Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Diego García contra el Imperio

Diego García contra el Imperio

Ratings: (0)|Views: 226|Likes:
Mientras el Reino Unido defiende el derecho a la autodeterminación de los gibraltareños roba las tierras de los habitantes de Diego García, les condena al destierro y todo pese a que su propio sistema judicial les da la razón
Mientras el Reino Unido defiende el derecho a la autodeterminación de los gibraltareños roba las tierras de los habitantes de Diego García, les condena al destierro y todo pese a que su propio sistema judicial les da la razón

More info:

Published by: Carlos Aitor Yuste Arija on Oct 05, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/25/2014

pdf

text

original

 
 
introducir texto a buscar 
BUSCAR
INICIO
 
VECINOS
 
POLÍTICA
 
OCIO Y CULTURA
 
SOCIEDAD
 
OSASUNA
 
OPINIÓN
cursos
 
blogs
 
foros
 
hemeroteca
 
cEditorial
Mesa de redacción
Cartas al Director Tribuna abierta
Colaboración
Columnistas
La opinión del lector 
ForosBlogsTribuna online
Inicio 
Opinión
 Cartas al Director
 
Diego García contra el Imperio
 
Miércoles, 28 de Agosto de 2013
- Actualizado a las 06:04h votoscomentarios
TAL vez suene a perogrullo pero conviene tenerlo siempre presente: la defensa de una causa justa no necesariamente convierte en justos a todos aquellos que la defienden. Se puede ser muy
 justo para unas cosas y unos completos bellacos para otras. Es más, se puede ser muy justo enunos casos, como está demostrando serlo el Reino Unido en la defensa del derecho deautodeterminación de los gibraltareños, y sin cambiar de cara, comportarse como un tirano enotros similares. Valga el ejemplo de Diego García.
 
Diego García no es
quién
sino
qué
, en concreto una de las veinte bases militares másimportantes de entre las más de setecientas que tienen los Estados Unidos repartidas por elmundo. Un atolón perdido en medio del océano Índico que a lo largo de su historia ha pasado por las manos de portugueses, franceses y, tras la derrota de Napoleón, británicos, quienes aún lo
gestionan
pese a las reclamaciones de las islas Seychelles y de Mauricio, que la consideran partede su territorio nacional.
Si hemos de hacer caso a los vídeos de la Armada de los Estados Unidos se trata de un destinoidílico en el que se pueden practicar deportes náuticos, tomar el sol, disfrutar del exotismo de suspaisajes y comerse una buena hamburguesa en una hamburguesería clónica de las que hay enMichigan, Oregón o Yamaguchi.
 
Desconozco, pues no lo dicen, si también hay locales de
fish and chips
y
bed and breakfasts
,
aunque es probable que sí, pues lo cierto es que la base es desde sus orígenes de uso conjuntobritánico
-
estadounidense. Unos orígenes que se remontan a mediados de los sesenta, a laGuerra Fría y a la necesidad de controlar a la
amenaza roja.
 
Lo que sí se sabe, pues por no haber sido denunciado no será, es que para llevarse a cabo elproyecto se expulsó de la isla prácticamente a la totalidad de su población nativa, a la queenviaron al Reino Unido o a Mauricio. Personas a la que no sólo robaron sus tierras y hogares
sino a las que ni siquiera hoy se les permite regresar a su isla.Una injusticia acaecida hace ya medio siglo, es cierto, pero muy viva en los tribunales de justicia
británicos, ante los cuales estos pobres hombres, mujeres y niños, ya abuelos en muchos casos,llevan años litigando. Y no sin cierto éxito, pues en más de una ocasión los jueces les han dado larazón en sus demandas.
 
 Aún así, con nulos efectos, pues la base sigue su curso, para beneficio de británicos yestadounidenses y temor de exsoviéticos, chinos, norcoreanos, iraníes, iraquíes y terroristas
varios. Y nada parece que una sentencia o diez vayan a cambiar esto. En todo caso, y por si
acaso, ahí está para evitarlo la Cámara de los Lores, que en 2008 anuló todos los veredictosfallados a favor de las gentes de Diego García.
 En resumen, una lacerante injusticia, un brutal atropello, que no se limpia con la defensa que
Londres está haciendo de los derechos de los gibraltareños a vivir sin depender de lo que sefirmó hace trescientos años, sino devolviendo sus tierras a los habitantes de Diego García.
 
publicidad
Más sobre Cartas al Director 
El pisacharcos y el tren AlviaNo intervenir en SiriaMunilla
125 años de los crímenes
de 'El DestAl presidente de la FEMPEl noviazgo sin fin de UPN y Mediterr 
ir a
publicidadpublicidad
tweet Recomendar1
LO + LEÍDO
LO + VOTADO LO + CFOTOS
GALERÍAS
 
Generated with www.html-to-pdf.netPage 1 / 2

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->