armonía". Haydiferencias más importantes todavía: aquí el proceso no hace más que reforzar lasfuerzas de derecha y paraliza también las fuerzas tradicionales de oposición incluida lade los partidos.Mientras que con su temeraria cruzada contra el Estado Benefactor y contra la UniónSoviética, Reagan provocó una gran manifestación de medio millón de trabajadores enel '81; mientras la política de Thatcher trajo consigo la radicaiización del PartidoLaborista; mientras que los programas de Schmidt en favor de la energía nuclear y de lainstalación de los Pershing II fueron combatidos por la movilización de centenares demiles de manifestantes y mientras que en Francia Giscard d'Estaing, que se apoyaba enlos fascistas fue volteado por una coalición de centroizquierda, en Japón, por elcontrario, el Partido Socialista, el más grande de la oposición, está al borde de ladesintegración y el Partido Socialdemócrata juzga que el momento es bueno paraconvertirse en el campeón de la militarización, de la energía nuclear y delanticomunismo.El Partido budista Komei, cuya consigna es: "Por un gobierno limpio", hasta hacealgunos años proclamaba su oposición a la alianza con Estados Unidos y la constituciónde fuerzas de autodefensa; ahora ha dado un vuelco y abandona la oposición para tratar de juntarse con la corriente política mayoritaria. Solamente el Partido Comunista japonés, diezmado desde hace largos años por sus posiciones reformistas, permanecefiel a sí mismo, pero está totalmente aislado.El proyecto de unificación del frente del trabajo, que acaba de lanzarse, completa ladescripción de esta situación: se trata de una tentativa de colocar a los obreros de laindustria bajo el control total de la coalición de sindicatos de colaboración de clases delos grandes trusts.Este cuadro muy sombrío desde el punto de vista de la lucha antiimperialista yanticapitalista no justifica sin embargo el pesimismo y por lo tanto la capitulación. Alconf rano nosotros afirmamos con Lenin que no hay situación sin su causa. Paraencontrar la salida hay que estudiar el origen de la situación y su desarrollocomprendidas las debilidades subjetivas del movimiento popular de raíces históricas.
Preludio a la democracia de posguerra
El presente está regido por el pasado y el pasado inmediato que regía a Japón hoy día estoda una era que nosotros llamamos: Democracia de Posguerra.Este término no se refiere a la democracia japonesa burguesa en general. Es un conceptohistórico específico comparable a aquel de democracia de Weimar que describe laAlemania de posguerra de la Primera Guerra Mundial. Democracia de Posguerra es un2
 
término que no incluye, sin embargo, los turbulentos años que siguieroninmediatamente a la guerra.El período de la inmediata posguerra fue caracterizado por el total poder de ocupaciónde Estados Unidos y por una situación potencial de rebelión revolucionaria de la claseobrera y del pueblo japonés.Para desarmar al imperialismo japonés, su enemigo imperialista en el Pacífico, lasautoridades de ocupación norteamericanas tomaron una serie de medidas de"democratización", algunas de las cuales alentaron al sindicalismo, la reforma agraria yla disolución de la Sambetsu.La burguesía estaba en desbandada y el viejo aparato de Estado en parte paralizado.Aprovechándose de esta situación y de la actitud formalmente democrática de EstadosUnidos, todas las fuerzas políticas reprimidas durante tantos años tomaron vuelo, entreellas el Partido Comunista y el Socialista.
La Sambetsu
El movimiento obrero se extendió como el fuego en un pastizal seco. El crecimientomás rápido fue el de la Confederación de Sindicatos de Industria (Sambetsu), dirigido por comunistas que pasan de nada en el '45 a una organización de 1 .600.000 a fines del'46.Una característica notable de esta precoz irrupción obrera de posguerra fue el controlobrero sobre la producción con la creación espontánea de Comités de Taller.Estos Comités se unieron a nivel regional y finalmente a nivel nacional para formar laSambetsu.Además de las reivindicaciones económicas contra el hambre y la inflación galopante,los trabajadores exigían la democratización de las empresas y en particular la aboliciónde la discriminación hacia los trabajadores “de cuello blando" y a ¡a supresión de losabusos de los tiempos de guerra.Los propietarios y los dirigentes de las fábricas que hablan acumulado enormes stocksde materiales cuyos precios se evaporaban día a día, se rehusaban a menudo a hacer funcionar sus fábricas. En estas empresas los trabajadores tomaron el poder y volvieronellos mismos a poner la producción en marcha, poniendo a los directivos bajo sucontrol.Aún allí donde no hablan tomado las fábricas en sus manos los trabajadores crearondentro de las firmas situaciones tales que podrían llevarlos fácilmente al control de la producción.Fuera de la fábrica el control popular sobre la alimentación y sobre el sistema deracionamiento a nivel comunal se extendía rápidamente. Las manifestaciones políticasde centenares de miles de trabajadores se juntaban al principio en el Palacio Imperial para luchar contra el hambre y exigir sanciones contra los crímenes de guerra.El gobierno japonés, que con el apoyo de su ocupante norteamericano operaba principalmente sobre la base de la vieja administración burocrática del estado imperial3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->