Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
mora. mito

mora. mito

Ratings: (0)|Views: 105|Likes:
Published by gustavo i.

More info:

Published by: gustavo i. on Oct 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

04/11/2014

pdf

text

original

 
MARÍA JOSÉ RODRIGO MORA
Università di Bologna
La palabra mítica y su traducción
La cuestión del mito ocupa un lugar periférico tanto en los estudiosespecíficos de traductología como en los manuales que suelen consultar enlas facultades universitarias los futuros profesionales. Sin embargo, paradóji-camente, desde los albores no tan lejanos de la reflexión sistemática acercade los mecanismos subyacentes en el trasvase de la materia verbal de una len-gua a otra, el problema de la transferencia cultural por un lado, y el de laequivalencia lingüística por otro, han hecho correr ríos de tinta. En la tra-ducción de la palabra mítica coinciden ambos factores, puesto que si el mitodesde un punto de vista ontològico es la síntesis de creencias que son patri-monio de un grupo social bien determinado, desde una perspectiva expresi-va le es suficiente una sola palabra para manifestarse. Pero, ¿qué entidaddetenta en la actualidad el mito y con qué frecuencia e importancia impreg-na los textos susceptibles de traducirse?Uno de los máximos mitólogos, Jean-Pierre Vernant, ubica en el perio-do de entreguerras el momento crucial para el estudio y la moderna concep-ción del mito, afirmando que fue entonces cuando las diferentes ramas delsaber humanístico comenzaron a tomárselo en serio y aceptarlo como unadimensión insoslayable de la experiencia humana. El mito dejó de ser per-cibido como un absurdo, como una pervertida desviación metafórica enquis-tada en el natural devenir del uso de la lengua, y pasó a ser considerado unaespecie de desafío a la lógica científica '. También George Steiner ve en lanueva vitalidad del mito que se viene dando a lo largo de todo el presente
1
J.-P. Vernant,
Mito e
società nell'antica
Grecia,
Torino, Einaudi, 1981, pp. 217 y
225.
En este mismo ensayo el autor describe con minuciosidad la fractura entre el términogriego
mythos,
que en la época homérica designaba la palabra pronunciada, y
logos
que serefería a las diferentes formas de decir. Con el paso de la tradición oral a la literatura escri-
AISPI. La palabra mítica y su traducción.
 
82 María José Rodrigo Mora
siglo, un síntoma de la resistencia a aquellas teorías lingüísticas para las quela innovación desenfrenada es un axioma
2
. En los dos casos, tanto para elespecialista en los orígenes grecolatinos de la civilización occidental, comoen opinión del estudioso de la relación entre lenguaje y traducción, la vigen-cia del mito se asienta en un presupuesto polémico, su función sería la deobstaculizar la pérdida de los vestigios de la tradición cultural en la sociedadpostindustrial.Cabe preguntarse entonces, en primer lugar, para encuadrar debida-mente el problema dentro de la traductología, si dicha labor de salvaguardiade estadios lingüísticos y culturales anteriores se manifiesta de forma exclu-siva, o preponderante, en las reelaboraciones de la tradición que con inter-mitencia aparecen en los textos literarios, o bien al contrario, el recurso a lapalabra mítica es una constante que afecta a las distintas tipologías en las quese manifiesta la comunicación verbal humana dentro de una comunidadconcreta.No es necesario remontarse a épocas lejanas para detectar en el ámbitopoético de la lengua española un creciente interés por el tema, baste recor-dar a los novísimos y su exaltación, hasta transformarlos en estereotipos, delos mitos clásicos y decadentistas, o la difuminada apelación de algunos poe-tas de la última generación a presupuestos genuinamente enraizados en losestratos más profundos de la cultura hispánica. Es significativo, sin duda,que en un lapso de tiempo breve, desde los años sesenta hasta hoy, la poesíaespañola haya mostrado los dos aspectos sobresalientes del pensamientomítico contemporáneo: el esteticista, y en consecuencia conscientementecríptico, y el antropológico, cuya finalidad sería proponer un terreno comúnpara facilitar la recepción del mensaje poético
3
. Luego, si en el campo másexperimental de la lengua podemos verificar la presencia del mito, confi-
ta, y con el desarrollo de la filosofía, en la esfera semántica de
mythos
empezaron a prevale-cer los rasgos de irracionalidad, ficción y sacralidad, pp. 193-215.
2
G. Steiner,
Dopo Babele. Il
linguaggio
e la traduzione.
Firenze, Sansoni, 1984, pp.456-57.
3
Aludo, por un lado, a toda la
mitología veneciana
novísima esteticista cuya prime-ra manifestación fue "Oda a Vanecia ante el mar de los teatros"
(Arde
el
mar,
1966) de PereGimferrer, y por otro, al rechazo implícito de instancias mitológicas ajenas a la tradición líri-ca española que se deriva de las declaraciones de García Montero en L. García Montero yA. Muñoz Molina,
¿Por
qué no es útil la literatura?,
Madrid, Hiperión, 1993.
AISPI. La palabra mítica y su traducción.
 
La palabra mítica y su traducción 83
riendo por ahora toda la amplitud de significado a dicha palabra, es posiblesuponer, si se da por supuesto que el sentido de la obra literaria se constituyetambién a través de la recepción por parte del lector, que el fenómeno apa-rezca además en el registro estándar, en especial en su manifestación escrita,que es la que nos interesa para la traducción.En efecto, en uno de los manuales más consultados, tanto en Italiacomo en España, Newmark después de admitir la existencia de "palabrasconvertidas en mitos", en símbolos de intraducibilidad y de conciencia cul-tural, aconseja el uso del análisis componencial no ya para llegar a la indivi-dualización de un término equivalente en la lengua de llegada, sino paraaportar, dentro del texto traducido, una explicación de las diferenciaspragmáticas, por medio de una nota o de una compensación.Newmark tras señalar la imposibilidad de traslación de términos como
tauromaquia
o
pasta,
ejemplifica las diferentes concepciones culturales deuna palabra comparando las definiciones antagónicas de
capitalismo
quedaba el diccionario Oxford
{Student's Dictionary ofCurrent English)
en susediciones del Reino Unido y de la ex Unión Soviética, respectivamente "Basede un sistema social que da libertad para administrar la propiedad y obtenerbeneficios en condiciones competitivas" y "Base de la explotación del hom-bre por el hombre"
4
. Sin embargo, ante tal parangón, establecido tomandocomo paradigma un vocablo que define un moderno sistema económico quetiene, entre otros rasgos, el de la supranacionalidad, surge la duda de si elmito no es sino un término excesivamente justificado en un determinadocontexto, y si, en realidad, plantearse este problema es sólo una entelequianacida de disgresiones teóricas puntillosas, puesto que, si se siguen los con-sejos de Newmark, cualquier lexema autóctono relativo a la verbalización deluniverso de creencias, al menos en occidente, y con mayor razón entre doslenguas afines como el italiano y el español, hallará su traducción por mediode la explicación, cuando las implicaciones no se deduzcan del co-texto, o dela introducción de un préstamo en el caso contrario.Con menor espíritu didáctico, pero quizá con mayor rigor crítico,Hatim y Masón, en su también muy consultado manual, abordan el temadel mito resumiendo las lúcidas reflexiones de Barthes, aunque parten de laampliación del
significado
llevada a cabo por Peirce, según la cual un signo
P.
Newmark,
Manual de traducción,
Madrid, Cátedra, 1992, pp. 160-73.
AISPI. La palabra mítica y su traducción.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->