Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
143Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Estructuralismo y El Postestructuralismo Giddens

El Estructuralismo y El Postestructuralismo Giddens

Ratings: (0)|Views: 16,432|Likes:
Published by Omar Quintanilla
Tema que forma parte del libro "La Teoria Social, hoy" de Anthony Giddens, en el que plantea las limitaciones y aportes del estructuralismo y sus máximos representantes. Interesante
Tema que forma parte del libro "La Teoria Social, hoy" de Anthony Giddens, en el que plantea las limitaciones y aportes del estructuralismo y sus máximos representantes. Interesante

More info:

Published by: Omar Quintanilla on Jul 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2013

pdf

text

original

 
EL ESTRUCTURALISMO, EL POST-ESTRUCTURALISMO Y LAPRODUCCIÓN DE CULTURAAnthony GiddensDel libro:
LA TEORÍA SOCIAL, HOY
El estructuralismo y el post-estructuralismo son tradicionesdepensamientomuertas. A pesar de la promesa que conteníanen laflor de su juventud, en últimotérmino no han conseguido producir la revolución de la comprensión filosófica
 y
de la teoría sociala laqueen otro tiempo se obligaron. En esta discusión no tratarétantoescribir su esquela como de indicar qué partes de sulegadointelectualpueden ser aún aprovechables. Pues aunque no transformaron nuestro universointelectual del modo en que a menudo se pretendió, llamaron nuestra atenciónsobre problemas de considerable y perdurable importancia.Como se sabe, muchos dudan de que haya existido nunca cuerpo depensamiento lo suficientemente coherente como para ser denominado«estructuralismo», y no digamos «post-estructuralismo», nombre todavía másvago.(vid. Runciman: 1970). Despuésde todo, la mayor parte de las figurasdestacadas que suelen encuadrarse bajo estas etiquetas han negado que tuvieraalgún sentido aplicar estos términos a sus propios intentos. Saussure, a quien sueleconsiderarse el fundador de la lingüística estructuralista, apenas emplea siquiera eltérmino«estructura» en su propia obra (Saussure: 1974).Hubo una época en la que Lévy-Strauss promovió activamentelacausa de la«antropología estructural» y, más en general, del «estructuralismo», pero a lo largode la última parte de su carrera se ha hecho más prudente al caracterizar su enfoquede esta forma. QuizáBarthes estuviera fuertemente influido en sus primeros escritos porLévy-Strauss, pero más tarde se alejó bastante de él.Foucault, Lacan,Althusser y Derrida divergen radicalmente tanto de lasideasprincipalesde Saussure y Lévy-Strauss cornoentre sí.Parece quefalta casi porcompleto la homogeneidad precisa para hablar de unatradición depensamiento definida.Pero a pesar de su diversidad, existe cierto número de temas queafloranen lasobras de todos estos autores. Además,a excepción deSaussure,todos son franceses yhan estado situados en una red deinfluencias ycontactos mutuos. Alusar en lo que sigue los términosestructuralismo» y«post-estructuralismo»,considero que Saussureyvy-Strausspertenecen a la primeracategoría, y los demás a lasegunda. Es sabidoque la de «post-estructuralismo» es una categoríaconsiderablemente laxaque se aplica a un grupo de autores quienes,sibien rechazan ciertas ideascaracterísticas del pensamiento estructuralista anterior, al mismo tiempoadoptan algunas deellas en supropia obra. Por tanto, aunque traten estostemas de formas diferentes, las que siguen pueden considerarsecaracterísticas distintivasypersistentes del estructuralismo y
del
post-estruturalismo: la tesisdeque la lingüística
o más exactamente,ciertos aspectos de determinadas versiones de la lingüística
tiene unaimportancia claveparala filosofía y la ciencia social en su conjunto; suinsistencia enla naturaleza relacional de las totalidades,ligada, ala tesisdelcarácterarbitrario del signo, y relacionada con su énfasis en laprimacía delos significantes sobre lo significado; el descentramiento delsujeto;unapeculiar preocupación por la naturaleza delaescritura, yporconsiguiente por los materiales textuales;
 y
su interés en el carácterde la temporalidad como componente constitutivo de la naturalezadeobjetos y sucesos. No hay uno solo de estos temas que no toqueproblemas de importancia para la teoría social actual. Del mismomodo,sin embargo, tampoco puede afirmarse que sean aceptablesl
os
puntos devista de los escritores arriba citados sobre ninguno dedichos temas.
Problemas lingüísticos
Essabido que, en su origen, el estructuralismo fuetanto un movimientodentro delámbito lingüístico como un intento de demostrarlaimportancia de los conceptos y métodos de la lingüística para una ampliavariedad de problemas de las disciplinas humanísticas y de las cienciassociales. La distinción de Saussure entre
langue y parole
puedeconsiderarse con justicia la idea clave de la lingüística estructuralista.Con esta distinción, el estudio dela «lengua» se apar
 
tade la esfera de lo contingente y contextual. En tantoque forma estructural global,la lengua se separa de los múltiples usos a los que pueden aplicarse los actos dehabla particulares. La
 parole
es lo que Saussure denomina "aspecto ejecutivo dellenguaje», mientras que la
langue
es «un sistema de signos en el que lo únicoesencial es la unión de significados e imágenes acústicas" (Saussure: 1974); Lalengua es por tanto un sistema idealizado, deducido de los usos particulares delhabla pero independientede estos.Los contenidos acústicos reales del lenguaje son,en cierto modo, irrelevantes para el análisis de la
langue,
pues se trata de estudiar lasrelaciones formales entre sonidos, o signosescritos, nosu propia sustancia. Aunqueen Saussure persisten un cierto mentalismo y una cierta dependencia de lapsicología, en principio la lingüística sedesligaclaramente del resto de lasdisciplinas que se ocupan del estudio de la actividad humana. También lafonemática se diferencia con claridad de la fonética, que tiene una importanciarelativamente marginal respecto al núcleo central del análisis lingüístico.Existe unainconsistencia en el corazón de la concepción saussurianade la
langue.
Por una parte, se considera que la
langue
es enúltimo término unfenómenopsicológico, organizado en función depropiedades mentales. Por otra
comoindicaría la aparente influencia de Durkheim en Saussure
la lengua es un productocolectivo,un sistema de representaciones sociales. Como los críticos han señalado,si lalengua es esencialmente una realidad psicológica, lossignos no son arbitrarios.Como las relaciones que constituyen lalengua estarían estructuradas en función decaracterísticas mentales,tendrían una determinada forma regida por procesosmentales. Portanto, si la lengua se considera una realidad mental, el signo nopuedede ninguna manera ser arbitrario, y su significado no puedeen modo algunodefinirse por sus relaciones con los elementos sincrónicosde la lengua (Clarke:1981, p. 123).Hablandoen un sentido amplio, la mayoría de las formas delingüísticaestructuralista han optado por la versión «psicológica» dela
 Langue
más que por laversión «social". Adoptando este enfoque, Chomsky pudo efectuar una fusión de lasideas tomadas de la lingüística europea con el «estructuralismo conductista»deBloomfield, Harris y otros lingüistas estadounidenses. Bloomfield y Harris trataronde separar por completo la lingüística de cualquier otro tipo de mentalismo opsicología (Bloomfield: 1957; Harris: 1951). Para ellos, el objetivo de la lingüísticaconsiste en analizar el lenguaje, hasta donde sea posible, exclusivamente comosecuencias de sonidosregulares. No debe centrarse la atención en las relacionesinterpretativas de los hablantes con el uso del lenguaje. Si bien en un primermomento este punto de vista parece sustancialmentedistintodela
257
lingüística saussuriana,y si bien esciertoque sus defensores más conspicuosrechazaban la diferenciación entre
langueyparole,
no cabe duda de que existenciertas afinidades subyacentes que Chomsky consiguió poner de manifiesto.Redefiniendo la distinción entre
langue y parole
como distinción entre competenciay actuación, y apartándose radicalmente del conductismo de Bloomfield y Harris,Chomsky pudo reconstruir un elaborado modelo de lingüística formal sobre unabase mentalista. Dada la diferenciación que se establece entre competencia yactuación, la lingüistica chomskiana concede necesariamente una importanciacentral a la sintaxis (vid., por ejemplo, Chomsky: 1968). Su objetivo no es explicartodos los actos lingüísticos de los hablantes de una determinada comunidadlingüistica, sino únicamente las estructuras sintácticas de un hablante ideal de dichalengua. Lateoría de Chomsky reintroduce la interpretación, pues la definición de lacorrección lingüística depende de lo que los hablantes consideren aceptable.También otorga una cierta prioridad a los componentes creativos del lenguaje, en elsentido de que el hablante competente puede generar un corpus indefinido de frasessintácticamente aceptables. Es posible mantener que la distinción entre competenciay actuación es en algunos aspectos superior a la diferenciación entre
langue y parole,
pues Chomsky al menospresenta un modelo de agente lingüístico. Como Chomskyseñalacriticandoa Saussure, esteúltimoconsideraba la
langue, f 
undamentalmente, como un depósito de «elementossemejantes a palabras» y«frases hechas», al que oponía el carácter más flexible de la
 parale.
Se carece de unaexplicación del «término mediador»entre
langue y parole.
Según Chomsky, es enel agente donde se produce lo que el considera la «creatividad gobernada pornormas» del lenguaje como sistema (Chomsky: 1964, p. 23).La gramática transformativa de Chomsky es uno de los enfoques influidos poralgunas ideas centrales de Saussure; otro es la lingüística de la escuela de Praga que,a través de Jakobson, fue la corriente que más influyó sobre Lévy-Strauss. En unsentido amplio cabe afirmar que el grupo de Praga sigue la concepción «social» dela
langue
más que la concepción «psicológica». Mientras que la lingüística deChomsky se centra en la competencia del hablante individual, la lingüística de laescuela de Praga se concentra fundamentalmente en el lenguaje como medio decomunicación. Por tal motivo, la semántica no se separa completamente de lasintaxis, y se considera que la naturaleza de la
langue
expresa relaciones designificado. Como afirma Trubetzkoy, la lingüística debería investigar «cuáles sonlas diferencias fonéticas que se encuentran vinculadas, en el lenguaje queconsideramos, a diferencias de significado, cómo se relacionan unos con otros estoselementos diferenciadores o rasgos distintivos, y de
 
acuerdo con qué normas se combinan para formar palabras y frases» (Trubetzkoy:1969, p. 12). Podría parecer que la insistencia sobre el significado y sobre el uso dellenguaje en tanto que medio de comunicación comprometería el carácter autónomode la lingüística tal como fuera definido por Saussure (y Chomsky). Pues en tal casosería preciso analizar el lenguaje en las instituciones de la vida social. Y, en efecto,los lingüistas de Praga rechazaron la distinción inflexible entre
langue y parole
establecida por Saussure, así como la división entre sincronía y diacronía,relacionada con dicha distinción. No obstante, el grupo de Praga tendía a centrar sutrabajo en la fonología, donde puede estudiarse el sistema acústico de unlenguajesin atender a las connotaciones externas del significado. En particular, en la obratemprana de Jakobson se sostenía la idea de que era posible lograr una «revoluciónfonológica» (la expresión es de Lévy-Strauss) analizando los fonemas en función delas oposiciones que son los rasgos constituyentes del lenguaje en su conjunto.Aunque la justificación de esta idea era de índole metodológica y noepistemológica, el resultado fue que la lingüística volvió al estudio de lasestructuras internas de la
langue
(Jakobson: 1971).Lévy-Strauss y Barthes han reconocido en diversas ocasiones que el principiobásico del estructuralismo consisteen la aplicación de procedimientos lingüísticosen otras áreas de análisis. Lévy-Strauss considera que la lingüística estructuralproporciona modos de análisis aplicables en otros ámbitos e indica clavesesenciales de la naturaleza de la mente humana. En
 Las estructuras elementales
compara explícitamente sus objetivos con los de la lingüística fonológica, y añadeque los lingüistas y los científicos sociales «no solamente aplican los mismosmétodos, sino que estudian el mismo objeto» (1969a, p. 493). Pues la lingüísticaestructural nos permite distinguir lo que Lévy-Strauss más tarde consideraría«realidades fundamentales y objetivas consistentes en sistemas de relacionesproducto de procesos de pensamiento inconscientes» (Lévy-Strauss: 1968, p. 58).Como señala Culler, pensar que la lingüística posee una importancia central para elestructuralismo generalmente conlleva varias implicaciones. En primer lugar, lalingüística parece proporcionar un rigor que falta en las ciencias sociales y en elresto de las disciplinas humanísticas. En segundo lugar, la lingüística ofrece ciertonúmero de conceptos básicos que parecen susceptibles de una aplicación muchomás amplia que la que tenían en su entorno original
en particular, tal vez,
langue y parole,
pero también distinciones relacionadas con esta, como las distincionesentre lo sintagmático y lo paradigmático, significante y significado, la idea de lanaturaleza arbitraria del signo lingüístico, etc. En tercer lugar, la lingüística pareceproporcionar una serie de líneas maestras para la formulación de programas se-259mióticos. Esta idea fue esbozada por Saussure y desarrollada concierto detalle porJakobson y otros.Por razón de las relaciones entre la lingüística estructuralista y elestructuralismo engeneral, a menudo se afirma que el estructuralismo participó enel «giro lingüístico» general característico de la filosofía y teoría social modernas.Sin embargo, por motivos que ahora indicaré, esta es una conclusión especiosa. Porun lado, hoy parece evidente que las esperanzas de que la lingüística proporcionaraprocedimientos generales susceptibles de una aplicación muy amplia estaban fuerade lugar. Por otro, el «giro lingüístico», al menos en sus formas más valiosas, noimplica una extensión de las ideas tomadas del estudio del lenguaje a otros aspectosde la actividad humana, sino que explora la intersección entre el lenguaje y laconstitución de las praxis sociales. Se trata aquí, pues, de una crítica de lalingüística estructural como enfoque del análisis del propio lenguaje, y de unavaloración crítica de la importación de nociones tomadas de esta versión de lalingüística a otras áreas de la explicación del comportamiento humano.Es bien sabido que se han hecho numerosas críticas de la concepción saussurianade la lingüística
o, al menos, de la versión de esta lingüística que ha llegado hastanosotros por intermedio de sus discípulos
, incluidas las que tan convincentementeha expuesto Chomsky. No hay razón alguna para repetirlas aquí en detalle. Lo másimportante, con vistas a laslíneas de argumentación que desarrollaremos másadelante en esta discusión, son las deficiencias que muestran prácticamente todas lasformas de lingüística estructural, incluyendo la de Chomsky. Estas se refierenfundamentalmente al aislamiento del lenguaje (o de ciertos rasgos que se consideranfundamentales para la estructura y propiedades del lenguaje) del entorno social deluso lingüístico. Por tanto, aunque Chomsky reconoce, e incluso subraya, lasfacultadescreativas de los seres humanos, esta creatividad se atribuye acaracterísticas de la mente humana, no a agentes conscientes que realizan susactividades cotidianas en el contexto de instituciones sociales. Como señala unobservador, «la capacidad creativa del sujeto ha de descartarse tan pronto como se hareconocido y atribuido a un mecanismo inscrito en la constitución biológica de lamente» (Clarke:. 1980, p. 171). Aunque en muchos aspectos es la forma delingüística estructural más desarrollada y elaborada, la teoría del lenguaje deChomsky se ha mostrado esencialmente deficiente respecto a la comprensión derasgos del lenguaje bastante elementales. Estos defectos no se refieren tanto a loinsatisfactorio de la división entre sintaxis y semántica comoa la identificación delos rasgos esenciales de la competencia lingüística. En opinión de Chomsky, elhablante ideal puede captar inconsciente-

Activity (143)

You've already reviewed this. Edit your review.
:S aún no esntiendo mucho este tema
características comunes ente estructuralismo y posestructuralismo
características comunes ente estructuralismo y posestructuralismo
Javiera Herrera liked this
Leo Del Prado liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Daniela Martinez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->